Universidad de oriente



Descargar 0.56 Mb.
Página3/5
Fecha de conversión11.05.2020
Tamaño0.56 Mb.
1   2   3   4   5
DESARROLLO

Posgrados pertinentes y de impacto para responder a las necesidades sociales

El proceso de posgrado, tiene como función fundamental lograr que los graduados universitarios se conviertan en profesionales de excelencia5 , promoviendo la superación continua, el desarrollo de la investigación, la tecnología, la cultura y el arte6. Con el fin de cumplir esta variedad de funciones, la educación de posgrado cubana se estructura en la superación profesional y la formación académica, cada uno con propósitos bien definidos según los niveles que se deben alcanzar en el desempeño profesional.7

La superación profesional, constituida por cursos, entrenamientos y diplomados diseñados y ejecutados por centros de educación superior, tiene como objetivo la formación permanente y la actualización sistemática de los graduados universitarios, el perfeccionamiento del desempeño de sus actividades profesionales y académicas, así como el enriquecimiento de su acervo cultural8. Por su parte, la formación académica posee como objetivo la educación posgraduada con una alta competencia profesional y avanzadas capacidades para la investigación y la innovación, lo que se reconoce con un título académico o un grado científico. Constituyen formas organizativas del posgrado académico la especialidad de posgrado, la maestría, el doctorado y la formación posdoctoral, siendo este último un proceso de actualización permanente para profesores e investigadores con el grado científico de doctor.9

Estas formas organizativas del posgrado, están encaminadas a responder las necesidades de actualización y formación científico - investigativa de los profesionales, tanto de la comunidad universitaria como de las entidades de la producción y los servicios, de manera que garanticen de forma progresiva las respuestas a los problemas cada vez más complejos que se van presentando en la práctica profesional10. Esta condición responde a la premisa del vínculo necesario y determinante entre la universidad y el país, el territorio y las instituciones de producción, en función de resolver los problemas y realidades de la sociedad y el mundo laboral, considerando como ente fundamental el desarrollo económico social a los diferentes niveles. Razón que confirma que “Un sistema de posgrado bien articulado a las realidades nacionales es fundamental para el desarrollo nacional”.11

Cuba, considera y refleja esta integración en la política económica y social del país, quedando plasmada en los lineamientos aprobados por el VI Congreso del Partido Comunista de Cuba, los cuales decretan:

138. Prestar mayor atención en la formación y capacitación continuas del personal técnico y cuadros calificados que respondan y se anticipen al desarrollo científico –tecnológico en las principales áreas de la producción y los servicios (…).

152. Actualizar los programas de formación e investigación de las universidades en función de las necesidades del desarrollo económico y social del país (…).

200. Desarrollar un sistema integral de capacitación en correspondencia con los cambios estructurales, dirigido a la formación y recalificación de los jefes y trabajadores (…).

Igualmente, la dirección del país establece la Estrategia de Ciencia e Innovación, que implementa el sistema de Educación Superior Cubana, donde que quedan definidas las líneas priorizadas en las áreas de investigación básica, estratégica e innovación tecnológica.

Este nexo entre los sistemas de posgrado y las determinantes y prioridades territoriales debe ser valorado con unenfoque holístico, fundamentalmente a nivel institucional durante la planificación y el desarrollo del proceso, con el fin de ofrecer respuestas integrales y obtener resultados eficientes y eficaces. En este contexto, juegan un rol esencial los conceptos de pertinencia e impacto, los que constituyen verdaderas cualidades que favorecen la calidad desde las primeras etapas que se gesta el proceso de posgrado, hasta que sus resultados se hacen palpables en el desarrollo social.12

La pertinencia del posgrado está dada por la respuesta que dan sus actividades a las necesidades del desarrollo económico y social del territorio y del país, a partir de las relaciones entre la universidad y las entidades productivas y de servicios, cuyos profesionales demandan de la superación permanente para la solución de los problemas científicos, tecnológicos y artísticos que se insertan en las políticas y programas de desarrollo. Lo cual exige de “un diálogo interactivo permanente” (Castro, 2010) entre las instituciones de educación superior y las entidades de producción y servicios, animado por el interés de fortalecer los vínculos y desarrollar programas de verdadera coparticipación. 13

