Tema el transporte de mercancías peligrosas



Descargar 146.97 Kb.
Página1/3
Fecha de conversión29.04.2018
Tamaño146.97 Kb.
  1   2   3

OEP 2013

Especialidad: Gestión administrativa del tráfico

Elaborado en 2011

TEMA 9




EL TRANSPORTE DE MERCANCÍAS QUE REQUIEREN PRECAUCIONES ESPECIALES. EL TRANSPORTE DE MERCANCÍAS PELIGROSAS Y SU NORMATIVA: EL REGLAMENTO NACIONAL PARA EL TRANSPORTE DE MERCANCÍAS PELIGROSAS POR CARRETERA (TPC) Y EL ACUERDO EUROPEO SOBRE TRANSPORTE INTERNACIONAL DE MERCANCÍAS PELIGROSAS POR CARRETERA (ADR). REGULACIÓN DE LOS CONDUCTORES QUE TRANSPORTAN MERCANCÍAS PELIGROSAS Y CENTROS QUE IMPARTEN CURSOS SOBRE LA MATERIA.


  1. EL TRANSPORTE DE MERCANCIAS QUE REQUIEREN PRECAUCIONES ESPECIALES.

    1. Introducción

    2. Normativa de tráfico sobre este tipo de transporte

    3. Normativa específica sobre mercancías perecederas

      1. Definición de mercancía perecedera

1.4 El acuerdo ATP


  1. EL TRANSPORTE DE MERCANCÍAS PELIGROSAS Y SU NORMATIVA: EL REGLAMENTO NACIONAL PARA EL TRANSPORTE DEMERCANCÍAS PELIGROSAS POR CARRETERA (TPC) Y EL ACUERDO EUROPEO SOBRE TRANSPORTE INTERNACIONAL DE MERCANCÍAS PELIGROSAS POR CARRETERA (ADR).

    1. Introducción

    2. El acuerdo ATP

    3. El acuerdo ADR

      1. Aplicación del ADR en España

      2. Articulado del ADR

        1. Número de identificación de la materia (número ONU)

        2. Clasificación y número de identificación de peligro

    4. La autoridad competente en el ámbito nacional

    5. Los consejeros de seguridad

    6. Documentación en los vehículos

    7. Marcado y señalización de los vehículos

    8. Novedades en las últimas actualizaciones del ADR

    9. Resolución anual de la DGT




  1. REGULACIÓN DE LOS CONDUCTORES QUE TRANSPORTAN MERCANCÍAS PELIGROSAS Y CENTROS QUE IMPARTEN CURSOS SOBRE LA MATERIA.

    1. Normativa sobre conductores de este tipo de vehículos

    2. El conductor de vehículos que transportan mercancías peligrosas

    3. Autorización especial para conducir estos vehículos

      1. Reglamento General de Conductores

      2. Orden del Ministerio del Interior

    4. Pruebas a realizar para obtener, prorrogar o ampliar la autorización especial.

  1. EL TRANSPORTE DE MERCANCIAS QUE REQUIEREN PRECAUCIONES ESPECIALES.

1.1. INTRODUCCIÓN


El auge del comercio mundial y el progreso técnico hacen que cada vez exista más tráfico de mercancías que requieren precauciones especiales. Aunque hay muchos tipos de mercancías que necesitan una atención especial, nos limitaremos a dos grandes grupos:


  1. Mercancías perecederas.

  2. Mercancías peligrosas.

1.2. NORMATIVA DE TRÁFICO SOBRE ESTE TIPO DE TRANSPORTE



a) Normativa contenida en el Reglamento General de Circulación aprobado por Real Decreto 1428/2003, de 21 de noviembre.

Los Art. 14 y 16 señalan que en el caso de cargas molestas, nocivas, insalubres o peligrosas además de la normativa general deben aplicarse sus disposiciones específicas.

