Devotismo (atracción hacia las personas con discapacidad) y su relación con otras parafilias



Descargar 63.54 Kb.
Fecha de conversión28.11.2018
Tamaño63.54 Kb.

Devotismo (atracción hacia las personas con discapacidad) y su relación con otras parafilias
Carolina Mora

psicologacarolinamora@gmail.com


Escuela de Psicología

Universidad Central de Venezuela


La atracción sexual hacia personas con discapacidad es conocida como devotismo y las personas que la experimentan son conocidos como devotees (Limoncin, Carta, Gravina, Carosa, Ciocca, Di Sante, Isidori, Lenzi y Jannini, 2013). El devotismo es una parafilia que ha sido poco estudiada y solo recientemente en contextos virtuales ha proliferado información al respecto. Tomando en cuenta que varias investigaciones sugieren que los sujetos parafilicos pueden tener diversas formas de comportamiento sexual atípico, la presente investigación exploró en una muestra de 2234 devotees de los cinco continentes la presencia de parafilias adicionales a la del devotismo. Los resultados indican que las prácticas BDSM, el feederismo, los senos grandes, la podofilia, el voyeurismo y el sexo virtual fueron las parafilias más comunes presentes en esta muestra.
Descriptores: devotees, parafilia, BDSM, feederismo, senos grandes, podofilia, voyeurismo, sexo virtual
De acuerdo a Bruno (1997) un devotee es una persona que se siente sexualmente atraída hacia una persona con discapacidad, generalmente con problemas de movilidad o amputaciones. Sin embargo, a pesar de que el descubrimiento de la existencia de personas con estas elecciones y/o preferencias, ya había sido reportado en la literatura médica hace más de un siglo (Bruno, 1997), y a pesar de que el fenómeno ha comenzado a popularizarse en los contextos virtuales, aún no se conoce el origen de las atracciones, deseos y comportamientos de los devotos.
El devotismo es una parafilia que aparece en los primeros años de vida hasta la adolescencia, aunque en algunos devotees esta atracción funciona como una seudoparafilia, porque muchos de ellos no llegan a concretar sus fantasías a lo largo de toda su vida  (Villa, 2006).
Según McManus, Hargreaves, Rainbow y Alison (2013) es difícil precisar lo que es una parafilia puesto que esta definición se basa en la percepción de que algunas preferencias sexuales se desvían con relación a un ideal. Esto ha originado que a lo largo del tiempo algunos intereses sexuales hayan sido catalogados como parafilicos, mientras que en otros momentos históricos se les ha sacado de esta clasificación.

Diversas investigaciones sugieren que muchos individuos parafilicos presentan múltiples formas de comportamiento sexual atípico, por ejemplo, Abel, Becker, Cunningham-Rathner, Mittelman, y Rouleau (1988) reportaron que al menos el 10% de sus pacientes había sido diagnosticado con una sola parafilia, mientras que el 20% de ellos había sido diagnosticado con 2 parafilias, y el 32% con 3 o 4 parafilias.


En este orden de ideas, Sadock y Sadock (2011) afirman que los pacientes que tienen una parafilia, frecuentemente tienen entre tres y cinco parafilias de forma concurrente o en diferentes momentos de su vida. Por último, Weiner y Rosen (1999) también han reportado altas tasas de parafilias múltiples.
Tomando en cuenta que existe la posibilidad de que un sujeto que presente una parafilia tenga al menos otra en su haber. Es importante explorar qué parafilias podrían estar asociadas con mayor frecuencia al comportamiento devotee y en qué proporción.
Método.
Descripción de la investigación:

Se trata de una investigación de Tipo Exploratoria que se lleva a cabo debido a que el objetivo es examinar es un tema o problema de investigación poco estudiado. En este caso el fenómeno devotee es poco conocido en los círculos científicos y solo contamos con las investigaciones de Money y Simcoe (1986), Money (1990), Nattress (1996), Bruno (1997) y unos pocos más.


Definición de variables

  1. Los devotees: son personas sin discapacidad que se sienten atraídos sexualmente por las personas con discapacidad, por lo general los que tienen problemas de movilidad y, sobre todo, amputaciones.

Existen 2 tipos de devotees vinculados a los problemas de movilidad: los abasiofilicos y los acrotomofilicos:



  1. Abasiofilico: son los devotees que excitación sexual por personas minusválidas o con ayudas ortopédicas como escayola, sillas de ruedas, férulas y ortesis.




