Fantasías inconscientes acuñA


René Kaës. – Un singular plural. El psicoanálisis ante la prueba del grupo (14076)



Descargar 332.39 Kb.
Página6/7
Fecha de conversión28.11.2018
Tamaño332.39 Kb.
1   2   3   4   5   6   7
René Kaës. – Un singular plural. El psicoanálisis ante la prueba del grupo (14076).

Cómo se ha planteado la cuestión del grupo en el psicoanálisis.

  1. “aplicación” para aquellos que no podían beneficiarse de la cura o una psicoterapia individual, desde sus formas clásicas.

  2. El dispositivo de grupo hizo evidente un notable interés por tratar sujetos afectados por trastornos específicos (psicosis, estado límite, neurosis graves).

  3. Desde Bion, tratar de manera económica los sufrimientos psíquicos ligados a traumatismos actuales colectivos (tiempos de guerra).

  4. Dispositivo utilizado a los fines de formación personal en el conocimiento de los “fenómenos de grupo” (ej. fenómenos del inc. en situación de grupo).

  5. Aprendizaje de una práctica o al desarrollo de una identidad profesional.

En función de lo antedicho, cambia la concepción del sujeto y el pensamiento sobre el inc.

Los pioneros de la invención psicoanalítica del grupo.

El objetivo del psicoanálisis grupal es desmontar los vínculos intersubjetivos generadores de trastornos en los vínculos y en los sujetos del vínculo.



Pichon-Rivière y el grupo operativo.

Él mismo comprueba que el grupo es un poderoso medio de acción social y un notable instrumento terapéutico para el individuo, nacen con esto ≠ conceptos, como el de grupo operativo, que es “un grupo centrado en la tarea cuya finalidad es aprender a pensar en términos de resolución de las dificultades creadas y manifestadas en el campo grupal, y no en cada uno de sus miembros (…), en cada aquí-ahora-conmigo en la tarea grupal se opera en esas dos dimensiones (…). Consideramos al enfermo que enuncia un acontecimiento como el portavoz de sí mismo y de las fantasías inc. del grupo”.

Su modelo propone una comprensión del grupo en términos más marcados por una Ψ social psicoanalítica:

“La Ψ social que postulamos se inscribe en una crítica de la vida cotidiana. Lo que abordamos es el hombre inmerso en sus relac. cotidianas. (…) La Ψ social que postulamos tiene como obj. de estudio el desarrollo y la transformación de una relac. dialéctica q se establece entre la estructura social y la fantasía inc. del sujeto, y q se apoya en relac. fundadas en las necesidades de este. Se trata de la relac. entre la estructura social y la configuración del mundo int. del sujeto, relac. q se aborda a través de la noción de vínculo. (…) el sujeto no es solamente un sujeto en relac., es también un sujeto producido en una praxis.”

El objetivo del grupo operativo es la detección e interpretación de las fantasías inc. subyacentes q emergen de la tarea manifiesta y se condensan en el grupo en temores específicos (angustias paranoides y depresivas) y en resistencias al cambio. Estas fantasías son el resultado de las experiencias relacionales de los miembros del grupo.

S. H. Foulkes y la corriente del grupoanálisis. (1940 - gestalt)

Proposiciones q sitúan al grupo como precedencia del individuo y a este como un elemento de aquel:



  • El grupo es una totalidad y la totalidad precede a las partes, es más elemental q ellas, no es la suma de sus elementos.

  • El individuo y el grupo forman un conjunto del tipo figura-fondo.

  • El individuo en un grupo es como el punto nodal en la red de las neuronas.

De esto se deriva que el grupo tiene propiedades terapéuticas específicas; ya q toda enfermedad se produce dentro de una compleja red de relac. interpersonales; las propiedades son:

  • La decisión de escuchar, comprender e interpretar al grupo como totalidad en “el aquí-ahora”.

  • La sola consideración de la transferencia “del grupo” sobre el analista, y no de las transferenciales laterales.

