Ficha tecnica



Descargar 12.01 Mb.
Página13/13
Fecha de conversión03.03.2020
Tamaño12.01 Mb.
1   ...   5   6   7   8   9   10   11   12   13
NOMBRE DE LA RUTA

RUTA ECUESTRE RESERVA DEL SAJA

ETAPA Nº

4

Punto de Origen

PUENTE PUMAR

Punto de Destino

SOTO

Desnivel Acumulado

1084

Cota origen

795

Cota destino

956

Duración etapa

6 H.40 min

TOTAL

8 H. 10 min

Lugar de comida

CABAÑA DEL CAMPANARIO

Nivel de equitación

BAJO

MEDIO

ALTO

Puntos Críticos

SI

3

NO




PLANTA DE LA ETAPA

PERFIL DE LA ETAPA





R
sejos

campanario

albergue el montero
ecorrido de la Etapa
: Salimos de Puente Pumar y fácilmente encontraremos la pista que conduce al puerto de Sejos, la constante subida inicial obligará a tomarla con calma, con descansos a nuestros caballos, mientras vamos ascendiendo por la pista de los borregueros, que conducían por ella los rebaños de ovejas extremeñas hasta los campos del puerto, pronto llegaremos a la Braña de los Escajos, a partir de aquí sin abandonar la pista tendremos por delante varios kilómetros con suave ondulación pero siempre a cota superior a los 1500m. , llegaremos a la cabaña de Campanario, en la que “veraneaban” los borregueros y en el que el apoyo nos esperará para comer. Tras un descanso retomaremos la marcha por la pista principal de Sejos hasta tomar el desvío hacia Campoó, que nos llevará al Collao de Rumaceo, rozando los 1700m. Y a partir del cual iniciaremos un descenso por la pista que nos conduce al monte de Soto, en sus inmediaciones tomaremos el camino de la derecha, que nos introduce en el monte de lleno, y que nos baja hasta el pueblo de Soto por su entrada norte, llegando al pueblo, lo atravesamos en su totalidad, buscando el Albergue “el Montero” que posee una amplia finca adyacente para acomodar nuestros caballos y pondremos punto final a la ruta.

A
cantos de la borrica
spectos Históricos, Artísticos y Tradiciones
: El acceso a los puertos de Sejos nos permite contemplar uno de los restos mejor conservados de la cultura megalítica de Cantabria, se trata de un círculo de grandes piedras que en el pasado formaron un Crómlech. Una de ellas, por estar de pie se la llama Piedra Jincá (hincada) y en otras dos aparecen grabados antropomorfos, que portan armas (una especie de puñal). En las proximidades también se encuentran las excavaciones arqueológicas que dataron el castro de Santa Eulalia, que corresponde a una fortificación alto medieval.

S
borregas
iendo, por tanto, una zona poblada desde la edad del Bronce, volvió a resultar vital para el valle de Tudanca y Campoó, ya que en la postguerra se realizó la construcción del embalse de la Cohilla, donde se produce electricidad, que en un principio se transportaba mediante una línea que cruzaba hacia Campoó, y otra que lo bajaba a Tudanca; hoy esa línea a desaparecido, devolviendo un importante grado de salud medioambiental al entorno.

Por otro lado, a estos amplios pastizales, se han desplazado durante décadas rebaños de borregas trashumantes, que desde Extremadura recorrían media España para alimentarse con unos pastos de calidad nutritiva inigualable.



E
san martín de soto
l pueblo de destino, Soto, siempre presume de ser la doble puerta norte del Valle de Campoó, dado que por el acceso del Puerto de Palombera se producía la conexión comercial y cultural con el valle de Saja, y a través del Collado de Sejos, se producía la misma situación con el Valle de Polaciones, Palparemos en Soto evidencias de tal situación tanto en conversaciones con cualquier vecino de cierta edad, como en la documentación etnográfica. La Iglesia de San Martín y un Palacio arzobispal dan referencia de la importancia del pueblo desde el punto de vista eclesiástico.


M
acebo

urogallo
edio Natural:
La etapa, se desarrolla, en su parte central, en los puertos de Sejos, por encima de la cota 1500 m. que alcanzamos al llegar a la braña de los Escajos y no abandonamos hasta llegar, tras pasar Rumaceo, al barranco de los Callejos, habremos dejado atrás las praderas de las Cuentas del Diablo, los llanos de Castrillo y la pradera de los Culeros. Estamos en 1300 ha despobladas, repletas de genuina naturaleza. A esta altura los bosques son a bedulares y hayedos de menor porte, con manchas de acebo y piornal, la fauna es más escasa, con ciervo, corzo, jabalí y liebre, pero por encima de todo, y quizá por lo despoblado de la zona y la densidad de ganado, siempre ha mantenido una población de lobo irreductible. Las nieves del invierno hacen que éstos cánidos se desplacen a cotas inferiores, aunque se suelen ver beneficiados de las bajas que entre los ciervos se producen, como consecuencia de la dificultad para alimentarse.

E
pinzón
n estos pastos, aparecen aves de características semi alpinas, como roqueros, grajillas, perdiz pardilla, urogallo, bisbitas etc. Siendo una zona en la que se desarrolla muérdago, especie vegetal, que parasita espina albar y abedul. De la misma forma, hace varios años que en las praderas se desarrolla una hierba colonizadora, la lecherina, que ha sido causa de numerosos estudios en pos de su erradicación, tratando de dar protección a los pastos autóctonos, llegando a la conclusión de que al no comerla al ganado vacuno ni equino, ni tampoco la fauna salvaje, la mejor manera de acotar su desarrollo es el pastoreo intensivo en los meses de verano, realizado con ovejas, que sí gustan de dicha hierba, y que reducen considerablemente la semilla que propaga su presencia.

E
montes de soto


l monte de Soto, en el tramo final de la etapa, es un robledal de gran porte, que se extiende en la ladera norte de Cotera Mayor, protegido por el Alto de Palombera, de forma que es una de las masas de roble más importantes, orientada al norte.

O
caldereta
tros:
La etapa presenta 3 puntos críticos, la pendiente continua inicial, que nos obligará a realizar varios descansos para dar “aire” a nuestras monturas. Un segundo punto crítico se puede producir en el Collao de Rumaceo, a cuyo paso se accede por una extensa pradera, que en caso de niebla nos puede complicar la localización del collado. El tercer punto crítico lo producen algunas rampas descendentes del monte de Soto, de suelo arcilloso, lo que en caso de humedad importante puede acarrear patinazos en nuestros caballos.

La comida la realizaremos en la cabaña de Campanario, donde el equipo de apoyo nos ofrecerá torreznos y caldereta, platos típicos de los pastores que habitaban en verano estos pastos.



Recuerda: Que además de las rampas iniciales, es una etapa larga, con un final en descenso que también quebranta a nuestros caballos, por lo que extremaremos el cuidado de los mismos, para garantizar unas próximas etapas en perfectas condiciones.

El equilibrio del ecosistema de pastos/bosques/brezales es ciertamente sensible a los agentes externos, por lo que seremos más que respetuosos con él, disfrutando de su esencia y resultando viajeros dignos de estos especiales parajes.


Compartir con tus amigos:
1   ...   5   6   7   8   9   10   11   12   13


La base de datos está protegida por derechos de autor ©odont.info 2019
enviar mensaje

    Página principal