Fantasías inconscientes acuñA


ORGANIZADORES PSIQUICOS INCC



Descargar 332.39 Kb.
Página2/7
Fecha de conversión28.11.2018
Tamaño332.39 Kb.
1   2   3   4   5   6   7

ORGANIZADORES PSIQUICOS INCC

  1. FANTASIA INDIVIDUAL

la resonancia fantasmatica es el reagrupamiento de algunos participantes en torno a uno de ellos que a través de su manera de ser, sus actos, ha hecho ver o a dado a entender una de sus fantasias individuales inconcientes.

Fantasias de portador, discurso del grupo. Como portador de un deseo reprimido los intercambio se desarrollan con aquellos participantes que son sensibles al tema incluido en él y a sus problemáticas asi pueden ocupar fácilmente uno de los puestos que la fantasia conlleva. Los que permanecen silenciosos están presentes pero solo como expectadores oyentes.

Dos motivos de la fantasia:temas del incc son pocos numerosos y desfaladero interesado.

Fantasia icc:corresponde a la frecuencia natural del individuo y con otra fantasia lo hace vibrar.



SEGUNDO ORGANIZADOR:IMAGO







TERCER ORGANIZADOR LAS PROTOFANTASIAS







CUARTO ORGANIZADOR:COMPLEJO DE EDIPO

QUINTO:LA IMAGEN DEL CUERPO PROPIO LA ENVOLTURA PSIQUICA DEL APARATO GRUPAL

Cuerpo como imaginari y cuerpo como grupo , individuos miembros de él. La pertenencia a un grupo impone al individuo marcas corporales o vestimentas que significan la participacion de un cuerpo comun.

1)imagen del propio cuerpo : pseudo organizador

2)sueño nostalgico de union simbiotica entre los miembros de un grupo en una matriz materna primitiva

Aparato psiquico envoltura que lo contenga= yo epidemis

Diferencia entre lo interior yexterior del grupo, envolvente, delimitadora, protectora,que se convierte en fuente activa de iniciativas.

Las protofantasias dirven para indiferenciar lo propio del ind y lo propio del grupo.

Autosuficiencia _ funcionan 2 niveles:

Supuestos básicos

Grupo de trabajo



41) 2519 Nuevas reflexiones sobre el concepto de transferencia. M Bernard

Repensar la transferencia:

En las patologías de línites (vicisitudes de los límites del self) que se expresa a través del vínculo con otro) no estamos en presencia de un conflicto intrapsíquico, como en la neurosis.

El otro, no reconocido totalmente en su alteridad, como soporte de depositaciones y apuntalamientos, imprescindibles para el sostenimiento de una identidad que tiende a mantenerse grupal (identidad por pertenencia).

Transubjetivo: refiere a un grado de borramiento de los límites subjetivos, que es una cualidad de la transferencia narcisista como de los vínculos establecidos por sujetos que padecen patologías de límite.

Considerar más los clivajes, que la represión; tener en cuenta las vicisitudes del campo vincular, más que el despliegue intrapsíquico de un conflicto pulsional.

El estudio de los vínculos muestra el papel insoslayable de los fenómenos transferenciales en la organización de los vínculos humanos e impone considerar su papel en la posible producción de patología.

La transferencia desde la teoría clásica. Freud: los primeros trabajos sobre el tema:

Psicoterapia de la histeria (Freud-Breuer 1895): se enuncia la transferecia como un obstáculo en el tratamiento de la histeria. Un desplazamiento desde el objeto original hacia la persona del médico, un falso enlace.

Las transferencias son reediciones, recreaciones de las mociones y fantasías que a medida que el análisis avanza no puden menos que despertarse y hacerse concientes. Pero esa serie de vivencias psíquicas anteriores no es revivida como algo pasado sino como vínculo actual con la persona del médico.

La transferencia neurótica:

Se trata de un despliegue de fantasías inconcientes, su destino es la persona del médico y constituyen la superposición de algo anterior sobre algo actual.



Las características del objeto están respetadas: El objeto actual, su representación, actúa a la manera de resto diurno, posible de ser modificado por la superposición de fantasías infantiles que corresponden, a los capitalistas de la transferencia.

En la propuesta freudiana, la transferencia es una forma de resistencia: se actúa para no recordar.



