Promoción de salud, derechos humanos y prevención de its-sida en población travesti: una propuesta metodológica de evaluación, reflexión y acción



Descargar 122.2 Kb.
Página2/3
Fecha de conversión28.11.2018
Tamaño122.2 Kb.
1   2   3

SALUD

Salud es un concepto polisémico, desde el nacimiento de la sociedad occidental adquiere múltiples acepciones según el paradigma al que adscriba en su enunciación. El proceso salud/enfermedad/atención ha sido, y sigue siendo, una de las áreas de la vida colectiva donde se estructuran la mayor cantidad de simbolizaciones y representaciones colectivas en las sociedades del pasado y actuales, y donde se organizan a la vez saberes para enfrentar, convivir, solucionar y, si es posible, erradicar los padecimientos en la salud, se reconocen los determinantes sociales en Salud. Es a partir de las relaciones existentes entre las partes donde se debe analizar el proceso salud /enfermedad/atención, incluyendo, de ser posible, los diferentes niveles en que dicho proceso opera, así como la articulación entre niveles, para evitar generar reduccionismos y falacias. Desde la antropología, (Menéndez E. 1994), plantea que la enfermedad, los padecimientos, los daños a la salud son algunos de los hechos más frecuentes, recurrentes, continuos e inevitables que afectan la vida cotidiana de los conjuntos sociales. Son parte de un proceso social dentro del cual se establece colectivamente la subjetividad; el sujeto, desde su nacimiento, se constituye e instituye, por lo menos en parte, a partir del proceso salud / enfermedad / atención. La respuesta social a la incidencia de enfermedad, daños y/o padecimientos es también un hecho cotidiano.



Promoción de la salud

En 1986, la OMS define a la promoción de la salud en lo que se conoce como la Carta de Ottawa9. Allí se plantea como tal al proceso para proporcionar a los pueblos los medios necesarios para mejorar su salud y ejercer un mayor control sobre la misma (WHO, 1986), con la clara intencionalidad de fortalecer habilidades y capacidades de los individuos y grupos a través de un proceso político y social en salud, y con una actividad individual y colectiva, sostenida en el tiempo. Fortalece la articulación institucional, comunitaria e individual con un abordaje intersectorial e interdisciplinario, entendiendo en la necesidad de cooperación entre sectores para crear mejores oportunidades para la vida saludable, favoreciendo la participación de saberes diversos y el empoderamiento, como un proceso de acción social que promueve la participación de las personas, organizaciones y comunidades

En 1990, la Organización Mundial de la Salud/Organización Panamericana de la Salud, OPS/OMS, no sólo cambia las fronteras de la responsabilidad del gobierno por la salud, sino que implica cambios en la manera como los problemas de salud pública son conceptualizados y analizados; en el proceso para determinar intervenciones relevantes; en el diseño e implementación de las intervenciones, al igual que en los enfoques e indicadores para monitorear y evaluar el éxito de las intervenciones, introduciendo indicadores relacionados con discriminación, equidad y participación de la comunidad en decisiones que las afectan. Este proceso se convierte en el centro de la acción y por tanto, de la evaluación en promoción de la salud.

La Epidemia de VIH-Sida

El síndrome de inmunodeficiencia adquirida, SIDA, es una enfermedad infecciosa que ataca al sistema inmunológico dejando a la persona sin defensa contra una variedad de infecciones no comunes, llamadas oportunistas. Es provocado por el virus de inmunodeficiencia humana, VIH. Este retrovirus, se encuentra en todos los líquidos orgánicos de la persona infectada, pero es en la sangre, el líquido preseminal, el semen, los fluidos vaginales y la leche materna donde se presenta una concentración suficiente como para producir la transmisión. Según el Informe del Área de Epidemiología del Programa Nacional de Lucha contra los Retrovirus del Humano, SIDA y ETS (Enfermedades de Transmisión Sexual) del Ministerio de Salud y Ambiente de la Nación10, la epidemia de SIDA en Argentina ha evolucionado en forma disímil desde que se registró el primer caso en el año 1982, alcanzándose al 31de diciembre de 2005 un total de 30.496 casos notificados en el Programa Nacional de Lucha contra los Retrovirus del Humano, SIDA y ETS. Sin embargo al calcular el retraso en el envío de las notificaciones, se estima que el total de enfermos diagnosticados es de 31.900.

