Proyecto Arqueológico Pambamarca



Descargar 239.41 Kb.
Página1/5
Fecha de conversión21.03.2019
Tamaño239.41 Kb.
  1   2   3   4   5



Proyecto Arqueológico Pambamarca
Informe Preliminar de la Temporada 2005

Por
Ana Lucía González

Samuel V. Connell

Chad Gifford

Rudy Larios

Brandon Lewis

Oliver Wigmore

Steven Williams

Virginia Popper

2006


Informe Temporada 2005
Este informe provee detalles preliminares de las investigaciones del Proyecto Arqueológico Pambamarca (P.A.P) durante el verano del 2005 entre el 15 de junio y el 1 de agosto en los andes ecuatorianos, Provincia de Pichincha, Cantón Cayambe, en la Parroquia de Cangahua. La investigación se llevó acabo bajo el auspicio del Instituto Nacional de Patrimonio Cultural del Ecuador (INPC). Los fondos fueron generosamente otorgados por el U.S. Ambassador's Grant (SEC750-04-GR05), University Research Expeditions Program (UREP), el Griffis Foundation, la University of California en Los Angeles y el Santa Monica College.
Diferentes secciones fueron entregadas a especialistas quienes estuvieron involucrados con el proyecto, los cuales se encuentran en el apéndice. Por ejemplo, el Arquitecto Rudy Larios emitió su propio reporte del trabajo de reconsolidación en Quitoloma y el Geólogo Steve Williams emitió su propio reporte sobre la colección de herramientas de piedra. Si bien estos pequeños informes fueron emitidos en inglés estos, fueron traducidos por estudiantes de la PUCE- Quito (Julio Mena, Oscar Cajas y Andrea Yánez).
La temporada de campo 2005 del Proyecto Pambamarca fue el más grande programa de investigaciones hasta la fecha. Con más de 60 estudiantes y voluntarios trabajando en conjunto con miembros de la comunidad local, el proyecto condujo prospecciones, excavaciones y análisis de laboratorio. Adicional a esto, un considerable número de proyectos de desarrollo comunitario fueron llevados acabo como parte de nuestro compromiso con la gente de Ecuador.
La investigación:
Como punto de partida, en previas publicaciones y reportes (Connell et al 2002, 2003), objetivo del proyecto comprende la investigación Cayambe- Inka- Española durante los siglos 15 y 16 en la región de Pambamarca. Nuestros estudios han seguido mirando hacia sitios de ocupación Cayambe, incluidas las fortalezas hechas de cangagua; las fortalezas Inka o pukara; y la época española de las haciendas. Las complejas interacciones entre estas 3 culturas dentro de un corto periodo de tiempo es fascinante, ya que nos imaginamos a los individuos viviendo como granjeros experimentando no uno, sino dos 2 transformaciones culturales dentro de un periodo de 40 años.
Estas investigaciones proveen un mayor panorama de los procesos de cambio en la región de Pambamarca. Antes de la incursión de los Inkas, los Andes septentrionales habían sido descritos como la conformación de una serie de cacicazgos competitivos, en diversas escalas de complejidad (Moreno y Oberem 1981, Larrain 1980). Cochasquí, el sitio excavado por Oberem (1981), es el centro pre- inka mejor documentado. Los sitios indígenas están caracterizados por tolas y pirámides truncadas, muchas de las cuales tienen largas rampas que extienden a un lado de las mismas. El sitio de mayor asociación con las fortalezas de Pambamarca, Puntiachil, está localizado dentro de la actual ciudad de Cayambe, lo cual ha conducido casi a la completa destrucción del sitio (Cordero Ramos 1998).
