Los hospitales “de, por y para” mujeres



Descargar 73.83 Kb.
Página1/8
Fecha de conversión25.11.2019
Tamaño73.83 Kb.
  1   2   3   4   5   6   7   8

Mujer y Salud Cap. XIV. Los hospitales por y para mujeres


CAP. XIV. LOS HOSPITALES POR Y PARA MUJERES
All of these women’s hospitals functioned importantly as places where women’s medical education and practiced was legitimated, rendered socially viable and respectable, connecting the image of the women doctor intimately with her suffering sisters.1
No podemos hablar de las de las mujeres pioneras de la medicina moderna sin mencionar una parte importante de su labor profesional: la creación de hospitales para mujeres, atendidos totalmente por personal femenino. Aparecieron en primer lugar en los Estados Unidos, siendo pionero de ellos el New York Infirmary for Women and Children creado por Elizabeth Blackwell en 1857, al que siguieron otros en Boston, Chicago, Minneápolis, Nueva Orleáns, etc.
I. El New Hospital for Women o Elizabeth Garrett Anderson Hospital
El primero y más importante de los creados en Gran Bretaña, siguiendo el modelo americano, fue sin duda el New Hospital for Women fundado por Elizabeth Garrett en Londres en 1866. La importancia del New Hospital for Women, no se reduce solamente a la calidad de la atención médica dispensada, o a haber sido el primer hospital que permitió las prácticas de las alumnas de la Women School of Medicine for Women, sino que, además, fue el modelo que inspiró la creación de otros hospitales por y para mujeres en Gran Bretaña, la India y Australia.

En el capítulo correspondiente a la biografía de Elizabeth Garrett hemos tratado de la creación y desarrollo del New Hospital for Women hasta 1917, año en que pasó a denominarse Elizabeth Garrett Anderson Hospital. En este capítulo nos referiremos a su desarrollo desde 1917 hasta nuestros días.

El Elizabeth Garret Anderson Hospital mantuvo la política de atención a mujeres, con una plantilla exclusivamente femenina, así como la tradición de financiarse en parte con la contribución de diferentes organizaciones de mujeres. En 1929, la Reina Madre presidió la apertura de una nueva sección y en 1940, inauguró la Garrett Anderson Maternity Home en Belsize Grove, Hamsptead. Esta maternidad, que no atendía consultas externas, disponía inicialmente de veintisiete camas, que aumentaron a treinta y cinco en 1966. En 1913, se abrió un hospital para convalecientes de diecinueve camas, situado en Rosa Morison House, Barnet, que pasó a depender en 1972 del Barnet Group Hospital Management Committee.

Al crear el dispensario primero, y el hospital más tarde, Elizabeth Garrett pretendía un doble propósito: atender los problemas de salud de las mujeres, especialmente de las más necesitadas, que no podían acudir a su consulta privada, y proporcionar un lugar adecuado para la práctica profesional de las mujeres doctoras. El hospital dispuso de su propia escuela de enfermería, y sus salas estuvieron abiertas para las prácticas de las alumnas de la LSMW, muchas de las cuales ejercieron en ellas como doctoras tras completar su formación. Most of England’s most famous doctors, working in all parts of the world, have owed their early training to her Hospital.”2

Durante la segunda Guerra Mundial, el hospital continuó su funcionamiento pese a encontrarse en una zona extremadamente vulnerable dada su cercanía a tres estaciones de ferrocarril. Parte de la residencia de enfermeras se transformó en salas para atención de las personas heridas en los bombardeos y, por primera vez en su historia, se abrió una sala para atender a pacientes de sexo masculino, cambios que terminaron con el final de la guerra.



En 1948, al crearse el National Health Service, el Elizabeth Garrett Anderson Hospital se integró en el grupo de hospitales del Royal Free Hospital, donde permaneció hasta 1962 en que la reorganización del Royal Free impidió la existencia de unidades hospitalarias independientes. El Elizabeth Garrett Anderson pasó entonces a formar parte del Metropolitan Regional Hospital Board, quedando integrado en el North London Group desde 1963. En esta fecha la escuela de enfermería pasó asimismo a formar parte de la North London Group Training School.