La actuación transferencial debe ser considerada en el marco de los procesos de mentalización. Recordar, hacer conciente, son sinónimo de funcionamiento psíquico a nivel de proceso secundario y la actuación estaría incluida dentro del concepto de dramática.

La dramática:

Fantasía inconciente: argumentos de escenas organizadas susceptibles de ser dramatizadas en términos frecuentemente visuales.

La posibilidad de dramatizar, de poner en escena fantasías inconcientes, surge de las cualidades intrínsecas de las fantasías.

La catarsis no es sólo una descarga, implica un proceso complejo: la puesta en escena de un argumento, su desarrollo frente a espectadores, la posiblilidad de estos de identificarse con los personajes de la escena, ubicando sus propias fantasías inconcientes. El trabajo se produce en idas y vueltas proyectivas e introyectivas, acompañadas de afectos (no es un proceso intelectual).

La dramática junto con el acting out, es la sustancia inconciente propia de los vínculos, en tanto relación cara a cara que mantiene la vista, la imagen, como elemento privilegiado. Su base es la cualidad de ser desplegada en escenas, generando lugares ocupables por otros (capacidad atributiva y distributiva de roles)

Inconciente y dramática son dos conceptos que remiten uno al otro. La transferencia es el tercer concepto clave.

El analizado no recuerda nada de lo olvidado y reprimido, sino que lo actúa, lo repite.

La transferencia es, en este enfoque un intento de avanzar en un complejo proceso de mentalización, de procesamiento, del material provisto en ocasión de la experiencia intersubjetiva, en un proceso que puede arribar al nivel del pensamiento conciente.



Hay un interlocutor:

El despliegue dramático se caracteriza por estar dirigido a otro que puede ser testigo o destinatario privilegiado de la acción propuesta. La función de ese otro puede ser diversa: co-pensor (P.Riviere), sujeto supuesto saber (Lacan).

Si bien toda transferencia es inconciente, o comienza siéndolo, también todo lo inconciente está destinado o es pasible de formar parte de un fenómeno transferencial, por su posibilidad de acceder a los mecanismos de desplazamiento y condensación propios del proceso primario.

Procesos de mentalización: según Käes son los procesos de formación y transformación de las cualidades psíquicas. Son de tres clases:


  • Tranformaciones que se operan en el curso del psaje de un nivel a otro

  • Transformaciones que se operan del nivel de las preconstrucciones sociales y culturales a las de su investidura y reconstrucción psíquica

  • Transformaciones que se efectúan en el interior mismo del nivel intrapsíquico (se pasa de una formación psiquica a otra) PERLABORACIÓN: trabajo a través de las formaciones psíquicas.

Mentalización y transcripción:

Toda transferencia implica una cierta lectura de la realidad actual a partir de estructuras de percepción producidas con anterioridad. Una “lectura de transferencia”, lleva a una transcripción de sentidos, en la que un sentimiento anterior matizará o cambiará el que la situación tendría “ingenuamente”.

Es la transferencia la que interviene en esta tarea de interpretar, lo que viene despues de la constitución de esta estructura interpretativa, cuya función primordial es la transformación de lo diverso en homogéneo (en cuanto a las representaciones psíquicas), en un proceso de asimilación o metabolización (P. Aulagnier)

Una secuencia de fantasías:

Las fantasías modifican su complejidad a lo largo de la vida del sujeto



Fantasías originarias (núcleo aglutinado): su constitución provee una protoestructura, en la que las primeras categorías diferenciales están bosquejadas (adentro-afuera, lo mismo-lo diferente, antes-después)

Fantasías de los orígenes: el complejo de Edipo permite al sujeto establecer su ubicación respecto a la diferencia de los sexos y de las generaciones. El Edipo dirige y limita las expectativas acerca del objeto que ilusoriamente llevará al sujeto al estado de unidad-dual perdido., ajustándolas a una posibilidad de satisfacción en la realidad.

Cuanto más elaborada es la estructura de una fantasía, más pasible será de conciencia.

Proceso de mentalización (y de perlaboración) es el que sufre un contenido psíquico en el aparato. La meta final es el acceso al proceso secundario.

Cuanto mayor sea la complejidad fantasmática en juego, más se aprosimatán sus efectos a la fenoménica neurótica: respeto por los bordes del sí-mismo, consideración de las diferencias yo-noyo, lo mismo-otro, el antes y después de una secuencia temporal.



