Informe Anual 2016 Capítulo V méxico



Descargar 0.97 Mb.
Página1/25
Fecha de conversión21.06.2020
Tamaño0.97 Mb.
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   25





CAPÍTULO V



SEGUIMIENTO DE RECOMENDACIONES FORMULADAS POR LA CIDH EN SUS INFORMES DE PAÍS O TEMÁTICOS

SEGUIMIENTO DE RECOMENDACIONES FORMULADAS POR LA CIDH EN EL INFORME SOBRE SITUACIÓN DE DERECHOS HUMANOS EN MEXICO*

  1. INTRODUCCIÓN


  1. El presente capítulo tiene como objetivo dar seguimiento a las recomendaciones emitidas en el informe “Situación de Derechos Humanos en México”, aprobado por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (“la Comisión”, “la Comisión Interamericana” o “la CIDH”) el 31 de diciembre de 2015 en cumplimiento al inciso 9 del artículo 59 de su Reglamento. Conforme a dicha disposición, a través del Capítulo V de su Informe Anual, la Comisión dará seguimiento a las medidas adoptadas para dar cumplimiento a las recomendaciones formuladas en los informes de país o temáticos.

  2. A invitación de los Estados Unidos Mexicanos (“México”, “Estado mexicano” o “Estado”), la CIDH realizó una visita in loco al país entre el 28 de septiembre y el 3 de octubre de 2015. La CIDH preparó el Informe sobre la Situación de Derechos Humanos en México, con una serie de recomendaciones al Estado mexicano, valiéndose de los hallazgos e información obtenida antes, durante y con posterioridad a la visita in loco, las investigaciones realizadas de oficio, la información proporcionada por el Estado, los insumos provenientes de los diferentes mecanismos a través de los cuales la CIDH ha dado seguimiento a la situación en el país, notas periodísticas, decisiones y recomendaciones de organismos internacionales especializados, entre otros, conforme a lo establecido por el artículo 59 inciso 5 de su Reglamento. El 24 de noviembre de 2015, la CIDH transmitió al Estado mexicano una copia del informe, y le solicitó que remita sus observaciones dentro del plazo de 3 semanas. El 15 de diciembre de 2015 el Estado presentó sus observaciones.

  3. En el Informe de País la Comisión señaló que México atraviesa una grave crisis de violencia e inseguridad desde hace varios años. La CIDH identificó graves situaciones de violencia que aumentaron durante el gobierno del ex presidente Felipe Calderón y el inicio en el 2006 de la llamada “guerra contra el narcotráfico”, hasta alcanzar niveles alarmantes, incluyendo la consecuente muerte de más de cien mil personas desde el 2006, más de 27.000 desapariciones reconocidas por el Estado, más de dos mil investigaciones de casos de tortura1 y un contexto que ha provocado el desplazamiento de miles de personas en el país. Según el informe, como respuesta al incremento de la violencia, las autoridades optaron por aumentar el rol de las Fuerzas Armadas en tareas de seguridad pública, incluyendo una política de confrontación contra el crimen organizado y el despliegue de operativos conjuntos entre las fuerzas armadas y las instituciones de seguridad estatales y municipales. Esta situación desató mayor violencia así como violaciones graves a los derechos humanos, casos en los cuales la CIDH observó una falta de rendición de cuentas conforme a los estándares internacionales.

  4. Con el cambio de gobierno en diciembre de 2012, no hubo cambios sustanciales en relación a las políticas de seguridad y a los niveles de violencia. En este contexto, la CIDH manifestó en su Informe preocupación particular sobre las denuncias de desapariciones, como la desaparición forzada de 43 jóvenes estudiantes de la Normal Rural “Raúl Isidro Burgos” en el Estado de Guerrero, el 26 y 27 de septiembre de 2014, ejecuciones extrajudiciales y tortura, así como la situación de inseguridad de las mujeres, la niñez, las personas migrantes, defensoras de derechos humanos y periodistas, quienes son víctimas de asesinatos, desapariciones, secuestros, tortura, amenazas y hostigamientos. La CIDH enfatizó asimismo que México es considerado, además, uno de los países más peligrosos del mundo para ejercer el periodismo, exceptuando aquéllos que están en guerra.