En un estudio realizado en 2007 por el Grupo de Estudios sobre Sexualidades (GES), del Instituto de Investigaciones Gino Germani, de la Universidad de Buenos Aires11, se investigó sobre el estado de la epidemia en población de hombres que tienen sexo con hombres (HSH) residentes en diversas localidades de Argentina (Bariloche, Mar del Plata, Córdoba, Rosario y AMBA -Área Metropolitana de Buenos Aires-). El resultado de la encuesta dio cuenta que las edades de iniciación sexual con penetración anal con un hombre o travesti (no importa el rol), el porcentaje de quienes tuvieron su primera relación hasta los 16 años es menor (47%) que con mujeres, pero según los investigadores, resulta significativo que el 29% de los entrevistados hayan tenido su primera relación con penetración anal con un hombre o una travesti antes de los 14 años.

Se abordó la cuestión de la prostitución entre HSH, de lo que surgió que en el grupo consultado en esta encuesta existe escaso consumo de prostitución (apenas el 10% afirmó haber pagado por sexo con un hombre o una travesti en el último año), sin embargo un amplio porcentaje (el 40%) afirmó haber cobrado por sexo con un hombre o una travesti en el último año (si bien la encuesta no discriminaba si esto era una práctica habitual o no). Mientras que entre quienes cobraron por sexo, el uso del preservativo parece ampliamente extendido, entre quienes pagaron por sexo, sólo el 78% usó preservativo la última vez que lo hizo. El grupo interpreta que este dato señala que las políticas preventivas deben atender a esta especificidad en el grupo HSH y reflexiona acerca de las condiciones sociales más generales que envuelven a esta población y que contribuyen a aumentar la vulnerabilidad frente a la epidemia.



APLICACIÓN DEL DISEÑO

Las actividades realizadas en el proceso evaluativo: Talleres de Relevamiento Diagnóstico: Se realizaron 2 reuniones grupales con dinámica de tallerer. El objetivo de estos primeros encuentros fue armar un diagnóstico de los temas y preocupaciones manifestadas por las promotoras, respecto de la condición travesti y el vínculo con su tarea. Reunión Evaluación Grupal: Se realizó con la participación de todas las promotoras, algunas voluntarias, parte del equipo de gestión y profesionales del CIAS. El objetivo fue recuperar la historia del Proyecto, y que a partir del relato colectivo, las promotoras reconocieran los procesos transitados en forma personal y por los diferentes grupos con las comunidades en las que trabajan. Entrevistas en Profundidad y Testimonios: Se realizaron entrevistas en profundidad a cinco promotoras y se tomó el testimonio de una participante (maestra travesti) en una actividad grupal, con registro electrónico. Talleres de Reflexión: Se realizaron cuatro talleres, en los que participaron las promotoras y voluntarias travestis. Se buscó lograr mayor homogeneidad entre las asistentes de modo que surjan temas y problemas que les son específicos. Registro de Observación Participante.Se observaron y registraron cinco actividades, una reunión entre coordinadores de campo con el equipo de gestión, una planificación de actividades entre las coordinadoras de un centro y las promotoras, el Monitoreo de las actividades en los Centros, una actividad de Supervisión y una actividad de sensibilización llevada a cabo con motivo del día de la primavera.Reunión de Validación del Modelo Evaluativo. Para esta actividad se recuperaron fragmentos de entrevistas, talleres de reflexión y registros de observaciones de reuniones de trabajo, con el objetivo de que las promotoras reflexionen críticamente acerca de los dispositivos y metodologías empleados y que convengan en reconocer en esos dichos, a sus propias voces. Se trabajó con todas las promotoras, menos una, que se hallaba ausente y se sumaron otros cinco voluntarias y voluntarios que trabajan en los diferentes centros12.