Para 1490 los guerreros inkas, aparentemente en alianza con indígenas Quiteños, hicieron un pacto para juntos conquistar el área norte del río Guayllabamba (Cieza 1959). Luego de una serie de continuos errores desastrosos, el Inka Tupaq Yupanki ordenó la construcción de fortalezas en la cadena montañosa de Pambamarca, un volcán inactivo al este de el Quinche y al oeste de Cangahua. De acuerdo a las crónicas, la frontera de Pambamarca fue creada con la construcción de estas fortalezas (Figuras 1 & 2).
El Proyecto Pambamarca originalmente inició con el objeto de constatar si todas las fortalezas dentro de Pambamarca son en efecto de origen Inka. Las investigaciones previas del Banco Central (Fresco et al. 1990) y los trabajos de Oberem (1981), Plaza Shuller (1977) y Hyslop (1990) dan soporte a esta posibilidad. Sin embargo las crónicas españolas plantean la posibilidad de fortalezas locales en el Ecuador:
Desde Tumibamba enviaba el Inca á sus capitanes á diversas jornadas, y á otras iba él mismo, en que pasó muchas dificultades, porque los indios de aquellas provincias eran valientes y guerreros, y muchas veces vencieron y desbarataron los escuadrones del Inca, y no pocas pusieron en huída al mismo rey; particularment los Cayambes, por ser hombres de valor y ánimo, dieron tanto en qué entender al Inca Guayna-Capac y á sus capitanes, que les constó mucha sangre y tiempo el conquistarlos. Emprendió el Inca Guayna-Capac en persona esta conquista con un ejército muy poderoso . . . ; entró en tierra de los Cayambes, llevándolo todo á fuego y sangre; éllos, no hallándose con fuerzas iguales para esperar al Inca en campaña, se recogieron y hicieron fuertes en una muy grande fortaleza que tenían; mandóla sitiar el Inca y que le diesen continua batería; mas, anduvieron tan esforzados los de dentro, que forzaron al Inca á levantar el cerco, por haber perdido mucha gente en los asaltos. Los Cayambes, que sintieron flaqueza en sus contrarios, salieron á ellos y los apretaron de manera, que los orejones, que eran el nervio del ejército, dieron á huir, desamparando á su rey, el cual, con el tropel de sus gentes que sin tino huían, cayó en tierra, y si no acudieron á socorrerle y sacarle de peligro los capitanes Cusi-Tupa-Yupanqui y Guayna-Achache, mueriera á manos de sus enemigos (Cobo 1892:184-185).
Los cronistas explican que la zona fronteriza de Pambamarca, caracterizada por la notable resistencia Cayambe- Caranqui, demoró 17 años antes de que los Cayambis sucumbieran ante el ejército de Huayna Capac (Cobo 1979). Este largo periodo en la zona de frontera provee un maravilloso laboratorio arqueológico para investigarla naturaleza de la colonización imperial y la resistencia indígena. Los historiadores señalan hacia la figura de Nasacota Puento como líder de la resistencia Cayambe- Caranqui.
Los resultados preliminares son alentadores para la arqueología. Más fortalezas han sido mapeadas y excavadas en la actuaslidad que las documentadas por Plaza Shuller (1977) y Hyslop (1990). Datos muy antiguos sugieren que todas las fortalezas en las altas elevaciones y en el páramo (sobre 3200m) son Inka, cada una de ellas contruidas con el estilo arquitectónico Inka. En las bajas elevaciones (en la zona templada bajo 3000 m) sobre el río Cangahua fueron establecidas fortalezas las cuales en un principio tienen un origen pre- inka. Estas fortalezas son construidas de bloques de cangagua similares a los encontrados en Cochasquí, y exhiben múltiples etapas de construcción, lo cual evidencia la época de las mismas. El alineamiento a escala regional sugiere que las fortalezas locales de Cayambe, fueron opuestas a las fortalezas inkaicas de Pambamarca formando una frontera natural.

