Programa paisajes sostenibles de la amazonia


iv. Resguardos medio río Caquetá y Yaguara II con Planes de Pueblos Indígenas en implementación



Descargar 4.47 Mb.
Página22/27
Fecha de conversión06.02.2020
Tamaño4.47 Mb.
1   ...   19   20   21   22   23   24   25   26   27
iv. Resguardos medio río Caquetá y Yaguara II con Planes de Pueblos Indígenas en implementación. Al sur del PNN Serranía de Chiribiquete se ubican siete resguardos indígenas que albergan 16 grupos étnicos diferentes. Estos resguardos ocupan un área de 1.561.968 hectáreas y cuentan con un total estimado de población de 3.485 indígenas, lo cual representa una densidad de población menor a 0,05 habitantes por km2. En medio de las diferencias entre los pueblos indígenas amazónicos pertenecientes a las familias lingüísticas andoque, huitoto, arawak y tukano oriental, es posible extraer algunos elementos culturales comunes. Sus prácticas están determinadas por una noción de naturaleza humanizada, donde “todos los seres animados (personas, animales, plantas) presentes en el mundo reciben una denominación común que se acerca a lo que nosotros llamamos “gente”, dentro de la que se incluye a los “seres humanos”, de manera que todos comparten una misma esencia espiritual intangible. Personas, animales y plantas comparten un origen mítico común, por lo tanto “participan de una sociedad única pero diversificada”. De igual manera, cada uno de los seres del mundo cuenta con una figura espiritual denominada “dueño”, que aparece en diferentes lugares del territorio. Por esta razón para incursionar en estos sitios sagrados o usar sus recursos son necesarios actos ritualizados, realizados bajo la tutela del chamán en la maloca, lugar por excelencia para mantener el “orden del mundo”.
No obstante, estas prácticas han sufrido modificaciones graduales producto de los cambios en los patrones de poblamiento de la región, promovidos por el auge de la cauchería a partir de 1890, la llegada de las instituciones del Estado en los años 30s, el afianzamiento de la misión católica, la guerra con el Perú y las movilizaciones militares, la construcción de infraestructura, las diferentes bonanzas extractivas, los efectos de las dinámicas del conflicto armado interno en la región y la reciente aparición de prácticas ilegales de explotación minera. La llegada de colonos y los procesos de contacto cultural resultaron en la introducción de nuevas tecnologías y prácticas de explotación de los recursos naturales aumentando la presión antrópica sobre los recursos, multiplicando las áreas deforestadas y reduciendo sus períodos de descanso especialmente en los alrededores de los centros poblados de mayor tamaño. Estas nacientes dinámicas agotan los suelos y de continuar pueden generar daños de mayor envergadura en zonas estratégicas.
En el manejo y uso de los recursos del territorio se materializa esta profunda mezcla e interacción entre diferentes formas de entender y manejar el territorio. Hoy en día conviven, no siempre de manera armónica prácticas de agricultura migratoria con monocultivos y potreros ganaderos, pesca artesanal para el consumo doméstico y ritual con pesca comercial a gran escala, prácticas de trueque e intercambio recíproco de bienes con transacciones comerciales, uso sostenible y diferenciado de los bosques con explotación comercial local de madera, explotaciones mineras principalmente de aluvión y figuras de endeude y monetarización de la economía etc.
Relevante en este nuevo escenario es el tránsito cultural que se está viviendo en la zona, en el cual la relación indígena con el territorio, el uso de los recursos y la conservación de los ecosistemas fluctúa entre una ética colectiva basada en la integralidad e interdependencia entre el ser humano y la naturaleza -lo que en el texto se denominó ecosofía- y una ética fundada en la noción de explotación de recursos como fuente de generación de ingresos, dicotomía que tiene consecuencias claras en el comportamiento social y el uso de los recursos de la naturaleza.