Hitos Históricos del EL PROYECTO CORREDOR SUR

La recuperación de la memoria histórica del Proyecto, fue el elemento disparador para iniciar

el diálogo evaluativo, sin por eso soslayar las problemáticas enunciadas por el grupo de tra

vestis que participaron, que serán abordadas más adelante.

El Proyecto Corredor Sur viene trabajando con un grupo de travestis del partido de Florencio Varela y sus alrededores. Algunas de esas actividades fueron financiadas por LUSIDA13 y el PNUD14, quienes administraban recursos financieros provistos por el Fondo Mundial de Lucha contra el SIDA, la Malaria y las ETS en Argentina, otras veces sin financiamiento. Estas travestis comprometidas en los trabajos emprendidos por el CIAS, se han convertido paulatinamente en referentes de otras travestis, no sólo de la zona, sino del Gran Buenos Aires Sur y Capital FederalEl área en que asienta el proyecto corresponde a la Región Sanitaria VI del sistema sanitario de la Provincia de Buenos Aires. Del total de los casos notificados de SIDA e Infección de VIH entre los años 1985-2006 en la provincia de Buenos Aires, los mayores porcentajes se concentran en las regiones V y VI. Las vías de transmisión que se reconocen son por relaciones sexuales (hetero: 33%; HSH: 14%); usuarios de drogas intravenosas 39%; transmisión vertical: 9%; sin especificar: 4% y otros: 1%. El 59% de los casos se concentra entre los 13 y 35 años. En el año 2006, se han notificado 762 casos en la región VI de los cuales el 91% no cuenta con obra social, y el 72% no trabaja.

Las Etapas en la Constitución y Consolidación del Proyecto Corredor Sur

La reconstrucción de los hitos históricos en el Proyecto “Corredor Sur” surge del relato de las travestis históricas, los profesionales, voluntarios del proyecto.



Primer momento, periodo 1999-2002: Considerado de acercamiento y reconocimiento mutuo entre un grupo de profesionales vinculados a Salud y Derechos Humanos y un grupo de travestis, que a fines del año 1999, en el barrio Chacabuco de Florencio Varela, Provincia de Buenos Aires, se auto convocan para desarrollar actividades conjuntas de prevención de SIDA y promoción de los Derechos Humanos en el contexto de la crisis económico social de ese momento. Respecto de esa etapa de conocimiento mutuo, una de las promotoras históricas refiere:

A: Ah, ella no tenía confianza?.

B: Ella nunca confió. Y siempre como que rumoreaba atrás cuando no estaba. Y yo veía que ella utilizaba a las chicas para (¿?). Medio que les calentaba la cabeza a las chicas y provocaba que las dudas que ella tenía se las resolviera otro

A: Y con respecto del CIAS?, con respecto de las personas que éramos…

B: Yo creo que no fue fácil y se fue dando con el tiempo. Yo era como todo el mundo, nadie confiaba, entendés? Un grupo de gente… en parte confiábamos un poco por B, pero a la vez no, porque las travestis y los gay nunca se llevan bien.

A: Sabías vos esa historia de que los gay y las travestis no se llevaban bien? ¿También es parte de esto que vos conoces de la realidad del ser gay y travesti? ¿Y se desconfiaba por eso?

B: Claro. También se desconfiaba por eso.

Fue preciso que transcurriera un tiempo y muchas reuniones para que los integrantes pudieran compartir códigos, construir una visión compartida sobre la problemática de Salud, VIH, Derechos y vulneración frente a la epidemia. Hubo que transitar un periodo de franca desconfianza y susceptibilidades por algunas integrantes, ya que para muchas travestis, no quedaba clara la intencionalidad de un grupo de profesionales que se reuniera semanalmente sólo a charlar sobre los aspectos de su vida que más les preocuparan. De hecho, muchas de ellas manifestaban un claro rechazo a convertirse en objetos de investigación y manipulación, aunque asistían bajo el supuesto de acceder a un plan social, cuestión que hubo que discutir en más de una oportunidad, hasta deconstruir ese imaginario, sobre todo tendiendo en cuenta que hubo largos periodos, en algunos casos por años, en que el proyecto no contaba con recursos financieros y que se sostuvo sólo con el compromiso mutuo asumido entre los profesionales y el grupo de las travestis comprometidas y materiales gestionados por el CIAS.



