Seminario: Semiología en Ginecología Ma. Laura Quirós Quesada



Descargar 34.55 Kb.
Fecha de conversión24.06.2018
Tamaño34.55 Kb.

Seminario: Semiología en Ginecología

Ma. Laura Quirós Quesada


Antecedentes Ginecológicos

Se centran en los antecedentes menstruales, que empiezan con la menarca. Los antecedentes menstruales básicos comprenden:



  • FUM

  • Duración de la menstruación (# de días con hemorragia)

  • Duración del periodo menstrual

  • Cualquier cambio reciente en las menstruaciones

  • Cantidad de flujo menstrual (hipermenorrea)

  • Hemorragia irregular (menometrorragia): Sangrados irregulares en cantidad y/o tiempo

  • Hemorragia intermenstruales (metrorragia)

  • Hemorragia postcoital

  • Síntomas perimenstruales: tales como ansiedad, retención hídrica, fluctuaciones del estado de animo, dificultad para conciliar el sueño, cefalea, labilidad afectiva, dolor menstrual (dismenorrea) y calambres.

Además es importante preguntar la edad de la telarca y la pubarca.


La cantidad de flujo menstrual puede calcularse preguntándole si utiliza toallas o tampones, cuantos utiliza durante los días de flujo abundante y si están empapados o simplemente manchados cuando se los cambia.
Los calambres y el dolor durante la menstruación son frecuentes, pero no son normales cuando afecta a las actividades cotidianas o cuando exigen más analgesia de la que proporcionan los analgésicos opiáceos.
El término menopausia hace referencia al cese de la menstruación durante más de un año. La perimenopausia es el periodo de transición entre la vida menstrual y la vida no menstrual, cuando la función ovárica empieza a disminuir. En caso de que la paciente se encuentre en alguno de estos dos estados se debe indicar síntomas perimenopáusicos tales como:

  • Irregularidad menstrual y variación del flujo

  • Bochornos

  • Nerviosismo, cambios del humor

  • Disminución de la líbido, reducción de la lubricación vaginal

Otros aspectos importantes que se deben anotar incluyen:



  • FUPAP y resultado

  • MMG y US de mama

  • Procedimientos ginecológicos*

  • ETS*

*Los procedimientos ginecológicos pueden incluirse en el apartado de antecedentes quirúrgicos y las ETS en antecedentes personales patológicos.
Antecedentes sexuales

Preguntar si la paciente es sexualmente activa o lo ha sido alguna vez



  • Edad de inicio y # de parejas sexuales durante su vida

  • Sexo de las parejas y conductas de alto riesgo

  • Métodos anticonceptivos actuales y antiguos: Cuando empezó a utilizarlo, cualquier problema o complicación, satisfacción de la paciente y su pareja.

Antecedentes obstétricos

G ___ P ___ ___ ___ ___ C ___

a b c d e f


a: # total de embarazos

b: Partos vaginales a termino

c: Partos vaginales pre-término

d: Abortos

e: # de hijos vivos

f: # total de cesáreas


  • Se anota los detalles de cada parto de recién nacido vivo

  • Se anota complicaciones durante el embarazo: HTA, preeclampsia, depresión antes o después del embarazo

  • Antecedentes de lactancia: Cuanto tiempo dio lactancia, si fue continua o irregular, si fue dificultosa o tuvo necesidad de utilizar medicamentos para aumentar la cantidad de leche.

En caso de esterilidad (que generalmente se define como el hecho de no quedar embarazada durante 1 año con relaciones sexuales suficientemente frecuentes) preguntar a ambos miembros de la pareja:



  • Enfermedades o cirugías anteriores que afectan la fertilidad

  • Fecundidad anterior o tratamientos utilizados

  • Tiempo que llevan intentando concebir

  • Frecuencia y momento de las RS

Exploración física

Sirve para detectar las anomalías que dejan entrever los APP, además de problemas insospechados. Incluye exploración mamaria y ginecológica
Exploración mamaria

Los resultados de la exploración mamaria pueden expresarse mediante una descripción o un diagrama, o ambos, normalmente haciendo referencia a los cuadrantes y al proceso axilar.


Inspección: Se realiza con los brazos de la paciente a los lados y luego con las manos contra las caderas, y/o con los brazos levantados por encima de la cabeza.

