Los efectos de un modelo de desarrollo insostenible: la crisis económica en la comunidad de Madrid


De distrito industrial a detrito terciarizado



Descargar 117.17 Kb.
Página9/14
Fecha de conversión24.09.2019
Tamaño117.17 Kb.
1   ...   6   7   8   9   10   11   12   13   14

De distrito industrial a detrito terciarizado


De tal manera la economía cosladeña sufrirá un rápido e intenso proceso de terciarización en el cabio de siglo7. A finales de la primera década del dos mil el sector servicios ya generaba el 73% del producto interior bruto municipal, mientras que la industria sólo el 26%. Cifras bastante diferentes a las de la zona estadística a la que pertenece -El Este Metopolitano8-, donde la industria incrementa su peso sustancialmente hasta llegar al 35% del PIB, mientras que los servicios lo reducen al 64%.

Como ya hemos indicado, dentro del sector servicios la principal actividad, sin considerar el Comercio y Hostelería -cuyo peso relativo en la ocupación es casi idéntico al de la Comunidad de Madrid (104 ocupados por 1.000 habitantes frente a 107)-, es la de Transportes y Comunicaciones. Por ejemplo en el año 2008 esa actividad ocupaba nada menos que a 92 trabajadores por cada mil habitantes (casi 1 de cada diez). Mientras que en su Zona Estadística esa cantidad, en 2008, descendía al 38 por mil, cifra muy similar a la del conjunto de la CAM (37,5). De la misma manera, las “unidades locales” dedicadas a esta actividad suman 399, a razón de 4,4 unidades por cada mil habitantes, el índice más alto de todos los municipios de más de 50.000 habitantes de la Comunidad de Madrid (cuya media está en 2,3 unidades por mil habitantes). No obstante, todavía el número de unidades productivas9 dedicadas a esa actividad es mucho mayor, pues existen nada menos que 1.519. Diferencia que es debida al alto número de autónomos y pequeñas empresas domiciliadas en unidades locales residenciales. 17 por cada 1.000 habitantes, cuando la media de la CAM es de 8,39.

Como el peso de los autónomos y de los empresarios sin trabajadores, o con muy pocos trabajadores, es muy alto, hay relativamente pocos afiliados al régimen general de la seguridad social, 342 afiliados por cada 1.000 habitantes, mientras que en la Comunidad de Madrid esa cifra asciende a 440. Además del alto número de autónomos, el tamaño de las empresas es muy reducido, pues en 2008 existían nada menos que 10.000 unidades productivas con menos de tres trabajadores (que ocupaban a 8.878 personas) y otras 893 con una plantilla entre 3 y 9 trabajadores (4.567), y sólo 115 empresas con más de 50 trabajadores, de un total de 11.428 unidades productivas.

En otro lugar analizamos cómo, precisamente, la figura del autónomo o del pequeño empresario del transporte se revelan como el prototipo de estos nuevos perfiles socioeconómicos: trabajadores autónomos altamente dependientes en el sector de servicios de logística y transporte en Coslada, que son el paradigma y la punta del iceberg de ese modelo de producción madrileño, en el que se han fragmentado los procesos productivos hasta el extremo, y se han simplificado las tareas, orientando las estrategias de rentabilidad empresarial al bajo coste laboral y la intensificación del trabajo. Gracias a la también extrema individualización y desregulación de las relaciones laborales. Perfiles profesionales desempeñados por trabajadores de origen de clase obrera, que se incorporaron al mercado de trabajo esa efímera fase de altos niveles de crecimiento económico y del empleo, y que se sitúan, sociológicamente hablando, en un nuevo terreno de nadie en la estructura de clases tradicional [López Calle y Fernández Gómez, 2013]. Pues, así como es difícil su clasificación para los analistas, también lo es para ellos la construcción de sus propias identidades, pues desarrollan su vida y trabajo en espacios atravesados por referencias culturales, simbólicas y materiales muy ambiguas: desde el tipo de vivienda y de espacios urbanísticos en los que viven, pasando por sus pautas de consumo, hasta las formas de socialización, movilización y participación ciudadana.

Pero Coslada, en este sentido, también es un caso prototípico del rápido declive económico y social que han sufrido las periferias de la periferia europea tras la huida masiva de capital hacia países emergentes que se inicia a finales del año 200710.




Compartir con tus amigos:
1   ...   6   7   8   9   10   11   12   13   14


La base de datos está protegida por derechos de autor ©odont.info 2019
enviar mensaje

    Página principal