La temporada de campo 2005 añadió las siguientes preguntas:


1) Es esta evidencia suficiente para poder hablar de una frontera pre- colombina entre los indígenas de Cayambe y los inkas?

2) Porqué el área fue fuertemente defendida? Cómo y porqué la población de Cayambe fue capaz de resistir las impresionantes fuerzas inkaicas?

3) Porqué Quitoloma fue abandonada y en cuál fue el estado de la misma el momento de su abandono?

4) Cómo la disposición del armamento puede darnos información sobre el abandono de Quitoloma?

5) Existe evidencia de la organización social en Quitoloma?

6) Existe evidencia de asentamientos tempranos en Cangahua?

7) Cuál es la naturaleza de la colección lítica?

8) Cuál es la naturaleza de la colección paleobotánica?

9) Podemos definir periodos temporales en base a la arquitectura?

10) Podemos establecer contrucciones domésticas pre- inka dentro de la fortaleza?



11) Qué tipo de trabajo de reconstrucción y reconsolidación puede ser emprendido en Quitoloma?
Resultados Generales:
El proyecto ha sido capaz de identificar 4 tipos de sitio: Cayambe Temprano, Cayambe Tardío, Inka y Hacienda. Estas fases de ocupación definidas de manera general serán discutidas a continuación.
La región fue dividida en un principio en 4 periodos por el arqueólogo más famoso del Ecuador (Jijón y Caamaño 1952), el periodo Formativo (2000- 500 A.C.), Desarrollo Regional (500 A.C.- 500 D.C.), Integración (500- 1500 D.C.) y el Periodo Inka (1500- 1532 D.C.). El Periodo de Integración ha sido subdividido en los Andes Septentrionales (Athens 1979, Bray 1990) en: Fase La Chimba (250- 700 D.C.), la Fase Socapamba (700- 900 D.C.), Cochasquí I (900- 1200 D.C.) y Cochasquí II (1200- 1500 D.C.). Cochasquí II ha sido denominado Periodo de Integración Tardío por Oberem (1981). Finalmente, estos periodos estos pediodos han subdivididos por Athens (2003) en Periodo La Chimba (700A.C.- 1 D.C), Periodo Intermedio Temprano (1- 700D.C), Periodo Intermedio Tardío (700- 1250 D.C), Periodo Tardío (1250- 1505/1525 D.C) y el Periodo Inka (1505/1525- 1534 D.C). Este Proyecto usará los periodos establecidos por Athens.

