Un pionero de la educación de los invidentes



Descargar 10.77 Kb.
Fecha de conversión07.01.2020
Tamaño10.77 Kb.

Un pionero de la educación de los invidentes

leer

accidentalmente

dedos

francesa

fue

nació

de

existían

edad

estaban

limitado

embargo

fuera

escuela

terrible

oía

difíciles

vida

LA EDUCACIÓN DE BRAILLE

Luis Braille (1809-1852), (1........................ ) el 4 de enero de 1809 en la población (2........................ ) de Coupvray, a unos 40 kilómetros de París. Su padre, Simon-René Braille, se ganaba la (3........................ ) como guarnicionero (fabricante de monturas). Su taller, donde parece que el niño acostumbraba a jugar, fue cierto día el escenario de una (4........................ ) desgracia.

Louis agarró una herramienta puntiaguda -posiblemente un punzón o lezna- y se la clavó (5........................ ) en un ojo. El daño (6........................ ) irreversible. Por si (7........................ ) poco, la infección se le pasó al otro ojo (oftalmía simpática) y Louis quedó totalmente ciego a la corta (8........................ ) de tres años.

Tratando (9........................ ) ofrecerle la mejor ayuda posible, sus padres y el párroco Jacques Palluy hicieron las debidas gestiones para que el niño asistiera a la (10........................ ) local. Louis captaba mucho de lo que (11........................ ). De hecho, algunos años hasta fue el primero de la clase. Pero como los métodos educativos (12........................ ) ideados para personas dotadas del sentido de la vista, el aprendizaje de los ciegos se veía (13........................ ).

Cuando Louis Braille ingresó al Instituto Nacional para Jóvenes Ciegos de París el año 1819, (14........................ ) allí catorce libros en caracteres en relieve (romanos), los que rara vez se usaban porque los ciegos los encontraban muy (15........................ ) de leer.



Braille aprendió a (16........................ ) libros con letras en relieve de la reducida biblioteca de Haüy. Sin (17........................, se dio cuenta de que aquel método de estudio era lento y poco práctico. Al fin y al cabo, las letras se habían concebido para los ojos, no para los (18.........................) Afortunadamente, pronto entraría en la escena otra persona que reconocía aquellas limitaciones.


Compartir con tus amigos:


La base de datos está protegida por derechos de autor ©odont.info 2019
enviar mensaje

    Página principal