El Art. 39 establece que “por razones de seguridad podrán establecerse restricciones temporales o permanentes a la circulación de vehículos en los que su propia peligrosidad o la de su carga aconsejen su alejamiento de núcleos urbanos, de zonas ambientalmente sensibles o de tramos singulares como puentes o túneles, o su tránsito fuera de horas de gran intensidad de circulación”.

El Art. 48 indica que: “los vehículos que transporten mercancías peligrosas, reducirán en 10 km/h la velocidad máxima fijada en función del tipo de vehículo y de la vía por la que circula”.

El Art. 50 señala que en vías urbanas y travesías, establece que los vehículos que transporten mercancías peligrosas “circularán como máximo a 40 km por hora”.

El Art. 130 recuerda que “en los casos de inmovilización del vehículo, caída de la carga o situación de emergencia, si ocurre en un vehículo destinado al transporte de mercancías peligrosas, se aplicarán sus normas específicas, además de las genéricas”.

El Art. 173 hace referencia a la señal V-11 que indica que el vehículo transporta mercancías peligrosas.

b) Normativa contenida en el Reglamento General de Vehículos aprobado por Real Decreto 2822/1998, de 23 de diciembre.

El Anexo XI del Reglamento General de Vehículos que se ocupa de las señales en los vehículos, al referirse a la señal V-11 informa que sirve para indicar que el vehículo transporta mercancías peligrosas.

1.3. NORMATIVA ESPECÍFICA SOBRE MERCANCÍAS PERECEDERAS

Además de la normativa general relativa al transporte de mercancías, a este tipo de transporte se rige por el “Acuerdo sobre transportes internacionales de mercancías perecederas y sobre vehículos utilizados en estos transportes (ATP)”, hecho en Ginebra en 1970.

El ATP se aplica a las operaciones de transporte que se desarrollan en el territorio de al menos dos de las Partes contratantes. Además, una serie de países, entre ellos España, han adoptado el ATP como base de su legislación nacional.

Este acuerdo se elaboró impulsado por la Comisión Económica de la ONU para Europa (CEPE - UNECE)1 y entró en vigor el 21 de noviembre de 1976, aplicándose en España desde esa fecha. Desde entonces, se fue extendiendo en nuestro país al igual que en el resto de Europa, el uso de las definiciones y normas contenidas en él para la construcción, control y ensayo de vehículos para el transporte de estas mercancías.

Con el objetivo de que la regulación contenida en dicho acuerdo internacional fuese de aplicación estricta al transporte en territorio nacional se publicó el Real Decreto 1202/2005, sobre el transporte de mercancías perecederas y los vehículos utilizados en estos transportes.

1.3.1. DEFINICIÓN DE MERCANCÍA PERECEDERA

El RD 1202/2005 define las mercancías perecederas como: “aquellas mercancías incluidas en el ATP, cuyo transporte haya de ser realizado en vehículos bajo temperatura dirigida y que estén especificadas en el ATP”.

1.4. EL ACUERDO ATP

El origen del término ATP proviene de la primera letra de algunas palabras clave del título en francés:

«Accord relatif aux Transports Internationaux de Denrées Périssables et aux Engins Speciaux à utiliser pour ces Transports».

El acuerdo internacional ATP establece las normas que garantizan el transporte de alimentos en condiciones óptimas para su consumo en vehículos que reúnan las condiciones técnicas exigidas por el propio acuerdo.

El ATP es un Acuerdo entre Estados. No existe una autoridad central responsable de su aplicación. En la práctica, los controles son efectuados por las Partes contratantes y el incumplimiento de lo dispuesto en el Acuerdo puede dar origen a acciones legales contra los infractores por parte de las autoridades nacionales, de conformidad con su legislación interna. El propio ATP no establece sanción alguna.

El Acuerdo y sus Anejos2 se enmiendan y actualizan periódicamente desde su entrada en vigor, por el Grupo de Trabajo sobre transportes de mercancías perecederas (WP-11) del Comité de Transportes Interiores de la Comisión Económica para Europa.