El impacto depende de la armonía entre todas las cualidades que definen el proceso de posgrado, lo cual garantizará que los profesionales eleven sus niveles de desempeño y que den muestras de mayores capacidades para asumir las responsabilidades que se derivan de las situaciones profesionales en las que se insertan, así como llevar la superación de posgrado a propósitos más trascendentes.14

Si bien la pertinencia y el impacto son asumidos como conceptos claves en la calidad del sistema de posgrado, también deben quedar plasmados y asociarse con otros conceptos que igualmente definen sus alcances y la coherencia de sus componentes como parte del proceso de gestión. Es decir, desde la fundamentación del posgrado se empiezan a delinear los factores de pertinencia, los que se a su vez se complementan con la precisión de sus alcances, que se precisan en el objetivo general del programa. El objetivo general por su parte, conduce directamente a los contenidos, los cuales deben ser consecuentes con los desempeños profesionales a lograr, la actualización de los conocimientos y el compromiso profesional que se refuerza a través de los valores que el posgrado fomenta. Por su parte la estructura del programa se expresa en dos dimensiones, por un lado, la estructura temática que garantiza la coherencia del mismo y por otra parte, la estructura metodológica que apunta que los estudiantes de posgrado reafirmen sus atributos de autonomía y colaboración, tal y como las exigencias del desarrollo profesional demandan.15

El ciclo de gestión se completa con la concepción de una evaluación frecuente, sistemática y formativa lo cual va estableciendo las condiciones requeridas para que el impacto no sea una cualidad que se verifica al tiempo de concluido el programa, sino que sea un concepto que se genera y proyecta como una condición intencional del programa (Ver Figura 1).16

Todo lo anterior evidencia que un sistema de posgrado debe concebirse a partir de la interrelación de las cualidades que lo conforman y la pertinencia e impacto. De esta manera, es posible determinar que estos conceptos constituyen las líneas estructuradoras del proceso, deben expresarse claramente desde un inicio y su poca o ausente consideración en el proceso de gestión traería como consecuencia elementos inconexos y negativos dentro del sistema de posgrado.



Para darle cumplimiento al objetivo del trabajo, resulta necesario evaluar estos elementos conceptuales en el sistema de posgrado del Departamento de Arquitectura y Urbanismo, para lo cual es indispensable conocer sus características esenciales, enfatizando en la formación del posgrado. Este análisis permite comprender los requerimientos para que el proceso de posgrado funcione de manera eficiente.
















Figura 1. Integración entre conceptos de pertinencia e impacto y las cualidades que conforman el proceso de posgrado.






Caracterización del Departamento de Arquitectura y Urbanismo17


      1. La carrera de Arquitectura y Urbanismo comienza el 17 de noviembre de 1969 en la Universidad de Oriente, institución fundada el 10 de octubre de 1947. En una primera etapa tenía una estructura organizativa de Escuela de Arquitectura, pasando en el año 1973 a conformar el llamado Conjunto de Construcciones, junto con Ingeniería Civil. Para el año y en 1976 se constituye como Facultad de Construcciones dando servicio a las provincias orientales. Actualmente la facultad cuenta con tres departamentos carreras, entre los que se encuentra el Departamento de Arquitectura y Urbanismo, el cual tiene la responsabilidad de formar y superar a los arquitectos de las provincias Santiago de Cuba, Granma y Guantánamo.

Desde su surgimiento, la carrera de Arquitectura ha experimentado un constante proceso de perfeccionamiento de los planes y programas de estudio en pos de garantizar una adecuada respuesta a las necesidades cambiantes de la sociedad en relación con la calidad y pertinencia de los profesionales que ella demanda, aportando nuevos contenidos a través del currículo propio de la carrera, que garantiza familiarizar a los estudiantes con las particularidades del territorio donde se insertarán para dar solución a los problemas de la sociedad como futuros profesionales.

En la actualidad la carrera ostenta la categoría de excelencia y cuenta con un colectivo de profesores como plantilla conformado por 29 profesores, de los cualesostenta la categoría de Titular (13), Auxiliar (6),Asistente (6), Instructor (1) y 3 adiestrados. Dicha composición muestra además saltos cualitativos en la superación alcanzada por sus miembros en tanto 12 poseen la categoría científica de doctor (41,38%) y 12la categoría académica de master, para un 82,76% del total. De igual modo conforman el claustro profesionales de otras áreas de la universidad y entidades de la ciudad. El promedio de edad se mantiene alrededor de 40 años, por lo que es un claustro en plena capacidad intelectual y con potencialidades suficientes para enfrentar el proceso de formación profesional de los futuros arquitectos que la sociedad necesita.