Transferencia y patología de límites. Transferencia narcisista y psicótica.

Características generales de la transferencia:

  • Una reiteración de pautas de conducta estereotipadas, que parecen dificiles de controlar

  • Un apego al objeto, en función y a través de esas pautas.

  • Una correspondencia de la respuesta del partenaire, respecto del trato de quien transfiere sobre él.

  • A veces se presenta como una presión capaz de determinar reacciones, a pesar de la voluntad, por parte de quien la recibe (Contraidentificacion proyectiva de Grinberg)

  • Existe una correlación inversa entre las capacidades de establecer, por parte de un conjunto, fenómenos calificables como transferencias recíprocas intensas y la capacidad para llevar a cabo actividades adaptativas complejas. El afecto transferencial parece ser un obstáculo para el desarrollo de funciones yoicas. (característica de las masas en Ps de las masas y análisis del yo). (¿?)

  • Existen diferencias entre los fenómenos transferenciales desplegados por sujetos narcisistas y psicóticos.

La transferencia neurótica no sería un componente significativo para el estudio de los vínculos...

Lo característico de los grupos está dado por la pérdida relativa de los límites entre los selfs individuales, productora de fenómenos com la ilusión grupal (Anzieu), el grupo de supuesto básico (Bion), nivel de identificación proyectiva (para Foulkes), caracterizándose por una pérdida de límites subjetivos producida por todo proceso en que actúan intensamente mecanismos de proyección.



La transferencia narcisista:

El desplazamiento del afecto de una representación a la del analista, se debe a que ella es una especie de resto diurno siempre a disposición del sujeto y también a que favorece la resistencia, ya que la declaracion del deseo reprimido se vuelve dificil cuando debe hacerse a la misma persona a la que apunta.

En la transferecia la escena rediseñada se encuentra ubicada en el afuera (a diferencia del sueño), cabalgando sobre la estructura de roles del vínculo que la soporta. La disyuntiva desplazamiento-proyección se vuelve significativa.

La proyección:

Una condición para la producción de fenómenos de proyección es un yo regresando a mecanismo propios del narcisismo primario. Sami Ali relaciona el proceso proyectivo con los siguientes factores:



  • El narcisismo: condición indispensable de la proyección (neurótica o psicótica, normal o patológica)

  • La identidad de precepciones internas y externas.

  • La polaridad dinámica del afuera y del adentro: la proyección es afirmación y negación de la distinción yo-noyo

Narcisismo primario: momento en que coinciden elección de objeto e identificación. Vinculado a la situación de unidad dual entre el sujeto y su madre. Es también el nivel de sociabilidad sincrético vincular (Bleger). La identidad de percepciones internas y externas nos habla de una falla en el establecimiento de las categorías diferenciadoras, condición de posibilidad de la proyección.

Identidad de percepción se refiere a un aspecto del vínculo con el otro: éste deviene un analogon narcisista del sujeto del cual no puede diferenciarse.

Compulsión a la repetición y proyección:

En la transferencia neurótica, el paciente reconoce la diferencia entre la situación actual teñida por la transferencia y la que estaría en su origen infantil.

En la compulsión a la repetición se percibe cierta tendencia a la insistencia de lo que se ha colocado, en lo que hace a sus efectos en la escena actual. No se trata de repetición sino de continuidad. El sujeto no reitera una pauta, sino que la sostiene en el tiempo, como si no hubiera perdido vigencia. Determinados contenidos se mantienen al margen de las flechas del tiempo. No se transfiere nada, permanece en su lugar de origen sin movimientos temporales o espaciales posibles.

La transferencia, aun la narcisista, tiene siempre algo de apertura, de búsqueda en el afuera

El acting out, al contrario que la dramática, cuya función elaborativa es evidente, se caracteriza por agotarse en la descarga pulsional.

Polaridades: Dramática - Acting Out

Elaboración - Descarga

Proyección - Desplazamiento



Génesis de la transferencia. La unidad dual:

Unidad dual (Hermann)

Es el último principio de inteligibilidad que rige los hechos metapsicológicos, tanto en su funcionamiento como en su génesis.

