Nuevos factores y escenarios para la cooperación universitaria a nivel internacional


Efectos y oportunidades de tratados comerciales y acuerdos económicos



Descargar 63.53 Kb.
Página3/6
Fecha de conversión14.08.2020
Tamaño63.53 Kb.
1   2   3   4   5   6
Efectos y oportunidades de tratados comerciales y acuerdos económicos

Si bien acciones de integración económica fueron comunes en el pasado reciente como las de ALALC, Pacto Andino o ALADI, la modernización cultural derivada de los nuevos sistemas de comunicación y de procesamiento de información, determinan que acuerdos como el MERCOSUR tengan un impacto potencial, social y cultural, notablemente mayor que sus precedentes.

El Mercado Común del Sur (MERCOSUR) fue suscrito por los gobiernos de Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay en 1991, e involucra a 190 millones de habitantes, con un producto interno bruto de 500 mil millones de dólares y una superficie territorial aproximada de 12 millones de kilómetros cuadrados. Posteriormente, Chile y Bolivia suscribieron acuerdos de complementación económica, mediante el cual se asociaron al MERCOSUR.


La dimensión educativa de este tratado se expresa a través del denominado “MERCOSUR Cultural y Educativo” (López y Rivera, 1997) que posee las siguientes instancias en su estructura organizacional: Reunión de Ministros de Educación, que establecen las políticas y estrategias. Comité coordinador Regional que gestiona las políticas y estrategias. Comisiones Técnicas Regionales que proveen de insumos técnicos y prácticos a estas políticas y estrategias.

Existen varias Comisiones Técnicas Regionales, como las siguientes: educación superior; educación tecnológica y formación profesional; ad hoc para la implantación del sistema de información y documentación en educación; educación especial; programas de posgrado; estudio de los currículos de ingeniería civil, derecho y ciencias contables.



El Comité Coordinador basa su agenda de trabajo en el “Plan trienal para el sector educación en el contexto del MERCOSUR”. Dicho Plan posee tres áreas prioritarias formalizadas como programas:



Programa I:

Formación de la conciencia ciudadana favorable al proceso de integración.



 

Subprograma I.1:

Información y reflexión sobre el impacto del proceso de la integración del MERCOSUR.

 

Subprograma I.2:

Aprendizaje de los idiomas oficiales del MERCOSUR (español y portugués).



Programa II:

Capacitación de recursos humanos para contribuir al desarrollo.



 

Subprograma II.1:

Educación básica y media.

 

Subprograma II.2:

Formación técnico-profesional.

 

Subprograma II.3:

Formación y capacitación de recursos humanos de alto nivel.

 

Subprograma II.4:

Investigaciones y posgrado.



Programa III:

Compatibilización y armonización de los sistemas educativos.



 

Subprograma III.1:

Armonización académica, jurídica y administrativa.

 

Subprograma III.2:

Sistemas de Información.



Este Plan opera en los siguientes protocolos:

  • Protocolo de integración educativa y revalidación de diplomas, certificados, títulos y reconocimientos de estudios de nivel técnico medio (julio, 1995).

  • Protocolo de integración educativa y reconocimiento de certificados, títulos y estudios de nivel primario y medio no técnico y sus denominaciones equivalentes (agosto, 1994).

  • Protocolo de integración educativa sobre reconocimiento de títulos universitarios de grado para la prosecución de estudios de posgrado en las universidades de los países de MERCOSUR (julio, 1995).

  • Protocolo para la integración educativa y la formación de recursos humanos a nivel de posgrado entre los países de MERCOSUR (noviembre, 1995).

  • Protocolo de reconocimiento de títulos universitarios para el ejercicio de la docencia universitaria en universidades de países miembros del MERCOSUR (en trámite).

Estos protocolos están en pleno funcionamiento en los países miembros. En el caso de Chile, se encuentra estudiando su eventual ratificación. El Protocolo de integración educativa para la prosecución de estudios de posgrado, considera los siguientes aspectos centrales:

  1. Los estados partes, a través de organismos competentes, validarán los títulos universitarios otorgados por las universidades reconocidas de cada país, sólo para efecto de la prosecución de estudios de posgrado.

  2. Corresponden a títulos de grado, aquellos obtenidos en los cursos que tienen un mínimo de cuatro años o dos mil 400 horas cursadas.

  3. Los títulos de grado y posgrado, sometidos a protocolo, serán reconocidos únicamente para efecto académico por los organismos competentes de cada Estado parte. Estos títulos, de por sí, no habilitan para el ejercicio profesional.

  4. En caso de existir acuerdos bilaterales más ventajosos en la materia, los estados podrán invocar la aplicación de éstos.

