Centro de faenado o planta de sacrificio del municipio de amaga-contaminación del medio ambiente con residuos líquidos y sólid



Descargar 126.98 Kb.
Página1/28
Fecha de conversión18.08.2020
Tamaño126.98 Kb.
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   28

CENTRO DE FAENADO O PLANTA DE SACRIFICIO DEL MUNICIPIO DE AMAGA - Contaminación del medio ambiente con residuos líquidos y sólidos, pieles y olores / MATADERO MUNICIPAL DE AMAGA - Falta de permisos de vertimientos
De la amenaza o vulneración de intereses y derechos colectivos. Obsérvese que es amplio el acervo probatorio que da cuenta de la vulneración a los derechos colectivos de la comunidad del Municipio de Amagá, Antioquia a gozar de un ambiente sano y conservación de los recursos naturales. En efecto, en los diversos pronunciamientos de CORANTIOQUIA, cuyos apartes se transcribieron, es constante o reiterativa la afirmación según la cual, la actividad que se desarrolla en el centro de faenado del referido municipio genera afectaciones a los recursos naturales suelo y agua, en razón de que el matadero no cuenta con un sistema de aguas residuales, de manera que los residuos líquidos y sólidos allí producidos son vertidos directamente a la Quebrada Amagá sin tratamiento previo. Ello, aunado a la presencia de malos olores, producidos por el almacenamiento de pieles, evidencia la vulneración de los intereses colectivos citados. También está probado que el Matadero Municipal de Amagá ha venido operando sin permiso de vertimiento, toda vez que, tal como consta en los informes técnicos y actos administrativos expedidos por CORANTIOQUIA, dicho centro de faenado no ha allegado la información ni acatado los requerimientos y plazos otorgados por el ente de control y vigilancia para tal efecto. Lo cual demuestra, igualmente, que la Administración Municipal de Amagá ha incumplido injustificadamente las obligaciones impuestas por la CAR Antioquia en cuanto a la protección y conservación de un ambiente sano, con ocasión de la actividad que se realiza en el matadero municipal.
CORPORACIÓN AUTONOMA REGIONAL DE ANTIOQUIA - Responsabilidad en Matadero Municipal de Amagá por no efectuar el cierre dentro del término de caducidad del artículo 38 del CCA / FACULTAD SANCIONADORA DE LA CAR - Debe ejercerse dentro del término máximo de 3 años / CIERRE DE MATADERO - Incumplimiento de la orden de la CAR compromete la responsabilidad de ésta
Pero ocurre que, más allá de lo advertido por la demandada, los hechos no sólo se refieren a la vulneración del derecho a la salubridad pública sino también (y de manera suficientemente probada), a la afectación del medio ambiente y los recursos naturales en razón del vertimiento de aguas residuales sin tratamiento previo a la Quebrada Amagá y los malos olores producidos por el almacenamiento de pieles de animales que se sacrifican en el Matadero municipal. Al respecto, estima la Sala, la actividad de vigilancia y control desplegada por CORANTIOQUIA no ha garantizado efectivamente la protección de dichos intereses colectivos. Ello, por cuanto no resulta aceptable que desde el año 1998, cuando la Corporación advierte que el matadero municipal opera sin sistema de aguas residuales, sólo hasta el año 2004 toma las medidas preventivas necesarias. En efecto, tal como consta en el Informe Técnico de Control y Seguimiento No. SR-98-410 del 10 de agosto de 1998: El Matadero de Amagá con su funcionamiento contamina la Quebrada Amagá pues allí vierte sus aguas residuales sin previo tratamiento. Casi un año después, mediante Informe Técnico 99-01365 del 30 de junio de 1999, concluye la CAR Antioquia que la ausencia de sistema de aguas residuales afecta los recursos agua y suelo: “El matadero genera afectaciones al recurso suelo y agua. Al no contar con planta de tratamiento de aguas residuales industriales y domésticas contamina el recurso agua, ya que estos residuos líquidos son vertidos al río Amagá...”. Y sólo el día 21 de mayo de 2004, por medio de Resolución No. AS-2162, CORANTIOQUIA impone al municipio la medida preventiva de cierre temporal del centro de faenado, es decir, aproximadamente, seis (6) años después de conocido el hecho. Téngase en cuenta que, de conformidad con lo dispuesto en el artículo 38 del Código Contencioso Administrativo, el tiempo máximo que tienen las autoridades para imponer sanciones es de tres (3) años a partir de producido el acto que las ocasiona; ahora, ésta es la regla general, sujeta a excepciones que bien pueden existir en materia ambiental, pero lo cierto es que, con base en una interpretación finalística, lo que quiso el legislador fue preveer un término prudencial de diligencia en materia sancionatoria y/o de medidas coercitivas frente al incumplimiento de las obligaciones de la propia administración, máxime si se encuentra sujeta a vigilancia y control. Además de lo anterior, se encuentra demostrado que pese a la existencia de un acto administrativo ejecutoriado (Resolución No. 2162 de 2004), por medio del cual CORANTIOQUIA ordenó el cierre temporal del matadero de Amagá, dicha disposición ha sido incumplida por la Administración Municipal (oficio 149633 de 2004), lo cual evidencia la falta de control de la demandada frente a su propio acto; ausencia que supone la falta de protección a los intereses colectivos a su cargo, conforme lo manda el artículo 31, numerales 10 y 12, de la Ley 99 de 1993. En tales circunstancias, los cargos de la demanda contra CORANTIOQUIA prosperan y, en consecuencia, se revocará la sentencia impugnada para, en su lugar, disponer la protección de los derechos colectivos al goce de un ambiente sano y recursos naturales, para cuyo efecto se ordena a dicho ente de control tomar las medidas necesarias para garantizar el cumplimiento de medida preventiva de cierre temporal del matadero de Amagá.




Compartir con tus amigos:
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   28


La base de datos está protegida por derechos de autor ©odont.info 2019
enviar mensaje

    Página principal