Este claustro se destaca por sus cualidades como educadores, alto sentido de pertenencia, dedicación, elevada calidad científica y académica. Tales condiciones se evidencian en la actividad diaria con los estudiantes y se extiende a través de su participación en el trabajo como coordinadores de años, jefes de disciplinas, profesores guías y tutores. Igualmente es reconocida su participación en las múltiples actividades que convoca la FEU y la UJC; en el desarrollo de proyectos vinculados al Desarrollo Local, el Medio Ambiente, la problemática de la vivienda, la conservación del patrimonio construido, entre otras tareas de prioridad orientadas por la dirección del gobierno y el partido en función de las demandas del territorio oriental donde tributa la carrera.

Asimismo, ratifican las cualidades como educadores del claustro los diferentes premios, distinciones y reconocimientos obtenidos derivados del trabajo científico - técnico, que permiten dar visibilidad a los resultados alcanzados.

Como aspecto de significativo interés hay que resaltar la ejemplaridad de un número importante de profesores de la carrera que se desempeñan como directivos a distintas instancias de la universidad y líderes científicos reconocidos por su labor investigativa, académica y profesional, asociados en tal sentido a consejos científicos, comisiones y tribunales de grados a nivel territorial y nacional, Comité Técnico de Evaluación de Maestrías y Doctorados, redes científicas y académicas nacionales e internacionales como Fórum-UNESCO/Universidad y Patrimonio, Placodes, Patrimonio, hábitat y vulnerabilidad, entre otras. También se encuentran miembros y directivos de la Comisión Cultura, Ciudad y Arquitectura de la UNEAC, de la UNAICC, miembros de número y distinguido de la Cátedra de Arquitectura Vernácula Gonzalo de Cárdenas, así como árbitros y miembros de consejos editoriales de revistas especializadas.

Estas potencialidades son resaltadas además por las sólidas relaciones intra e interuniversitarias y con otras instituciones del país como las que desarrolla la carrera con la Universidad Central de las Villas, la Universidad de Camagüey y la CUJAE. Mantiene también altos niveles de colaboración con instituciones relacionadas con la vida cultural de la ciudad y con su desarrollo urbano, entre ellas la Unión Nacional de Arquitectos e Ingenieros de la Construcción de Cuba (UNAICC), la Unión Nacional de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC), la Dirección Provincial de Planificación Física, la Oficina del Conservador de la Ciudad, la Empresa de Proyectos No. 15 (EMPROY 15) y centros de investigación de la propia Universidad de Oriente como el Centro de Estudios de Manejo de Zonas Costeras (CEMZOC), el Grupo de Energía Renovables (GERA), el Centro de Estudios de Eficiencia Energética (CEEF), y a nivel nacional el Centro Nacional de Investigaciones Sismológicas (CENAIS), entre otros.

Las investigaciones y el postgrado de la carrera responden directamente a las exigencias del desarrollo científico-técnico y socio-económico en esferas priorizadas del territorio, con un alto impacto social y económico. Se organizan a partir de dos grupos de investigación de reconocido trabajo sostenido de varias décadas: Grupo Ciudad-Arquitectura y el grupo Construcciones de Arquitectura con Soluciones Alternativas Sustentables (CASAS). Ambos se vinculan a las líneas de investigaciones fundamentales que desarrolla la Facultad de Construcciones relacionadas, en estos casos, con la Conservación Medio Ambiental del Patrimonio Construido, Tecnologías y Materiales Alternativos para la Intervención en el Hábitat con criterios de sustentabilidad y prevención de desastres.

La calidad de los procesos de la ciencia y el postgrado está avalada por los resultados científicos obtenidos, las publicaciones realizadas, la participación en eventos nacionales e internacionales; las defensas de doctorados, elPrograma de Maestría Hábitat y Medio Ambiente en Zonas Sísmicas y doctorado tutelar conformados y por la respuesta que se da a los organismos de la producción y los servicios en la superación mediante cursos de posgrado y diplomados que se imparten. Igualmente se mantiene el reconocimiento internacional y sostenido intercambio académico a partir del desarrollo de un evento internacionales bianual: Encuentro Internacional Ciudad Imagen y Memoria, que se inserta dentro de la Convención Internacional de Ciencias Sociales y ambientales.