El ATP establece un listado de las mercancías perecederas a las que se aplica el acuerdo. El acuerdo se enmienda y actualiza periódicamente. La versión vigente del acuerdo rige desde el 02 de enero de 2011.

En el transporte de mercancías perecederas deben utilizarse vehículos isotermos, refrigerantes, frigoríficos o caloríficos, ya que deben mantener la temperatura establecida legalmente con el fin de conservar el alimento en condiciones inocuas y aptas para su consumo, salvo que las temperaturas previsibles durante el transporte no superen o sean inferiores a las temperaturas que se establecen para cada producto de la lista.

El Anejo 1 del ATP clasifica y define los vehículos dedicados a este tipo de transporte:


  • Vehículo isotermo: vehículo cuya caja está construida con paredes aislantes, incluidos las puertas, el suelo y el techo, que limita el intercambio de calor entre el interior y el exterior. Puede ser isotermo normal o isotermo reforzado.

  • Vehículo refrigerante: vehículo isotermo que, gracias a una fuente de frío, distinta de un equipo mecánico o de absorción, permite reducir la temperatura del interior de la caja vacía, y de mantenerla después para una temperatura exterior media de +30°C, a –20°C como máximo, según la clase de vehículo para esta categoría.

  • Vehículo frigorífico: vehículo isotermo que incorpora un dispositivo de producción de frío, y permite, con una temperatura media exterior de 30°C, reducir la temperatura del interior de la caja vacía y de mantenerla de forma permanente entre +12 ºC y –20 ºC, dependiendo de la clase de vehículo para esta categoría.

  • Vehículo calorífico: vehículo isotermo provisto de un dispositivo de producción de calor que permite elevar la temperatura en el interior de la caja vacía y mantenerla después durante doce horas, por lo menos, sin repostado, a un valor prácticamente constante y no inferior a 12°C.

El control de la conformidad de este tipo de vehículos con objeto de comprobar su adecuación a la reglamentación tendrá lugar en los siguientes casos:

  1. antes de la puesta en servicio (Inspección inicial)

  2. periódicamente, como mínimo cada seis años (Inspección periódica)

  3. cada vez que la autoridad competente lo requiera.

Todas las inspecciones para el control de conformidad serán realizadas por organismos de control autorizados, si bien las inspecciones periódicas o excepcionales, podrán también ser realizadas por estaciones ITV autorizadas para ello.

Además deberá llevar fijado de manera permanente y en lugar bien visible al lado de otras placas de autorización expedidas a efectos oficiales, una placa de certificación de conformidad.





  1. EL TRANSPORTE DE MERCANCÍAS PELIGROSAS Y SU NORMATIVA: EL REGLAMENTO NACIONAL PARA EL TRANSPORTE DEMERCANCÍAS PELIGROSAS POR CARRETERA (TPC) Y EL ACUERDO EUROPEO SOBRE TRANSPORTE INTERNACIONAL DE MERCANCÍAS PELIGROSAS POR CARRETERA (ADR).

2.1. INTRODUCCIÓN

La utilización de sustancias o materias peligrosas, se ha generalizado en las últimas décadas. Algunas de estas sustancias son materias primas por lo que deben ser transportadas desde los puntos de extracción hacia las zonas industrializadas, muchas otras son productos intermedios, que se utilizan en los procesos industriales; y finalmente, hay otras que son productos terminados y elaborados que hay que trasladar desde el lugar de producción y fabricación hasta los centros de distribución o los lugares de consumo.



El transporte por carretera es el más expuesto a los riesgos. Concentra en España una enorme proporción del tonelaje total y las causas de accidentes son múltiples: el estado del vehículo (frenos, neumáticos, correas…), falta de atención en la conducción (fatiga, negligencia, ebriedad, velocidad…), y condiciones meteorológicas adversas (hielo, nieve, niebla, lluvia…).