En 1974, tras una nueva reorganización del National Health Service, el Elizabeth Garrett Anderson pasó a formar parte del grupo de hospitales bajo el control de la Camden and Islington Area Health Authority. En septiembre de 1974, el General Nursing Council retiró al Elizabeth Garrett la consideración de hospital universitario para la preparación de personal de enfermería. Ello hacía preciso contratar a la totalidad del personal de enfermería, incluyendo el personal auxiliar, lo que suponía un incremento importante de los gastos. Esto, junto con el deterioro de las instalaciones, hizo que el cierre del hospital pareciese inminente, lo que provocó la creación de un Comité de Acción que promovió una amplia campaña a favor de su permanencia, incluyendo la presentación al Gobierno en julio de 1975 de una petición con veintitrés mil firmas, y una marcha de sindicalistas en Londres en julio de 1976.

En noviembre de 1975, la entonces Ministra de Sanidad, Barbara Castle, visitó el hospital, anunciando tres meses más tarde la decisión ministerial de proceder a su cierre, por ser pequeño, antieconómico y requerir grandes reformas. Se pretendía trasladarlo a otro hospital más grande, probablemente el Whittington Hospital en Highgate. Desde octubre de 1976, se intensificó el movimiento en defensa del Elizabeth Garrett Anderson, mediante piquetes formados por pacientes, amigos y miembros del personal, para impedir su desmantelamiento, y una amplia cobertura del tema en los medios de comunicación. Como parte de esta campaña se celebró una exposición sobre la historia del hospital en el mes de mayo de 1977.

En 1979, Margaret Thatcher reprivatizó el Elizabeth Garrett e invirtió dos millones cuatrocientas mil libras en su reconstrucción y remodelación, a lo que se unió medio millón de libras recogido por la fundación Hospital’s Appeal Fund para gastos de mobiliario y equipamiento. El hospital volvió a abrir sus puertas en 1984, unido con el Hospital for Women, de Soho. En 1989, se incorporaron por vez primera ginecólogos a la plantilla. En los últimos años del siglo XX, el Elizabeth Garrett ha venido atendiendo unas mil quinientas pacientes internas cada año más otras tantas en consultas externas, incluyendo clínicas para planificación familiar, prevención del cáncer de mama, etc. A finales del año 2000 se precedió al cierre definitivo del viejo edificio de ladrillo rojo de Euston Road, inaugurado por los Príncipes de Gales en 1890, trasladándose provisionalmente a Huntley Street donde permanecerá hasta la apertura, en 2008, de una nueva sede. Actualmente se ha iniciado ya la construcción de un nuevo gran hospital en Euston Road, cuya apertura está prevista para el año 2005. A partir de esta fecha se comenzarán las obras del nuevo edificio que albergará el Elizabeth Garrett Anderson, y que se prevé esté terminado para el año 2008. Este nuevo hospital seguirá manteniendo la tradición establecida por su fundadora, de que las pacientes puedan ser atendidas por doctoras, si así lo solicitan.
II. El Edinburgh Hospital and Dispensary for Women de Sophia Jex-Blake
En septiembre de 1877, tres meses después de haber instalado su consulta privada en Manor Place, como la primera doctora de Edimburgo, Sophia Jex-Blake abrió un dispensario situado en el número 73 de Grove Street, en el barrio de Fountainbridge. Here poor women could receive medical attention for a fee of a few pence.3 El dispensario contó enseguida con un alto número de pacientes externas, cien aproximadamente en la primera quincena. Cuando Sophia, tras la muerte de su madre y de una de sus ayudantes, se tomó un período de vacaciones entre 1881 y 1883, cerró su consulta privada, pero el dispensario siguió funcionando, atendido por otras doctoras.