Cayambe Temprano (Periodo Intermedio Tardío 700- 1250 D.C)
Este periodo de tiempo es representado por el sitio de Oroloma (sitio # Z3.B2.007) localizado en la ceja andina (ceja de montaña) 300 metros al sur del pueblo de Cangahua (Figuras 3 & 4). El sitio se encuentra en un lugar promontorio defensivo natural en dirección hacia la hacienda Izacata el oeste. Artefactos en la superficie son encontrados arrastrados desde la montaña al oeste y el área ha sido intensamente huaqueada. Las personas de Cangahua llaman al sitio ¨Oroloma¨ porque las historias que se contaban de el sitio hablaban de artefactos que se extraían de aquí. En efecto, los niños de la escuela local han ido hacia este lugar para hacer pequeñas excavaciones. Tiestos en la superficie distinguen al Intermedio Tardío con el color oxidante brilloso (Athens com. per. 2005). El Periodo Intermedio en general está caracterizado por cuencos evertidos pulidos de color rojo brillante (Athens 2004). No hay otra evidencia de este periodo en la parroquuia de Cangahua.
Las investigaciones fueron hechas en 3 lugares (Figura 5). BD1 es el área fuera del circuito del área de ocupación de Oroloma la cual desciende hacia el Oeste. Esta área ha sido huaqueada intensamente. Hay alguna evidencia de un nivel de terrazaque se ubica directamente bajo el del área principal del sitio, marcado como BD2. El área principal del sitio fue deniminada BD3.
OPERACIÓN 9, BD1 abierta la unidad #5 en la base de una permanente concentración de cerámica la cual fue arrastrada hacia bajo por la pendiente de la montaña. La unidad fue un intento para recuperar evidencia de ocupación, sin embargo, solamente densos depósitos de basura que parecen haber sido arrastrados hacia abajo de la colina fueron recuperados.
OPERACIÓN 23, BD1 Las excavaciones fueron focalizada también en la limpieza de las trincheras que consistían en profundos hoyos dejados abiertos con largas concentraciones de cerámica y hueso. encontradas en la tierra removida la misma que fué tamizada al igual que las unidades (#3,#4,#6) luego retiradas del fondo del hueco de huaquero, siguiendo con la limpieza fueron hechas recolecciones en niveles específicos de cada hoyo, en la unidad# 3 un distintivo estrato de ceniza fue recuperado en la base de la unidad, las unideades bajo el nivel de ceniza recuperaron un denso basural del cual se recogió una muestra.
OPERACIÓN 23 BD2 La trinchera excavada consistia de 1-x-4-m de profundidad de la cual fueron recuperados muy pocos artefactos en la parte de arriba, una capa de ceniza volcánica de 1.5m hasta 20cm de grosor fue descubierta (Figuras 6 & 7) . El nivel de artefactos en la parte baja fue recuperado en grandes cantidades, el nivel de ceniza es muy delgado lo cual sugiere que en la epoca de erupción esta área estuvo siendo utilizada como una terraza agrícola u ocupacional. Cerca de la base de la trinchera, 3m bajo la superficie, una capa dura de cangagua fue descubierta con profundas fisuras en la superficie, lo cual lo hace aparecer como largos bloques de cangagua ubicados intencionalmente. La geología de pambamarca sugiere que estas profundas fisuras fueron el resultado del asentamiento y secamiento de la capa de cangahua que probablemente fue creada durante un deslizamiento de barro, una fisura fue descubierta la cual corre 3m verticalmente a la superficie, sugiriendo un continuo fisuramiento de la cangagua en el presente. La capa extremadamente dura de rocamadre de cangagua aunque en el centro de la unidad, un extenso basurero fue expuesto aproximadamente un metro bajo el nivel de ceniza. Una segunda unidad #12 fue abierta para acceder al piso de la unidad # 10 y por razones de seguridad.
Una muestra del depósito de ceniza fue analizada por P. Mothes y P. Hall del Instituto Geofísico de la Escuela Politécnica Nacional. De acuerdo con su análisis la ceniza puede venir del volcán Cayambe aproximadamente 1180 DC . Si esto es así, entonces los depósitos bajos son del periodo intermedio tardío, esto parece ser un indicador de de sitios más tempranos que aquellos encontrados en las elevaciones altas y bajas. Los ocupantes de los sitios fueron tomanado ventaja de la proximidad al páramo, mientras todavía disfrutaban de una moderada temperatura climática en lo que es llamado como ¨Ceja Andina¨. En futuros trabajos se expondrá más de estos importantes sitos locales, lo cual podrá ayudar a la explicación del desarrollo de la complejidad cultural en la región antes de la llegada de los inkas.

