Sección 5 La contribución de Tobin y la construcción de un modelo flujos-acervos



Descargar 108.41 Kb.
Página1/4
Fecha de conversión05.10.2020
Tamaño108.41 Kb.
  1   2   3   4

Sección 5

La contribución de Tobin y la construcción de un modelo flujos-acervos.

En los años 50 la atención a los efectos riqueza empujó Tobin y otros autores a investigar las relaciones entre distintas variables de los modelos macroeconómico financieros y la riqueza financiera neta del sector privado. Como Friedman (1957) había acertado la existencia de una relación entre decisiones de consumo (y de ahorro) y la riqueza financiera neta del sector privado, así el análisis de Tobin (1958) de la elección de cartera aclaró que la demanda de activos financieros depende también de esta variable.

La idea que Tobin estaba desarrollando en su investigación era que cada individuo o entidad de la economía va definiendo la estructura del activo y del pasivo de su balance maximizando la utilidad esperada. Estas decisiones de los agentes determinan, sumándose, la demanda agregada, la oferta agregada y los precios de mercancías, servicios y activos financieros.

Por esta vía Tobin llegó a la conclusión que un análisis riguroso del sistema económico tenía que desarrollarse con un enfoque de “equilibrio general”. Para él este significaba que se necesitaba usar un enfoque en el cual las decisiones individuales sobre la composición de los balances, interactuando en los mercados de mercancías, servicios y activos financieros, llevaban a la construcción de un modelo macroeconómico financiero (véase Tobin, 1969).

Una primera consecuencia del desarrollo de esta idea fue la publicación de un ensayo sobre el papel de la banca comercial en la creación de dinero. Tobin (1963) criticó la visión (que él llamó la “old view”) que en el mundo anglosajón la banca comercial tenía una posición privilegiada en la creación de dinero porque variando su grado de reserva, ella puede afectar, como muestra el multiplicador de los depósitos (o multiplicador monetario), el volumen de sus depósitos y prestamos y la cuantidad de dinero en circulación en la economía. Por esta posición privilegiada la banca comercial era sujeta, en la regulación financiera del mundo anglosajón, a mayores restricciones que otros intermediarios financieros. La banca comercial, por ejemplo, no podía pagar interés sobre sus depósitos en cuenta corriente (la famosa “Regulation Q” de EEUU).

Según Tobin, esta conclusión y esta medida de regulación financiera reflejaban una visión parcial del funcionamiento de la economía y de los mercados financieros. Usando su enfoque de “equilibrio general” Tobin presentó la que él llamó la “new view” y argumentó que la banca comercial y los otros intermediarios financieros tienen la misma capacidad de afectar la dimensión de los depósitos en cuenta corriente y la cuantidad de dinero en circulación. Ambas entidades toman decisiones sobre la composición de su balance y estas decisiones afectan de la misma manera los precios, la demanda agregada y la oferta agregada de mercancías, servicios y activos financieros. Una variación en la “actitud hacia el riesgo” de los otros intermediarios financieros tiene efectos sobre las tasas de interés de todos los activos financieros y, por ende, sobre la decisiones de todas las entidades sobre la composición de su balance. La cuantidad de depósitos y de dinero en circulación cambia como consecuencia de la variación en la “actitud hacia el riesgo” de los otros intermediarios financieros. Estas entidades tienen entonces la misma capacidad que la banca comercial de afectar el volumen de depósitos y de dinero en circulación y no tiene sentido restringir la banca comercial en el pago de interés sobre su depósitos mas que los otros intermediarios.

En los años siguientes Tobin concentró su atención sobre la construcción de un modelo macroeconómico financiero de “equilibrio general”. El momento clave de esta investigación se encuentra en los cambios analíticos presentes en dos ensayos de 1968 y 1969 (véase Tobin and Brainard, 1968 y Tobin, 1969).

La construcción de este modelo mueve de la presentación de un cuadro contable donde se muestran los balances de los sectores. Este marco contable aclara las relaciones que existen entre variables flujos y variables acervos y ofrece un guión útil para una correcta y completa especificación del modelo macroeconómico financiero. Por ejemplo, puede ser útil explicitar las ecuaciones de comportamiento de las variables siguiendo el orden en que aparecen en los renglones del cuadro contable (descripción por mercados - lo que se hace en lo que sigue), o siguiendo el orden en que aparecen en las columnas del marco contable (descripción por sectores).

Consideramos aquí una economía sin relaciones externas y donde existe una sola mercancía y presentamos dos cuadros contables, uno relativo a una economía más compleja y otro relativo a una economía menos compleja. El modelo se desarrollará considerando la economía mas simple.

En la economía mas compleja el sector privado nacional está dividido en tres sub-sectores: familias, empresas industriales y bancos. El sector público incluye al banco central. Se usan seis activos financieros:



  • base monetaria (BM) emitida por el banco central;

  • bonos a muy corto plazo (Bbc), conocidos como swaps, emitidos por el banco central y comprados por los bancos;

  • depósitos en los bancos (Db) detenidos por las familias y las empresas industriales;

  • prestamos de los bancos (Lb) a las familias y a las empresas industriales;

  • bonos emitidos por el sector publico (B) y detenidos por las familias;

  • acciones emitidas por las empresas industriales (A) y detenidas por la familias.

El valor de los activos financieros BM, Bbc, Db, Lb, B y A está medido en términos monetarios y el superíndice f se refiere al valor de las variables en el balance del sub-sector familias, mientras el superíndice e al valor de las mismas variables en el balance del sub-sector empresas industriales. Además, el valor monetario de los bonos gubernamentales y de las acciones está compuesto por los precios de estos dos activos (pb y pa) multiplicados por el numero de bonos y de acciones existentes en el mercado (b y a).

Las acciones representan capital real, cuyo valor se determina en la bolsa y es contablemente igual a qPK, donde P es el precio en términos monetarios de la única mercancía existente en la economía (P se puede interpretar como el nivel general de precios de la economía), K es la cuantidad de la misma mercancía usada como bien capital y q es el ratio entre el valor de las acciones y el valor monetario de los bienes capitales que las acciones representan [q=]. Notase que para simplificar el análisis se asume que los bancos no necesitan capital real para producir los servicios financieros.

Finalmente, Wf representa el valor de la riqueza financiera neta del sub-sector familias medido en términos reales y DG el valor de la deuda del sector publico medido en términos monetarios.

Cuadro Contable 1










Compartir con tus amigos:
  1   2   3   4


La base de datos está protegida por derechos de autor ©odont.info 2019
enviar mensaje

    Página principal