  • La noción de resonancia fantasmática inc. entre los miembros del grupo.

  • La tensión común y el común denominador de las fantasías inc. del grupo.

  • La noción de grupo como matriz psíquica y marco de referencia de todas las interacciones.

El grupoanálisis es un método de investigación de las formaciones y los procesos psíquicos q se desarrollan en un grupo. Es una técnica de psicoterapia de grupo y un dispositivo de experiencia psicoanalítica del inc. en situación de grupo.

W. R. Bion y la mentalidad grupal.

En 1961, funda su análisis en categorías centrales del psicoanálisis cuando distingue dos modalidades del funcionamiento psíquico en los pequeños grupos: el grupo de trabajo, y el grupo de base.

La mentalidad de grupo es la actividad mental q se despliega en él a partir de la opinión, la voluntad y los deseos inc., unánimes y anónimos de sus miembros. Las contribuciones de éstos, permiten cierto grado de satisfacción de sus pulsiones y deseos; sin embargo, deben estar en conformidad con las otras contribuciones del fondo común y ser sostenidas por él. Garantiza el acuerdo de la vida grupal con los supuestos básicos q organizan su curso. Dichos supuestos (dependencia, ataque-fuga y emparejamiento) son los representantes de tres estados emocionales específicos. Son y permanecen inc., expresan fantasías inc. y están sometidos al proceso primario. Son utilizados a tratar dificultades con q se tropieza y para evitar la frustración inherente al aprendizaje por medio de la experiencia. Los supuestos básicos son reacciones grupales defensivas contra las angustias psicóticas reactivadas por la regresión q la situación de grupo impone al individuo.

J. Bleger y el depósito del núcleo aglutinado en el grupo.

Conceptos q aporta:



  • sociabilidad sincrética: se funda en una inmovilización de las partes no diferenciadas o simbióticas de la personalidad.

  • Sociabilidad por interacción: juego de intercambios intersubjetivos q producen efectos individuantes y dispositivos manifiestos de interacción.

  • Núcleo aglutinado: base, a partir de mecanismos de identificación proyectiva, de la sociabilidad sincrética, zócalo inc. q constituye la infraestructura profunda de todo vínculo ulterior. Será depositado en pareja y flia., en todo grupo e institución.

  • Cohesión grupal: reposa en la fuerza de atracción q un grupo ejerce sobre sus miembros para q permanezcan juntos, de modo q el grupo deviene en referente de sus actitudes sobre la base de su sentimiento de pertenencia a él.

Aporte específico: haber comprendido q la identidad grupal por pertenencia y la dependencia asociada a ella están constituidas por el depósito del núcleo aglutinado de sus miembros en la estructura del grupo.

Toda separación con relación a este depósito nuclear provoca angustias de despersonalización q podemos observar en todos los grupos, pero q prevalecen en ciertas organizaciones psicopatológicas (Kaës).



Balance y desarrollo de las primeras investigaciones psicoanalíticas sobre los grupos.

Los ≠ descubrimientos mostraron q los grupos están organizados por estructuras y procesos de ≠ niveles.

La concepción del inc. involucrada en éstos modelos sigue siendo aún difusa.

En ese primer momento epistemológico es necesario conocer al grupo como entidad específica y constituirlo como dispositivo terapéutico. La cuestión del sujeto en el grupo no es tomada en consideración, aunque no se deja de lado al individuo.

Solo “el grupo” como conjunto es a la vez objeto y destinatario de la interpretación.

La corriente francesa de las investigaciones psicoanalíticas sobre el grupo.

El interés psicoanalítico por el grupo se desarrolló en tres etapas, q conducen progresivamente a prestar una atención cada vez más insistente en las articulaciones entre el sujeto y el grupo.



El interés por el grupo en la Francia de posguerra.

