Esposa de [don Nicola]. Don nicola


(Comienzan a aserrar. Pausa. Debe oírse un instante el ruido de la sierra y los golpes de cuchara de los Albañiles.)



Descargar 450.32 Kb.
Página31/51
Fecha de conversión18.08.2020
Tamaño450.32 Kb.
1   ...   27   28   29   30   31   32   33   34   ...   51
(Comienzan a aserrar. Pausa. Debe oírse un instante el ruido de la sierra y los golpes de cuchara de los Albañiles.)

 









Escena II




 

PEONES 1.º y 2.º, ALBAÑIL, DON NICOLA, HORACIO y VICTORIA.

 








 

(Salen DON NICOLA, VICTORIA y HORACIO, con indumentarias livianas de verano. Notable progreso en el vestir de los dos primeros, especialmente VICTORIA. HORACIO, elegante y desenvuelto.)

 





HORACIO.-  Le digo, viejo, que está equivocado... Cuanto más en la altura se coloque el depósito surtidor, menor tiene que ser su elevación...

DON NICOLA.-  ¿Ma por qué hay que hacerlo más alto?... Eso es lo que yo no te comprendo.

HORACIO.-  La teoría física de los vasos comunicantes...

DON NICOLA.-  ¡Qué comunicante!... ¡Dejate de zonceras... que yo no soy ningún sabio... Decí las cosas claras...

HORACIO.-   (Riendo mientras se aparta DON NICOLA.)  ¡Bueno, bueno, bueno, viejo!... Confieso la plancha... Y no discutamos más. Ahora verá cómo el constructor me da la razón... Veamos cómo anda la obra... ¿Vos no habías venido nunca, Victoria?...

VICTORIA.-  ¡No, nunca!...

HORACIO.-  ¡Sos poco curiosa!... Mirá; de esta parte, en la esquina misma, y bien arriba, va a quedar un pabelloncito lindísimo... Te lo ofrezco...

VICTORIA.-  Para mí es lo mismo. Yo estoy bien en cualquier sitio... y no entiendo mucho de comodidades...

HORACIO.-  ¿De modo que nada te llama la atención? ¿Desencantada de la vida?... ¿A esta edad?

VICTORIA.-  ¡Yo... no sé!...

HORACIO.-  ¡Pobrecita!... ¿Y no has pensado en el suicidio?... Esperate... ¡Con fósforos es más romántico!...

VICTORIA.-   (Con fastidio.)  ¡Oh!... Salí...

HORACIO.-   (Riendo.)  Me olvidaba... ¡Ahora son sin veneno!... ¿Y el viejo?... ¿A qué se ha ido este porfiado?... ¡Tata!...

DON NICOLA.-   (Reapareciendo.) Te digo que yo tengo razón... He visto el terreno con estos ojos...

HORACIO.-  Bueno... Ya lo dirá el constructor... Vamos a verlo...

DON NICOLA.-  Vos tendrás mucho estudio... Pero yo tengo la práctica...

HORACIO.-    (Al ALBAÑIL.)  ¿El constructor?...

ALBAÑIL.-  Se fue a la cremería en el automóvil, pero ahora no más vuelve...

HORACIO.-  Entre tanto podríamos ir a ver el surgente... ¿Le parece, viejo?...

DON NICOLA.-  Sí, pero esperá un poco...  (A los Peones.)  ¿Y desde ayer que trabajan no han podido voltear más que esos gajitos?... Parece que andan haraganeando mucho, ¿eh?...

PEÓN 2º.-  Si es muy fuerte este árbol... ¿Se cree que así no más se voltea un ombú?...

DON NICOLA.-  ¡Hacha!... Hacha y buenos brazos se precisa... Y verán cómo cae pronto...

PEÓN 2º.-  Es que no dentra el hacha, pues. ¡Rebota como si fuese goma!...

DON NICOLA.-  ¡Caramba!... ¿Y para qué tienen ese serrucho en las manos?...Bueno, bueno, ¿eh? A ver si acaban pronto... Vamos...

HORACIO.-  ¿Cómo no?... Vamos, Victoria...

VICTORIA.-  No... es muy lejos... No tengo ganas de caminar tanto...

HORACIO.-  ¿Y qué vas a hacer?...

VICTORIA.-  Nada... Volverme al coche...

HORACIO.-  Facha il suo cómodo, señorita romántica...  (Viendo que VICTORIA se vuelve fastidiada.)  ¡Ah, no!... Enojos no permito, hijita...  (La besa.)  Hasta luego.




 




Compartir con tus amigos:
1   ...   27   28   29   30   31   32   33   34   ...   51


La base de datos está protegida por derechos de autor ©odont.info 2019
enviar mensaje

    Página principal