Se refiere al período donde madre e hijo han vivido inseparables. El institnto de aferramiento del recién nacido a su madre es el semento fundamental. El institnto materno es una identificación de la madre con la inermidad de su hijo, residuo de sus vivencias frente a su propia madre.

A partir de la separación (o “caída”) el modelo de la unidad dual es enterrado en lo profundo del ello, del que forma su sustancia esencial.



La unidad dual será traspuesta al plano intrapsíquico y determinará la relación mutua entre el yo y el ello. Clivaje intrapsíquico que raramente es completo... en la mayoría de los casos subsiste una relación de aferramiento interpsíquico, cuyos copatícipes viven pendientes uno del otro en estado de conflicto entre el deseo de fusión y la necesidad de desprendimiento.

El núcleo aglutinado de Bleger corresponde al registro intrapsíquico de la unidad dual, clivado del resto del aparato psíquico que continúa a los largo de la vida del sujeto, su proceso de discriminación, produciendo sus efectos en los vínculos en que vaya a actuar como organizador.



La primera unidad de medida o el núcleo del psiquismo no es la representación de un objeto sino la representación de un vínculo en el que no están demarcados de manera nítida los límites entre sus actores.

La ilusión de reconstruir la unidad-dual perdida es un organizador común a todo vínculo y en el caso de la pareja simbiótica o el grupo burocratizado es el único organizador.

La transferencia no es el desplazamiento o la proyección de una imago o de un objeto interno sino una estructura vincular completa. La fantasía inconciente porta la estructura de este vínculo, que se superpone sobre la escena de la “realidad”.



La fantasía inconciente y su función de lectura del mundo interno:

Continuando a la unidad-dual, las fantasías originarias son las que primero pueblan el espacio psíquico, en el momento de encuentro entre las necesidades del recién nacido y la oferta de su satisfacción: la pulsión y la fantasía surgen, se establecen, a partir de esta coincidencia, en ocasión de la experiencia del vínculo con el otro significativo, en el contecto encuadrante de la unidad-dual.

La fantasía puede considerarse a partir de una proporción variable entre su ingrediente imaginario y su ligadura estructural.

Una de las funciones de las primeras fantasías es proveer al aparato psíquico emergente de sus estructuras fundadoras, vehiculizadas en su ingrediente imaginario (anécdota) que determinaposiciones entre sus términos (componente estructural).

Procesos de transcripción: implican que existe un mecanismo activo, que influye en la percepción y elaboración de los estímulos provenientes del afuera del psiquismo, modulando su entrada. Se trata de un mecanismo de metabolización: se produce una transformación desde aquello que es extraño al aparato hacia lo que es coherente respecto de él.

La evolución de la unidad dual continúa, a traves de discriminaciones y clivajes. De las primeras protofantasías, se pasa a las fantasías originarias. El advenimiento del complejo de Edipo establece para el aparato una forma casi definitiva, en tanto lo ubica en el contexto de la diferencia de los sexos y de las generaciones.



La transferencia y el borramiento de los vínculos intersubjetivos.

Todos los fenómenos transferenciales producen cierto borramiento de los límites intersubjetivos, especialmente y de forma masiva en el caso de la transferencia narcisista, haciendo retroceder el vínculo a los caracteres que poseia en el momento de la unidad dual.



Anzieu: la ilusión grupal:

Existe para el aparato psíquico individual, “una correlación inversa entre la investidura grupal de la realidad y la investidura narcisista del grupo”

Sentimientos de bienestar, de tono maníaco, con mecanismos de renegación de las diferencias que produce un sentimiento relativamente estable de igualdad entre los participantes.

La ilusión grupal promueve una triple regresión (como en el sueño):



  • Cronológica: regresión al narcisismo secundario y primario. La pertenencia al grupo es vivida por el sujeto como una amenaza de pérdida de identidad del yo (la identidad basada en identificaciones secundarias). Esto produce un refuerzo de la investidura narcisística, el grupo tiende a transformarse en un analogon de sus sujetos singulares. Borramiento de diferencias individuales.

  • Tópica: la situación en grupo genera una predominancia relativa del ello y del yo ideal, facilitando la emergencia de fantasías fusionales. Debilitamiento del yo y el superyo.

  • Formal: permite la instalación de códigos no formales, figurativos, característicos del proceso primario (emergencia de la dramática y otras formas de actuación).