El esfuerzo por reconstruir la estructura económica y social favoreció el interés por el grupo en los ambientes psicológicos y psiquiátricos. Existe un interés en los trabajos de Lewin y Moreno, encontrando en las “técnicas de grupo”, las siguientes ventajas:



  • La posibilidad de tratar por ése medio a un número mayor de pacientes,

  • En consonancia con las teorías (entonces dominantes) sobre la función adaptativa del yo, de sostener los procesos psíquicos de integración social,

  • El grupo como uno de los recursos básicos de la psicoterapia institucional.

Corrientes formadas por psicoanalistas, según:

  1. Interés en aplicar los datos del psicoanálisis al tratamiento psicoterapéutico de los individuos en situación de grupo. Técnicas desarrolladas: casi siempre el psicodrama psicoanalítico llamado “individual”, por su capacidad movilizadora de las identificaciones, los efectos de resonancia de las fantasías y la consolidación de los mecanismos de defensa en el contexto grupal.

  2. Descubrir los procesos inc. q obran en el seno del grupo, tropezando con dos dificultades:

    1. Aplicación directa de conceptos psicoanalíticos a las hipótesis y técnicas elaboradas por Lewin, Rogers y Moreno.

    2. Los conceptos utilizados han surgido de la teorización psicoanalítica de la psique individual. Los aportes de Pichon-Riviere, Bion, Foulkes y Bleger no son conocidos todavía.

Los enunciados fundadores de los años 60 y la primera ruptura epistemológica.

El rechazo del grupo como obj. y como situación antipsicoanalíticos, inadecuados para cualquier elaboración desde el psicoanálisis, no podía sino mantener una peligrosa división en las instituciones, con un retorno de la violencia en lo real de estas.

Hacia mediados de los ’60, algunos psicoanalistas franceses ligados poco antes a Lacan (Anzieu, Bejarano, Pontalis), proponen otro abordaje psicoanalítico del grupo, donde se vuelva a hipótesis y objetivos acordes con el obj. del psicoanálisis, según cuatro proposiciones:


  • El pequeño grupo como obj.: restituyeron al grupo su valor de obj. psíquico, de investiduras pulsionales y de representaciones inc. para sus sujetos.

  • El grupo es, como el sueño, un medio de realización de los deseos inc.: Anzieu (’66) propone q los diversos fenómenos q se presentan en los grupos se asemejan a contenidos manifiestos, derivando de una cantidad limitada de contenidos latentes; implicando q los procesos q constituyen al grupo como obj. del deseo común de sus integrantes, son los mismos q los del sueño, y q en el grupo resultan determinantes. El grupo es, para Anzieu, un debate con una fantasía subyacente.

  • Los cuatro obj. de la transferencia y la escucha analítica: Bejarano (’66) postula q el discurso manifiesto de un grupo y su actividad, deben ser considerados psicoanalíticamente en cuanto ocultan y expresan a la vez un discurso latente. Se trata (como en la cura), de descifrar ese discurso latente, de restaurar su sentido y, tanto como sea posible, de conducir al grupo a la conciencia de los procesos inc. q lo organizan. En el trecho entre ambos discursos, se expresa la resistencia. En el contexto grupal, la transferencia es múltiple (central, lateral, grupal, etc.).

  • El acoplamiento grupal de las psiques: Anzieu y Kaës buscaron instaurar las condiciones metodológicas, clínicas y teoréticas a partir de las cuales pudiera sostenerse la hipótesis de q el grupo es sede de una realidad psíquica propia. Hay un interés por el modelo del aparato psíquico grupal para comprender los procesos de investidura, producción y tratamiento de la realidad psíquica en el grupo y en los sujetos q son sus miembros.

El desarrollo de las investigaciones psicoanalíticas sobre el grupo, desde comienzos de los años ’70 hasta nuestros días.

Líneas de investigación:



  1. Inv. de las formaciones y procesos cuyo lugar es el grupo como conjunto.

  2. Posición del sujeto en el grupo y examina lo q Kaës ha llamado “funciones fóricas”, es decir, emplazamientos y funciones cumplidas en el grupo por algunos de sus miembros. También se trata del papel q desempeña el grupo en la estructuración del psiquismo.