Segundo momento, periodo 2003-2005:.A fines del 2003, el CIAS se presenta a una convocatoria del PNUD con el proyecto Corredor Sur bajo un sistema de consorcio con el grupo de travestis que se habían formado como promotoras. Esta continuidad consolida el acuerdo entre una parte del grupo original de travestis y el grupo de profesionales del CIAS. Se consolidaron dos espacios de participación, ambos ubicados en barrios muy pobres de Florencio Varela: la Sociedad de Fomento, en el Barrio Chacabuco y el Centro de la Sirena, en la sede de la Unidad de Gestión Local, en la salita de primeros auxilios, ambos espacios fueron conseguidos por gestiones realizadas por las propias travestis15

Tercer momento a partir de 2006 En esta etapa se gestionó la continuidad del proyecto Corredor Sur, con financiamiento del Fondo Global, y administración de UBATEC, abriendo nuevos espacios en las localidades de Quilmes, Bernal, Lomas de Zamora, zona Sur de la Ciudad de Buenos Aires, e incluyendo a nuevas integrantes. Luego de años de experiencia de trabajo en los barrios, se abrieron cuatro centros de Consejería. En este momento del proyecto se puede reconocer la consolidación de la articulación de los actores con instituciones locales, públicas y sociales16.

El proyecto y sus grupos están ampliamente reconocidos por vecinos e instituciones, que frecuentemente solicitan la colaboración de las promotoras para actividades vinculadas a Salud y Derechos Humanos. Las promotoras han desplegado una serie de estrategias y técnicas de vinculación con la población, que surgen de sus representaciones acerca de los significados sexuales que giran alrededor del travestismo, y la confianza que genera en la población masculina, y adolescente y joven de distintos sexos, para hablar libremente de sexualidad. A fines del 2008, se encontraban trabajando con el CIAS un total de 20 travestis como promotoras, y cinco colaboradores17.



La confianza como condicionante para la construcción del instrumento

Este diseño de evaluación debe poder ayudar a reconocer y analizar reflexivamente la situación a evaluar y potenciar los lazos identitarios para el logro de una mayor autonomía y el empoderamiento de las/los beneficiarios respecto de sus derechos y la modificación de sus prácticas. Cuando se trata de grupos o poblaciones cuyos integrantes son personas que han vivido sometidas a situaciones de marginación y/o maltrato es necesario tener presente que la integración de un investigador a su cotidianeidad, requiere no solo un fuerte apego a los resguardos éticos, que hacen al respeto de sus derechos como personas, para no generar mayor padecimiento al objetivarlas, sino también construir con ellas un vinculo de confianza que haga posible el trabajo. Este es un proceso pocas veces examinado en las evaluaciones de una intervención en salud y derechos humanos con población vulnerable. La confianza, ha sido abordada y trabajada como un fenómeno vincular y de interrelación entre los sujetos y la consideramos como un condicionante tanto para la continuidad del proyecto, como para lograr la intimidad en el planteo de los problemas propios de sus beneficiarias, dado la historia de marginación y discriminación que el grupo vive cotidianamente.



LOS PROBLEMAS RELEVADOS.

Del conjunto de los problemas enunciados en los encuentros, entrevistas y talleres, se pueden reconocer los siguientes aspectos como dominantes en el mundo de la vida de las travestis.



  • Soledad y Miedo.

  • Rechazo familiar, Ocultamiento, Escarnio

  • Descalificación, Discriminación, Marginación

  • Restricción, Marginalidad, Limitación Laboral.

  • Riesgos de la transformación del cuerpo en la marginalidad

  • Persecución, Maltrato, Violencia y Abuso.