Si son muy grandes y flácidas se le puede pedir que se incline hacia delante para que cuelguen libremente


Hallazgos patológicos:

  • Alteración de la forma, contorno o simetría

  • Manchas o úlceras de la piel, la areola o el pezón

  • Aspecto de piel de naranja

  • Secreciones: sanguinolenta, pus, lechosa

La presencia de cierta asimetría de las mamas es frecuente, pero las diferencias notables o los cambios recientes merecen una evaluación posterior.
Palpación mamaria: Primero con los brazos de la paciente a los lados luego con los brazos levantados por encima de la cabeza, suele realizarse en decúbito supino pero también puede estar sentada, con el brazo apoyado en el hombro del examinador o por encima de la cabeza de ella, para la exploración de las caras más externas de la axila. La palpación debe llevarse a cabo con maniobras lentas y cuidadosas utilizando los pulpejos de los dedos.

Los dedos se desplazan hacia arriba y hacia abajo, para poder notar más fácilmente cualquier masa presente en la mama. Se tiene que explorar toda la mama siguiendo un patrón espiral o radial que incluya el proceso axilar.

Si se detectan masas hay que determinar y describir su tamaño, forma, consistencia (blando, duro-elástico, pétreo), movilidad y posición.

La exploración concluye con la presión suave hacia dentro y luego hacia arriba a los lados de la areola para sacar líquido.


Exploración Ginecológica

La preparación para la exploración ginecológica se inicia con la micción de la paciente. Hay que explicarle todo lo que va a suceder antes de que ocurra. Seguir el precepto de “hablar antes de tocar” evita cualquier cosa inesperada.

Las exploraciones abdominal y ginecológica exigen relajación de los músculos por lo que se puede animar a la paciente con algunas frases tales como: “Intente relajarse al máximo, aunque ya se que es más fácil decirlo que hacerlo”, “Avíseme si algo le resulta molesto, y pararé y probaremos hacerlo de otra manera”.

Posición de la paciente y del examinador


Posición ginecológica: Se le pide a la paciente que se siente en el borde de la mesa de exploración y se le coloca un paño abierto sobre las rodillas.

Idealmente se eleva el cabezal de la mesa a 30˚ (no en la CCSS), se le pide que coloque los talones en los estribos y que luego se deslice hacia el extremo de la mesa hasta que las nalgas queden alineadas al borde la mesa.


El médico: debe sentarse a los pies de la mesa con la lámpara de exploración ajustada para alumbrar el periné. La lámpara se coloca enfrente del médico a unos centímetros por debajo del nivel del mentón y un brazo de distancia del periné. Se debe colocar guantes en las dos manos. Después de tocar a la paciente, el contacto con los equipos, como por ejemplo las lámparas tiene que ser mínimo.
Inspección y exploración de los genitales externos

La inspección comprende el monte del pubis, labios mayores, menores, periné y zona perianal. Se describe la distribución del vello púbico, características de la piel, el contorno e inflamación. En las adolescentes es importante reportar la distribución del vello púbico mediante la escala de Tanner.

La inspección prosigue mientras se realiza una palpación en una secuencia ordenada, empezando por el prepucio del clítoris, los labios se separan lateralmente para permitir la inspección del orificio vaginal y la vagina externa.

Hay que examinar el meato uretral y las zonas de la uretra y las glándulas vestibulares menores. El dedo índice se introduce 2,5cm para presionar suavemente la uretra, luego se gira hacia atrás para palpar la zona de la glándula vestibular mayor entre ese dedo y el pulgar.

Tipos de espéculos

Existen dos tipos de espéculos de uso frecuente para la exploración del adulto. El especulo de Pederson esta compuesto de dos valvas planas y estrechas que apenas se curvan a los lados. Este espéculo va bien para la mayoría de las mujeres nulíparas y para las mujeres postmenopáusicas que tienen una vagina atrófica y estrecha. El espéculo de Graves está compuesto de dos valvas más anchas, altas y curvadas a los lados; es más apropiado para la mayoría de las mujeres que han tenido algún hijo. Sus valvas mas anchas y curveadas mantienen las paredes vaginales más laxas de las mujeres multíparas separadas para la visualización. Para observar el cuello del útero en las niñas púberes puede emplearse un espéculo de Pederson con valvas especialmente estrechas.