La carrera de Arquitectura y Urbanismo desarrolla la formación de pregrado bajo el Enfoque Integral para la Labor Educativa, teniendo como marco el Plan de Estudios D (PE D). Cada acción del claustro repercute eficientemente en la formación del profesional, siendo los receptores de este proceso los estudiantes de la carrera, que ingresan a la Educación Superior con un alto grado de motivación, lo cual garantiza la calidad estudiantil y los buenos resultados docentes.

Los estudiantes se caracterizan por mantener buena actitud para la realización de tareas docentes, lo que se evidencia en los resultados alcanzados, buena disposición para participar en fórum, eventos nacionales e internacionales, intercambios universitarios18, concursos estudiantiles, trabajos de extensión universitaria y tareas de impacto social hacia el exterior y el interior de la Universidad, alcanzándose resultados concretos. De igual forma participan con elevado protagonismo en las actividades culturales y deportivas de la facultad y a nivel de institución con resultados significativos.

Asimismo, los estudiantes se integran a los diferentes grupos científicos de la carrera y desarrollan investigaciones asociadas a los proyectos y líneas de investigación de la Facultad, destacándose en ese sentido la labor de la Asociación de Estudiantes en Defensa del Patrimonio (AEDP), Hierbas de Acero y el grupo de Explotación de Software para el Diseño Gráfico (ESDG).

Por otro lado, la labor educativa desde la instrucción preside la organización y planificación de la carrera, siendo representativo el trabajo metodológico centrado y dirigido por el claustro en general. Se han tenido en cuenta las características de cada uno de los años, la misión de la carrera y los valores a formar y desarrollar en los estudiantes. Se precisan las deficiencias a través del control en los proyectos educativos del curso anterior y las causas fundamentales, tomándolo como punto de partida para la proyección y planificación del siguiente curso académico.

La estrategia educativa tiene la misión de lograr niveles superiores en la concepción y ejecución de la labor educativa desde el contenido de las disciplinas y avanzar en el dominio previsto del modo de actuación profesional.

En el modelo del profesional de Arquitectura, en el Plan de Estudios D, se precisan como objeto de trabajo de la carrera la creación y conservación de la Arquitectura y el Urbanismo referido al planeamiento, diseño y ejecución, y se distingue entre los modos de actuación del profesional que puedan desempeñarse como diseñadores de la Arquitectura y el Urbanismo, inversionistas en diferentes instituciones, como urbanistas a los diferentes niveles de municipio, provincia y nación, como ejecutores de obras e investigadores y docentes. Está previsto además en el plan de estudio como campo de acción que sean capaces de trabajar en el planeamiento, diseño, ejecución, conservación, gestión, la investigación y la enseñanza.

El objetivo formativo a alcanzar en la carrera está relacionado con formar un arquitecto de amplia concepción humanista y sólida preparación profesional dedicado a la creación y conservación de la arquitectura y el urbanismo en lo relativo al planeamiento, diseño y ejecución, poseedor de un sistema de valores éticos, estéticos, cívicos y patrióticos, con clara conciencia económica, medioambiental y de pertenencia cultural, con capacidad de comunicación, autoaprendizaje y dirección, así como con un conocimiento actualizado del estado del arte en los aspectos básicos de la profesión tanto en el ámbito nacional como en el extranjero, comprometido con la ideología política y con el desarrollo socioeconómico sostenible del país, capaz de asumir las diversas complejidades del mundo de hoy y de mañana.

El plan del proceso docente para la enseñanza de la Arquitectura y el Urbanismo se conforma a través del currículo base, propio y optativo electivo, estructurado en siete disciplinas propias de la especialidad: Diseño Arquitectónico y Urbano, como disciplina principal e integradora; Tecnología de la Construcción; Análisis y Diseño de Estructuras; Diseño y Acondicionamiento Ambiental; Teoría, Crítica e Historia de la Arquitectura y el Urbanismo; Expresión Gráfica para la Arquitectura y el Urbanismo; Preparación para la Defensa, Formación Pedagógica, Formación Jurídica y cuatro disciplinas de servicio: Marxismo Leninismo; Idiomas, Matemática para Arquitectos, y Educación Física.