  5. Durante la visita, la Comisión constató en terreno niveles críticos de impunidad y una atención inadecuada e insuficiente a las víctimas y familiares. La falta de acceso a la justicia ha creado una situación de impunidad de carácter estructural que tiene el efecto de perpetuar y en ciertos casos impulsar la repetición de las graves violaciones a los derechos humanos. Las amenazas, hostigamientos, asesinatos y desapariciones de personas que buscan verdad y justicia han generado un amedrentamiento en la sociedad mexicana, el cual la CIDH constató en reiterados testimonios de personas que no denuncian estas violaciones ante las autoridades por temor a represalias, generando un problema grave de sub-registro en las cifras oficiales. Las barreras en el acceso a la justicia, y la inoperancia en muchos casos con la impunidad resultante, han debilitado el Estado de Derecho y constituyen desafíos urgentes.

  6. La Comisión valoró las medidas que el Estado ha tomado para hacer frente a la situación presentada en el Informe. En particular reconoció las importantes reformas en materia constitucional y legislativa que se han introducido en México a partir de 2011, incluyendo la reforma constitucional y los protocolos recientemente aprobados para la investigación de casos de tortura y desaparición forzada así como otras iniciativas señaladas en el informe. Sin perjuicio de los avances, la respuesta estatal continuó enfrentando deficiencias, insuficiencias y obstáculos en su implementación. La CIDH constató una profunda brecha entre el andamiaje legislativo y judicial, y la realidad cotidiana que viven millones de personas en el país, en su acceso a la justicia, prevención del delito, y otras iniciativas gubernamentales. La CIDH señaló que el gran desafío del Estado mexicano radica en romper el ciclo de impunidad imperante a fin de lograr una efectiva investigación, procesamiento y sanción de los responsables de violaciones de derechos humanos.

  7. Mediante comunicación de fecha 1º de marzo de 2016 y recordatorio de 4 agosto de 2016, la CIDH solicitó al Estado mexicano presentar la información sobre el cumplimiento de las recomendaciones contenidas en el Informe de País en el plazo señalado de 1º de septiembre de 2016. La respuesta del Estado fue recibida el 10 de noviembre de 20162. Asimismo, mediante comunicado de prensa de 15 de agosto de 2016, la CIDH convocó a organizaciones de la sociedad civil a presentar la información que consideren pertinente sobre el cumplimiento de las recomendaciones en su área de experiencia para el análisis sobre el cumplimiento de las recomendaciones contenidas en el Informe de País 2015 correspondiente a México.

  8. El 16 de diciembre de 2016, la CIDH transmitió al Estado una copia del borrador preliminar de este documento que forma parte del Capítulo V de su Informe Anual de 2016, de acuerdo con su Reglamento y le solicitó que remita sus observaciones. El 16 y 19 de enero de 2017, la CIDH recibió las observaciones del Estado, las cuales, en lo pertinente, fueron incorporadas en esta versión final aprobada por la Comisión el 15 de marzo de 2017.

  9. En sus observaciones al proyecto del presente informe, el Estado reiteró el reconocimiento de los desafíos que enfrenta en materia de derechos humanos, y refrendó su compromiso para dar respuesta a cada una de ellos. El Estado indicó que la atención de las recomendaciones es una muestra del compromiso de México con el Sistema Interamericano de Derechos Humanos así como un reconocimiento a la labor de los mecanismos en favor de la promoción y protección de los derechos humanos y en particular de la CIDH. El Estado afirmó que continuará trabajando en la instrumentación de las recomendaciones, privilegiando el diálogo y la cooperación con la CIDH3. En palabras del Estado:

Se destaca el compromiso del Estado con la Comisión y con su labor, lo que se ilustra con una participación activa y amplia remisión de información en el marco de los procedimientos derivados del artículo 41 de la Convención Americana sobre Derechos Humanos, las audiencias públicas temáticas en las que participa – incluso con delegaciones de alto nivel -, envío de información a las Relatorías temáticas, compromiso con la atención a peticiones, casos, cumplimientos de acuerdos de solución amistosa e informes de fondo, medidas cautelares y solicitudes de información para medidas cautelares, de conformidad con las normas que los rigen en el Reglamento de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos4.