  1. Acrotomofilico: son los devotees que sienten deseo sexual por alguien que tiene algún miembro amputado.




  1. Una parafalia es una conducta sexual, en el que la fuente predominante de placer no la constituye el coito (que sería considerado “lo normal”), sino el uso de objetos específicos (v.g cierto tipo de zapatos, ropa íntima, látigos, etc.); la presencia de ciertas características físicas en el compañero (v.g tener senos grandes, ser ancianos, tener una discapacidad, etc.) o la ejecución de algún ritual (v.g frotarse contra las nalgas de una persona, tener conversaciones de contenido erótico, etc.) durante la actividad sexual que acompaña a la copula (Escobar, 2012).

Dado que en este trabajo se considera que la condición de abasiofilia o acrotomofilia, es una parafilia se deben hacer las siguientes aclaratorias:




  1. Cuando se habla de “devotee SIN otra parafilia”, se quiere hacer mención a que la persona no presente una parafilia adicional a la de sentirse atraído hacia personas con discapacidad motora.




  1. Cuando se dice “devotee con una parafilia” se refiere a que de manera adicional a su atracción por sujetos con discapacidad, a él le erotiza otra característica considerada también parafilica: como los senos grandes, el bondage (práctica sexual en donde se usan cuerdas y lazos para inmovilizar el cuerpo de la pareja), el voyeurismo, el exhibicionismo, etc.



  1. Cuando se dice “devotee con dos parafilias”, significa que además de ser devotee le interesan otras dos características parafilicas y así sucesivamente.


Muestra

La muestra estaba conformada por 2.234 hombres devotees abasiofilicos o acrotomofilicos que accedieron a ser entrevistados de manera personal o por vía electrónica. Ellos tenían edades comprendidas entre los 20 y los 62 años, pertenecían a diversas nacionalidades, razas, religión, formación académica o profesión.


De la muestra se excluyeron a las mujeres devotees porque la proporción encontrada fue de aproximadamente 4 mujeres por cada 500 hombres abasiofilicos o acrotomofilicos.
Muestreo:

Se trató de un muestreo no probabilístico, de tipo intencional. En este tipo de recolección de muestras, los sujetos son elegidos para formar parte de la investigación con un objetivo específico (Hernández, Fernandez y Baptista, 2006), en este caso: conocer sobre las parafilias asociadas al devotismo. Por esta razón, los devotees fueron elegidos deliberadamente como sujetos de estudio y formaron parte de la muestra, aquellos que decidieron participar respondiendo la entrevista, una vez que fueron informados acerca del objetivo de la misma.


Instrumentos

La investigación se llevó a cabo usando una entrevista estructurada que recolectaba información específica tanto sobre el devotismo como sobre otras parafilias que estuvieran presentes.



Resultados.

Figura Nº 1: porcentaje de devotees en función de la cantidad de parafilias
Descripción

De los 2234 devotees entrevistados, el 63% (1408) no presentaba otra parafilia adicional a la de ser abasiofilico o acrotomofílico, mientras que el 28% (632) tenía una parafilia adicional a las antes mencionadas. El 6% (126) presentaba dos parafilias adicionales a su condición de devotee y finalmente, el 3% (68) tenía en su haber tres parafilias añadidas a su interés por las personas con discapacidad


Es difícil poder comparar los resultados obtenidos en esta muestra de devotees con los reportados por la población en general, puesto que se desconocen las tasas de prevalencia para las parafilias, ya que raramente se diagnostican en Atención Primaria. Al estar las parafilias vinculadas al área sexual, los individuos pueden presentar diversos motivos que les evitan consultar sobre las mismas:

  1. El considerar que lo que acontece en la esfera sexual pertenece al dominio de lo privado, de lo íntimo.

  2. Una parafilia no es una disfunción sexual y por lo tanto no afecta la respuesta sexual del sujeto.

  3. La vergüenza o el temor que puede significar exponer ante otro, la presencia de deseos que pueden ser considerados patológicos (pedofilia, necrofilia, zoofilia, etc.)

  4. El no conceder importancia a algunos deseos parafilicos que pueden ser considerados normales (el deseo erótico por personas con senos grandes, la pornografía, el voyeurismo, etc.)

  5. La diferencia entre parafilia y trastorno parafilico. Mientras las parafilias suelen ser atracciones que el individuo mantiene bajo control y no producen interferencia con la vida cotidiana, el Trastorno Parafilico según el DSM V puede llegar a consumir grandes cantidades de tiempo, generar ansiedad, estar reñida con la ley y/o afectar diversas esferas de la vida del individuo (Asociación Estadounidense de Psiquiatría, 2005). Por lo tanto es comprensible que su sujeto tiene una parafilia y esta no le ocasiona ningún malestar, no consulte a ningún servicio de salud mental con relación a ella.