54) 2533 La Multiplicación Dramática ----2533---(Hernán Kesselman – Eduardo Pavlovsky)
Sobre una escena personal: Es importante aclarar que la multiplicación dramática es considerada como una nueva forma de “pensar” el dispositivo grupal.
Para que exista multiplicación dramática se necesita: a) la escena de un protagonista y b) las improvisaciones que cada integrante del grupo realizará en forma de escenas por el efecto de resonancia que en cada integrante produce la escena inicial.
Para que una cosa tenga sentido hace falta una escena y para que exista una escena, hace falta una ilusión, un mínimo de ilusión, de movimiento imaginario de desafío de lo real, que nos arrastre que nos seduzca que nos rebele.

Proceso dramático: a) Hay un primer relato de una experiencia personal; b) dramatización del relato de la experiencia coordinada por el coordinador y el grupo, adjudicando roles entre los integrantes y desempeño de roles sobre la escena original. insight dramático sobre la escena; c) escribir sobre el insight dramático revivido y descubierto en la escena, se abren nuevas perspectivas en la escritura.
Este escribir “descubridor” parte luego del proceso o estado creativo grupal de las multiplicaciones dramática... es un escribir donde están incorporadas las mediatizaciones de las subjetividades de los integrantes...
... Sobre mi escritura original no hay individualidad, hay individualización... hablo yo o es una producción más de sentido del grupo y en este caso la noción de sujeto es sujeto en tanto sujeto de enunciación colectiva, hay individuado no hay individual. Hay procesos de singuralización dentro de los procesos de subjetivación múltiples. Procesos dentro de los procesos de subjetivación múltiples. Procesos dentro de procesos. Es lo que Guattari ha llamado “producción molecular”. Cuando uno habla en el grupo recorta su singularidad. “Soy un simple artesano de las subjetivaciones múltiples del grupo. Sólo que artesano singular individuado.”

Cuando una escena se extiende más de lo necesario pierde riqueza expresiva y capacidad de síntesis la dramatización... No culminar una escena dramática elaborada previamente por el grupo es una forma de “resistencia” frente a otra escena no visible a la que se resiste.
Dice Deleuze: “yo trabajaba con la página blanca y Guattari con el agujero negro cuando nos encontramos nos dimos cuenta que el otro agujero era una pantalla blanca, un Rostro y acoplamos una nueva idea que es la idea de “rostridad”. Da un ejemplo de la rostridad como aquello que captura toda la energía circundante y no la expande. El rostro de Hitler capturando toda la energía de la masa para sí mismo e inmovilizando la energía de la masa y disponiendo de ella o el rostro de Chaplín incluso parecido pero rostro de expansión, de expresión no de captura. Los carismáticos coordinadores grupales pueden capturar en sí mismo la energía transferencial almacenándola en sus depósitos narcisísticos.

Cuando llevo al grupo una escena hay un “texto escrito”. Cuando la escena se dramatiza en el grupo y luego cuando es atravesada en su malla de textura por los “juegos” grupales y probablemente cuando se me indica la posición física que me produce el “tambaleo” ya se está perforando el texto escrito y transformándose en Texto Dramático. Se está forzando la tela construyendo espesura de redes intersticiales. Cuando escribo ahora multiplico la malla de textura del texto dramático de la producción grupal.
La perforo con mis nuevas versiones. Pero no escribo en el aire sino sobre y entre la textura de la red dramática.
Hay textura de texto, no escribo en vacío sino en la densidad de lo dramático... es la espesura del texto dramático lo que me permite escribir multiplicando versiones. Entonces cuando escribo ahora lo hago desde mi singularidad individuada pero con el grupo sobre la textura de la red, desde la producción subjetiva grupal. 
Diría Juan Carlos De Brasi “Soy sujeto escribiendo en tanto sujeto de enunciación colectiva”. El grupo como máquina de producción de sentidos y yo en mi escritura sujeto de mi enunciación colectiva en otra producción de sentidos. Todo esto es la máquina de lo grupal para nosotros.

