Sccr/35 Estudio actualizado y análisis adicional


Copia y difusión digitales en el marco del Anexo del Convenio de Berna



Descargar 53.34 Kb.
Página5/7
Fecha de conversión18.08.2020
Tamaño53.34 Kb.
1   2   3   4   5   6   7

Copia y difusión digitales en el marco del Anexo del Convenio de Berna


En resumen, en el estudio anterior se analizaban las diversas disposiciones vigentes en la legislación nacional sobre derecho de autor que contemplan la concesión de licencias obligatorias para la traducción y reproducción con fines docentes basándose, respectivamente, en los Artículos III y II del Anexo del Acta de París del Convenio de Berna. En concreto, las disposiciones pertinentes de los Artículos III y II rezan de la siguiente manera:

Artículo II

Limitaciones del derecho de traducción:

2)a) Sin perjuicio de lo que dispone el párrafo 3), si a la expiración de un plazo de tres años o de un periodo más largo determinado por la legislación nacional de dicho país, contados desde la fecha de la primera publicación de una obra, no se hubiere publicado una traducción de dicha obra en un idioma de uso general en ese país por el titular del derecho de traducción o con su autorización, todo nacional de dicho país podrá obtener una licencia para efectuar la traducción de una obra en dicho idioma, y publicar dicha traducción en forma impresa o en cualquier otra forma análoga de reproducción.


Artículo III

Limitaciones del derecho de reproducción:

2)a) Cuando, con relación a una obra a la cual este artículo es aplicable en virtud del párrafo 7), a la expiración:

i) del plazo establecido en el párrafo 3) y calculado desde la fecha de la primera publicación de una determinada edición de una obra, o

ii) de un plazo superior, fijado por la legislación nacional del país al que se hace referencia en el párrafo 1) y contado desde la misma fecha,

no hayan sido puestos a la venta, en dicho país, ejemplares de esa edición para responder a las necesidades del público en general o de la enseñanza escolar y universitaria por el titular del derecho de reproducción o con su autorización, a un precio comparable al que se cobre en dicho país para obras análogas, todo nacional de dicho país podrá obtener una licencia para reproducir y publicar dicha edición a ese precio o a un precio inferior, con el fin de responder a las necesidades de la enseñanza escolar y universitaria.

Esta actualización del estudio aborda, además, la cuestión relativa al alcance de la copia y difusión digitales de obras en el marco de las disposiciones que contemplan la concesión de licencias obligatorias, en aquellas legislaciones nacionales que aplican los Artículos II y III del Anexo del Convenio de Berna.

Para examinar esta cuestión, que requiere un análisis considerable de la legislación de los Estados miembros, se hace referencia exclusivamente a las disposiciones sobre definiciones presentes en la legislación sobre derecho de autor de los Estados miembros, con el fin de definir el alcance del derecho de reproducción, de publicación y de comunicación al público (así como el derecho de puesta a disposición8), en cuanto que habilitación de la difusión digital. En la presente revisión, se han examinado las definiciones ante la posibilidad de que los derechos contenidos en la legislación nacional abarquen la reproducción, publicación y difusión digitales.

Esta tarea se ha llevado a cabo con dosis razonables de prudencia al no haber sido posible, en el contexto del presente estudio actualizado, consultar a los juristas de los Estados miembros. Otra dificultad radica en tratamiento no homogéneo de la copia y la difusión digitales que reflejan las legislaciones nacionales. Por ejemplo, en algunos Estados miembros el derecho de distribución sólo hace referencia a la puesta en circulación de copias físicas de las obras, mientras que en otros Estados miembros el derecho de distribución incorpora el derecho de difusión y, por lo tanto, incluye la puesta en circulación y la comunicación de las obras, sin que sea necesaria la puesta en circulación de copias físicas. Las consideraciones de orden analítico se han complicado aún más ya que, en muchos Estados miembros, las disposiciones sobre definiciones son limitadas o no se refieren al medio y la transmisión digitales.

De este modo, teniendo en cuenta los límites impuestos por un examen más bien limitado y artificial, así como el hecho de no haber podido beneficiarse de la opinión fundamentada de expertos nacionales, con este estudio se intenta analizar si:



  • se permite la reproducción, publicación o difusión en el medio digital.

  • no se permite la reproducción, publicación o difusión en el medio digital.

  • son posibles la reproducción, publicación o difusión en el medio digital, no sin generar cierta duda.

En el estudio se constata que, por lo general, las disposiciones sobre licencias basadas en el Anexo del Convenio de Berna parecen servir para la reproducción y publicación digitales. Por ejemplo, en lo que se refiere a las licencias para la reproducción, existen 31 disposiciones de 29 Estados miembros que permiten claramente la reproducción digital. Lo mismo ocurre con la publicación digital en 26 disposiciones de 24 Estados miembros. Del mismo modo, en lo que respecta a licencias para la traducción, 35 disposiciones de 31 Estados miembros permiten de forma clara la reproducción digital y 32 disposiciones de 28 Estados miembros, lo hacen con la publicación digital. Las disposiciones en las que no se manifiesta tan claramente el permiso para la reproducción y la publicación digitales representan una minoría, con 16 disposiciones de 11 Estados miembros y 23 disposiciones de 14 Estados miembros, respectivamente. En un número aún menor figuran aquellas disposiciones que no permiten la reproducción o publicación digitales, con 8 disposiciones de 7 Estados miembros y 9 disposiciones de 8 Estados miembros, respectivamente.

Sin embargo, la situación varía si hablamos de la difusión digital, respecto a la cual las disposiciones sobre licencias de los Estados miembros parecen no haber acabado de incorporar el medio digital. Tan sólo 6 disposiciones de 6 Estados miembros permiten la difusión digital para licencias de reproducción y 5 disposiciones de 4 Estados la permiten para licencias de traducción. La mayoría de las disposiciones no autorizan la difusión digital para sus licencias de reproducción (28 disposiciones de 26 Estados miembros) y traducción (38 disposiciones de 32 Estados miembros).





    1. Compartir con tus amigos:
1   2   3   4   5   6   7


La base de datos está protegida por derechos de autor ©odont.info 2019
enviar mensaje

    Página principal