  1. El presente informe de seguimiento se divide en siete secciones dedicadas a la consideración de las medidas adoptadas por el Estado para dar cumplimiento a las recomendaciones de la Comisión y los desafíos pendientes. Se sigue la estructura utilizada en el informe de la CIDH objeto de seguimiento en lo concerniente a las recomendaciones. En cada sección, se refiere a las recomendaciones emitidas por la CIDH en los respectivos capítulos, y se analizan los principales aspectos de avance y desafíos identificados por la CIDH a la luz de la información presentada por el Estado y organizaciones de la sociedad civil, así como la información que la Comisión ha recabado en el monitoreo de la situación general de derechos humanos en el país. Para ello, la Comisión se ha valido de la información recibida del Estado, durante audiencias públicas, investigaciones realizadas de oficio, insumos provenientes del mecanismo de peticiones y casos, de medidas cautelares y las solicitudes de información bajo la facultad establecida en el artículo 41 de la Convención Americana sobre Derechos Humanos; así como la información disponible de otras fuentes públicas y las decisiones y recomendaciones de organismos internacionales especializados, entre otros. Finalmente, la CIDH presenta sus conclusiones y recomendaciones.

  2. La CIDH toma nota del reconocimiento del Estado realizado en Audiencia Pública en abril de 2016, de los desafíos que enfrenta en materia de derechos humanos que señaló son enormes y ante ello el Estado reiteró su compromiso, voluntad y capacidad en su conjunto para hacerles frente de forma efectiva. En palabras del Estado:

En concordancia con el reciente informe de la Comisión, el Estado mexicano reconoce que aún enfrenta retos significativos para hacer una realidad el pleno disfrute de los derechos humanos en nuestro país, en particular en temas como la erradicación total de la tortura, las desapariciones forzadas y ejecuciones extrajudiciales, los casos de maltrato a migrantes, y abusos a los derechos humanos de periodistas y defensores de derechos humanos. Desde luego, el Estado mexicano rechaza y condena enérgica y públicamente toda violación a los derechos humanos. En consecuencia, reiteramos aquí nuestra voluntad inquebrantable de atender estas violaciones y nuestro compromiso indeclinable de mejorar la protección efectiva de los derechos humanos en el país5.

Como lo hemos señalado con anterioridad, coincidimos con muchas de las recomendaciones del último Informe de la CIDH sobre la situación de derechos humanos en México, muchas de las cuales, afortunadamente, ya forman parte de las políticas y programas del gobierno federal6.



  1. Asimismo en su respuesta al Informe de País de 2015 presentado en noviembre de 2016 el Estado señaló lo siguiente: “reconocemos los retos que aún enfrenta el país en la materia por lo que continuamos trabajando en acciones para enfrentarlos, mismas que redundarán en la instrumentación del resto de las recomendaciones de esa Comisión”7.

  2. De igual modo, en la Audiencia Pública “Situación de derechos humanos y desaparición forzada en México” realizada el 5 de diciembre de 2016, el Estado reconoció que “México tiene un problema relacionado con la desaparición de personas, ya sea cometida por particulares, por autoridades del Estado, o por particulares con asistencia o aquiescencia de las autoridades”8. El Estado indicó que las desapariciones forzadas significan el reto principal que México tiene en materia de derechos humanos, porque la desaparición de personas “es un delito con un enorme impacto en el tejido social, constituye una de las más sensibles violaciones a los derechos humanos y las libertades fundamentales9. Este delito causa un profundísimo dolor en las personas, en los familiares que se debaten entre a la esperanza y la desesperación sobre su futuro”. El gobierno enfatizó que no existe razón que justifique la desaparición de persona alguna10.

  3. La CIDH toma nota de estos reconocimientos y reitera la importancia de que México de cumplimiento total a las recomendaciones formuladas en el informe. Asimismo, reitera su disposición para colaborar con México dentro del marco de su mandato y funciones, en asegurar el goce efectivo de los derechos humanos de todas las personas.



  1. Compartir con tus amigos:
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   25


La base de datos está protegida por derechos de autor ©odont.info 2019
enviar mensaje

    Página principal