Noche en el huerto



Descargar 25.09 Kb.
Página1/3
Fecha de conversión03.11.2019
Tamaño25.09 Kb.
  1   2   3

NOCHE EN EL HUERTO
Introducción:
Antes de comenzar, queremos contarles en que consiste nuestra propuesta para esta noche de Jueves Santo, noche de adoración y de vigilia en la que acompañaremos a nuestro Señor. Los invitamos a reflexionar y rezar, a adorar a nuestro Señor presente en el Santísimo Sacramento.

En esta noche nos reunimos para acompañar a Jesús en sus horas más difíciles, aquellas que vivió desde su Última Cena hasta su muerte en Cruz.

El objetivo de este encuentro no es el hecho de estar despiertos simplemente, sino de permanecer orando como Él se lo pidió a sus discípulos en el Huerto de los Olivos, en el Getsemaní. Por eso, preferimos llamar a este momento: “Noche en el Huerto”.

Aprovechemos este tiempo para que sea un viaje hacia lo profundo de nuestro corazón y que podamos escuchar la voz del Señor que desde allí nos habla.


Indicaciones Generales para el trabajo en comunidad: Siempre es enriquecedor leer varias veces la lectura, para así extraer todo lo que el Señor me quiere decir con Su Palabra. Podemos leer una vez en comunidad y luego individualmente releer para reflexionar. Antes de leer La Palabra pidamos al Espíritu Santo:

Ven Espíritu Santo

Y envía desde el cielo

Un rayo de tu luz

Ven Padre de los Pobres

Dios espléndido

Luz de los corazones

Amén.
1º Momento: Entrando en el desierto


Lectura: Oseas 2,16 “ Por eso ahora la seduciré, la llevaré al desierto y allí le hablaré a su corazón.”
Reflexión

Para comenzar esta Noche en el huerto es necesario disponer el corazón. Por eso los invitamos a hacer silencio, un silencio interior para acallar todo lo que nos impide escuchar la voz de Dios. Un silencio lleno de respeto y de amor a Jesús y a nuestros hermanos, con los que compartimos hoy, este encuentro con el Señor.

Así como Jesús camina por el desierto durante cuarenta días y cuarenta noches, animémonos a entrar nosotros también en nuestro propio desierto, dispuestos a descubrir lo que Él tiene para decirnos.
(Momento de silencio)
Extracto de oración: “Déjate llevar al desierto” de Marcelo Murúa.
Déjate seducir por el Señor,

Escucha su voz

que te habla al interior.

Siente su abrazo

que te rodea

con la ternura

de una madre por su hijo.

Permite que su mirada

te alcance

para llenarte con su luz.


Déjate conducir por el Señor.

que él tome la iniciativa,

que dé los primeros pasos,

que te revele el horizonte de tu vida.

Deja que sea él quien hable.

Quien llegue con su Palabra

A lo profundo de tu corazón.

Haz el esfuerzo del silencio,

disfruta el remanso

de la contemplación.

Aprende a escuchar,

tan solo a escuchar.


No planifiques demasiado,

más bien ofrece tu esfuerzo

en la disponibilidad de discípulo,

que, con las manos vacías,

se presenta,

al despertar de cada día,

ante el misterio renovado.
Déjate llevar al desierto diario.
Que así sea, buen Señor.
2º Momento: Jesús ante el Padre
Lectura: Mc 14, 32 – 36
Para este momento proponemos reflexionar sobre las actitudes de Jesús que son reflejadas en este relato. Tristeza, miedo, humildad, fidelidad, obediencia, compromiso.

Para reflexionar en forma individual



  • ¿En qué me parezco a Jesús? ¿reconozco estas características de Jesús en mi persona?

  • ¿en qué actitudes concretas las puedo ver?

  • ¿En qué momentos mi oración es más profunda?

  • Cuando rezo, ¿pido que se haga la voluntad del padre?

  • ¿estoy dispuesto a aceptarla?

Luego en grupos pequeños compartir lo reflexionado individualmente.


