Pubertad precoz Importancia de su detección temprana para una talla óptima



Descargar 7.83 Kb.
Fecha de conversión24.06.2018
Tamaño7.83 Kb.

Pubertad precoz

–Importancia de su detección temprana para una talla óptima

Por: Dr. Rodrigo Salguero Ruata

Ginecólogo y Obstetra –Especialista en Endocrinología Reproductiva

 rodrigo.salguero@cer.com.gt @1subfertilidad

El final de la niñez se marca fisiológicamente con el inicio de la pubertad, primera fase de la adolescencia, en la que se producen las modificaciones propias del paso de la infancia a la edad adulta, entre ellas el aparecimiento de los caracteres sexuales secundarios. En este momento transitorio, los padres deben estar pendientes de los cambios fisiológicos que ocurran, de tal forma de saber si éstos son o no normales y si suceden en los momentos ideales.


El aparecimiento de estos caracteres tiene una variación entre ambos sexos y entre el mismo sexo. Cuando una niña menor de 8 años inicia con el desarrollo mamario (telarquia) o un niño menor de 9 años inicia con el desarrollo testicular y ambos sexos inician con un aumento de la velocidad de crecimiento, estos están debutando con una pubertad precoz.
La definición de pubertad precoz está en constante evolución. Sin embargo, lo más importante es diferenciar entre una pubertad precoz central (dependiente de gonadotropinas) y una periférica (independiente de gonadotropinas), cuyo tratamiento a la fecha es insatisfactorio.
Diagnóstico y tratamiento. Para un tratamiento oportuno de la pubertad precoz central (PPC), se debe de tener un enfoque integral para un beneficio a corto, mediano y largo plazo. Una historia clínica y un examen físico detallado son considerados como pilares básicos para un diagnóstico acertado. La realización de pruebas de laboratorio y estudios por imágenes para apoyar el diagnóstico y evaluar el pronóstico, también son indicados. La ecografía pelviana en las niñas para evaluar la relación útero/cérvix y la presencia de quistes en los ovarios, la medición de gonadotropinas y esteroides sexuales y las pruebas de estímulo con análogos de la GnRH, son los más importantes para determinar si la pubertad ha iniciado y establecer el diagnóstico. No todos los casos de PPC deben ser tratados, especialmente la PPC de progresión lenta, ya que ésta no compromete la talla final y la menarquia es normal (primera menstruación entre los 11.2 y 15.6 años).
Entre otros estudios que se indican está la radiografía de mano izquierda para estimar la edad ósea. Ésta debe ser informada por un radiólogo infantil y revisada por un endocrinólogo infantil, utilizando el atlas de Greulich & Pyle. En los casos en los que la edad ósea se encuentra adelantada, el tratamiento con análogos de la hormona GnRH es crucial. Su enfoque es realizar una regresión en la pubertad y evitar la talla corta en la vida adulta.
Aproximadamente 50% de los varones y 15% de las mujeres con pubertad precoz presentan una causa neurogénica o tumoral. Por lo tanto, es de mucho valor que se realice la evaluación de la silla turca con una resonancia magnética de alta resolución para descartar anomalías a nivel del hipotálamo e hipófisis.
La prevención es una herramienta muy importante para mejorar la salud de las personas. Por lo tanto, debido al impacto negativo que puede tener la PPC en un niño o niña, todos los esfuerzos deben dirigirse a preservar el potencial de su crecimiento en estatura para así evitar una baja talla adulta y los posibles problemas psicológicos o emocionales que ésta pueda provocar.


Compartir con tus amigos:


La base de datos está protegida por derechos de autor ©odont.info 2019
enviar mensaje

    Página principal