A su vez, el Protocolo de integración educativa para la formación de recursos humanos a nivel de posgrado establece: a) La cooperación entre grupos de investigación y enseñanza, que bilateral o multilateralmente se encuentran trabajando en proyectos comunes de investigación en áreas de interés regional, con énfasis en la formación a nivel de doctorado. b) La consolidación de equipos de investigación para el desarrollo científico y tecnológico, con vistas a la formación de recursos humanos. c) Los esfuerzos de adaptación de programas de posgrado ya existentes en la región, tendientes a una formación comparable o equivalente. d) La implantación de cursos de especialización en áreas consideradas para el desarrollo de la región.

Existe ya, para la acreditación de programas universitarios de posgrado, una propuesta que efectúa una distinción entre los títulos y programas de posgrado de orientación profesional y académica. Los programas profesionales incluyen los títulos de especialista o maestría profesional y los programas académicos a la maestría académica y el doctorado. Se considera, además, como criterios generales de acreditación, el marco institucional, el plan de estudios, el cuerpo académico, los alumnos y graduados, el equipamiento, biblioteca y centros de documentación.

Respecto a los criterios específicos de acreditación de los posgrados profesionales, se consideran aspectos relacionados con el número de horas mínimas, duración de los programas, exigencias de titulación, distribución de la carga horaria y la práctica profesional. Para los posgrados académicos se incluye el número de horas mínimas, el tiempo de duración del programa, las exigencias de titulación, el cuerpo académico y la vinculación con programas de investigación para cada grado académico (maestría y doctorados).

Se propone, adicionalmente, que si las instituciones académicas carecen de un cuerpo docente adecuado, pueden llevar a cabo el programa a través de otras formas de acreditación, tales como:



  • Programas asociados de maestría académica: propone la asistencia y supervisión de otra institución previamente acreditada.

  • Programas asociados de especialización o maestría profesional: plantea requisitos similares a los programas asociados de maestría académica.

  • Programas de maestría en red institucional: están dirigidos a desarrollar las ventajas exhibidas por varias instituciones, que en un esfuerzo conjunto reúnen un cuerpo docente de tamaño y formación suficiente para llevar a cabo el programa de maestría. El programa de maestría en red debe demostrar que posee los recursos para garantizar la movilidad de los docentes y alumnos para completar el plan de estudios.

En materia de títulos de pregrado, los países del MERCOSUR, a través de una subcomisión técnica, definieron (Montevideo, octubre de 1996) el marco de acuerdos sobre ese tema. Al respecto se ha formado, además, una comisión bilateral de expertos en educación superior chilena-argentina.

El Plan Trienal 1998-2000 incluye dos áreas prioritarias: a) Desarrollo de la identidad regional por medio del estímulo al conocimiento mutuo y a una cultura de la integración. La cual trata de generar condiciones para la movilidad de estudiantes y profesores y estimular la construcción de redes y programas educativos y; b) Promoción de políticas regionales de capacitación de recursos humanos y mejoramiento de la calidad de la educación, a través del fomento de la transferencia de conocimientos, tecnologías, estudiantes e investigadores y la promoción de una cultura de evaluación con intercambio de experiencias y establecimiento de indicadores comunes. Una preocupación especial ha tenido el tratamiento del reconocimiento de títulos de pregrado. Por ello el tema de la acreditación ha sido motivo de acuerdos trascendentes.

La reunión de Ministros de Educación acordó crear un grupo de trabajo, destinado a crear una propuesta de un sistema de acreditación de instituciones y carreras. Se ha aprobado por la misma instancia, el memorándum sobre un mecanismo experimental para reconocimiento de títulos profesionales. En él se establece que el proceso acreditativo estará basado en mecanismos de evaluación dirigidos a carreras, comprendiendo: cuerpo docente, biblioteca, infraestructura y laboratorios. El mecanismo será experimental, gradual y periódico. El mayor efecto será el reconocimiento, por parte de los Estados miembros, de los títulos de grado universitarios, otorgados por instituciones del nivel superior, cuyas carreras hayan sido acreditadas. En todo caso, la acreditación de una carrera la hará una agencia nacional. El sistema de Información y Comunicación del MERCOSUR Educativo, entregará la información sobre las agencias acreditadas, los criterios de acreditación y las carreras acreditadas.
Con relación a la cooperación científica y tecnológica, el acuerdo de complementación económica Chile-MERCOSUR, posee acápites específicos (Título XVIII). El artículo 44 señala, en forma general, que se estimularán las acciones conjuntas conducentes a proyectos cooperativos y a programas de difusión, teniendo en cuenta los convenios sobre cooperación sectorial, científica y tecnológica vigentes entre las partes signatarias. El artículo 45 detalla las modalidades de esta cooperación del siguiente modo: intercambio de conocimientos y resultados de investigaciones y experiencias; intercambio de informaciones sobre tecnología, patentes y licencias; intercambio de bienes materiales, equipamiento y servicios necesarios para realización de proyectos específicos; investigación conjunta en el área científica y tecnológica con vistas a la utilización práctica de los resultados obtenidos;  organización de seminarios, simposios y conferencias; investigación conjunta para el desarrollo de nuevos productos y de técnicas de fabricación, de administración de la producción y de gestión tecnológica.

