Unión internacional de telecomunicaciones



Descargar 0.75 Mb.
Página13/23
Fecha de conversión21.06.2020
Tamaño0.75 Mb.
1   ...   9   10   11   12   13   14   15   16   ...   23

6.10 Tarjetas de operaciones




Recuadro 6.x: Aplicaciones de las tarjetas de operaciones

teléfono de previo pago unidades de adaptación digitales




tarjetas de débito/crédito tarjetas de fidelidad

tarjetas SIM identificación

acceso/entrada información sobre salud

Existen dos tipos principales de tarjetas de operaciones, las tarjetas de banda magnética y las tarjetas inteligentes. En ambos casos se trata de pequeñas tarjetas de plástico utilizadas para soportar una amplia variedad de aplicaciones bancarias, de seguridad y de telecomunicaciones, algunas de las cuales están indicadas en el recuadro 6.x. De los dos tipos, las tarjetas de banda magnética son las menos onerosas, pero pueden sólo almacenar una pequeña cantidad de datos y no son capaces de procesar información. El examen siguiente estará centrado en las tarjetas inteligentes, y los últimos adelantos que permiten utilizar las tarjetas inteligentes personales para múltiples aplicaciones.

Las tarjetas inteligentes normalmente se utilizan para almacenar información codificada para la realización de operaciones electrónicas. También conocidas como "tarjetas de chip", cada una contiene un circuito integrado incorporado que soporta funciones de memoria y puede contener un microprocesador para llevar a cabo las funciones de procesamiento. Como todos los ordenadores, el microprocesador necesita un sistema operativo, que está almacenado en la tarjeta en alguna forma de memoria inalterable (ROM).

Las tarjetas inteligentes se utilizan para aplicaciones tales como la autenticación de usuarios y el almacenamiento del valor monetario de servicios adquiridos por un cliente que ha pagado previamente. En 1996, se emitieron 805 millones de tarjetas inteligentes en todo el mundo, 605 millones para utilización con teléfonos de previo pago y 20 millones para abonados de GSMxxi. Las tarjetas inteligentes permiten la utilización de terminales más baratos y fuera de línea para la verificación de números de identificación personal, ya que estos números pueden ser codificados y almacenados de forma segura en la propia tarjeta. A la inversa que las tarjetas de banda magnética, es posible escribir datos en la memoria de las tarjetas inteligentes. Se estima que las tarjetas en blanco cuestan entre USD 2 y USD 15, si bien ello varía ampliamente según el proveedor, el volumen solicitado, el tipo de chip utilizado y las opciones de impresión.

Los terminales para lectura y escritura de tarjetas inteligentes no sólo manejan la información almacenada en las tarjetas, sino que también suministran la energía y el reloj para el funcionamiento del microprocesador incorporado. Como los chips de microprocesamiento están diseñados de forma personalizada para los diversos sistemas de tarjetas inteligentes, las tarjetas sólo pueden ser leídas por lectores compatibles. El intercambio de datos entre la tarjeta y los lectores de tarjetas se realiza de dos maneras: mediante contacto directo y sin contacto, por antenas. Las tarjetas de contacto requieren un contacto eléctrico directo entre el chip incorporado y el lector de la tarjeta, a través de un interfaz metálico en la superficie de plástico, que en general está hecho de una capa de oro muy delgada. Las tarjetas sin contacto contienen una antena incorporada que se activa cuando la tarjeta está muy próxima a un lector de tarjetas sin contacto.

En la segunda mitad del decenio de 1990, la industria reconoció que la falta de normalización de la industria de las tarjetas inteligentes y la resultante falta de interfuncionamiento entre las tarjetas y los lectores de diferentes sistemas era uno de los principales obstáculos al crecimiento futuro. En general los diferentes mercados verticales, tales como la banca y las telecomunicaciones, han adoptado chips, sistemas operativos y sistemas de codificación diferentes. Si bien ya existen algunas normas ISO en relación con las tarjetas inteligentes, y se están preparando otras, el auténtico interfuncionamiento entre los sistemas todavía no es una realidad.

En el año 2000 muchos consorcios de las industrias financieras, informática y de programas informáticos están promoviendo por lo menos media docena de normas para tarjetas inteligentes abiertas. Se describen a continuación dos consorcios que trabajan en la elaboración de marcos para tarjetas inteligentes de aplicaciones múltiples.





Compartir con tus amigos:
1   ...   9   10   11   12   13   14   15   16   ...   23


La base de datos está protegida por derechos de autor ©odont.info 2019
enviar mensaje

    Página principal