Exploración con el espéculo

Al introducirlo hay que tomar en cuenta las relaciones anatómicas normales. La introducción a lo largo del eje de la vagina exige una fuerza mínima y proporciona el máximo confort. El uso de lubricantes puede afectar la interpretación de la citología vaginal convencional no así la monocapa. Las situaciones que pueden exigir el uso de lubricante son poco frecuentes y comprenden algunas niñas prepúberes, algunas mujeres postmenopáusicas, pacientes con irritación o lesiones vaginales.

El espéculo se introduce inicialmente en un plano horizontal con el ancho de las valvas en posición oblicua al eje vertical del orificio vaginal. Luego, se dirige posteriormente con un ángulo de aprox. 45˚ respecto al plano horizontal; el ángulo se modifica conforme se introduce el espéculo para que se deslice hacia la vagina con una resistencia mínima. El espéculo se introduce hasta donde pueda llegar. Con una ligera inclinación del espéculo, el cuello del útero se desliza y se visualiza entre las valvas del espéculo. Se bloquea en posición abierta utilizando el tornillo de mariposa. Mantener el espéculo totalmente introducido mientras se abre no causa molestias. Con el espéculo en su sitio pueden examinarse el cuello del útero y la porción lateral profunda de la cúpula vaginal y pueden tomarse muestras para citología. Antes de tomar la muestra se le explica a la puede que note un ligera sensación de raspado pero no dolor. Las muestras para citología vaginal se toman del exocérvix y endocérvix y se preparan en portaobjetos que se fijan inmediatamente con un spray fijador o se colocan en medio líquido para obtención de muestras.
Exploración bimanual

Utiliza una mano “vaginal” y una mano “abdominal” para atrapar y palpar los órganos de la pelvis

Se inicia ejerciendo una presión suave sobre el abdomen, en medio del ombligo y la línea de nacimiento de vello púbico, mientras se introduce los dedos índice y medio aprox. 5cm en la vagina y se empuja suavemente hacia abajo para dilatar la cavidad vaginal. Luego se introducen hasta el límite de la cúpula vaginal en la porción posterior del fórnix por detrás y por debajo del cuello del útero.

Se explora el perímetro del cuello del útero para determinar su tamaño, forma, posición, movilidad y presencia o ausencia de dolor con la palpación y lesiones tumorales.

El útero se explora levantándolo hacia los dedos abdominales para poder palparlo entre las manos vaginal y abdominal. Se evalúa: tamaño, forma, consistencia, configuración, movilidad, presencia de bultos, dolor con la palpación y su posición.

El útero en retroversión y retroflexión está asociado a situaciones clínicas particulares:


Exploración bimanual de anexos uterinos

Se colocan los dedos vaginales al lado del cuello del útero, en la profundidad de la porción lateral de fórnix. La mano abdominal se mueve hacia el mismo lado, justo por dentro del ensanchamiento del arco sacro y por encima de la línea de nacimiento de vello púbico. Luego, se ejerce presión hacia abajo y hacia la sínfisis con la mano abdominal, levantando al mismo tiempo hacia arriba con los dedos vaginales.

Hay que tener un cuidado especial al examinar los ovarios, que son sensibles incluso en ausencia de patología. En las mujeres que tienen una menstruación normal, los ovarios pueden palparse aproximadamente la mitad de las veces, mientras en las posmenopáusicas es menos frecuente.


Exploración rectovaginal

Hay que cambiarse el guante de la mano vaginal y utilizar una cantidad abundante de lubricante.

La exploración puede realizarse cómodamente si se sigue la inclinación natural del conducto anal: hacia arriba con un ángulo de 45˚ durante aprox. 1 a 2 cm y luego hacia abajo. Se palpan los ligamentos rectouterinos para determinar si son simétricos, lisos, no dolorosos, nodulares, están flácidos o engrosados. Se evalúa el conducto anal, al igual que la integridad y función del esfínter anal.

Importante la evaluación con esta técnica cuando existe cáncer de cérvix para valorar la invasión a recto y en el caso de endometriosis.



Hay que tener cuidado de no contaminar la vagina de materia fecal en el momento de sacar los dedos.


Compartir con tus amigos:


La base de datos está protegida por derechos de autor ©odont.info 2019
enviar mensaje

    Página principal