Escuela que promueva la labor educativa de la familia



Descargar 14.13 Kb.
Fecha de conversión11.04.2018
Tamaño14.13 Kb.


Secretaría de Educación Pública

Foro de revisión del modelo educativo

Educación Básica
El Reto de Educar a los Mexicanos en el Siglo XXI
Tijuana, Baja California, México

Escuela que promueva la labor educativa de la familia

Stephanie Morales Parra

gatoded@hotmail.com

La intervención educativa de la escuela procede de la voluntad y de las necesidades de ayuda de la familia en el desarrollo de su misión. La acción educativa de la escuela se subordina a la acción educativa familia; por ende las instituciones y el Estado requieren la ayuda de la intervención familiar para asegurar la educación integral del alumno.
Educarse significa desarrollarse como personas en todas nuestras capacidades físicas y espirituales; cada día ser mejores.
Diversos agentes educativos ponen los medios para que se logre el perfeccionamiento de esas capacidades en los alumnos, pero la familia viene a ser el eje rector de todo tipo de educación, pues de ésta depende cómo se desempeñe en las demás esferas de la vida.
La familia es una estructura de humanización irremplazable, una estructura social que permite el más completo desarrollo de la personalidad de los alumnos.
La tarea profunda de ser padres consiste en orientar a los hijos hacia su realización plena, tienen aquellos un papel único, una misión natural e insustituible en la educación. Nadie puede ser por otro un padre o una madre, por ende la escuela no puede ser sustituta de la familia.
En esta propuesta se resalta a la familia como una estructura de humanización, que ayuda al alumno a desarrollar aquellos aspectos que no desarrolla en la escuela.
El derecho de los padres a intervenir educativamente en la vida de los hijos se funda en la realidad de la naturaleza de todo ser humano, y se limita a proporcionar aquella ayuda necesaria para el desarrollo físico, afectivo, intelectual y volitivo del alumno.
La familia constituye una comunidad de amor y solidaridad insustituible para la trasmisión de valores humanos. La escuela y otros organizamos educativos surgen como un apoyo y complemento a la acción educativa familiar.
La familia y la escuela integradas defienden y promueven los derechos de la humanidad en cada persona. Siendo la persona un ser intrínsecamente educable, el principal servicio que han de prestarle la familia y la escuela es el educativo. La escuela ofreciendo un entorno favorecedor al perfeccionamiento humano y promoviendo la labor educativa de la familia; la familia asumiendo en la persona de los padres la tarea de acercar a los hijos, a través de la vida cotidiana, a la satisfacción de todas sus necesidades de desarrollo humano.
“Hay que hacer consciente a todo el mundo de que, más allá de las inevitables interacciones con el contexto sociocultural, la estructura de la familia no es sólo sociocultural sino antropológica, dicha estructura no sólo atañe al orden empírico de la coexistencia, sino que radica en una exigencia estructural del ser mismo del hombre” (F. D’Agostino)
Los padres de familia tienen derecho a:


  • Educar a sus hijos conforme a sus convicciones y cultura

  • Recibir de la sociedad el apoyo y asistencia para realizar cabalmente su función

  • Elegir las escuelas y otros medios necesarios para complementar la educación de sus hijos.

  • Desarrollar una vida familiar íntima, favorecedora de la trasmisión de valores, sin intervenciones ajenas no deseadas.

  • Entablar una sana comunicación y cooperación con las escuelas de sus hijos, complementando y a la vez respetando los ámbitos de responsabilidad de cada uno.

  • Expresar sus opiniones y ser escuchados, en relación con el entorno social que influye en el proceso educativo de sus hijos.

Pese a que la sociedad participe en la educación de los hijos, como la escuela, éstos han de subordinarse a la participación primera y fundamental de los padres, pues es la íntima relación de paternidad filiación en donde se da el desarrollo más propio de hombre, aquel que atañe a los estratos más hondos de su ser espiritual y que constituye por ello su formación como persona.


En la persona de los padres se encuentra de manera principal la categoría de educadores, porque sólo ellos ejercen su responsabilidad educativa de manera natural, permanente y personal. No son, agentes externos y coadyuvan desde dentro el proceso, pues nadie como ellos pueden penetrar en el mundo personal de cada hijo, participando de su desarrollo aun antes de que nazca.
La formación integral del ser humano es la máxima finalidad educativa compartida por la familia y por la escuela, y ésta habrá de conseguirse a través de la unión de las ventajas educativas que posean cada una de estas instituciones.
Nuestros hijos reciben de la familia las primeras influencias educativas de su vida, pues la imagen que les proyectan los padres es siempre la de mayor impacto en su formación por los lazos afectivos que les unen; por otra parte, la familia cuenta con mucho mayor tiempo global que la escuela para ejercer su acción educativa. Pero la principal razón del impacto educativo de la familia estriba en la naturaleza íntima de los aspectos específicos de su acción educativa: afectividad, moral, religión.

Cuando la escuela recibe por primera vez al alumno, normalmente éste ya ha recibido varios años de influencia educativa procedente de la familia; esto constituye una base que habrá de aprovechar, enriquecer y complementar, pero al mismo tiempo algo que condiciona y limita su acción a partir de ahí.


Sin embargo, la escuela ofrece ventajas específicas nacidas precisamente de la razón e su existencia, pues sirve de puente entre familia y sociedad, de excelente medio para la socialización plena y la integración a la comunidad civil, al mismo tiempo, satisface, a través de sus diversas modalidades y niveles, las necesidades de los alumnos en relación con su desarrollo intelectual y la asimilación de la cultura.
La escuela es más informativa que formativa, más instructiva que educativa, dado que su origen misión se asienta sobre la progresiva complejidad del orden cultural, que lleva a la familia a delegar la parte más sistemática y formal de su responsabilidad educativa.

Compartir con tus amigos:


La base de datos está protegida por derechos de autor ©odont.info 2019
enviar mensaje

    Página principal