En 1885, fue trasladado a un nuevo edificio, en el número 6 de Grove Street. Se amplió entonces la consulta de pacientes externas con una sala de cinco camas para pacientes que requiriesen hospitalización, y pasó a denominarse Edinburgh Hospital and Dispensary for Women. Sophia contrató una enfermera jefe encargada del pequeño hospital “and a year later Dr. Catherine Urquhart, who had trained at the London School of Medicine for Women, was appointed the first Resident medical Officer. The Edinburgh Hospital and Dispensary was Scotland’s first hospital for women staffed by women.4 Este hospital mantuvo una práctica floreciente, haciéndose necesaria su ampliación. En 1895, se formó un subcomité dedicado a planificar el traslado a una sede más amplia. En 1897, año del Jubileo de Diamantes de la Reina Victoria, se lanzó una petición pública en los periódicos escoceses, para obtener el apoyo económico necesario:

The Edinburgh Hospital and Dispensary for Women and Children now in Grove Street has existed first as Dispensary then as a Hospital for nearly 20 years. The Dispensary in the first 16 years was attended by 2,621 patients who paid 25,773 visits. The present building affords one large ward of 4 beds and another small private ward. In the first 10 years the Hospital admitted 340 patients. It is now proposed to raise a fund of 10,000 pounds in order to build a really adequate and satisfactory hospital and it has been suggested that in honour of the present year a special Jubilee Ward should be erected to be free to all needy patients.5
Al tiempo que se realizaba esta colecta popular, Sophia Jex-Blake tomaba la decisión personal de retirarse de la práctica médica y trasladarse de nuevo a Sussex. El Comité del Hospital decidió que Brunstfield Lodge podría adaptarse perfectamente para constituir la nueva sede. Sophia aceptó venderlo a un precio que permitiese al Comité su adquisición, y el 27 de marzo de 1899, se firmaba una nueva constitución del hospital cambiando su nombre al de Brunstfield Hospital, y manteniéndose la condición inicial que se dedicase a la atención de mujeres y niños, dispensada únicamente por doctoras. Sophia fue nombrada doctora asesora del Brunstfield Hospital.

III. The Hospice, fundado por Elsie Inglis

A finales de la década de los noventa, Elsie Inglis promovió la creación de un Medical Women’s Club, cuyas reuniones se celebraban en el 8 de Walker Street, del que formaron parte muchas de sus antiguas amigas, incluidas las hermanas Cadell. Un objetivo de este grupo era la creación de un hospital por y para mujeres. Al tener noticias por la Dra. McGregor sobre el proyecto relativo a la ampliación del hospital de Sophia Jex-Blake, Elsie Inglis escribió al Comité del hospital el 29 de enero de 1899, ofreciendo cubrir la mitad de los gastos exigidos por las obras de ampliación, a cambio de que el Club ostentase el cincuenta por ciento de los cargos del Comité. Tres días más tarde volvió a escribir especificando la suma que estaban dispuestas a ofrecer: cuatro mil libras esterlinas. El Comité respondió agradeciendo el ofrecimiento pero manifestando que no era posible aceptar la condición propuesta, “the request to nominate committee members could not be granted, even had the Hospital wished to agree, the proposed new constitution would have prevented it.6

Elsie Inglis discutió la respuesta del hospital con sus compañeras y escribió nuevamente, en un tono que no dejaba lugar a dudas sobre la voluntad de no ceder en la intención de ostentar el cincuenta por ciento de representatividad en el Comité:

“”It was unanimously decided that if the Club was to give the promised aid, their condition must stand … The club will not undertake to collect this money for the Hospital unless they are assured by your Committee that the half representation will be conceded to them when the money is collected… The Club has the fullest intention of establishing a Woman’s Hospital in Edinburgh and feels that it would be much better both for your interests and theirs to form one strong Hospital than to divide forces. If your Committee see their way to considering our proposals favourably, our delegates are authorised to meet your sub-committee at any time or place your name.”7


Bien por causa de su tono impositivo, bien por influencia de Sophia Jex-Blake, el Comité no cedió a las exigencias de Elsie Inglis, quedando rota de momento la posibilidad de establecer una colaboración entre Brunstfield Hospital y el Medical Women’s Club:

