Área de Presidencia



Descargar 3.65 Mb.
Página75/85
Fecha de conversión05.02.2020
Tamaño3.65 Mb.
1   ...   71   72   73   74   75   76   77   78   ...   85
Ahorros económicos: Además de las economías relacionadas con el ahorro energético que se acaban de exponer, se deben tomar en cuenta las siguientes:

    1. El coste de funcionamiento de un SDN es inferior al de una depuradora convencional. Por ejemplo, frente al modelo BDR que se plantea como propuesta, se elimina el coste de las membranas que hay que adquirir periódicamente a un rango limitado de empresas foráneas (lo que también implica dependencia exterior, perpetuada hacia el futuro). Se evita también el coste de los reactivos, de cierto personal necesario y muy especializado (difícil de reclutar en el ámbito local), etc.

    2. El criterio actual que sigue el Consejo Insular de Aguas es que la localización de las estaciones depuradoras en el ámbito litoral implica su competencia con otros usos (residenciales, turísticos...) en el espacio físico más demandado dentro del modelo socioeconómico actual; lo que se traduce también en precios muy elevados del suelo. Pero esta afirmación, razonable en general, no lo resulta para el caso de la Isla Baja, que dispone de un espacio no masificado ni urbanizado en la mayor parte de su fachada marítima. Los precios del suelo no son, por la misma razón, tan elevados.

    3. El cambio de ubicación hacia un punto situado en el litoral evita también la necesidad de ejecutar un colector emisario de varios kilómetros para verter los efluentes producidos al mar (que sí sería necesario si la depuradora se sitúa en Las Canteras).

Respecto al coste económico y sus eventuales ahorros es importante subrayar también la obligación de cumplimentar los requisitos que marca la legislación en vigor11.

  • Mejoras ambientales y paisajísticas. Como ya se ha dicho, una ‘depuradora verde’ bien gestionada se desempeña como un auténtico jardín (en este caso, por su dimensión intermedia, podría ser una zona verde del tamaño de un pequeño parque), susceptible de convertirse hasta en un atractivo visitable. De forma general, esta idea entronca con el fuerte posicionamiento ambiental positivo de la Isla Baja: paisaje rural y natural muy bien conservado, tranquilidad, agricultura y ganadería ecológica en expansión, y una calidad ambiental general más que apreciable. Un posicionamiento potente que, además de ser cierto, se ha difundido de forma proactiva desde el ámbito institucional (sirvan de ejemplo las campañas ‘Isla Baja, el secreto de Tenerife’, organizadas desde el Consorcio de la Isla Baja, en el que participan el Cabildo y los cuatro ayuntamientos de la Comarca).

  • Oportunidad para seguir desarrollando aplicaciones reales y concretas de I+D+i. Los Sistemas de Depuración Natural constituyen un campo amplio de investigación relacionado con diferentes áreas de conocimiento. Suponen también una oportunidad, como pocas, de implementar una Investigación, Desarrollo e Innovación tremendamente aplicada a las circunstancias concretas de cada territorio local y concreto. Por su propia naturaleza, un sistema de depuración convencional constituye un dispositivo ‘industrial’. Industrial en el sentido de estar completamente reglado desde su concepción original e in vitro; de constituir diseños prácticamente idénticos para cualquier ámbito geográfico –con independencia de su clima, suelos, vegetación o cualquier otra condición ambiental–; su carácter rígido y menos modulable; su dependencia de tecnología, patentes, componentes y materiales exógenos, etc. En cambio, y también por su misma naturaleza, ejecutar un SDN consiste en diseñar y poner en funcionamiento un ‘ecosistema vivo’, que al estar basado en una combinación de plantas, tierras y bacterias –entre otros componentes orgánicos– debe considerar necesariamente los factores ambientales locales, propios de cada localidad concreta (rango de temperaturas, humedad ambiental, especies vegetales –incluyendo en lo posible flora indígena–); su contraste y ajuste ad hoc, hasta terminar de perfilar, dentro de un plazo razonablemente corto, el diseño que cumple de forma adecuada las funciones de depuración de las aguas residuales que recibe. Todo esto constituye, en efecto, una oportunidad formidable para el desempeño de personas investigadoras y tecnólogas en el ámbito local, que aprenden haciendo, y que luego pueden trasladar esos conocimientos y destrezas profesionales a otros puntos del País, y a otros ámbitos insulares volcánicos, atlánticos, rurales, periurbanos y urbanos. Como señala adecuadamente un documento antes citado del ITC:

“Lo que no se debe confundir, en ningún caso, es simplicidad de mantenimiento y explotación de un SDN con simplicidad de diseño y de construcción. Para su buen funcionamiento es importante prestar la suficiente atención a la fase de diseño de los SDN, y a la posterior etapa constructiva. Un adecuado diseño y/o construcción, es garantía de un buen funcionamiento posterior. Pero esto mismo es extensible a todo sistema de tratamiento de aguas residuales urbanas, sea del tipo que sea, que debe para lograr los rendimientos de depuración preestablecidos, ser diseñado, construido, operado y mantenido convenientemente.”

La calidad ambiental y paisajística de la comarca de la Isla Baja, entendida como un territorio ‘excepcionalmente bien conservado’ dentro de Tenerife, constituye una de sus mayores fortalezas, y es objeto de promoción socieconómica y turística desde el ámbito institucional. Imagen de la página web del Consorcio de la Isla Baja, integrado por Cabildo y Ayuntamientos.


1   ...   71   72   73   74   75   76   77   78   ...   85


La base de datos está protegida por derechos de autor ©odont.info 2019
enviar mensaje

    Página principal