Se consideró necesario evaluar el fenómeno nuclear de los problemas enunciados por la población travesti, que consideramos que es el fenómeno relacional, base de la identidad de la persona, ya que ésta se configura permanentemente en una interfase entre el yo de la persona, y la mirada de los otros, de su entorno. Si bien en el estudio original se analizaron cada uno de los problemas relevados, en esta instancia solo presentaremos algunos: uno relacionado al vinculo familia-personas infectadas acompañadas por las promotoras, y otros que consideramos relevantes para este espacio.

Algunas consideraciones acerca de los problemas relevados.

La percepción de las promotoras respecto de las personas infectadas por el VIH y la relación con las familias de las travestis que acompañan, se puso de manifiesto en todos los encuentros, a modo de comentarios sobre la disrupción de los tratamientos porque la persona enferma no puede concurrir a buscar la medicación o porque no puede asistir a las consultas porque no les permiten verlas: la constante de la soledad y el miedo frente a la enfermedad es parte de la razón por la que ellas asumen el acompañamiento como parte de su función. El Rechazo familiar, el Ocultamiento y el Escarnio muestran una relación conflictiva de la persona enferma con el grupo familiar y el espacio social. En otros casos, como el del siguiente testimonio, la familia apela a una verdadera conspiración para el silencio para obstaculizar la visita de la promotora, cuando es quien la ha acompañado cuando se hallaba sola, en el peregrinar en busca de la medicación y atención sanitaria para su enfermedad..Muchas veces es en la familia donde se promueve el ocultamiento de la travesti y/o su enfermedad, manifestando lo que se ha definido como el miedo a la visibilidad.



¿Y situaciones de internación, Marcela (a quien realizó acompañamientos como promotora) estuvo internada? Sí, las veces que hubo que internarla yo fui a internarla, hubo una sola vez que no pude ir yo y me dolió mucho porque cuando murió ella yo me enteré por una vecina, porque a mi no me habían avisado, me dijeron que estaba trabajando en capital, mentira, estaba internada, pero no me avisaron porque no querían que el resto de la familia se entere. Es algo de la muerte de ella que todavía no puedo superar. ¿Y la familia como la trataba? Como hombre, para ellos, ella era Fulano, y en la casa tenía que vestirse como hombre, incluso ellos le hicieron hacerse una casa de material en el terreno de la mamá, y cuando ella termino de hacer la casa, vivió dos meses y le sacaron la casa.

Las formas en que se expresa la humillación, se pueden vislumbrar en la negación de su identidad, la expropiación de su casa, en la mentira respecto de la internación y en el ocultamiento de su muerte ante quien fuera su acompañante en el último período de su enfermedad. En otro acompañamiento, otra promotora manifiesta:



¿Y acompañarla por ejemplo en situaciones donde no había medicación o viviste alguna situación de injusticia respecto de lo que es esta enfermedad?

Con ella sí, porque muchas veces no le entregaban los remedios y encima sufría mucho ella porque la madre le tiraba los medicamentos, porque la madre es muy mala, para ella enfermarse por ejemplo es muy “mundano”.

El conflicto relacional atraviesa la vida de la travesti y su familia y podría agudizarse a la hora del enfermar. En este caso se manifiesta como abandono, por lo que el acceso a la medicación de la paciente, está mediada por la intervención de la promotora quien la acompaña y gestiona su acceso. La privación de la medicación tan trabajosamente conseguida, la negación del padecimiento de la travesti por parte de su madre y la deprivación afectiva son otras formas en que el escarnio asume en la historia de la enfermedad de las travestis acompañadas. ¿Sería posible pensar que las formas de discriminación y transfobia que atraviesan algunas travestis tiene un origen mucho más cercano y próximo que el imaginado?

Las respuestas familiares adquieren múltiples facetas, pero en algunos casos el conflicto primario originado entre el hijo parido y la travesti adulta y enferma revelaría con crudeza ese desencuentro, algunas veces nunca resuelto.