La proyección del yo ideal en la ilusión grupal:

Frente a la amenaza dirigida al narcisismo individual, se responde instaurando un narcisismo grupal. Se reemplaza la identidad del individuo por una fuerte identidad de grupo. Proyección masiva del yo ideal individual (bastante genérico) en el grupo.

El yo ideal está constituido por la interiorización de la relación dual del niño y su madre, exalta a la omnipotencia narcisista. La ilusión grupal procede de la sustitución del yo ideal de cada uno por un yo ideal común.

Para Bernard, la ilusión grupal constituye una modalidad de transferencia narcisista.

Dos modalidades de la ilusión grupal:


  • Transicional: constituye un momento en el devenir de un grupo, especialmente en sus comienzos, donde se forma un zócalo inconciente vincular, aunque puede retornar. La desaparición de la ilusión grupal da lugar a la instalación de mecanismo yoicos más evolucionados, conteniendo a la transferencia neurótica.

  • Fetichista: el vínculo se transforma en una realidad que desmiente la incompletud y tiende a permanecer estable, manteniendo pocas variaciones (tiende a negar la historia). Formas patológicas: grupos burocratizados, familias psicóticas, parejas simbióticas.

Segoviano: El narcisismo primero y el grupo:

El primer narcisismo es compartido, en el sentido de la indiscriminación (madre-niño) y en el sentido de la reciprocidad (ya que la madre ha pasado los procesos diferenciadores).

El segundo narcisismo es el que inviste al yo como objeto (nuevo acto psíquico) que ocurre por apuntalamiento en el cuerpo y el psiquismo de la madre, en el grupo y la cultura.

La situación de grupo amenaza al segundo narcisismo (base de la identidad personal), por lo que se produce una regresión al primer narcisismo (base de la identidad por pertenencia)



Baranger: psicoanálisis del campo psicoanalítico:

Suponen que determinados contenidos de las fantasías del paciente se combinan con otros del analista

Transferencia en psicoterapia:puede ser

Narcisista: unidad dual. Tendencia a la identificación proyectiva masiva.

Neurótica: dramática. Conflicto intrapsiquico

Cualquier proyección transferencial y la contratransferencia, altera el campo en que se produce, especialmente en el caso de la narcisística.

Con el encuadre psicoanalítico se produce una falencia de los apuntalamientos necesarios para sostener la identeidad basada en identificaciones secundarias. El sujeto regresa a pautas mas primarias y tiende a identificarse con el vínculo que forma con el analista como una totalidad.

La comunicación verbal, cede su predominancia al actuar del proceso primario, desplegado como dramática.

Para que ese despliegue sea eficaz debe realmente organizar el campo: la capacidad atributiva y distributiva de roles de la fantasía es la encargada de llevar a cabo esta tarea.

El analista acepta el rol o se encuentra sin lugar en la escena.

Se debe analizar el campo que resulta de las proyecciones e introyecciones recíprocas entre analista y analizado.

Subjetividad y transubjetividad:

Subjetividad: el estado en un sujeto determinado y en un momento dado, de la pulsión, la imagen de sí, el conjunto de las identificaciones que son la base de su identidad y otros parámetros.

Intersubjetividad: es lo que se produce entre los sujetos del vínculo, en el contexto de la modalidad del aparato psíquico grupal homomorfa, propuesta por Käes. Acento en lo que transcurre entre los sujetos del vínculo.

Aquello que forma el tejido transferencial es la estructura de una fantasía inconciente, propuesta por uno de los sujetos del vínculo.

El “como si” propio de la dramática comanda y da su carácter al acto psíquico en cuestión. Todo lo que hay de prueba , de juego, de ensayo, de creación y desarrollo de áreas transicionales, contribuye al crecimiento común.

La transferencia aporta decisivamente al crecimiento de los sujetos, a través de la circulación fantasmática que promueve y mantiene y del proceso de mentalización al que contribuye.

La intersubjetividad no es posible sin el reconocimiento de la alteridad del otro. En el comienzo la capacidad de reconocimiento de ese otro es proporcionada por la estructura psíquica materna y luego esa función se ejercerá desde el niño en el proceso de mentalización.




Compartir con tus amigos:
1   2   3   4   5   6   7


La base de datos está protegida por derechos de autor ©odont.info 2019
enviar mensaje

    Página principal