Unidad 10 consumo, ahorro e inversióN, el enfoque keynesiano 3



Descargar 23.01 Kb.
Página1/7
Fecha de conversión05.10.2020
Tamaño23.01 Kb.
  1   2   3   4   5   6   7

Contenido


Contenido 1

UNIDAD 9 TIERRA 2

UNIDAD 10 CONSUMO, AHORRO E INVERSIÓN, EL ENFOQUE KEYNESIANO 3

Las funciones consumo y ahorro 3

Las propensiones a consumir y ahorrar; factores determinantes 3

La inversión: concepto y factores determinantes 4

Factores determinantes de la inversión 5

Ahorro e inversión 6

Ahorro 6

Inversión, las motivaciones del nivel de las inversiones, los factores determinantes del nivel de inversiones 6




UNIDAD 9 TIERRA


La tierra en economía no sólo significa la parte de la superficie del planeta no cubierta por agua, sino también las “cualidades gratuitas de la naturaleza” como la luz solar, el oxigeno, el viento, el clima. También, desde luego; los minerales, la fertilidad del suelo, el petróleo, el gas, el carbón, el agua etc. La tierra proporciona espacio y recursos. Existen muchos argumentos desde el punto de vista semántico en el sentido de que la tierra, como Factor de la Producción, es en realidad distinto del capital.

De hecho, muchos servicios que otorga la tierra requieren gasto en Recursos para obtenerlos o conservarlos y, por lo tanto, con frecuencia son medios de producción producidos. Sin embargo, aunque a menudo existe confusión al llegar al límite la distinción. El concepto se ha conservado como una conveniencia analítica útil. La tierra también incluye en su significado los recursos de mar, así que una vez más se tiene una diferencia entre el uso económico y el empleo cotidiano de la palabra.

En economía, la tierra es aquello que en el lenguaje cotidiano se llaman Recursos Naturales, es decir; mercancías que se encuentran en la naturaleza, a diferencia de las que se fabrican por completo en procesos de producción. Por lo regular, se distingue entre los recursos naturales renovables y los no renovables. Ejemplos del primer tipo son: bosques, bancos de pesca y animales de caza salvajes. La característica esencial de éstos consiste en que, por medio de la elección de un nivel de consumo corriente adecuado, la cantidad total en existencia no disminuye y de hecho puede aumentar. También es posible incrementar sus montos por medio de actividades tales como plantación de bosques o cría de peces.

En el caso de los recursos no renovable, como petróleo crudo, carbón y depósitos minerales, no es posible reemplazar los montos que se consume. Debido a que las cantidades que existen de ellos son finitas, el consumo continuo al final resulta en su agotamiento. Esta diferencia se debe reflejar en los Modelos Económicos que se utilizan para analizar las rutas de tiempo de consumo óptimo. Cabe aclarar que todos los recursos naturales requieren la aplicación de otros Factores de Producción con la finalidad de estar disponibles para sus usos finales en consumo o producción y que, en este aspecto son similares a otras mercancías. Gracias al Factor Tierra un país puede satisfacer sus necesidades económicas en forma más o menos satisfactoria según las condiciones de este recurso y las posibilidades para explotarlo.





Compartir con tus amigos:
  1   2   3   4   5   6   7


La base de datos está protegida por derechos de autor ©odont.info 2019
enviar mensaje

    Página principal