La noción de “agenciamiento” es la noción de apropiación deseante y tratando de trabajar la noción de agenciamiento Deleuze y Guattari agencian deseo y se apropian de la noción tanto freudiana del deseo como marxista de producción. ¿Qué es entonces una agenciamiento? Es una apropiación de determinadas nociones o conceptos que uno pone en su propia máquina y desde allí poder pensar una serie de cosas. El agenciamiento es ordenado. No tendrá que ver con la asociación libre. En el agenciamiento no hay asociación libre. Hay apropiación deseante dice De Brasi.
La Multiplicación Dramática no es un fenómeno de libre asociación sino de apropiación deseante.
Lo que los integrantes de un grupo hacen es agenciarse de una parte de la escena original y acoplarla a una sensación-imagen o idea a través de una forma dramática. La Multiplicación necesita de la subjetividad proyectiva del integrante. Sin proyección no hay multiplicación. Se necesita de la proyección individual para multiplicar. En la idea de agenciamiento ocurre lo mismo. Tiene que existir el fenómeno proyectivo.

Cada noción se va oponiendo a otra: la de agenciamiento se opone a la de complejo, la de bloque, término que aparece en Kafka “Por una literatura menor” de Deleuze y Guattari y que se opone a la de complejo infantil, hay bloqueos que son cristalizaciones de intensidades. En cierto momento es la intensidad que no sólo atraviesa sino que compone todo el devenir de la subjetividad, que se cristaliza. Cristalización de intensidades que atraviesan fases psicogenéticas que actúan a través de mundos perceptivos, ideatorios, afectivos, etc. Hay bloqueos, no complejos. Se trata de que esas intensidades cristalizadas se desbloqueen. Esto remite a la noción de “bloque”, no de complejo. El deseo hay que verlo a través de la noción de flujos que no es el deseo individual ni subjetivo ni representativo. El deseo es economía de flujos. El deseo es puro flujos de intensidades. Cuando este flujo se corta hay bloques o cristalización de intensidades. Entonces desbloquear es más importante que analizar. Desbloquear no es catarsis. El bloqueo sería intensidad capturada. Hay algo bloqueado en la palabra, en el cuerpo, en el quehacer, en sus relaciones, en todos estos órdenes que son diferenciados. 
Hay que acoplar permanentemente y singularizar contextualmente.
La teoría como “caja de herramientas”, diría Foucault. 
El inconciente es producción deseante.
Las máquinas deseantes se caracterizan por corte y flujo. El cuerpo como máquina.
La idea es que las máquinas deseantes se engendran unas a otras.
La máquina se define por sus flujos y cortes.
Hay que pensarla como producción y no como imagen que uno tiene acostumbrado para pensarla.

Rizoma: La máquina como procesos y no procesos como estadíos encierra la idea de continuidad, líneas de desarrollo, rizomas: raíces de raíces, no sólo una raíz como la del árbol. Es lo opuesto a la noción de raíz que dará un árbol, que dará follaje; esto es, pensar con una lógica de totalidad.

Una multiplicación de una escena original (perdida) da origen a una multiplicación de otra multiplicación que crecen de ellas mismas, no siempre de la es escena original sino de ellas mismas. Entonces las máquinas son procesos históricos deseantes que siguen distintas líneas de evolución y desarrollo, por lo tanto la historia aparece como una historia múltiple, con múltiples historias, unas narradas, otras no, unas investigadas, otras no… Desaparece la noción de Historia.