OPERACIÓN 22 BD3 Las investigaciones fueron conducidas en la cima de Oroloma en el lado oeste del promontorio formado naturalmente. La superficie de esta área está cubierta de cerámica y piedra de moler, sin embargo aquí no hay evidencias de arquitectura. Dos prospecciones de sensor remoto en unidades de 20 x 20 metros fueron posicionadas en el barrido del campo, una prospección sistemática fue conducida usando 15 personas caminando paralelamente en bloques de 4m cuadrados. Cada bloque fue prospectado por 5 min marcando y contabilizando los artefactos pero no recogiéndolos. (Figura 8). Estas muestras fueron luego comparadas a un mapa hecho de la vegetación en la superficie, adicionalmente a esto la prospección de resistibilidad también pasó sobre el área (Figura 9) y seguidamente de esto el magnetómetro fue empleado usando 2 sensores en las posiciones continuas (Figura 10), cada uno de los 4 bases de datos fueron comparados. Las lecturas del magnetómetro sugieren que hay anomalías en el borde oeste de los 20 X 20m de la cuadrícula este.


Tres unidades # 11, #13 y #14 fueron abiertas en el área abarcando estas dos anomalías. Las unidades 11 y 13 descubrieron un muro dañado de cangagua (Figura 11) y bajo el nivel del muro dos huecos profundos en forma de campana fueron descubiertos (Figuras 12 & 13). Los cuales tenían probablemente una conexión subterránea, cada uno de los huecos fueron completamente registrados con depósitos densos de basura. Análisis preliminares de los artefactos sugieren que los ocupantes de estos sitios estaban capacitados para hacer un uso extensivo de la cacería en el páramo y dentro de la cara este de los Andes. Restos obsidiana y densos amontonamientos de material faunístico fueron recuperados. Nuestra inicial interpretación es que los habiantes de estos sitios estuvieron involucrados e el procesamiento de carne que fue cazada en el páramo. Las herramientas de obsidiana no son bien preparadas y con poco cuidado para la conservasión del material, el uso de herramientas básicas es muy común en áreas donde las herramientas no terminadas son encontradas en abundancia. Usualmente la obsidiana que viene de lejos por medio del intercambio es cuidadosamente procesada. En el 2006 una de las fuentes locales de obsidiana en el área y sobre el pueblo de Oyacachi fue visitada.
Los huecos contenian marcas de antiguas herramientas en su interior, evidencia de la época Cayambe tardía que nosotros estamos buscando en Pukarito y Pingulmi por ejemplo ‘outflaring’ bordes de jarrones y jarrones en forma de zapato con pie, estas evidencias simplemente no se encontraron en Oroloma, nosotros hemos sido notificado que bases de pedestal gruso son encontradas a traves de la región, estas pueden ser rasgos estandarizados o atributos de la cerámica en el área.
Porqué la gente estaba viviendo en Oroloma sobre el borde del páramo a 3200m durante el periodo Cayambe Temprano? El medio ambiente en el área puede ser severo, todavía la gente escoge vivir aquí antes que en el fondo del valle junto a las fuentes de agua, nuestros datos de excavación sugieren que la gente en Oroloma estuvo cazando y procesando en el sitio. Estamos viendo evidencias preliminares de felinos grandes, tapir y ciervo además de esto las evidencias sugieren que los animales cazados eran jóvenes. El hecho que la gente cazara animales juveniles usualmente puede cusar daños a los recursos pero puede también indicar que esta comida fue muy valorada (como la carne de ternera en nuestros días).
Para concluir nosotros sospechamos que Oroloma es el asentamiento que más cerca del pármo se encuentra en la región, el sitio no indica señales de ocupación tardía y puede haber sido abandonado seguido de una erupción del volcán Cayambe. Evidencias para la ocupación en el 1000 A.C podría significar también que la presión demográfica en las elevasiones bajas forzó a la gente a salir de las tierras buenas para la agricultura hacia el borde del páramo y de esta manera se convirtieron en productores especializados, los talleres de obsidiana y las grandes campañas de caza en el páramo podrían haber sido una de las formas de subsistencia de esta gente marginada.
Todos nuestros esfuerzos en los años venideros estarán encaminados a parar el daño de los sitios de Cangahua, desafortunadamente Oroloma y Pukarito están localizados en propiedad privada lo cual causa inmensas dificultades.
CAYAMBE TARDÍO (PERIODO TARDÍO 1250- 1505/25)
Este periodo de tiempo está ejemplificado por los sitios de Pingulmí (Pi-25, Z3-B2-007) y Pukarito (Pi- 24, Z3-B2-012, vease figuras 2, 14a & 14b) estos dos sitios consisten en recintos en forma de anillos concentricos contruidos con bloques de cangagua.
Las excavaciones en el 2005 enfocadas en este periodo de tiempo se condujeron en Pukarito, Pi-25 en el mapa de Plaza Shuller, sitio Z3.B2.012 en nuestros mapas el cual se asentó en el lado oeste del camino hacía el pueblo de Cangahua dentro de la comunidad de San Pedro. Estas fortalezas fueron investigadas en el 2003 con equipo de sensor remoto (Figura 15) y el gran muro fue dibujado (Figura 16) las investigaciones enfocadas en este pukara se debieron a que el gran muro exhibía tres fases de construcción cada una con igualmente impresionantes largos bloques de cangagua (Figura 17).
La construcción de estas fuertes murallas sugieren que estas fortalezas fueron usadas posteriormente a la llegada de los inkas. Si estas fortalezas fueron de origen inka, tres fases de increible construcción usando bloques de cangagua tenían que haber estado completadas dentro del tiempo de 20 años, con el conocimiento que tenemos acerca de la construcción de muros podemos decir que esto sencillamente no es factible.