También hay que tener en cuenta el amplio número de camiones circulando con este tipo de mercancías en itinerarios con gran densidad de tráfico.

2.2. DEFINICIÓN DE MERCANCÍA PELIGROSA
El Real Decreto 551/2006, por el que se regulan las operaciones de transporte de mercancías peligrosas por carretera en territorio español define las mercancías peligrosas como:aquellas materias y objetos cuyo transporte por carretera está prohibido o autorizado exclusivamente bajo las condiciones establecidas en el ADR o en otras disposiciones específicas”.
El Real Decreto 387/1996, por el que se aprueba la Directriz Básica de Planificación de protección civil ante el riesgo de accidentes en los transportes de mercancías peligrosas por carretera y ferrocarril considera mercancías peligrosas: “todas aquellas sustancias que en caso de accidente durante su transporte, por carretera o ferrocarril, pueden suponer riesgos para la población, los bienes y el medio ambiente”.
2.3. El ACUERDO ADR

El origen del término ADR proviene de la primera letra de algunas palabras clave del título en francés: Accord Européen relatif au Transport International des Marchandises Dangereuses par Route.

El Acuerdo Europeo sobre transporte internacional de mercancías peligrosas por carretera (ADR) fue elaborado después de la Segunda Guerra Mundial. Fue hecho en Ginebra en 1957, bajo los auspicios del Comité de Transportes Interiores de la Comisión Económica para Europa de las Naciones Unidas (CEPE/UNECE), pero las disposiciones detalladas, es decir, los Anejos A y B, sólo se publicaron 12 años más tarde, es decir, en 1969.



El ADR se revisa cada dos años –coincidiendo con años impares- por el grupo de trabajo WP-15. Este grupo de trabajo (Working Party) está adscrito al Comité de Transportes Interiores de la Comisión Económica para Europa (CEPE / UNECE).

Con estas revisiones se busca introducir en la normativa los avances técnicos, evitar accidentes e incidentes en el que se vean implicadas materias peligrosas y aclarar aspectos dudosos de anteriores ediciones.



El ADR enumera las mercancías peligrosas que pueden ser objeto de un transporte nacional e internacional. Es de aplicación a todo transporte internacional de mercancías peligrosas por carretera, así como las actividades implicadas (embalaje, carga, descarga…), entre los países adheridos al acuerdo.

El ADR tiene dos finalidades principales:



  1. facilitar el transporte de mercancías peligrosas

  2. aumentar la seguridad en este tipo de transporte

Existen otros acuerdos semejantes para otros modos de transporte:

  • el Reglamento relativo al Transporte Internacional Ferroviario de Mercancías Peligrosas (RID)

  • las Prescripciones europeas, relativas al transporte internacional de mercancías peligrosas, por vías de navegación interior (ADN)

  • el Código marítimo internacional de mercancías peligrosas (IMDG)

  • las Instrucciones técnicas de la OACI (Organización de Aviación Civil Internacional) para el transporte sin riesgos de mercancías peligrosas por vía aérea

Los cinco acuerdos son muy similares, incluso en la propia estructura de los textos. La tendencia es ir integrando todos los códigos y ya existe el reconocimiento mutuo de la documentación, de los embalajes y de las etiquetas con el fin de permitir o facilitar los transportes multimodales.

El ADR es un acuerdo entre Estados. Ninguna autoridad central está encargada de su aplicación. Los controles de carretera, se efectúan por las Partes Contratantes. Si se quebrantan las normas, las autoridades nacionales pueden actuar contra el conductor en aplicación de su legislación interna. El propio ADR no establece ninguna sanción.

Las normas ADR adquieren fuerza legal cuando son incorporadas a la legislación de los países miembros.

Actualmente forman parte del Acuerdo 46 países, fundamentalmente europeos, entre ellos todos los de la Unión Europea, aunque también son miembros Marruecos, Túnez, Turquía, Kazajastán y Azerbaiyán.