La creatividad en las multiplicaciones es que una nueva multiplicación puede generarse sobre una de las raíces dramáticas de otras multiplicaciones y no ya sobre la original. La multiplicación es caótica, desordenada y azarosa, y por eso, rigurosa, seriada y explicativa de la heterogeneidad real. 
En general los integrantes en los grupos tienen la creencia de que contando intimidades en el grupo es la mejor forma de superar los problemas en el grupos... Sin embargo, lo más transformador para alguien que realiza una experiencia grupal, es tener conciencia de su nivel de afectación y resonancia con los integrantes del grupo.
Luis Fridlewsky sugería que las multiplicaciones no eran solo metáforas sino producción maquínica de sentidos. Las multiplicaciones no son siempre metáforas, remiten a otros tipos de significantes, imágenes que se ponen en movimiento a través de la multiplicación dramática en el grupo como retornos de sentido en forma de escenas de imágenes... no es que esa multiplicación signifique algo... retornan los múltiples sentidos en forma de imágenes, trozos de escenas, esbozos de diálogos posiciones corporales que a su vez den lugar a otras multiplicaciones. 
En la multiplicación las escenas se van sucediendo y se va creando en el grupo un estado creativo en el grupo un estado creativo facilitador. Estado espontáneo y creativo del grupo. No importa la sucesión de situaciones inexplicables ni la comprensión de las mismas, sino el estado que permite al grupo jugar escenas espontáneamente. Este estado es facilitador de la maquinaria grupal como productor de sentidos. Todas las multiplicaciones dramáticas producidas por el grupo en la base de la escena del protagonista tiene siempre una relación con sus historias o proyectos futuros y con otros personajes de sus historias presentes o ausentes en la dramatización original y repetíamos que la multiplicación dramática revela las posibilidades inscriptas en las escenas iniciales del protagonista.

La producción dramática no es el texto escrito, ni el texto dramático ni de las multiplicaciones asociativas. La producción dramática es esto todo junto.

Multiplicación Dramática: Se busca la ruptura de los narcisismos individuales y grupales estereotipados. Cuidar es en nuestro casa, exponer al sujeto al desarrollo del caos o confusiones de pasajes, destructurantes de las represiones que han obturado sus potenciales creativos y que los llevan a creer siempre más en las figuras de autoridades que en sí mismos. En nuestros laboratorios, nosotros queremos que se proyecto todo lo posible, y no que cada uno se cuide de sus proyecciones y de las de los demás. Preferimos trabajar con lo personal (lo íntimo socializado) de cada integrante en este tipo de experiencias.
Y que, detenernos a indagar demasiado sobre lo anecdótico, lo íntimo es resistencial para el desarrollo del taller. 
Llamo a esto “multiplicación obscena” (seguir con más de lo mismo y sobre el mismo integrante en lugar de multiplicar consonando y resonando desde las propias subjetividades de los otros integrantes).
En la multiplicidad no hay mezcla caótica de subjetividad, tal como proponemos en la multiplicación dramática. En la multiplicidad, hay sólo modificaciones cuantitativas y no cualitativas. Multiplicidad implica complicidad “gatopardista” (cambiar algo para que no cambie todo). En la multiplicidad hay “respeto”, “cuidado obsesivo” por el objeto de estudio. La multiplicidad no ahonda. Salvo que se trate del sentido dado a la profundidad “por extensión” o desenvolvimiento de una escena, antes que su ahondamiento vertical (como lo han expresado algunos). No cambia la música del tema. Hay multiplidisciplina, sumatoria de distintos esquemas conceptuales para tratar la misma cosa en lugar de interdisciplina (epistemología convergente para tratar con un mismo esquema con un mismo esquema conceptual la misma cosa de diferentes maneras). Hay variaciones tonales sobre el mismo tema. Hay ritualización antes que sacrilegio.
En general, las asociaciones dramáticas de la multiplicidad son metonímicas o pseudometafóricas con gran dificultad de pasaje a lo metafórico. La multiplicidad es una variación tonal que no llega a lo sinfónico.

La multi(m)plicación dramática: Multiplicación etiológica, otra forma de multiplicación.