Las excavaciones en el 2005 estaban concentradas en 3 áreas: los niveles más bajos de la terraza en frente del gran muro (BD2), el nivel superior de la terraza del gran muro el cual es aplanado (BD1) y finalmente sobre le punto más alto del pukara donde la prospección de resistibilidad y la observacaión de superficie confirmaron la existencia de una línea de muro de cangagua.
OPERACIÓN 25, BD1, las excavaciones consisten en tres unidades 2-x-2-m que fueron ubicadas en el punto más alto del gran muro dentro de las concentraciones de cerámica encontradas en la prospección de superficie. En dos de las unidades, distintos huecos de poste fueron identificados cada uno aproximadamente de 30 cm de ancho los huecos sugieren la presencia de una larga garita que pudo haber tenido una extensión superior sobre los ya masivos muros de defensa de cangagua. Desde abajo esto pudo haber tenido una impresionante vista.
En la unidad#2 se descubrió un hueco de poste a una profundidad de 1 m (Figura 15) el cual estuvo ubicado en un ángulo de distancia desde la gran muralla. El poste podría haber sido usado para soportar la garita o el techado a lo largo del punto más alto de los muros fortificados. Las cerámicas fueron encontradas a una profundidad de 2m pero un piso no diascernible u ocupación de superficie discernible sin embargo, las excavaciones al este dentro de una unidad 1-x-1-m, unidad a definir la profundidad de la porción del gran muro y su grosor. Un importante rasgo descubierto incluye un posible chaquiñan en el interior del gran muro.
Nosotros estamos esperando que las muestras de carbón recogidas en el interior de las unidades prueben una fecha para la ocupación temprana de Pukarito lo cual aparentemente envuelve a muros más pequeños que podrían ser menos defensivos y más funcionales.
OPERACIÓN #28, BD3, las excavaciones exponen el lado oeste y sur de la base del muro de cangagua, dentro de cuatro cuadrículas de prospección el equipo resistibilidad identificó un área de potenciales construcciones domésticas la exposición de los muros de cangagua dentro de la matríz dura y compactada es difícil (Figuras 18 & 19). Las excavaciones en la loma de Guachalá en el 2003, exponen muros de cangagua así como las excavaciones hechas en Oroloma en el 2005, pero cada uno de estos muros fue encontrada en una matríz perdida y no estaban muy bien preservados. En el caso de la operación 28 BD3 nosotros pudimos observar que en efecto las superficies pueden estar preservando la increiblemente dura matríz de cangagua. En la esquina suroeste de la estructura un depósito especial de objetos como de cobre fueron recuperados en buenas condiciones (Figura 20) Los artículos incluyen aretes, una nariguera y un pectoral todo en miniatura. Las piezas que aparecieron han sido curadas y dejadas en la esquina de la estructura. Esta es la primera evidencia de metalurgia que el proyecto ha recuperado en la región de Pambamaraca.
OPERACIÓN 24, BD2, Las excavaciones mostraron las relaciones entre la pared exterior de una terraza y la pared grande principal (Figura 14). Excavaciones en Pukarito documentaron dos grandes murallas de fortalezas y un numero de fases tempranas de ocupación y construcción al interior la fecha de la excavación sugiere que una pared exterior de una terraza baja y temprana estaba asociada con una fase interna de la gran muralla. Dos fases tempranas fueron identificadas. Además la posible construcción de una rampa pudo haber controlado el acceso al piso mas alto de la fortaleza. El equipo identificó construcciones muy tempranas que no eran de naturaleza defensiva. Si nosotros podemos identificar cuando tuvo el cambio hacia una postura defensiva, estaremos en capacidad de explicar mejor la naturaleza de la presión social que causó una interrupción desde la residencia de la parte alta de las montañas hasta las partes altas de las fortalezas. Un programa largo de excavación es necesario para entender completamente la naturaleza de las construcciones fortificadas de cangagua pre- inkas.
RESUMEN DE LAS OPERACIONES 24, 25 Y 28
Nuestro trabajo en Pukarito fue diseñado para exponer varias paredes de cangagua y de esta manera confirmar la enormidad de construcciones de pukaras del periodo pre-inka tardío así, como investigar las complicaciones arquitectónicas para encontrar patrones locales de construcción que varian desde el estilo de arquitectura inka.
La naturaleza exacta de una interacción social regional del periodo tardío pre-inka solo ha sido teorizada en base a ‘visitas’ españolas las cuales han sido registradas por ellos mismo al entrar en el área. Para dominar a la gente mas efectivamente los españoles realizaron un senso de poblacion y organización social que son conociados como visitas. Seguro, esas visitas son caracterizadas por preconcepciónes y motivaciones inkas sin embargo estas son las únicas fuentes disponibles de la organización Cayambe. Salomon (1986) concluye que el área era basicamente una serie de pequenos cacicazgos (señorios) que fueron desplazados por caciques (jefes). En un área como Cangahua él propone que una subjefatura podía haber estado bajo control, quiza vivían en las fortalezas como Pukarito o en el área cercana, la subjefatura de Pukarito pudo haber sido parte de una extensiva red de intercambio con caciques de lugares cercanos, quiza el tambien tambien fue un miembro de un gran consejo el cual se reunió en Puntiachil localizado en la actual ciudad de Cayambe.
Hasta ahora, nadie ha documentado la vida sociopolítica de este tipo de comunidades que vivían dentro de las fortalezas pre-inkas. Basados en las investigaciones en Pukarito, nosotros ahora tenemos una fuerte prueba para un largo periodo de ocupación de fortalezas sugiriendo feascientemente un “estado de guerra” previo a la llegada de los inkas. Esto es algo que ciertamente los Cayambes tenían preparado para sus combates contra una invasión imperial.