Hay que destacar que los Anejos A y B del ADR fueron incorporados a la Directiva europea del Consejo 94/55/CE, del Consejo, sobre la aproximación de las legislaciones de los Estados Miembros con respecto al transporte de mercancías peligrosas por carretera, y por ello estos requisitos son aplicables no sólo al transporte internacional de mercancías peligrosas sino también al tráfico nacional dentro de todos los países miembros de la Unión Europea (tan pronto como incorporaron la Directiva a su legislación interna).

El sistema de clasificación de las mercancías peligrosas del ADR se ajusta lo más estrictamente posible a las Recomendaciones del Comité de Expertos en Transporte de Mercancías Peligrosas del Consejo Económico y Social de la ONU.

En 1999 se amplió el mandato del Comité a la armonización de los distintos sistemas de clasificación y etiquetado de productos químicos y pasó a denominarse, "Comité de Expertos en Transporte de Mercancías Peligrosas y en el Sistema Global Armonizado de clasificación y etiquetado de productos químicos", con un Subcomité especializado en el transporte de mercancías peligrosas y otro de clasificación y etiquetado de productos químicos.

En el caso de materias radiactivas, el trabajo es coordinado por la Agencia Internacional de Energía Atómica (AIEA) que elabora las Regulaciones para el transporte de este tipo de mercancías.

Las recomendaciones del Comité de expertos son presentadas desde 1997 bajo la forma de un “Reglamento modelo” y son conocidas como Libro Naranja, por el color de sus cubiertas. Este libro nunca tuvo estricta validez legal, pero que fue considerado por las distintas organizaciones de transporte internacional modal como la mejor guía para incorporar sus disposiciones técnicas en lla elaboración posterior de sus propios reglamentos y códigos.



Recomendaciones (2 volúmenes)


Manual de Pruebas y Criterios

Estas recomendaciones se ocupan de todos los modos de transporte (por tierra, mar, aire, ferrocarril y vías navegables) y van dirigidas a los gobiernos y a las organizaciones internacionales que se ocupan de la reglamentación del transporte de estas mercancías. Recordemos que el ADR reglamenta el transporte por carretera y es elaborado por el Comité de Transportes Interiores de la CEPE / UNECE.

Aunque el Comité de Expertos en Transporte de Mercancías Peligrosas no pertenece a la Comisión Económica para Europa, sino que sus actividades son a nivel mundial, es la CEPE quien presta servicios de secretaría al Comité y quien elabora el ADR.

Este sistema, ideado para ser aplicado a todos los modos de transporte, distribuye las mercancías en clases diferentes según el tipo principal de peligro que puedan presentar durante su transporte (explosividad, toxicidad, etc.)
El ADR, basándose en las recomendaciones del Comité de Expertos, recoge 9 clases, subdividiéndose la clase 4 en tres, la clase 5 en dos y la clase 6 en otras dos. Las clases resultantes serían las siguientes:
Clase 1. Materias y objetos explosivos

Clase 2. Gases

Clase 3. Líquidos inflamables

Clase 4.1 Materias sólidas inflamables, materias autorreactivas y materias explosivas desensibilizadas sólidas.

Clase 4.2 Materias que pueden experimentar inflamación espontánea

Clase 4.3 Materias que al contacto con el agua desprenden gases inflamables

Clase 5.1 Materias comburentes

Clase 5.2 Peróxidos orgánicos

Clase 6.1 Materias tóxicas

Clase 6.2 Materias infecciosas

Clase 7 Materias radiactivas

Clase 8 Materias corrosivas

Clase 9 Materias y objetos peligrosos diversos

El número de mercancías peligrosas es muy elevado. El Comité de Expertos de las Naciones Unidas cifra en unas 3.000 las más importantes desde el punto de vista de su peligrosidad e importancia socioeconómica, de su producción y transporte.