Multiplicidad: Circunstancia de ser múltiple una cosa (se aplica a las cosas de las que hay varios ejemplares o que ocurren varias veces o de haber varias de ellas).
La multiplicidad es un hecho. La multiplicación en cambio está siendo.
Multiplicar v. hacer. (La multiplicación es un acto que no es sino que está siendo). N conjunto de cosas varias veces mayor.

La escena original contiene en su misma estructura las futuras escenas improvisadas y las escenas de la multiplicación dramática también contienen la singularidad de la original, pero organizada de otro modo, vista desde otros ángulos, mirada desde otros puntos de vista.

“La idea de que cada partícula contiene a todas las demás es inconcebible en el espacio y tiempo ordinarios... y dado que nosotros no tenemos experiencia directa del mundo cuatridimensional del espacio-tiempo es extremadamente difícil imaginar cómo una sola partícula puede contener a las demás partículas y al mismo tiempo ser parte de cada una de ellas”. (“El Tao de la física” de Fritjof Capra).

Mitos y Leyendas (laberintos): La historia temida es así un síntoma que se transmite de generación en generación con regla del destino y deformadora por las características locales de cada familia.
Esto es lo que la acerca a la definición de leyenda, ya que la leyenda tiene como función transmitir encubridoramente, los designios del destino del mito de origen.
... Esta escena, (¿una escena faltante?) a la que podríamos llamar escena oculta, o trozo oculto de escena es la que se podría amplificar en el camino de retorno hacia las raíces, hacia el mito, es decir, en una hipótesis curativa que a través de la amplificación estética (goce estético) permite desandar la leyenda hasta encontrarse con el mito. 
Esto sería la desmistficación y esta desmistificación, camino de desilusión de la novela personal del terapeuta, es nuestra definición de cura. 

La escena oculta, se transforma así en la huella que permite rastrear la historia secreta de cada sujeto. La escena oculta es al mismo tiempo la huella donde transitó una parte (leyenda de nuestra historia propia). Recordar que nuestro axioma es que lo íntimo no devela indagando cada vez más al otro “dentro del otro” sino subjetiva y proyectivamente consonando y resonando con el otro, en los otros y cuyas intimidades resonantes son trozos que completan como un puzzle la propia intimidad y viceversa. Esta es la base de la Multiplicación Dramática.
En una palabra que eso, lo íntimo silenciado u oculto en la escena personal... (¿lo reprimido?) es decir, por lo menos lo que no aparece, lo oculto de él (ej.: Tato) hacia lo otros e inclusive hacia sí mismo, se revela con el agregado de lo mío (y de los otros). Esto es la Transindividualidad (recuerdo lo de resonancias transpersonales de Foulkes) donde lo íntimo del otro revela lo íntimo de cada uno. Esta es la concepción de grupalista (lo grupal) del comportamiento humano (normal y patológico) y de nuestro concepto de profundidad en Psicología dinámica.

Los Juegos de la Multiplicación Dramática: (los ocultamientos, los olvidos y los tiempos).
Tal como en el mundo onírico, la multiplicación escénica y lo literario, permiten una coexistencia de distintos tiempos: a) el tiempo en que se hizo la dramatización b) el tiempo en que se la recuerda para escribirla.
Relatarnos la escena, jugarla con otros, con nosotros, recordarla para ser leída por otros son eslabones del proceso de la multiplicación dramática. Una forma de práxica de hacer teoría, que no sólo es teoría o sólo práctica, sino praxis, una teoría encarnada en una práctica que da lugar a una nueva teoría, y así dialécticamente. Una concepción práxica que nos aleja de las reducciones empiristas y teoricistas.
En este acontecer de dramatizar y recordar y después reflexionar sobre lo que fue olvidado anteriormente hay todo un juego, el juego de ocultar/se. El juego de descubrir/se. El juego de olvidar/se. Y también el juego de no olvidar/se jamás. Creo que la multiplicación es a la pérdida de los recuerdos (relacionados con los sentimientos por los sucesos acaecidos) lo que el juego del carretel (fort-da) es a la perdida de la madre.