Se ha conformado un currículo optativo electivo, que incentiva al estudiante a adoptar una postura activa en su formación, al permitirle elegir por otras materias propias de la carrera o de otras áreas del saber universitario, muchas de las cuales tributan en campos particulares del ejercicio de la profesión que enriquecen la formación profesional y cultural del futuro graduado. Por su parte, el trabajo investigativo de los estudiantes se organiza a través de las disciplinas, asignaturas y grupos de investigación, donde los mismos realizan trabajos investigativos extracurriculares, trabajos de curso y el trabajo de diploma como ejercicio de culminación de estudio.

En el trabajo metodológico de los años y las disciplinas, se derivan los valores profesionales que de manera esencial se definieron como parte del modelo del profesional propio de la carrera, tales como: la responsabilidad ante la sociedad como compromiso social de la arquitectura y el urbanismo (racionalidad-utilidad-belleza), sentido de justicia y patriotismo, la honestidad como ciudadanos, rigor científico, búsqueda de la verdad y honradez, la exigencia consigo mismo y con los demás entendida como obtención de la calidad, la autenticidad en el sentido de lograr la identidad cultural, reafirmar la identidad propia, creatividad y sentido de pertenencia, la actitud hacia el trabajo como: responsabilidad, iniciativa, disciplina, colectivismo, solidaridad y desarrollo del protagonismo y liderazgo, así como la valentía para defender sus criterios técnicos y hacer cumplir lo que se reglamenta.

Una vertiente importante del trabajo de la Facultad y que sin lugar a dudas incide en el desempeño de la carrera, está relacionada con la participación de los profesores en un conjunto de actividades diversas en el campo del trabajo científico técnico y de postgrado con alcance e impactos reconocidos en el territorio, priorizando la superación de los profesores de categorías inferiores (Asistentes, Instructores) y de los más jóvenes, que constituyen el relevo profesional. De esa manera se garantiza la preparación de todo el claustro para asumir además los nuevos retos en una dirección estratégica para la sociedad: el trabajo político ideológico, que representa una de las prioridades del Ministerio de Educación Superior en la actualidad.

Cabe destacar que la carrera ha trabajado por elevar la calidad de los graduados, así como el nivel de satisfacción de los principales empleadores con su desempeño profesional, mediante el vínculo del departamento con las entidades de producción y servicios del territorio, muchas de las cuales constituyen Unidades Docentes y Entidades Laborales de Base. La relación con estas instituciones contribuye la formación del pregrado, fundamentalmente en cuanto a los conocimientos técnicos del Arquitecto, de manera que se garantiza un adecuado desempeño profesional, que se complementa con la formación de posgrado. Muchos de los egresados ocupan actualmente diferentes puestos técnicos y de dirección de la región oriental del país y en organismos de carácter nacional, además de la labor de algunos como profesores a tiempo parcial. Entre estos se pueden citar directivos de la Oficina del Conservador de la Ciudad, la Empresa de Proyectos 15 (MICONS), la Dirección Provincial de Planificación Física de Santiago de Cuba y otras entidades.

Por estas razones, la integración con las Unidades Docentes y Entidades Laborales de Base constituye un componente esencial para el desarrollo de diversos procesos formativos del Departamento de Arquitectura y Urbanismo, por lo que se hace necesario su caracterización.

Caracterización de las Unidades Docentes y Entidades Laborales de Base que atiende el Departamento de Arquitectura y Urbanismo

De manera general, la Facultad de Construcciones tiene como Unidades Docentes: Delegación del MICONS, EMPROY #15, OCC, ENPA, EDI GRANMA, PREFABRICADO GRANMA, INRH, INRH GRANMA, AGUAS STGO. Dentro de este surtido, el Departamento de Arquitectura y Urbanismo solo ejecuta con la OCC y la EMPROY #15, unidades que fueron designadas por poseer un desarrollo científico técnico adecuado con resultados económico-sociales, por contar con las condiciones permitan el desarrollo de algunas actividades docentes, tales como prácticas de laboratorio, prácticas laboral, trabajos y proyectos de curso y de diploma, trabajos de investigación científica extracurricular, así como por el nivel científico de sus cuadros y especialistas.