2.3.1. APLICACIÓN DEL ADR EN ESPAÑA


Hasta 1998 el ADR era de aplicación exclusiva al transporte internacional de éste tipo de mercancías; en tanto en el ámbito nacional la regulación normativa era la recogida en el Reglamento Nacional de Transporte de Mercancías Peligrosas por Carretera de 1992 y conocido por las siglas TPC.
Sin embargo, la Directiva 94/55/CE del Consejo, sobre la aproximación de las legislaciones de los Estados miembros con respecto al transporte de mercancías peligrosas por carretera, exigió la aplicación al transporte interno de las normas del ADR, si bien permitió mantener algunas diferencias concretas para casos particulares.
El Real Decreto 2115/1998 sobre transporte de mercancías peligrosas por carretera incorporó la Directiva 94/55/CE del Consejo, a nuestra legislación y extendió la aplicación de las normas del ADR al transporte interno, derogando prácticamente en su totalidad el Reglamento de 1992.
El Real Decreto 551/2006 profundizó en la aplicación del ADR al transporte interno manteniendo la incorporación de la Directiva del Consejo y sus modificaciones, derogando el Real Decreto 2115/1998 en su totalidad, excepto algunas normas sobre cisternas fijas, cisternas desmontables y baterías de recipientes.
Así, las normas del Acuerdo Europeo sobre el transporte internacional de mercancías peligrosas por carretera (ADR) pasaron a ser desde 1998 de aplicación a los transportes que se realizasen íntegramente dentro del territorio nacional.
La transposición a la legislación nacional del ADR hizo que éste pasase a ser, en la práctica, el nuevo Reglamento Nacional de mercancías peligrosas aunque a veces sigue figurando en los documentos como TPC/ADR.
El ADR no se aplica a los transportes de mercancías peligrosas efectuados por particulares cuando estén acondicionadas para la venta al por menor y destinadas a uso personal o doméstico o a actividades de ocio o deportivas a condición de que se tomen medidas para impedir fugas del contenido en condiciones normales de transporte. Cuando estas mercancías sean líquidos inflamables transportados en recipientes rellenables llenados por, o para, un particular, la cantidad total no sobrepasará los 60 litros por recipiente y 240 litros por unidad de transporte.
En España no se aplica el ADR a las mercancías que se transportan por carretera y que obedezcan a actividades militares ya que tienen sus propias normas especiales.

2.3.2. ARTICULADO DEL ADR



El ADR consta de un articulado de corta extensión (17 artículos) y de dos Anejos, el A y el B. El acuerdo sólo se enmendó una vez (en 1975, el Artículo 14) pero los Anejos A y B se enmiendan y actualizan cada dos años.

Los Anejos A y B del ADR constan de 9 partes.

  • El Anejo A está constituido por las partes 1 a la 7

  • El Anejo B por las partes 8 y 9

Las actualizaciones están motivadas por mejoras tecnológicas, nuevos procedimientos industriales, nuevas recomendaciones de la ONU, etc. La edición vigente entró en vigor el 1 de enero de 2011 y tendrá validez hasta el 1 de julio de 2013 ya que existe un periodo de transición de 6 meses en el que se puede seguir transportando mercancías acogiéndose al anterior ADR.

La clave para la utilización del ADR es:



Ir al Anejo A, luego a la Parte 3, luego al Capítulo 3.2 y luego a la tabla A de ese Capítulo, que contiene la lista de mercancías peligrosas por orden de su número ONU, el nombre y descripción del producto, la clase a la que pertenece, código de clasificación, grupo o grupos de embalaje, etiquetas que deben llevar y disposiciones de embalaje y transporte.

El Secretariado de la Comisión Económica para Europa ha preparado un índice alfabético de las materias y objetos, en el que se indica el nombre de las mercancías peligrosas y que figura como tabla B del capítulo 3.2 con el objeto de facilitar el acceso a la tabla A cuando no se conoce el número ONU. Desde el punto de vista jurídico, esta tabla B no es parte integrante del ADR y sólo se publica dentro del ADR para facilitar las consultas del Anejo A.