Multiplicación Dramática: Goce estético en el arte de curar.

Transferencias y resistencias a multiplicar.
Versión y diversión.
Formas de consonancia (emocional y racional).

Di-versión: Son más versiones del mismo fenómeno. No tiene por qué ser alegre y es más, puede ser triste, como una película, una obra de teatro… Las distintas versiones (diversión) son la base dinámica del juego y en nuestro caso de la multiplicación dramática que intenta di-vertir la visión única monocular y narcisística del protagonista que cuenta su novela. La di-versión se desarrolla junto con la trama vincular que es la que permite jugar en equipo con otros para elaborar la inmovilizante siniestrud de la pelea contra uno mismo, de uno en solitario con el reloj.

Cocina de la preparación de la escena: Justamente, consiste en la preparación de la escena… el grupo puede pasarla mejor en esta preparación que en la dramatización de la escena misma. 

La Resistencia a Multiplicar: Cuando la multiplicación sobre lo personal de una escena traumática no culmina a su tiempo dando lugar a la próxima multiplicación es que se está dando en el taller una nueva forma de resistencia: la multiplicidad, que no es ya la resistencia a dramatizar sino la resistencia a multiplicar. Parecería que se multiplica o se sigue multiplicando porque lo integrantes siguen proponiendo escenas, pero en realidad sigue siendo un poco más de la misma cosa hasta que se desfleca teniendo que dejar al grupo en estado de desánimo. 
Queda una sensación de ausencia de diversión. La multiplicación ya no “di- vierte”. 
Así, parte de la resistencia a multiplicar nace muchas veces de la elección inadecuada de la escena o de una escena propuesta por alguien, con tal contenido emocional como la escena propuesta por el conductor con el que obviamente los integrantes están en intensa transferencia.

Psicología del encuentro: Ponemos los títulos a las escenas, buscamos los hilos lógicos, las rarezas… 

La acción creativa: El abismo que sucede a las dos caras de la “rostridad” (el juego novedoso del 1° sub-grupo y el juego repetitivo y bloqueado del 2°) es abismo sin sentido, ya que en él se detiene el significante de los desarrollos de la escena personal, es precisamente el orificio angustiante, el intersticio que suele funcionar de prólogo a lo que denominamos: Acción Creativa: emergente apto para resolver las resistencias al cambio y que constituye uno de los pilares del psicodrama operativo. 
El cambio sugiere al grupo un cambio de multiplicidad o de diversión.
La diferencia entre multiplicidad y multiplicación nos lleva a la distraerse y divertirse. 

Distraerse, tracción hacia otro lado, es para no ver algo viendo mucho otra cosa, la distracción posterga, evita y retarda el enfrentamiento con el conflicto. En ese sentido la multiplicidad distrae.
No hay que distraerse del abismo. Hay que aprender a divertirse jugando con él.

Divertirse (otra visión más) es para ver de otra forma la misma cosa, lo que la transforma en otra cosa, relacionada con la primera pero diferente. La diversión intenta enfrentar y resolver el conflicto. La auténtica multiplicación divierte. 

De la razón y la emoción: (metonimia y metáfora). La interpretación prematura y comprensiva, cierra la interpretación en lugar de abrirla. En todo caso debemos admitir que hay dos tipos de observaciones: las emocionales y las observaciones racionales o pensantes. 
Los pensantes suelen hacer observaciones dramáticas, metonímicas. Y les cuesta imaginarse otro tipo de camino para la construcción de un argumento. 
Los emocionales suelen hacer observaciones metafóricas y se aburren con otro camino que no sea éste. Pero ambas formas de observar cargan con sus pequeños y mezquinos narcisismos y la descalificación del otro narcisismo se hace con el intento de calificar al propio para exhibirlo triunfantemente.

55) 2484


Compartir con tus amigos:
1   2   3   4   5   6   7


La base de datos está protegida por derechos de autor ©odont.info 2019
enviar mensaje

    Página principal