Hasta finales del siglo XIX, la población de quebrantahuesos (Gypaetus barbatus) del Paleártico occidental se encontraba distr



Descargar 142.31 Kb.
Página1/5
Fecha de conversión03.03.2020
Tamaño142.31 Kb.
  1   2   3   4   5

Tras un siglo de ausencia, el Quebrantahuesos se recupera en los Picos de Europa
Equipo de trabajo: Báguena Sánchez, Gerardo; Liñán Pedregosa, Mariano; Rodríguez-Rey Arenas, Laura; Rollán Reyero, Miguel; Sánchez-Castilla Romero, Emma.


Recuperación del quebrantahuesos

en los Picos de Europa

En el mes de julio de 2002 dio comienzo el proyecto de “Recuperación del Quebrantahuesos en los Picos de Europa”, desarrollado por la Fundación para la Conservación del Quebrantahuesos (FCQ), con la participación de la Unión Europea mediante los programas LIFE Naturaleza, el Ministerio de Medio Ambiente, el Organismo Autónomo Parques Nacionales (Parque Nacional de los Picos de Europa), y el Principado de Asturias, contando así mismo con el apoyo y colaboración de la Junta de Castilla y León y el Gobierno de Cantabria.
El objetivo de dicho proyecto, que finalizará en diciembre 2005, es crear las condiciones ambientales y sociales que favorezcan la recolonización natural y el asentamiento permanente del quebrantahuesos en el entorno montañoso de los Picos de Europa, tras su extinción a mediados del pasado siglo debido a causas antrópicas.
Desde agosto de 2004 la FCQ desarrolla el Estudio de Viabilidad de Reintroducción del Quebrantahuesos en Picos de Europa en colaboración con el Organismo Autónomo Parques Nacionales, en el cual se incluirán todos los aspectos técnicos para una posible reintroducción

El quebrantahuesos (Gypaetus barbatus L.) ha poblado la mayor parte de los grandes macizos montañosos meridionales del continente europeo hasta finales del siglo XIX. Tan sólo un siglo después, tras sufrir un drástico declive poblacional debido fundamentalmente a la persecución humana directa, el quebrantahuesos ha desaparecido de las montañas que conformaban su antigua área de distribución: Alpes, Balcanes, Cárpatos, Chipre y Sicilia. Siguiendo la tendencia general europea, la especie desapareció de los principales macizos ibéricos en los que se encontraba distribuida: Cordillera Cantábrica, Sistema Ibérico, Sistema Central, Sierra Morena y Sistemas Béticos y Penibéticos.
En la actualidad, y a pesar de los esfuerzos de conservación, la especie mantiene poblaciones aisladas que han quedado relegadas a los Pirineos y a las islas de Córcega y Creta. Esta situación convierte a los Pirineos en el principal núcleo viable de todo el Paleártico occidental, donde sobrevive una población cifrada en el año 2004 en 106 territorios, lo que supone el 84% del continente europeo. Cabe añadir que, tras varias décadas de permanente esfuerzo, se ha conseguido crear un núcleo reproductor estable en los Alpes, fruto de un programa de reintroducción con el asentamiento de 4 parejas reproductoras.
Con el propósito de recuperar y extender la especie al resto de cordilleras españolas, se han desarrollado en los últimos 10 años varios proyectos financiados por la Unión Europea (programa Life-Naturaleza) en el ámbito de la Península Ibérica. Los buenos resultados obtenidos en Pirineos, con un aumento considerable de la población que ha llegado a colonizar nuevas áreas como los montes vascos, así como la reducción de la mortalidad no natural, animaron a la Fundación para la Conservación del Quebrantahuesos a seguir trabajando mediante la puesta en marcha de un programa que potencie la dispersión natural de la especie hacia la cordillera Cantábrica. La recolonización de estas áreas supondrá un paso importante en la reducción del riesgo de extinción local de la población pirenaica.


Compartir con tus amigos:
  1   2   3   4   5


La base de datos está protegida por derechos de autor ©odont.info 2019
enviar mensaje

    Página principal