Introducción



Descargar 48.65 Kb.
Página1/6
Fecha de conversión05.10.2020
Tamaño48.65 Kb.
  1   2   3   4   5   6

Comercio internacional y desigualdad:1

Teoría y evidencia

Andrés Mideros Mora2

Diciembre de 2008

Introducción


El análisis económico juega un papel fundamental en la definición de políticas públicas, donde el debate teórico ha terminado en muchas ocasiones la defensa de las proyecciones de modelos que simplifican la realidad y llevan a conclusiones limitadas, pero que se sostienen al punto de marginar a quienes las contradigan. En este espacio de debate y definición de políticas el comercio internacional es uno de los mejores ejemplos de cómo la teoría económica ha llevado a la toma de decisiones en base a un supuesto beneficio teórico que deja de lado entre otros factores a la distribución de los recursos y sus beneficios (Baker, 2008).

La conclusión central del modelo neoclásico es que la liberalización del comercio aumenta el ingreso real de una economía, en el largo plazo o, en otras palabras, las posibilidades de consumo de un país en el agregado […]. Al ajustarse los precios hacia los niveles predominantes en el mercado mundial se crean los incentivos necesarios para que las economías transformen su estructura productiva y se especialicen en actividades en las cuales sus costos son relativamente menores […]. De esta manera, el impacto positivo que tiene la apertura comercial sobre el crecimiento obedece a la ubicación más eficiente de los recursos productivos y la especialización de las economías […]. (Reina y Zuluaga, 2008: 13).


Los modelos de comercio muestran un resultado de mayor beneficio para la sociedad en su conjunto, por la apertura comercial, siendo el pleno empleo un primer supuesto que de eliminarse o relajarse haría menos intuitivo este beneficio general, ya que los trabajadores de los sectores menos “competitivos” no podrían ubicarse inmediatamente en otras actividades, generando perdidas sociales y de “eficiencia” por un menor uso de recursos.

La globalización es un proceso en constante expansión, y se la presenta junto a una reducción en la incidencia de la pobreza en el mundo. Así por ejemplo, en “América Latina, el porcentaje de población en condiciones de pobreza disminuyó en la mayoría de los países entre el periodo de 1998-1999 y el periodo 2003-2005, con excepción de Bolivia, Perú, [Ecuador], República Dominicana, Panamá, Argentina, Costa Rica y Uruguay” (Reina y Zuluaga, 2008: 10). Sin embargo, junto a las, no marginales, excepciones y el hecho de que no se presenta la pobreza en valores absolutos3, la desigualdad, medida por el coeficiente de Gini, se encuentra alrededor de 0,5 en la región y no evidencia cambios significativos.

En las últimas dos décadas la globalización ha mostrado un dinamismo sin precedentes. De una parte, la participación del comercio mundial en el PIB aumentó de 36% en 1980 a casi 55% en 2005. Por otra parte, la integración financiera también se ha incrementado durante este periodo, como lo muestra el incremento de la participación de los activos financieros externos (inversión extranjera, deuda externa y reservas) en el PIB de 58% en 1990 a 131% en 2004 (Reina y Zuluaga, 2008: 9).
Los efectos en la distribución, generados por la apertura comercial como parte del proceso de globalización ha provocado un importante debate en los últimos años, aunque como veremos la evidencia no es totalmente concluyente. Sin embargo, la creencia generalizada es que la apertura comercial produce mayores oportunidades de crecimiento en el largo plazo y por ende permite reducir la pobreza absoluta (manteniendo la línea de pobreza constante), aunque los costos que se debe pagar, en el corto plazo, afecta a la población de menores recursos, generando efectos en la distribución del ingreso (Reina y Zuluaga, 2008).

El consenso sobre la presencia de ganadores y perdedores del comercio es general, y frente a la desigualdad se señala que la existencia de mayores recursos por el comercio internacional, permitiría su distribución desde el Estado; sin embargo, la evidencia muestra que la desigualdad se ha incrementado y en este estudio presentamos algunas razones teóricas y evidencia empírica que relacionan a la apertura comercial con mayor desigualdad dentro de cada país, eso sin contar la desigualdad entre países que se ha generado, pero que no son parte de este estudio.

Un factor importante a tener en cuenta para analizar las consecuencias del comercio internacional en la distribución es la posición relativa del país frente a sus socios comerciales, ya que un país en vías de desarrollo suele considerarse como abundante en mano de obra no calificada, en relación con los países desarrollados, pero al mismo tiempo puede ser relativamente abundante en trabajo calificado si se compara con países menos desarrollados (Meschi y Vivarelli, 2007).

La investigación se divide en cuatro secciones: la primera, introduce el debate de la distribución en la teoría estándar del comercio internacional; la segunda, presenta los mecanismos teóricos que relacionan el comercio internacional con la pobreza y la desigualdad; la tercera, sistematiza evidencia empírica sobre el efecto en la distribución del ingreso y la pobreza de políticas de apertura comercial; y en la cuarta se señalan las conclusiones del estudio.






  1. Compartir con tus amigos:
  1   2   3   4   5   6


La base de datos está protegida por derechos de autor ©odont.info 2019
enviar mensaje

    Página principal