La ciencia no es inocente



Descargar 8.39 Kb.
Fecha de conversión25.11.2019
Tamaño8.39 Kb.



La ciencia no es inocente
Cuando un sistema social necesita una cierta teoría que sea funcional para el poder, esta teoría se genera y es consagrada como una verdad científica. En cada momento histórico se elaboran infinidad de suposiciones interpretativas de la realidad, pero sólo se consagra la que justifica lo que el poder necesita en ese momento histórico.

Cuando el Imperio Romano necesitó controlar las sublevaciones de los Bárbaros, el cristianismo fue consagrado como religión de Estado por Constantino. Así pudo transformar en corderos a los lobos, sustituyendo el mensaje del amor comunitario de Jesús con el símbolo del pescado en los primitivos cristianos, por la Cruz, símbolo del tormento, que induce el miedo, la culpa y genera la actitud de sumisión. Traicionando así el revolucionario “amaos los unos a los otros”, por lo cual murió Jesús.

Copérnico “descubre” la redondez de la tierra y el heliocentrismo cuando el grupo dominante se desplazaba de la Iglesia (geocéntrica) a los reyes y aventureros que necesitaban extender sus dominios comerciales. Sin Copérnico, no hubiera existido Colón, que extendió el dominio español.

En el siglo pasado, la Inglaterra colonialista, necesitaba darle una cobertura científica al mito de la superioridad blanca, y en ese momento aparece Charles Darwin con la teoría de la selección natural, donde sólo sobrevivían los más fuertes, que por supuesto, eran los ingleses, y así se legitimaba el colonialismo.

Ahora vamos a analizar algo que nos interesa más y nos toca de cerca en esta época de crisis y desesperación, que son las teorías sobre un quehacer muy importante, la psicoterapia.

A principios de siglo, el avance de la explotación social, da lugar a formas comunitarias y violentas de oposición. El socialismo tiene como ideología la lucha hermanada, el hombre unido a otros hombres. Frente a esta concepción grupal y orientada hacia el devenir de los pueblos, surge un médico vienés, Sigmund Freud, que propone una concepción individualista del hombre. Sostiene que su principal problema, son sus pulsiones sexuales reprimidas hacia su madre o su padre. El hombre no es el resultado de la trama social, su identidad es explicada sólo por sus pulsiones infantiles, dentro de la familia pequeño – burguesa, en una Europa de principios de siglo, con su moral victoriana, represora de la sexualidad.

Si ahora analizamos qué proceso histórico tuvo la psicoterapia en la Argentina, vemos que el psicoanálisis, es sinónimo de psicoterapia. Ser psicólogo es ser psicoanalista. La tarea de la cura debe ser individual, negando el cuerpo y analizando el pasado infantil. También se exige un paciente con capacidad simbolizante. Vemos que es un instrumento sólo para las clases sociales media y alta. Ni aún durante las luchas populares de los sesenta y setenta, la psicoterapia se abrió a una concepción comunitaria, con técnicas grupales donde se pudiera incorporar el cuerpo y la emoción, para generar proyectos de acción. No sólo para entender el pasado, sino para crear el futuro.

Luego sucede algo sorprendente, cuando la crisis social genera la discontinuidad de las historias de vida y aparece el síndrome de la despersonalización como esquizofrenización de la cultura, los profesionales de la salud mental, en vez de abrir los consultorios a la problemática de la violencia, la droga, las crisis, hacen el camino inverso y se terminan de encerrar en los consultorios, con terapias cada vez más ortodoxas. Acá es donde importamos a Jacques Lacan y su teoría, donde la complejidad del lenguaje llega a ser totalmente hermética, donde se analiza sólo el discurso del paciente y se les termina por traspapelar la persona en su humanidad sufriente.



Pensamos que esta evitación de la realidad, de la escuela lacaniana, que domina actualmente el campo de la psicoterapia, fue funcional en nuestro país por su capacidad de negar lo que sucedía. Durante la Dictadura Militar, contaminarse con lo real era muy peligroso, un paciente militante “quemaba”. Pero ahora, después de veinte años, con una gran población de chicos y adolescentes en gran riesgo psicológico, dentro de toda una sociedad enferma, recluirse en los consultorios, es abandonar el barco en plena tormenta. Esto es coherente con la propuesta de la ideología postmoderna, de la globalización Walt-Dinezca, de esta sociedad individualista y light.

En el nivel de la economía, en las teorías monetaristas, no existe más el trabajo ni la riqueza real (una vaca es sólo el fantasma de su precio), todo lo maneja la danza de los enormes mercados financieros, feroces, sin rostro y sin piedad, que terminan definiendo las reglas de nuestra cultura individualista y competitiva, que nos lleva a la soledad y a la frustración. Lo sorprendente es que lo permitamos pasivamente. ¿Tendrá algo que ver con esto, los treinta mil desaparecidos?


Compartir con tus amigos:


La base de datos está protegida por derechos de autor ©odont.info 2019
enviar mensaje

    Página principal