El padecimiento de la persona enferma y la energía psíquica y emocional que se pone en juego en los acompañamientos que realizan las promotoras, se intensifican por la situación de la travesti en el vínculo familiar primario y muestran en qué dimensión este compromiso y esfuerzo de la promotora, no solo se trata de una cuestión solidaria, que es necesario reconocer, sino que la convierte a ambas en damnificadas de la situación:

¿Y vos acompañaste a alguien infectado con el VIH?Si, me acuerdo con Mireya, que la acompañaba a todos lados.¿Y qué sentimientos te genera? Hay muchas veces que te bajoneas mucho, pero no te podes ir, te desgastas mucho en parte, porque aunque no seas conocida de ella, yo puedo pasar por lo mismo que vos estás pasando. Pero si además esa persona es tu amiga es más producente. Cuando ella estaba mal, me ponía mal yo, e iba al baño y me secaba las lagrimas me miraba al espejo y me decía “no me puedo poner mal yo porque si me pongo mal yo la pongo mal a ella, tengo que tratar de darle fuerza”, que ella sienta que se puede apoyar en mi, porque si yo me quiebro junto con ella, es como que la pongo más mal a ella.
El acompañamiento sistemático, los espacios de formación, preparación y contención para las promotoras/es que trabajan con personas infectadas, parece ser una necesidad indelegable que los equipos que trabajan con estas temáticas deben asumir, a fin de tramitar el sufrimiento psíquico de esta actividad genera.

En otro sentido, en la vida cotidiana de las travestis, se puede decir que muchos de los problemas enunciados, están relacionados con la alteridad y pueden interpretarse como relacionales, culturales e inter subjetivos, ya que pereciera ser que la condición travesti interpela al entorno. Las travestis imponen una presencia y reclaman una toma de posición valorativa ante la misma.

Los problemas manifestados están vinculados a la sospecha y a la desconfianza que la presencia de las travestis genera. En tal sentido resulta iluminativo el análisis de María Epele (Epele 2007) cuando plantea los procesos de criminalización que involucran a ciertas prácticas y el reconocimiento de las barreras respecto del acceso y a la salud al que son sometidas poblaciones como los usuarios de drogas o las travestis en nuestro caso.

En el taller de recupero de experiencias de violación de derechos, las asistentes reconocieron el quebrantamiento de sus derechos respecto de su cuerpo y de la dignidad como persona.


  1. En algunos casos, cuando entran a una comisaría, en el calabozo les piden que se desnuden, como rutina, frente a las otras personas y policías.

  2. En la asistencia sanitaria, en ocasiones les hacen desnudar para hacer una revisación que se puede hacer de otra forma, por ejemplo vestidas.

  3. En el control, en oportunidades las hacen desnudar frente a los policías para hacer una revisación cuando saben que de ser necesaria, solo debería ser frente al medico. A esta situación se le agrega la burla y humillación frente a su condición sexual.

  4. En algunos hospitales, aunque no en todos y cada vez con menos frecuencia, se las llame por el nombre que figura en el documento, se las cite por los sectores de hombres, se las obligue a desnudarse y a veces incluso se las muestre como rarezas o fenómenos, y otras discriminaciones no menos humillantes, a pesar de que tanto en Ciudad de Buenos Aires como en Provincia de Buenos Aires, se encuentra vigente una ley por la que se debe respetar la identidad de genero en las instituciones sanitarias.