EQUIPO DE MAPEO



Este año P.A.P. instauró el uso intensivo del SIG (Sistema de Información Geográfica) con el mapeo de nuevas fortalezas y el remapeo de fortalezas que Plaza Shuller definió originalmente usando fotografías aéreas. Una estación total fue usada para marcar la fortaleza de Pukarito (Pi- 24), Sombrero (Pi-11) y Pambamarca (Pi-14). Una fortaleza previamente sin mapeo, Cangahua Pukara, fue documentada y mapeada también con la estación total (Figura 21). Nosotros creemos que estas fortalezas fueron críticas para la ruta de viaje entre Quinche- Oyacachi, la cual esta documentada en el 2006.
PERIODO INKA (1505/1525- 1534 DC)
Investigaciones de esta fase de ocupación en Pambamarca fueron caracterizadas por excavaciones en el sitio de Quitoloma. Dos reportes adjuntan discuciones de las excavaciones del 2005 como apéndices. El director de las excavaciones de Quitoloma, Dr. Brandon Lewis, provee una vista general con interpretaciones importantes y el Lic. Oliver Wigmore presenta datos sobre localizaciones espaciales de ornamento localizadas en Quitoloma.
Las excavaciones en Quitoloma continuaron por tres semanas en esta temporada de campo (vease Figura 1 en el Anexo 1). El propósito fue reunir una muestra más completa de evidencia de ocupación y arquitectura. En 1990 un numero de cuartos y aunque nosotros tenemos sus reportes estos no son detallados y nosotros ciertamente no tenemos algunos de esos datos. Las investigaciones enfocadas en BD4 el cual esta localizado en el nivel bajo justo en al norte de la kallanka (Figuras 22, 23, & 24). La suposición, basada en la organización espacial de sitio, tamaño y cualidad de las diferentes zonas arquitectónicas, es que las estructuras en BD4 fueron ocupadas por elites individuales, quizas los inkas mismos, como opuesto a los sitios densamente poblados en BD5 en la zona de sur, quiza los verdaderos guerreros inkas y sus familias estaban viviendo en BD1-4, mientras las tropas regulares vivían en BD5, basados en la arqueología. Podemos hacer distinción entre estos ocupantes? Están las familias acompañando a esos guerreros? Y si entonces podría esta gente venir desde el principio con su propia evidencia para una diferente cultura o algo que provea de pistas del tipo de ejército viajero que el inka estaba usando en Pambamarca. Están todas las fortalezas ocupadas por el mismo grupo de gente? O fueron unas usadas por guerreros bolivianos y otras por peruanos? Quiza nuestros datos puedan ayudar a entender los tipos de relaciones estratégicas que estos ocupantes coloniales estaban empleando dentro de la region. Porqué todos los esfuerzos se encaminaron a construir esas fortalezas con paredes grandes y plataformas del ushnu de tal manera que cierre la proximidad de uno y otro? Muchas de estas importantes preguntas pueden ser respondidas. Y sólo más prospecciones y excavaciones nos pueden ayudar a entretejer juntos una historia.
Nosotros también hemos estado tratando de determinar si estas son diferentes fases de construccion a pesar de que Quitoloma fue ocupado por un corto tiempo (30- 40 anos). Un rasgo registrado a la entrada norte de la plaza de BS6 sugiere que la gente en Quitoloma estaba reconstruyendo o pensando acerca de su diferencia espacial a traves del tiempo. Durante la ocupación por unas pocas generaciones construyeron más y más espacios que pueden ser necesarios para acomodar familias extensas. Estos también puede, en nuestras mentes, augmentar la noción que las familias estaban viviendo dentro de las fortalezas. El enfoque principal del Dr. Lewis era determinar la prolongación para la cual Quitoloma, como una fortaleza representativa, fue una unidad autosuficiente. El discute bajo qué parámetros esto fue equipado con todo las facetas de la vida comunal.
En el lado sur o BD5 las habitaciones estaban expuestas en pequeños cuartos que demonstraron haber sido ricos en cultura material como en otro sitio en establecimiento de Quitoloma la construcción de un patio exterior o una terraza característica en una fecha tardía nos sugiere que en esas áreas la gente estaba justamente activa y prospera como en otros sitios. En el centro de BD5 los excavadores expusieron un corte de en una estructura y nuevamente encontraron evidencia similar a la expuesta en BD4 (Figura 25). Quizás las divisiones que estamos asumiendo basados en la arquitectura no están presentes en la organizacion social del área. (muy interesante)
De hecho, si la distribucion de las bolas es algun indicativo cada construcción pudo haber tenido la misma clase de bienes como los siguientes. Nosotros simplemente no vemos diferencías. Las bolas están por dispersas. Una importante observación hecha en Quitoloma es que las bolas parecen venir en grupos. Esto es como si estuvieran almacenadas juntas, quizas en una bolsa. Una bolsa puede deteriorarse durante 500 años, así todo lo que tenemos son los recursos de lo que pudo haber estado dentro, incluyendo también una colección de piezas de obsidiana afiladas. Esto puede ser facilmente imaginado como parte de un arma, como de maza para causar el máximo daño en la guerra en luegar de un combate a mano. Cada bolsa de bolas puede incluir un solo tiesto largo la función del cual solo puede ser conjeturada.
Para nosotros una interesante pregunta es porque hay tantas bolas? Estas bolas sólo fueron extras o el área fue abandonada masivamente con la llegada de los españoles con mosquetes ardiendo. Muy probablemente el azote del nacimiento de una pequeña sífilis española habría afectado severamente a estas personas más que una misera arma. De acuerdo a Elizabeth Newson (1995) un 90% de los ecuatorianos probablemente murieron de esta plaga.
Así nosotros estamos dejando con un impresionante abandono a las fortalezas, aunque las iglesias españolas construidas en pocas décadas después son los lugares considerados como las grandes estructuras de Quito, cubriendo en oro brillante para todos hasta atestiguar el paso de los siglos. La historia de Quitoloma está envuelta en un misterio y nosotros solamente arañamos la superficie.

EL SOMBRERO (Pi- 11)


El trabajo tambien comenzó en el sombrero, los dos niveles pequeños encerrados en la base norte de Quitoloma. El sitio es completamente diferente al pukara largo de Quitoloma y Pukarito. Una serie de pruebas de pala fueron ordenadas para probar la linea central de pukara. Ambas paredes circulares exteriores del sombrero y la plataforma central fueron definidas, nosotros esperabamos la presencia de cultura material prehispánica para tener una fecha segura de la construcción de este pukara, pero una evidencia muy pequeña fue recogida en este área. De hecho, el equipo descubrió un numero de piezas de cerámica antigua en niveles muy bajos, sugiriendo una pequeña posibilidad de que el pukara fue usado durante la ocupación espanola. Quiza este pukara fue usado como un tambo de intercambio (un lugar restringido usado por el inka y sus viajeros). Que fue empleado por diferentes culturas a traves del tiempo como aquellas que se movilizaron desde la cuenca de Quito hacia el norte de la region amazonica. Muy francamente todos nosotros tubimos tiempos difíciles pensando acerca de El Sombrero como una fortaleza porque las fortalezas son pequeñas como para ser defensivas. El trabajo en El Sombrero fue pequeño y necesario como para hacer ampliado en futuras excavaciones y el trabajo de reconsolidacion fue hecho sobre condiciones sin viento.

