Lista de películas en dvd y cd del P


Una de las experiencias que marcaron la vida de Roman Polanski niño y hombre fue lo que le sucedió en el ghetto de Cracovia



Descargar 13.1 Mb.
Página376/561
Fecha de conversión10.01.2020
Tamaño13.1 Mb.
1   ...   372   373   374   375   376   377   378   379   ...   561
Una de las experiencias que marcaron la vida de Roman Polanski niño y hombre fue lo que le sucedió en el ghetto de Cracovia en plena guerra mundial. En una redada de los nazis, y con menos de diez años, el pequeño Roman vio como una señora de avanzada edad no podía seguir los pasos de una improvisada fila de detenidos. La mujer se quejó ante un oficial, este la apartó de la fila y, acto seguido, le disparó en la espalda. “La sangré brotó como un géiser y la anciana cayó”, explicaba hace ya años Polanski en una entrevista para un canal de televisión francés. Como en el caso del checo Milos Forman, su joven madre también murió asesinada en un campo de concentración poco después de este tenebroso y cruel capítulo que alteraría toda su vida y futura obra.

No es de extrañar que de un niño tan acostumbrado a la muerte, a la sangre, al mal en estado más puro, aflorasen, ya hombre, las películas que lo han convertido en una de las miradas más originales, perversas e inquietantes del cine.

Del irregular Polanski uno espera siempre o una decepción (como en el caso de Oliver Twist) o mucha ironía, mala uva, imágenes enfermizas, toques surrealistas, una dirección de actores admirable y una utilización de los amplios recursos del cine sin parangón.

El pianista es un film seco, plano, frío, directo, casi periodístico. Parece como si el realizador polaco echase un órdago a la grande al premiado Spielberg y a su La lista de Schindler diciendo que el holocausto nazi no puede contarse con lirismo o poesía en cuidado blanco y negro, sino de una forma elíptica, informativa, abrupta y cruda, sin los violines de John Williams de fondo, con más silencios o ensordecedores ruidos de fusil que orquestas o coros.

Aunque soy de los que reconocen en la película de Spielberg un magistral acercamiento al horror del exterminio, creo que la mirada y el discurso de Polanski son tan válidos como el del cotizado y aclamado director. Para empezar, porque Polanski vivió y sufrió el exterminio en sus propias y ya viejas carnes. Además, lo que presenta en el ghetto de Varsovia es una comunidad judía nada maniquea: con pobre gente a punto de su eliminación junto a judíos arribistas y perversos, como bien exponía Primo Levi en su magnífica trilogía literaria sobre el holocausto. Algo realmente difícil de ver en Spielberg, conocido activista, militante y filántropo semita.

La puesta en escena de la creación del ghetto, sus murallas, el hacinamiento, los asesinatos nocturnos, el hambre, la política de eliminación que sólo apuntan los periódicos no cuenta con ningún alarde estético, espectaculares grúas, piruetas visuales o toques “de autor”. Parece como si el rico imaginario de Polanski se hubiese acojonado, paralizado a la hora de contar esta historia, tan delicada para cualquier director como personal y afectiva para Polanski en concreto.



“¿Que vais a hacer cuando tengáis hambre? ¿Comeros el piano?”

Piano El




Compartir con tus amigos:
1   ...   372   373   374   375   376   377   378   379   ...   561


La base de datos está protegida por derechos de autor ©odont.info 2019
enviar mensaje

    Página principal