Estos Anejos se convierten en el manual técnico para el transporte de mercancías peligrosas por carretera y las actividades implicadas. Podemos decir de forma simplificada que:

  • El Anejo A enumera las mercancías peligrosas cuyo transporte internacional queda excluido y las mercancías peligrosas cuyo transporte internacional está autorizado y se puede decir que contiene todas aquellas acciones necesarias para remitir una mercancía antes de realizarse el transporte en sí mismo, especialmente su clasificación, elección de los recipientes, generación de la documentación precisa, controles anteriores a la salida de la expedición, etc.

  • El Anejo B contiene todos los condicionantes a tener en cuenta a la hora de efectuar el transporte como tal: circulación, conducción, elección del vehículo, elección del conductor, equipamiento, etc.

2.3.2.1. NÚMERO DE IDENTIFICACIÓN DE LA MATERIA (NÚMERO ONU)

Número de 4 cifras asignado oficialmente por el Comité de Expertos en Materias Peligrosas de las Naciones Unidas y recogidos en el ADR.

2.3.2.2. CLASIFICACIÓN Y NÚMERO DE IDENTIFICACIÓN DE PELIGRO

Número de dos o tres cifras. La primera cifra indica el peligro principal (la clase a la que pertenece), la segunda y tercera cifra indican los peligros subsidiarios.

Cifras repetidas indican, en general, una intensificación del peligro (ej. 33, 66, 88, etc.).

Cuando la letra X precede al número de identificación, indica que la sustancia reacciona de manera peligrosa con el agua (Ej. X88).

Cuando el peligro de una materia está indicado suficientemente con una sola cifra, ésta se completa con un cero (ej. 30, 40, 50, etc.).

Las clases 1 (explosivos) y 7 (radiactivos) tienen limitada la cantidad transportable según el tipo de mercancía y dentro de todas ellas existen materias, pocas, que no son transportables por carretera debido al riesgo que suponen, es decir, que se tienen que transportar desensibilizadas o fabricar en el sitio en que se necesitan.

Así mismo tiempo existe una limitación para transportar conjuntamente materias de las distinta clases, en especial explosivos con otras mercancías.


2.4. LA AUTORIDAD COMPETENTE EN EL ÁMBITO NACIONAL

El ADR indica en el Anejo A - Parte 1 (Disposiciones Generales) que las Partes contratantes comunicarán al Secretariado de la CEPE-UNECE los datos de las autoridades y los organismos designados por ellos que sean competentes en lo que concierne a cada una de las disposiciones del ADR.



: Galerias -> la-dgt -> empleo-publico -> oposiciones -> doc -> 2013
2013 -> Principios de biomecánica del accidente de tráfico. Biomecánica: definicióN, historia, principios. Mecanismos lesivos. Factores que determinan la lesividad. Biomecánica de las lesiones según area anatómica y tipo de accidente
2013 -> Tema 14 inmovilizaciones. DetencióN, parada y estacionamiento: su regulacióN. Otras inmovilizaciones: inmovilizaciones ordenadas por los agentes de la autoridad. Retirada de vehículos de la vía pública
2013 -> Tema 37 Régimen jurídico del Tráfico y la Circulación
2013 -> Tema 69 Educación y Seguridad Vial
2013 -> El vehículo: influencia de aspectos de diseñO. Seguridad de los vehiculos: conceptos de seguridad primaria y secundaria. Componentes de la seguridad primaria. Componentes de la seguridad secundaria. El problema de la compatibilidad
2013 -> Ttema planificación de rrhh
2013 -> Ttema planificación de rrhh
2013 -> Tema 43 Régimen jurídico del Tráfico y la Circulación


Compartir con tus amigos:
  1   2   3


La base de datos está protegida por derechos de autor ©odont.info 2019
enviar mensaje

    Página principal