Estas situaciones pueden generar el alejamiento de las travestis de las instituciones del Estado, en particular las de salud y la justicia como por ejemplo en casos en que las travestis intenten formular alguna denuncia por maltrato familiar y/o institucional. Esta conspiración para el silencio puede encontrar eco en las instituciones, entre ellas en la escuela, donde el tema de la sexualidad es una materia pendiente de abordaje de modo amplio

Epele reconoce que con frecuencia el carácter ilícito de ciertas prácticas convierte a los actuantes en sujetos pasibles a la ley penal y por lo tanto a la represión policial. A este proceso lo denomina, “lógica de la sospecha”. “El proceso de criminalización genera malestares, profundiza la vulnerabilidad, compromete la supervivencia y define barreras específicas en el proceso de atención de la salud de aquellos/as que viven en condiciones de marginación social”. “La lógica de la sospecha constituye un conjunto de prácticas simbólicas que definen las propiedades de los vínculos y las posiciones entre los/as marginales y las instituciones del Estado, en particular las de salud. Existe desconfianza, duda, deslizamiento e inversión del significado en la lectura de los mensajes y la producción de elaboraciones y teorías sobre conductas, malestares, enfermedades y muerte”.

La sospecha “autoriza” al estigma y éste al menosprecio, el que a su vez “da permiso” a conductas abusivas y así sucesivamente. “Si el precio de la curación o del tratamiento es la humillación prefiero morirme en mi casa a solas”. Retirarse, ocultarse y realizar prácticas sobre los cuerpos en situaciones marginales resultan más comprensibles en este contexto.



Pero no es sólo el comportamiento institucional lo que hay que analizar cuando se trabaja con una población de estas características, basada en la diversidad sexual, sino también los daños que estos grupos se auto infringen por la elaboración de explicaciones y teorías acerca de su condición, que terminan con frecuencia en la renuncia de sus derechos y la desvalorización de su condición ciudadana y en la aceptación como natural del maltrato, así como en el abandono de los lugares de integración social y laboral, con las consiguientes tendencias al aislamiento y al individualismo auto defensivo en soledad.

En la situación siguiente se puede apreciar el modo en que opera la autoexlusiòn, y el rol del grupo en el taller Una promotora manifestó haberse contactado con autoridades de educación para adultos en Provincia de Buenos Aires y comentaba que

Los maestros dijeron que no es una escuelita normal, que ellos están preparados para que un adulto entienda, hay gente de 80 años estudiando, conocí a una señora de 92 que termino el secundario…No es para que vos te rompas las cabeza y digas “a mi no me da”, eso no existe para ellos…ya hay un plan provincial para educación de adultos, lo que están tratando es que no haya un lugar cerrado o un ghetto para las chicas trans, sino que podamos estudiar con todo el mundo, entendés? Otra dice: eso esta bueno, no encerrarnos”.

Otras dos compañeras (que tenían ropa indefinida con algunos toques femeninos y el cabello largo recogido en cola) comentaron:



Es una barrera fuerte, pasarla y tomar la decisión de estudiar, Nosotras (D y L) tomamos este año la decisión de estudiar, nosotras nos anotamos en el COAS (programa de adultos en Provincia de Buenos Aires) y creo que todo el mundo lo saben, porque las volvimos locas, es muy fuerte!

Otra compañera replica…

ja, ja, se saca la peluca y se va a estudiar…claro, eso lo podes hacer porque vos no tenés tetas… lo que pasa es que eso no es para una, ellas porque no están operadas, pero si tenés culo y tetas, no sé, yo no se si iría.


: saludypoblacion -> viiijornadas -> ponencias
ponencias -> El sector público provincial tiene en Argentina una cobertura total de 21 millones de personas, sumando indigentes y beneficiarios de las obras sociales provinciales
ponencias -> Surgimiento de la Enfermería Moderna
ponencias -> La imagen profesional de enfermería en su contexto de trabajo y en comunidad
ponencias -> La mirada de la medicina sobre prostitución
ponencias -> Estudio descriptivo sobre la salud de los adultos mayores
ponencias -> Planteamiento del problema
ponencias -> Evaluación del sistema público de salud de neuquéN
ponencias -> Titulo: Consumo de sustancias psicoactivas y embarazo adolescente
ponencias -> Prevalencia del consumo de sustancias psicoactivas en la Ciudad de Buenos Aires ¿Quiénes son y qué consumen
ponencias -> Máximo de 20 páginas


Compartir con tus amigos:
1   2   3


La base de datos está protegida por derechos de autor ©odont.info 2019
enviar mensaje

    Página principal