“”Dear Madam. Our executive committee have considered your letter… and can only account for its tenor by a belief that you are labouring under a misapprehension of the wishes and intentions of your Exc. Committee. Under these circumstances they think it best that the present correspondence should cease.”8


Se sugería en la misma carta la posibilidad de mantener conversaciones sobre el tema, pero finalmente el hospital adoptó una nueva constitución quedando de momento cortada la posibilidad de colaboración entre Elsie Inglis y su grupo y el hospital fundado por Sophia Jex-Blake. Elsie Inglis inició entonces decididamente el proyecto de creación de un hospital propio. Contó con el apoyo de sus amigas doctoras y su hermana Eva, quien iba a contraer matrimonio con el cirujano John Shaw McLaren. Asimismo convenció al doctor Hugh Barbour para que les cediese gratuitamente la casa del número once de George Square, como sede del nuevo hospital.

Entretanto Brunstfield Hospital había cambiado de opinión y a finales de junio de ese mismo año de 1899 dirigieron una carta a Elsie Inglis ofreciendo “two seats on their committee to the Medical Women’s Club.”9 Elsie respondió en cierto modo dejando abierta la puerta a una posible colaboración en el futuro, que se haría realidad años después:

“”for the next three years all the energies of the Club –both in the way of work and money –must be devoted to making the George Square home a success... The club in no way desired to start a rival institution to the Edinburgh Hospital for Women and Children and… it appears to them quite possible that eventually the two schemes might be worked into one. Even if this were not found feasible the Club might at the end of three years find itself able to take an active part in helping both.”10
En noviembre de 1899, se inauguró el pequeño hospital de George Square. Contaba tan solo con siete camas, distribuidas en tres habitaciones privadas y una sala de cuatro camas, y estaba atendido por una enfermera residente y una doctora en prácticas. Durante los años siguientes, este modesto hospital, que estaba abierto a las pacientes (mujeres y niños) enviados por cualquier doctora de Edimburgo, trató todo tipo de enfermedades. La asistencia en habitación privada costaba una guinea a la semana, y en la sala de cuatro camas, media corona. El comité médico estaba compuesto por Elsie Inglis, y las doctoras Cadell y McGregor. Jessie McGregor ejercía también como doctora del Brunstfield Hospital, siendo en cierto modo el nexo de unión entre ambos hospitales de mujeres. Para Elsie Inglis su labor en el hospital era tan importante que en doce años tan sólo faltó a tres reuniones del comité médico.

En 1901, se produjeron algunos cambios en la constitución del Brunstfield Hospital que proporcionaron mayor poder a los miembros no-médicos del comité en detrimento del poder ostentado por Sophia Jex-Blake y el resto de doctoras. Esto fue aprovechado pro Elsie Inglis para solicitar un puesto de doctora asesora en Brunstfield, y cuando se celebró la siguiente reunión del comité no-médico para proceder a nuevos nombramientos, se concedió el cargo de doctora jefe a Mona Chalmers Watson (sobrina de Elizabeth Garrett) y quedaron empatadas, para el cargo de ayudante, las doctoras Elsie Inglis y Marion Erskine, siendo preciso proceder a una nueva votación. Han desaparecido varias hojas del libro de actas del Brunstfield Hospital a partir de este punto, lo que impide tener constancia exacta de lo sucedido pero sí sabemos que Elsie Inglis no fue elegida.

En 1902, terminaba el contrato de cesión de George Square. Elsie Inglis no estaba dispuesta a aceptar la desaparición del hospital, y se procedió a su traslado a una nueva sede. “As the work that seemed to her most valuable was the attending of poor women during their confinements, it was decided to take premises in the Royal Mile.11 Se eligió la casa situada en el 219 de High Street, que había sido una posada respetable anteriormente. La mayor atracción para Elsie Inglis era el saber que su hospital, que pasó a denominarse ahora The Hospice, quedaba situado en la mejor zona para luchar contra la pobreza y la ignorancia.




Compartir con tus amigos:
  1   2   3   4   5   6   7   8


La base de datos está protegida por derechos de autor ©odont.info 2019
enviar mensaje

    Página principal