Conclusión: En nuestra vida hemos tenido momentos de angustia, de sufrimiento, de dolor o de muerte de algún ser querido. Debemos tomar el ejemplo de Jesús: abandonarnos en brazos del Padre y confiar más allá de nuestros temores. Tenemos que tener en cuenta cómo Jesús es conciente de su misión y cómo enfrenta ese compromiso con Dios Padre.
Todo esto pidámoselo a nuestro Señor por intercesión de nuestra madre María.
Rezar: Ave María
Canto sugerido:
Padre, me pongo en tus manos,

haz de mi lo que quieras,

sea lo que sea te doy gracias.
Estoy dispuesto a todo,

con tal que tu voluntad se cumpla

en mí y en todas tus criaturas,
No deseo nada más;

te confío mi alma;

te la doy con todo el amor

del que soy capaz,


porque te amo y necesito darme,

ponerme en tus manos sin medida,

con infinita confianza

porque tú eres mi Padre.



3º Momento: Jesús y los discípulos
Lectura: Mc. 14, 37- 42.
En este fragmento podemos ver a la oración como el camino que nos presenta Jesús. En nuestras vidas hay muchas “noches”: momentos de oscuridad, de tentación, de no poder ver el camino correcto. La única forma de ver la Luz es a través de la oración.
Reflexión Individual:

Te proponemos un ejercicio: Ponete en el lugar de los discípulos…



  • ¿qué pensaban cuando Jesús les decía estas cosas?

  • Mientras Jesús oraba ¿qué sentían; sobre qué hablaban?

  • ¿qué se preguntaban?

Ahora ponete en el lugar de Jesús:



  • ¿qué sentimientos invadirían Jesús esa noche?

  • ¿cómo encontró a sus discípulos, sus amigos?

  • ¿cómo se habrá sentido ante esa situación?

  • ¿qué sentido tuvo la oración esa noche para El?

Respecto a mi propia realidad:



  • ¿En qué situaciones concretas siento que Jesús me necesita?

  • ¿Respondo a ese pedido? ¿cómo?

  • ¿Cuáles son las tentaciones que me “duermen” ante su llamado?

  • ¿En qué aspectos –ante qué cosas en que Él me necesita- me quedo dormido?

Reflexión grupal:

Compartimos en comunidad lo que hemos reflexionado individualmente, aquello que más me haya cuestionado.


Conclusión: Pidamos a María que en estos tiempos difíciles que nos toca vivir nos ayude a mantenernos firmes y constantes en la oración para no caer en la tentación y permanecer atentos al llamado de Jesús.
Rezar: Ave María
Canto sugerido: Mi Getsemaní (Eduardo Meana)
4º Momento: Jesús es traicionado
Lectura: Mc 14, 43 – 50
Marcos nos presenta el momento en que Jesús es traicionado por uno de sus amigos y es llevado preso.
Reflexión Individual

  • ¿cuál fue la actitud frente a Judas? ¿Y frente a quienes lo venían a arrestar?

  • ¿cómo se comportaron los discípulos al ver llegar a la multitud?

  • ¿qué hicieron cuando se llevaron a Jesús?

  • ¿por qué crees que actuaron así?

Mi actitud con Jesús



  • ¿he sido traicionado? ¿cuándo, por quién? ¿cómo reaccioné ante esto?

  • ¿en qué situaciones he traicionado yo a Jesús?

  • ¿cuándo lo he abandonado? ¿por qué? ¿vergüenza, miedo de anunciar a Jesús o reconocerlo en mi hermano?

Reflexión en comunidad:

Compartimos en comunidad (grupos pequeños) lo que hemos reflexionado individualmente, aquello que más me haya cuestionado.
Conclusión: Muchas veces nos cuesta mantenernos fieles al Señor, sobre todo fuera de los ámbitos parroquiales. Por miedo o vergüenza lo abandonamos como lo hicieron sus discípulos. Pidamos a María que nos de la fortaleza ara ser fieles a Jesús y acompañarlo en las horas difíciles.
Rezar: Ave María
Canto Sugerido: Cristo Calla
5º Momento: Jesús ante Pilato

Lectura: Mc. 15, 1-15






Compartir con tus amigos:
  1   2   3


La base de datos está protegida por derechos de autor ©odont.info 2019
enviar mensaje

    Página principal