PERIODO HACIENDA (1534- 1540 D.C)



HACIENDA GUÁCHALA
La investigación en la hacienda Guáchala, obraje (OP 21 BD, Undidades 1- 6, Figura 24) fue un exelente complemento para las excavaciones, condujimos en el 2002, en la Companía una hacienda jesuita abandonada al sur de Cangahua una investigación para descubrir, evidencia de documentación histórica, asi como buscando continuidad de practicas culturales entre los indigenas ‘obreros’. La extensa investigación de archivo de Diego Bonifaz ha indicado que este fue un obraje, según él lo ha denominado de esta forma pero, no se ha descubierto prueba directa de esta actividad todavía. De acuerdo con Bonifaz, su madre recuperó unas pequeñas ollas alargadas (pots) las cuales podrían haber sido usadas para manufacturar tintes, pero al inicio de las excavaciones no obtuvimos pruebas concluyentes. Algunas unidades (1-3) fueron localizadas dentro del obraje y las otras (4-6) fueron colocadas a un metro de la pared este.
Durante las excavaciones estuvimos encontrando toctes en muchos de los niveles, lo cual mediante investigaciones etnográficas determinó que fueron usadas para hacer tintes de color negro. En adición, el continuo uso de obsidiana en grande y prolongadas cantidades, sugiere que mucha de la población mantuvo varias de las tecnologías antiguas en la fase del siglo del control español. Es interesante pensar acerca de cuanto las tecnologías de tejido y tenido fueron asimiladas de las practicas indigenas.
Recientemente hemos encontrado que existen leyendas acerca de la hacienda Guáchala, como lugar de algunas de las mayores atrocidades que tuvieron lugar contra la población indigena, en uno de los cuartos habilitados de la hacienda se descubrió que originalmente había sido una bodega para herramientas de tortura. Esto pudo ser comprobado por el hecho de que no existía vías de acceso desde afuera del espacio del obraje, solamente una ventana o un simple acceso con barrotes. Aparentemente hubo un simple acceso entendiendose que el acceso a esta área estuvo fuertemente controlado.
Nosotros imagínamos que este fue un lugar de agudo sufrimiento. Idea de que nosotros podemos estar habilitados para descubrir pequeños signos de resisténcia o rebelión puede ser fascinante. Este es un crecimiento teórico interesante en este tipo de arqeología global. En otros lugares del mundo los Mayas en las misiones espanolas y en las iglesias pueden haber escondido pequeños ídolos en las paredes de las cosntrucciones donde ellos practicaban su religión, entonces aunque esto haya aparecido como si estuvieran adorando al dios cristiano ellos estaban en efecto reverenciando a sus propios ídolos, se necesita mucho más trabajo para estar haciendo haciendo en el área del Ecuador estudios históricos y esto sería grandioso si pudieramos tener algún interesado estudiando el periodo colonial y la arqueología historica integrado al proyecto.
ARQUEOASTRONOMIA
Motivados por una conferencia de Cristobal Cobo nosotros decidimos dar apoyo a sus investigaciones en el punto más alto de Pamabamarca, ayudándolo con algunas pequeñas unidades en el asiento entre Pambamarca y Jambimachi, las excavaciones se llevaron acabo fuera de los dos lugares en la cima de la pequeña loma ubicada directamente entre los dos picos esto es fundamental dentro de un anfiteatro natural, materiales no culturales fueron recuperados.
FLOTACIÓN
Quince muestras de suelo fueron flotadas para ser analizadas en el laboratório paleobotánico de la UCLA por V. Popper, la idea inicial este trabajo es poner las muestras de suelo dentro de una solución en orden de recolección. El material flotado es usualmente madera carbonizada y semillas. Las muestras nos hablan de la naturaleza de las plantas usadas en los sitios de Pambamarca. Nosotros esperabamos estar en capacidad de identificar el uso de la ahora flora extinta. Quiza nosotros podamos reconstruir un poco de la distribución de las diferentes especies de plantas desde los días de Oroloma hasta la ocupación española, esto podría ser interesante para ver si el manejo local ha aniquilado las especies de plantas que vivieron antes de la llegada de los incas. La visión clásica es que la introducción del ganado español y los taladores fueron los mayores involucrados en la destrucción del medio ambiente y que los indigenas mantenían un delicado balance del ambiente ocacionado por cientos de años buen aprovechamiento de las tierras todavía quizás los españoles sencillamente continuaron un largo periodo iniciado por los cayambes. Las comunidades locales están sedientas de conocimiento a cerca de las practicas agrícolas del pasado y nosotros esperamos que este conocimiento pueda ayudarlos.

Bibliografía y Referencias




Compartir con tus amigos:
  1   2   3   4   5


La base de datos está protegida por derechos de autor ©odont.info 2019
enviar mensaje

    Página principal