Hay dos aspectos centrales que abren grandes expectativas al mundo universitario: la capacitación científica como fomento a la integración, incluyendo la formación de posgrado, que ha sido tratada por separado; y la creación y consolidación de redes de investigación.

La integración científica y tecnológica abre la opción para una mayor participación de nuestros países en la generación de conocimiento mundial, así como para revertir la paradoja de que un elevado número de docentes e investigadores latinoamericanos estén fortaleciendo los sistemas de educación, centros de investigación y las economías de países industrializados.

Con el apoyo del programa de cooperación del BID, se ha desarrollado y puesto en ejecución un Sistema de Información MERCOSUR, el cual posee múltiples centros de información, interconectados en tiempo real. Se dio prioridad al uso de los sistemas públicos de comunicaciones (sistema abierto). Asimismo, en la segunda reunión de Ministros de Educación de 1992, se decidió implantar el Sistema Regional de Informaciones Educacionales, a partir de infraestructuras y redes ya existentes en la región. En 1994 se confirmó la estructura del sistema, que ya posee acuerdo en términos de áreas de información, criterios de relevamiento y estadística. El MERCOSUR informativo significa una potente opción de integración, particularmente en educación, en ciencia y tecnología.

Respecto a los derechos de propiedad intelectual e intercambio de productos culturales no se han producido cambios importantes. En la propiedad intelectual, que se aplica a patentes, derechos de autor, dibujos y modelos integrados, etcétera, las partes signatarias se rigen por el Acuerdo sobre los derechos de propiedad intelectual relacionados con el comercio, adicionados al Acuerdo por el que se rige la Organización Mundial de Comercio.
En general, los productos del área de la cultura y de la educación no cuentan, en esta etapa, con apoyo jurídico o normativo de las partes. Esto significa no gozar de rebajas arancelarias o eliminación de trabas.

Por otro lado, el MERCOSUR, en su expresión económica, genera importantes desafíos a las universidades regionales, puesto que sus consecuencias no son homogéneas para todo el país y en algunas zonas tienen, al menos en el corto plazo, consecuencias negativas. Por ejemplo, el destino de las exportaciones regionales de Chile al MERCOSUR oscila entre el 0.6% y 32.2%, y ninguna región, salvo la Metropolitana, puede ser catalogada por su perfil exportador como una “región MERCOSUR” (Daher, 1996). Situaciones semejantes ocurren en los otros países integrantes del MERCOSUR. Además, los cambios en los aranceles tendrán impactos no deseados en sectores o subsectores de las economías regionales. Ello determina la necesidad de reconversiones y reorientación en la formación y capacitación de mano de obra calificada o semicalificada. Las Universidades Regionales, por otro lado, deberán dar nuevas orientaciones a sus políticas para satisfacer estas urgentes exigencias regionales de reasignación de capitales, empleo y uso de recursos naturales. Tales cambios deberán expresarse con mayor fuerza en aspectos cuantitativos y cualitativos de la investigación científica y tecnológica y en la diversificación de su oferta formativa desde posgrados de carácter científicos hasta la formación y la capacitación de técnicos.

Las herramientas formales y las opciones de interacción en materias educativas y culturales que genera el MERCOSUR, abren múltiples perspectivas para las universidades, en términos de: mayores posibilidades de compartir recursos humanos de alto nivel, lo que significa mejorar la eficiencia en la utilización de este recurso limitante y, a la vez, efectos sinérgicos en su tarea formativa y en la productividad intelectual de estos especialistas; diversificación en la oferta educativa y cambios en los métodos de enseñanza; movilidad de profesionales y su habilitación para el ejercicio profesional, lo que permitirá disponer de eficientes sistemas de acreditación y evaluación estandarizados, y la adecuación de planes y programas de estudio; generación de programas de pre y posgrado interinstitucionales; intercambio de recursos de información y equipamiento; creación de sistemas de intercambio de experiencias y de generación de proyectos conjuntos, como redes sobre materias específicas; desarrollo de investigaciones científicas y tecnológicas conjuntas; redefinición de roles de las Universidades Regionales, profundizando su compromiso con procesos de innovación, reconversión económica y formación de mano de obra, en congruencia con los cambios provocados por la globalización en cada región; intervenir en la definición del tratamiento económico de productos culturales, en orden a facilitar su intercambio.

Dependiendo del esfuerzo sistemático de las instituciones de educación superior de los estados miembros y asociados, el MERCOSUR puede transformarse en un conjunto de potentes herramientas, particularmente respecto del mejoramiento e la calidad educacional y de una real contribución de las universidades al desarrollo económico y social de las naciones y de sus regiones.





Compartir con tus amigos:
1   2   3   4   5   6


La base de datos está protegida por derechos de autor ©odont.info 2019
enviar mensaje

    Página principal