Organizaciones indigenas amazonicas del peru de nivel nacional


Barreras de acceso cultural



Descargar 0.92 Mb.
Página24/38
Fecha de conversión06.02.2020
Tamaño0.92 Mb.
1   ...   20   21   22   23   24   25   26   27   ...   38
1.3. Barreras de acceso cultural
Recuadro Nº 11 La desnutrición crónica y sus determinantes según el sistema tradicional de salud en Ayacucho y Junín
Las personas entrevistadas (partera y personal de salud) nos informaron que el concepto de desnutrición crónica no forma parte del sistema tradicional de salud de la población indígena quechua-hablante de Chuschi. Ello posiblemente porque la desnutrición crónica no es percibida por la población como un problema dado que no presenta síntomas; se asume que si el niño está sonriente y corriendo entonces está sano.
Tampoco se percibe los problemas de prematuridad y bajo peso al nacer, especialmente en Anapate, porque ello resulta más o menos común. “Durante la gestación las mujeres no se alimentan bien y por eso los niños nacen con bajo peso, pero no se nota mucho; tampoco se nota mucho el nacimiento de prematuros. Las gestantes asisten al control prenatal y se les da consejería, pero no toman en cuenta los consejos que se les da sobre la alimentación”48.
Sin embargo algunos factores asociados a la desnutrición crónica sí tienen una explicación desde su cosmovisión. Nos referimos tanto a las enfermedades diarreicas agudas – ERAs, como a las infecciones respiratorias agudas – IRAs. En estos casos el sistema tradicional de salud identifica los síntomas, determina el diagnóstico y sus causas, y a partir de ellas recomienda el tratamiento. Así por ejemplo, la diarrea se explica por dos razones: porque el niño/a se ha asustado o porque se le ha volteado el estómago. En el caso de Chuschi se explica lo siguiente:
Susto: en este caso la causa es que la persona sufre alguna impresión fuerte. Ocurrido el susto, el espíritu de la persona afectada se separa de su cuerpo; por lo tanto es necesario que el espíritu retorne al cuerpo para restablecer la salud del paciente. Para ello el sistema tradicional de salud recurre a los hallapas (llamadores) para que llamen al espíritu. Este llamado se realiza en un ritual en el que las hallapas (generalmente mujeres ancianas) usan flores y llaman al espíritu a través de cantos que realizan con un tono de voz especial y con mucha devoción. Un ejemplo de sus cantos es: “Esteban, Esteban, dónde te has ido, vuelve, aquí está tu cuerpo, tu alma, tierra pachamama, suelta al niño, que su espíritu vuelva a su alma”.
Estómago volteado: en este caso la causa es que la persona ha realizado un movimiento brusco (en el caso de los adultos, por ejemplo, una caída del caballo). En entrevista con la partera nos dijo que “yo me doy cuenta que el estómago está volteado porque les toco el estómago y siento que a un lado está hinchado y al otro está vacío; entonces los masajeo con grasa y luego los envuelvo con un chumpi. (…) En la posta no saben de esto, tampoco tienen chumpi”. El tratamiento incluye el masaje y/o sacudidas que le hacen a la persona, a veces echado y otras veces parado. Luego le amarran el chumpi alrededor del tronco para sujetarle el estómago.
“En el caso de Anapate la diarrea se explica por las mismas razones: 1) El estómago se voltea; en este caso el tratamiento son masajes hasta regresarlo a su sitio. 2) Susto. Para curarlo se le pasa el huevo y se le envuelve en periódico. Luego se quema el periódico y en él se lee el motivo del susto. También se puede leer poniendo el huevo en un vaso. Para curar la diarrea también se recurre a las vaporeadoras. Estas señoras ponen a hervir hierbas en una olla (el tipo de hierba depende de los síntomas). Después meten una piedra en la olla para que comience a humear y el paciente aspira el vapor”49.
“La diarrea ocurre por un choque de mal aire. Esto se cura con vapor. La vaporeadora asa una piedra y la mete en la olla donde están las hierbas (para que haya vapor); entonces sale el vapor y el niño enfermo lo absorbe. Luego al fondo de la olla sale el mal. Otra receta es comer pato, porque el pato se come la diarrea. Entonces le sacan una pluma al pato, la meten en agua hervida y así solucionan el problema. La diarrea también ocurre porque el estómago se voltea. En este caso el huesero le soba el estómago al niño y se lo reacomoda”50.
De las IRAs se dice que “es una enfermedad que camina y agarra a los niños”. La explican por la presencia de frío o porque se han mojado. Para su cura se utilizan plantas medicinales; así mismo se utilizan los orines del enfermo para bañarlo y así bajarle la fiebre.
Para reducir la incidencia de IRAs y EDAs, el personal de salud recomienda a la población el ejercicio de una serie de prácticas de cuidado de la salud y la alimentación de los niños/as menores de 3 años. Las personas entrevistadas de Chuschi tienen su propia percepción sobre estas prácticas y sobre la posibilidad de realizarlas, que también es necesario considerar:


  • LME: respecto de la lactancia materna, la partera nos informó que a los niños se les debe dar leche materna exclusiva sólo durante los primeros 3 o 4 meses; después tienen que comenzar a comer “porque el bebé ya mira y quiere sopa”. Más aún, si no se le da de comer, el niño/a “no va a tener fuerza, no va a ser un hombre trabajador. Igual es en el caso de la mujer”.