Por su parte el Resguardo Yaguara II, con 198.977 hectáreas, se ubica al noroccidente del PNN Serranía de Chiribiquete, en el eje de ampliación de la frontera agrícola, en el límite entre los departamentos del Guaviare, Caquetá y Meta. La dinámica de poblamiento de esta zona se inicia en el año de 1964, con la incorporación de un grupo de indígenas pijao del resguardo Yaguara, en el Tolima, al que se sumaron pobladores campesinos de diferentes partes del territorio nacional, en un proceso de colonización dirigida por el Estado. Con la esperanza de lograr la titulación colectiva, los Pijao accedieron a la propuesta de colonizar parte de los Llanos del Yarí. El paso de un contexto andino a uno amazónico significó un profundo cambio en el paisaje del Yarí, hacia economías agrícolas y ganaderas contrarias a la vocación de los suelos. Varios años después, familias indígenas amazónicas de las etnias Tukano y Piratapuyo del Vaupés, deciden remontar los ríos Apaporis y Tunia y se ubican en las tierras denominadas Yaguara II. Los diferentes legados culturales de indígenas andinos, amazónicos y colonos, expresados en relaciones diversas con la naturaleza, diferentes técnicas de producción, variedad de métodos y estructuras organizativas y de toma de decisiones y expectativas sobre la figura de tenencia del territorio, generaron diferencias y conflictos entre los diferentes sectores.
En 1995, se reconoce el Resguardo Yaguara II, en jurisdicción de los municipios de San Vicente del Caguán, La Macarena y San José del Guaviare, a favor de las comunidades Pijao, Tucano y Piratapuyo. A la vez, se desestiman la presencia y los usos que realizan las familias de colonos. Según consta en la resolución de creación, el renglón económico de estas parcialidades es la ganadería; además cultivan para su subsistencia plátano, banano, yuca, cacao, maíz, caña de azúcar, ahuyama, coco, frutales, mango, papayo, madroño, granadillo, guayabo, limón guamo, guanábano, marañón, patilla. El desconocimiento de la presencia colona y la estigmatización de sus actividades, así como las diferencias organizativas, acentuaron las diferencias y tensiones que se habían gestado gradualmente en el resguardo.
A finales de los 90s, se suma la presencia de la guerrilla. De este modo se sella la vinculación de este territorio y su población, al conflicto armado. Para mediados de la siguiente década, el desplazamiento de la comunidad Pijao hacia el casco urbano de San Vicente del Caguán fue inminente. En 2010, el consejo de autoridades indígenas en San Vicente del Caguán determinó que era procedente reubicar en el resguardo a varias familias indígenas Nasa que vivían en condiciones indignas en el casco urbano de San Vicente. Dado que no se acomodaron a las difíciles condiciones de aislamiento, se asentaron en el Hato El Recreo, en la Inspección de San José de Caquetanía. Allí fundaron el Cabildo Ukwe Ucxe.” Por entonces, el INCODER (hoy Agencia Nacional de Tierras) decidió promover nuevos asentamientos de familias Nasa, para dar cumplimiento a los acuerdos de restitución de derechos territoriales establecidos en el marco del Plan Cauca. Actualmente, la población Pijao se propone adelantar un proceso de retorno al resguardo de Yaguara II, una vez estén garantizados los mínimos legales para hacerlo, es decir las condiciones de seguridad y dignidad. Los procesos de poblamiento a partir de la reubicación de la población indígena desplazada dentro del resguardo son complejos y requieren de acuerdos interétnicos para garantizar un proceso incluyente, el diseño de normas internas de convivencia y la distribución equitativa en el marco de la jurisdicción especial indígena de los terrenos y recursos del resguardo.
En este caso, como en los anteriores, el Plan de Pueblos Indígenas de cada resguardo tiene por objeto la operacionalización de los acuerdos protocolizados, o de las líneas de entendimiento establecidas, como resultado de la consulta previa para la ampliación I del Parque Nacional Natural Serranía de Chiribiquete.





    1. Compartir con tus amigos:
1   ...   19   20   21   22   23   24   25   26   27


La base de datos está protegida por derechos de autor ©odont.info 2019
enviar mensaje

    Página principal