Por su parte, las Entidades Laborales de Base están conformadas por el resto de las entidades del territorio que se relacionen con modo de actuación del profesional de la Arquitectura. Con estas, también son planificados y realizados convenios de trabajo para la atención de la actividad investigativa laboral de los estudiantes y la superación de posgrado de sus profesionales.

La colaboración entre el departamento y estas Unidades Docentes y Entidades Laborales de Base, constituye la vía fundamental para la completar la formación del pregrado, y por tanto elevar la calidad y preparación de los graduados de nivel superior. En este sentido, asume igualmente un papel determinante la formación de posgrado, la que es también favorecida por esta integración, pues mediante un vínculo más estrecho y un diálogo interactivo, son más fácilmente reconocibles y determinadas las necesidades de superación de los profesionales y del territorio en general, permitiendo el desarrollo del posgrado de forma pertinente. Todo lo anterior, permite la formación del profesional en diferentes niveles de forma sistémica.

La relación establecida entre el departamento y las entidades, así como el enfoque integral de la formación del profesional, constituyen componentes esenciales dentro del sistema de posgrado concebido para la carrera, el cual se describe a continuación.


Sistema de posgrado del Departamento de Arquitectura y Urbanismo

El Departamento de Arquitectura y Urbanismo tiene concebido un sistema de posgrado a partir de la integración con las instituciones de producción y que responde a las necesidades del territorio. Este sistema se organiza en: líneas de investigación, doctorado, maestría, diplomados, entrenamientos y cursos, lo cuales están relacionadas en función de los temas que abordan.

Las líneas de investigación, establecidas a nivel de facultad, corresponden a las temáticas: Conservación Medio Ambiental del Patrimonio Construido y Tecnologías y Materiales Alternativos para la Intervención en el Hábitat con criterios de sustentabilidad y prevención de desastres. En correspondencia con estas, son desarrolladas las investigaciones y el posgrado del departamento, como el Programa de Maestría Hábitat y Medio Ambiente en Zonas Sísmicas, el cual tributa a la línea de Conservación. Del mismo modo, están diseñados tres diplomados que se responden a la misma línea y se integran a la maestría, dos de ellos coinciden con las menciones del programa (Ver Figura 2). Los diplomados son los siguientes:


  • Conservación Físico Ambiental del Patrimonio Edificado.

  • Diseño Habitacional y Medio Ambiente

  • Turismo y Medio Ambiente

Por su parte, los cursos de posgrado y entrenamientos planificados, se organizan y se desarrollan como parte de los diplomados.

Este sistema de posgrado cuenta con un alto grado de pertinencia, debido a que está diseñado contemplando la integración de todas sus cualidades y componentes. Si bien, el trabajo del departamento en este sentido ha permitido implementar durante determinados períodos las formas organizativas de posgrado previstas para este sistema, en los últimos años ha sido ejecutado de manera irregular. Esto se evidencia a través de la evaluación de las actividades del posgrado desarrolladas por el Departamento de Arquitectura y Urbanismo en el período 2013-2015.



Figura 2. Sistema de posgrado concebido por el Departamento de Arquitectura y Urbanismo.



Estudio Comparativo de las actividades de Posgrado del Departamento de Arquitectura y Urbanismo en los últimos 3 años

El Plan de Posgrado propuesto por el Departamento de Arquitectura y Urbanismo en el período comprendido entre 2013-2015 fue concebido a partir de dos aspectos esenciales: las concertaciones con las entidades de la ciudad de Santiago de Cuba y las provincias Granma y Guantánamo, y la necesidad de actualizar a los profesionales de la producción de los OACE en temas relacionados con la prioridades nacionales y locales, considerando la innovación como eje central, lo cuales están correspondencia con la premisa del departamento de desarrollar un sistema de posgrado pertinente, es decir, que responda a las exigencias del desarrollo científico-técnico y socio-económico en esferas priorizadas del territorio.

Tomando en consideración estos aspectos, el Plan de Posgrado se estructuró en: entrenamientos, cursos, diplomado, maestría y formación de doctores. En la siguiente tabla se muestran las temáticas que fueron abordadas durante este período, fundamentalmente en las tres primeras formas organizativas concebidas:


Tabla 1. Temáticas abordadas en el Plan Posgrado

Entrenamientos




Compartir con tus amigos:
1   2   3   4   5


La base de datos está protegida por derechos de autor ©odont.info 2019
enviar mensaje

    Página principal