  • Vacunas: la partera considera que “ponerle inyecciones a los niños/as desde los 3-4 meses es un error, les hace daño”. Al respecto nos comenta un caso: “a un niño que no se sentía bien lo internaron y le pusieron una inyección, y al niño le salieron ampollas por el interior de su cuerpo (lo quemaron) y se murió”. Según nos explicó, ella le hubiera medido el pulso y le hubiera dado algo fresco (suero de vaca – cuajo). Este es el tratamiento para el calor; cuando el cuerpo tiene calor el pulso se acelera.




  • Lavado de manos: se lavan sólo con agua porque no tienen plata para usar el jabón. Se lavan después de cocinar. A los bebés se les baña diario, sólo con agua. En las entrevistas de campo realizadas en Chuschi – Ayacucho encontramos que las mujeres beneficiarias del Programa Juntos sí han recibido información del personal de salud sobre lo que es la desnutrición crónica. Ellas, a diferencia de lo ocurrido con los agentes tradicionales de salud, sí pueden identificar que la desnutrición se produce cuando la mujer gestante no está bien alimentada, o cuando no se le da una adecuada alimentación al niño/a. Explican que a un menor desnutrido se le reconoce porque tiene la barriga inflada y los ojos hundidos. También saben que un niño/a desnutrido rinde poco en la escuela y que la causa de ello es que “los alumnos son débiles de cabeza, están cansados, les falta alimentación, los gritan mucho o les pegan (se vuelven como sonsos)”.

En el caso de Huamanguilla el personal de salud opina que “las madres tienen muy claro qué es desnutrición y sus consecuencias, porque ellos las han sensibilizado. Antes no sabían qué era la desnutrición, pero ahora ya aprendieron a explicar qué es”51.


En las entrevistas realizadas en la comunidad de Llactaurán tanto las mujeres beneficiarias como no beneficiarias de Juntos nos dijeron que sí asisten al CRED, y lo hacen en la fecha en que son citadas por el personal de salud. “Las gestantes van al CS una vez al mes y al CRED también una vez al mes, de acuerdo a su cita. Cuando el niño tiene más de 1 año se va cada dos meses”. Asimismo identifican claramente que durante el CRED se pesa a los niños, se les talla, se controla su desarrollo, les hacen análisis y les ponen su vacuna, además de darle consejos a la madre sobre lactancia materna exclusiva, alimentación al niño/a cinco veces al día, lavado de manos con agua y con jabón e higiene de sus hijos/as. Informan asimismo que la consejería se les da en quechua y en castellano52 53.
Sin embargo en las entrevistas también encontramos que las mujeres beneficiarias de Chuschi no tienen una noción clara de la importancia de la talla según la edad como indicador de la desnutrición crónica. Tampoco establecen una clara relación entre IRAs y EDAs con desnutrición; ni entre el lavado de manos o la lactancia materna exclusiva con la reducción de las diarreas. No tienen información sobre porqué es importante lavarse las manos o porqué es importante darle sólo leche materna a los menores de 6 meses. Queda claro que el personal de salud les da “consejos” sobre los cuidados de salud y alimentación que deben tener con sus hijos/as, pero no les explican porqué es importante cumplir con esos consejos. Ellas tampoco preguntan porqué; tienen miedo de preguntar mal, les da vergüenza, son tímidas, y al final salen del EESS con dudas. El personal de salud les da charlas, pero en grupos de 30 a 50 mujeres. Además las charlas son en castellano, así que las que sólo hablan quechua no les entienden.
En Anapate la situación es peor porque las mujeres no tienen información sobre qué es la desnutrición crónica ni sobre los cuidados de salud y alimentación que debe tener la gestante y las madres de los niños/as menores de tres años para evitarla. “En Anapate los niños/as nacen muy pequeñitos; las gestantes casi no comen nada y toman mazato. Es por eso que hay desnutrición crónica. Además las mamás no se preocupan por sus hijos/as, se ponen a tomar mazato y los descuidan”54. Y cuando se les proporciona información, el personal de salud no lo hace en la lengua local. Según explican las mujeres beneficiarias del Programa Juntos, “la Enfermera del Puesto de Salud de Oviri ha hecho sesiones educativas sobre desnutrición crónica pero no le entendemos y ella se molesta”55. Lo mismo ocurre en el establecimiento de salud: “La gente viene a atenderse, pero sólo habla asháninka, entonces no entiende lo que explica el enfermero y así tanto el enfermero como las mamás se quedan descontentos. Por ejemplo, las mamás hacen referencia al maltrato de la Técnica de Oviri”56. Ellas sienten que no las quiere atender ni sellar sus tarjeta, y que las discrimina porque son asháninkas57.
La pregunta que se desprende de ello es: ¿es posible lograr que las madres ejerzan las prácticas recomendadas?, ¿cómo? Por el momento parece que aún no se tiene mucho éxito. Así, al preguntarles a las mujeres de la Comunidad de Llactaurán qué le habían dado de desayuno a sus hijos, respondieron: “manzanilla, toronjil con cancha, sopa”.



Compartir con tus amigos:
1   ...   20   21   22   23   24   25   26   27   ...   38


La base de datos está protegida por derechos de autor ©odont.info 2019
enviar mensaje

    Página principal