Las mujeres a las que no representa “Ni una menos”


Las mujeres machistas aceptan las reglas del sistema que las embosca y no se adhieren en la lucha



Descargar 219.59 Kb.
Página3/3
Fecha de conversión25.11.2019
Tamaño219.59 Kb.
1   2   3
Las mujeres machistas aceptan las reglas del sistema que las embosca y no se adhieren en la lucha.
Creyentes de que estas desigualdades son consecuencias biológicas y no se trata de una construcción cultural, no cuestionan los patrones de asimetría y comienzan a ver a la otra mujer como su competencia, mientras continúan rindiéndole culto a ese hombre considerado como dios mitológico en la escena conyugal.

María Basualdo, filósofa y experta en salud mental, opina con referencia a este personaje de la mujer machista en una columna de opinión de la agencia de noticias Univision“En la promiscuidad de él, ella es la que provoca, la culpable. La villana de Jennifer Anniston es Angelina Jolie. Como gallinas del mismo gallinero, ella se convierte en lobo de la otra mujer.”
El papel del hombre en todos estos casos se asimila al del títere victimario de sus impulsos sexuales. Tal es así, que las mujeres machistas utilizan a menudo términos como “zorras”, “rompehogares”, “motorhome”, para dirigirse a lo que ellas catalogan como su competencia y acudiendo, a su vez, a amenazas, escrachos en las redes sociales y demás medidas que enmarca a una relación de infidelidad como decisión individual y no unánime.

La maternidad es otro tema de confrontación cuando se escucha a esas mujeres de Satanás hablar de no desear hijos, y como si tuvieran que necesitar motivos igual explayan que las llevó a esa decisión. La respuesta no tarda en llegar, que no tiene sentido una vida sin hijos, que sólo se aprende a vivir criando, que se asegura una vida de soledad.

Los mandatos sociales tradicionalistas se usan como escudo para seguir consolidando la violencia doméstica. El hombre no renuncia  a su vida, es la mujer la que tiene “porque si” dedicarse plenamente a la crianza de los hijos, enseñarle al varón que sus juguetes son los autos y a la señorita que debe ser la encargada de levantar los platos de la mesa cuando la cena termine. Todos tienen un papel premeditado que cumplir para no obstruir los caminos que dan lugar a los valores sociales. Con suerte van a terminar siendo exitosos policías y audaces amas de casa, eso sí, sin jamás faltar a misa los domingos.

Estos temas plantean una analogía que sigue disparando con la gomera fija a la independencia femenina. Si una mujer afronta una carrera, se especializa, crece profesionalmente y logra la propia autonomía, no lograría la aprobación de su género si acto seguido confiesa que no sabe cocinar. – ¿Cocinar y limpiar? Lo puede hacer cualquiera, yo quiero hacer periodismo de investigación. – Sos una inútil, nena. No te vas a casar nunca. – Me lo aseguras, ¿verdad?
Es por eso que si se toca el tema del aborto legal, seguro y gratuito comienza una lluvia de insultos que no recibió ni siquiera el padre Grassi después de abusar a cuantos chicos se cruzó por el camino del pastor. No importa si el embarazo no fue buscado, sino causa de una violación, si el hecho de que no sea legal no hace que cada año mueran mujeres por abortos clandestinos, por su condición económica y social. Cualquiera sea el caso lleva el título de “Asesina” en la frente, rótulo que ni siquiera los tienen los femicidas, que a pesar de sus esfuerzos por querer ser protagonistas de la historia, el foco de los medios masivos y la política hace que la codiciosa víctima se quede SIEMPRE con ambos papeles.

No hay forma de que empaticen con mujeres encapuchadas, que encima (si, encima) pintan los patrulleros porque,  ¿Con qué necesidad? Los pobres empleados de la justicia lo único que hacen es cuidarles la espalda a los proxenetas que disfrutan secuestrando chicas por la calle y explotarlas sexualmente para rellenar su billetera, pero che ¿Acaso no buscaba eso con la pollera que se puso la otra vez para salir? Automáticamente responde el hombre de al lado – ¿Quién? ¿Tu mujer? – No macho, a mi mujer y mi hermana no las tocas. Las demás si, son todas putas.

Es que son las feminazi, como definen ellos, mujeres y hombres alegando a las atorrantas que participan y encienden los motores una y otra vez para frenar a quienes se creen en condiciones de seguir avasallando los derechos de las mujeres, nuestras mujeres. No es momento de dar clases de historia, ya bastante se trabaja por la justicia y el Estado para también hacerse cargo de la educación. “Holocausto”, búscalo por Google. “Mujeres luchando” no busques porque el primero resultado que te trae el servidor es un montón de mujeres luchando en el barro, que ironía, no? Cuando se siente la victoria ni siquiera Ni Una Menos rankea en el buscador más importante del mundo.
Pero esto no termina acá, todavía se está en deuda y le debemos a San pablo, a Tinelli y al marketing años y años de construcción de estereotipos que banalizan en conjunto la estructura de la mujer. Y si hay quienes en algún momento sentirán en carne propia el amargo sabor del patriarcado, bastará con agudizar los sentidos y escucharlo, el cantito popular que se sintoniza en cada esquina de esta interminable pelea: “Mujer, escucha, únete a la lucha”. El movimiento feminista no divide en escalas y engloba la lucha que interpela a todas las mujeres, por igual.


Compartir con tus amigos:
1   2   3


La base de datos está protegida por derechos de autor ©odont.info 2019
enviar mensaje

    Página principal