Introducción a la paleontologíA



Descargar 1.81 Mb.
Página90/96
Fecha de conversión05.02.2020
Tamaño1.81 Mb.
1   ...   86   87   88   89   90   91   92   93   ...   96

LA ÉPOCA RECIENTE

Con la última retirada de los hielos, el período pleistoceno deja paso a la época actual, aceptándose comúnmente para el comienzo de esta época, unos 9.000 años a. C. Así entramos en la época histórica cuando el hombre, liberado de las restricciones impuestas por la vida de cazador, empezó a labrar la tierra y a multiplicarse sobre la Tierra, hasta llegar al estado de civilización que ahora conocemos. En esta época, la Paleontología cede el paso a la Arqueología, y así termina el objeto de este libro.

Posiblemente sea este el momento oportuno para volver al principio y relatar la Historia de los descubrimientos de fósiles y de su interpretación. Los primeros hallazgos conocidos de fósiles, relacionados intencionalmente con el hombre, están asociados a restos muy antiguos de Homo sapiens; el "hombre de Cro-Magnon" (hace 10.000 a 30.000 años), coleccionaba, al parecer, cristales de ciertos minerales y fósiles de Ammonítes. Los indios de las llanuras de Norteamérica, recogían fósiles que conservaban en bolsas especiales, usándolos como "medicina"; algunos, los perforaban y ensartaban, formando una especie de rosario de cuentas. Algunos huesos del Mamífero gigante del Oligoceno, Brontotherium, fueron hallados por los Pieles Rojas que los atribuyeron a "caballos del trueno", suponiendo que correspondían a ciertos animales que descendían a la Tierra con los truenos de las tormentas; precisamente, el nombre de Brontotherium (del griego bronte, trueno, y ther, animal), hace alusión a esta leyenda. Los nativos de Siberia, conocían hace ya mucho tiempo, los cuernos fósiles del ya extinguido Rinoceronte lanudo, denominándolos "grifos", aludiendo a una supuesta asociación con el gran "pájaro grifo" de la mitología.

Sin duda, el hombre primitivo ignoraba lo que fuesen los fósiles, coleccionándolos simplemente por su especial atractivo. Aunque los griegos y los romanos, conocían la existencia de los fósiles, en la región mediterránea, y en ocasiones llegaron a identificarlos correctamente, no llegaron a darse cuenta, realmente, de su verdadero significado. Fue necesario llegar hasta Leonardo da Vinci, en el siglo XV, para encontrar las primeras interpretaciones correctas; este científico, no sólo comprendió que los fósiles hallados en las colinas del Norte de Italia, eran moluscos marinos, sino que también se dio cuenta de que debieron llegar hasta estos parajes, cuando el Mediterráneo cubría, en épocas pretéritas, lo que ahora era tierra firme, y fue entonces cuando empezó a surgir la verdadera Paleontología. También se dio cuenta de que los fósiles hallados en el Este de Europa, indicaban la existencia de un gran mar, del cual son restos el Mar Caspio, el Mar Negro y los lagos de Hungría; ahora sabemos que estaba en lo cierto, y que se refería simplemente al área sarmatiense (véase la Figura 35). Incluso llegó a sugerir que el Mar Mediterráneo y el Mar Rojo, debieron estar unidos en otros tiempos, a través del Sinaí, como un barrunto del Tethys.

Leonardo da Vinci, naturalmente, se adelantó mucho a su época, por lo que se refiere al pensamiento científico, pero con el tiempo, sus ideas fueron poco a poco admitidas por todos los científicos, y las teorías que un día estuvieron en boga, de que los fósiles eran como minerales que se formaban en las rocas, fueron finalmente reemplazadas por el concepto de fósil, que hemos presentado en este libro.




Compartir con tus amigos:
1   ...   86   87   88   89   90   91   92   93   ...   96


La base de datos está protegida por derechos de autor ©odont.info 2019
enviar mensaje

    Página principal