Prevalencia del consumo de sustancias psicoactivas en la Ciudad de Buenos Aires ¿Quiénes son y qué consumen



Descargar 225.47 Kb.
Página1/3
Fecha de conversión29.04.2018
Tamaño225.47 Kb.
  1   2   3

Prevalencia del consumo de sustancias psicoactivas en la Ciudad de Buenos Aires ¿Quiénes son y qué consumen?
Dra. Victoria Mazzeo

Lic. María Cecila Roggi



Introducción

El uso indebido de drogas presenta en la actualidad aspectos que entrañan un emergente axiológico negativo, en razón de la incidencia del problema en los ámbitos del individuo, la sociedad y las instituciones.


El consumismo, la deshumanización y el impacto de los medios de comunicación masivos crean gran confusión y angustia, particularmente en la adolescencia, que es la etapa en la cual se inicia la carrera que terminará por convertirlos en dependientes de las drogas. Pero no debemos limitar el problema a los adolescentes, que si bien configuran una expresión particular, repiten modelos de conducta de los adultos.
Una de las paradojas que les toca transitar a los jóvenes en la actualidad se relaciona con el hecho de estar, en general mejor provistos de salud pero menos reconocidos en su morbimortalidad específica. Es sabido que el ciclo de la juventud es aquel en que son muy bajas las probabilidades de enfermar gravemente o morir. Pero por otra parte, existe un perfil de morbimortalidad juvenil que se origina en la mayor prevalencia de violencias (accidentes, agresiones físicas, uso nocivo de drogas), enfermedades de transmisión sexual, embarazos no deseados y precoces, y otras situacioanes que no encuentran un sistema integrado de atención en los servicios de salud. De esta manera, los jóvenes viven un contraste entre buena salud y riesgos sanitarios que tienen baja cobertura en el sistema de atención de la salud. Tanto desde la perspectiva de la atención hospitalaria, como de la prevención de riesgos, la juventud enfrenta un vacío.
Por su parte, el concepto de drogadependencia, nace como un problema propio de sociedades urbanas, como es el caso de Buenos Aires. Se caracteriza por el rol que tienen los medios de comunicación, las reacciones que tienen en la sociedad y los altos niveles de especialización que surgen para darle tratamiento (Vázquez y Stolkiner, 2007).
Como plantean Kornblit et. al. (2005:23) “la preocupación creciente por el consumo de sustancias ilícitas no es sólo por los nuevos patrones de uso, sino también por las nuevas drogas cada vez más potentes y potencialmente dañinas”. En los últimos años, han aumentado en el país las consultas relacionadas con el consumo de sustancias psicoactivas en los centros asistenciales.
Es sabido que en torno a la problemática del consumo de drogas1 se mueven intereses involucrados en el fenómeno del narcotráfico, que se relacionan con actores sociales del sector público y privado y que influyen en la dinámica económica, social y política de la región. Argentina, lamentablemente, no está alejada de esta situación, ya que en los últimos años según la información disponible el consumo de drogas se incrementó notablemente.
En este fenómeno se entrecruzan distintos aspectos: por un lado las políticas públicas referidas a la salud y a la seguridad pública; por otro lado, las situaciones en las que se encuentra la población involucrada tanto en lo personal como en lo familiar. Resulta pues innegable la necesidad perentoria de articular una respuesta que comprometa a todos los sectores del quehacer nacional, en sus órdenes público y privado, en el intento de crear un ámbito de permanente cooperación para la solución de esta problemática.
La investigación epidemiológica sobre el consumo de sustancias psicoactivas se funda principalmente en la declaración de las personas sobre dicho consumo, tipo de sustancias, frecuencia de uso, edad de inicio y sobre diferentes situaciones, efectos y condiciones ligados al consumo. Las preguntas que internacionalmente se implementan para investigar estas cuestiones están estandarizas internacionalmente en cuestionarios semiestructurados, tales como la ENPReCoSP.
Por otro lado, la información disponible sobre el consumo de drogas, es escasa y no siempre confiable. Por lo tanto, se consideró relevante poder utilizar la última Encuesta Nacional sobre Prevalencias de Consumo de Sustancias Psicoactivas (ENPreCoSP) realizada en mayo del 2008, para caracterizar el consumo de las llamadas drogas ilegales en la Ciudad de Buenos Aires.
La mayoría de las legislaciones relativas al abuso en el consumo de drogas vigentes en la actualidad surgieron en el siglo XX, y se basan en la idea del castigo a quienes abusan de las drogas. En la Argentina, el marco jurídico vigente penaliza la tenencia de estupefacientes aun en el caso del consumo personal mientras en el mundo se tiende a emplear medidas educativas como parte de la batalla contra el uso indebido de drogas, cambiando, en tiempos recientes, el castigo por el tratamiento y la rehabilitación.

Cabe mencionar respecto a las normativas vigentes sobre consumo y comercialización de drogas ilícitas en Argentina, que se aplica lo dispuesto por la Ley 23.737 (B.O. 21/11/89). En el artículo 12 establece la pena de prisión de dos a seis años para quien difunda públicamente el uso de estupefacientes o indujera a otro a consumirlo y para aquel que consuma estupefacientes con ostentación y trascendencia al público. Por su parte, el artículo 13 establece en el caso que se usasen estupefacientes para cometer un delito, el agravamiento de la pena en un tercio de la misma. No obstante, en su artículo 14, sanciona con prisión de un mes a dos años y multa, la tenencia de drogas para consumo personal. Sin embargo, se consideran instancias educativas y curativas según el consumo sea experimental o presente signos de adicción. La misma ley prohibe el tráfico de estupefacientes.

Varios juristas (Niño,2001; Vázquez Acuña, 1997, Cattani, 1999 citados en Vázquez, Andrea et al., 2007) coinciden en destacar como una de las principales consecuencias de la actual legislación penal en materia de drogas, las dificultades que conlleva para el acceso al sistema de salud. Es decir, la legislación pena y persigue a las personas que debieran ser objeto de acciones de prevención y asistencia. Por otro lado, aumenta la estigmatización de los drogadependientes, al tiempo que aumenta su vulnerabilidad.




: saludypoblacion -> viiijornadas -> ponencias
ponencias -> El sector público provincial tiene en Argentina una cobertura total de 21 millones de personas, sumando indigentes y beneficiarios de las obras sociales provinciales
ponencias -> Surgimiento de la Enfermería Moderna
ponencias -> La imagen profesional de enfermería en su contexto de trabajo y en comunidad
ponencias -> La mirada de la medicina sobre prostitución
ponencias -> Estudio descriptivo sobre la salud de los adultos mayores
ponencias -> Planteamiento del problema
ponencias -> Evaluación del sistema público de salud de neuquéN
ponencias -> Titulo: Consumo de sustancias psicoactivas y embarazo adolescente
ponencias -> Máximo de 20 páginas
ponencias -> Promoción de salud, derechos humanos y prevención de its-sida en población travesti: una propuesta metodológica de evaluación, reflexión y acción


Compartir con tus amigos:
  1   2   3


La base de datos está protegida por derechos de autor ©odont.info 2019
enviar mensaje

    Página principal