Solo se cuenta con reportes de prevalencia para parafilia en pacientes psiquiátricos adultos. Sin embargo, estos resultados están sesgados y deben ser tratados con precaución, ya que no proceden de la población en general. Por ejemplo, en una muestra de 116 pacientes, Paniagua, Nolasco, Familia, Ravelo y Hernando (1991) encontraron que el 20,69% de los paciente tenía una sola parafilia, mientras que el 8,62% presentaba varias parafilias simultáneamente


Por su parte, Marsh, Odlaug, Thomarios, Davis, Buchanan, Meyer, y Grant (2010) entrevistaron a 112 pacientes y encontraron que quince pacientes (13,4%) reportaron síntomas compatibles con al menos una parafilia como voyeurismo, exhibicionismo y masoquismo sexual

Figura Nº 2: porcentaje de devotees en función del tipo de parafilia asociada

Cuando se desglosan los datos solo se muestran los nombres de aquellas parafilias en las cuales el número de devotees era igual o superior a 50. Este criterio fue establecido arbitrariamente para facilitar la expresión de los resultados, puesto que había diversas parafilias cuya frecuencia era igual a 1, lo que hacía que el grafico se hiciera muy complejo.


Al examinar las parafilias adicionales a la abasiofilia o a la acrotomofilia se encuentra que en primer lugar aparece la excitación sexual ante una característica física de la pareja, “los senos grandes” (189). Esta parafilia representa el 27% de la totalidad de parafilias reportadas.
Le sigue en frecuencia, el feederismo (162) que alcanza un 23%. El feederismo es una parafilia en la que las personas experimentan como marcadamente erotizantes tener relaciones sexuales con una persona obesa o alimentar y engordar a otro (real o figuradamente) (Sánchez, 2012)
Las prácticas BDSM (147) alcanzan un 21% dentro de la muestra entrevistada. BDSM es un término creado para abarcar un grupo de prácticas y fantasías eróticas. La B corresponde a Bondage, la D a las dos palabras Disciplina y Dominación, la S a Sumisión y Sadismo y finalmente la M que tiene que ver con Masoquismo (Boguña, 2011)
En menor medida se reportan el sexo virtual, lo podofilia y el voyeurismo: El sexo virtual (81 sujetos) está presente en el 12% de la muestra, este tipo de parafilia emplea estímulos sexuales variados como audio (sexo por teléfono), de tipo visual (online usando cámara web o revisando los materiales porno, etc.) o la combinación de ambos para mantener relaciones sexuales sin contacto físico con una persona que no está presente o para facilitar la excitación que va seguida de una conducta masturbatoria en un individuo que se encuentra solo (Peskova, 2013)
Por su parte, la podofilia es una parafilia parcialista en la que el sujeto se puede excitar sexualmente al ver, tocar, acariciar, chupar, oler, lamer o besar los pies de otra persona (Flores, 1988), fue reportada por 61 sujetos, lo que vienen a representar el 9% de la muestra.
Por último, el voyeurismo es el placer erótico experimentado al observar la actividad sexual de una o más personas (López, 2014) o a la dependencia de la visualización de imágenes obscenas o a la visualización de videos pornográficos para obtener placer sexual (Money 1996 c.p Metzi 2004) lo practicaban 52 sujetos que son el 8% de la muestra.
Para explicar estos resultados parece apropiado recurrir a a la Teoría del Marco Relacional (TMR) que plantea que la mayor parte de la actividad humana compleja se basa en el aprendizaje de las relaciones entre diversos estímulos (Wilson y Luciano, 2002).
Existe una gran variedad de respuestas relacionales tales como la coordinación, la distinción, la comparación, etc.). De todas ellas, la coordinación es la que establece una relación de identidad, semejanza o similaridad entre dos o más estímulos. Por ejemplo, “una copa es semejante a un vaso, porque los dos se llenan de líquido”. (Hayes, Blackledge y Barnes-Holmes, s/f c.p Vargas-Mendoza, 2006)
Dada la historia previa que haya tenido un individuo, este aprende no sólo que dos estímulos son equivalentes, sino a responder a un evento en términos de otro (Hayes y Wilson, 1993).
Por ejemplo, un niño va caminando por la calle con sus padres y de un momento a otro empieza a correr y a jugar, un perro lo ve y lo muerde. Para el niño es tan traumático el evento que en adelante, cuando ve que se le acerca un perro (aunque sea de una raza diferente al que lo mordió), empieza a llorar y a gritar. Cuando alguna persona dice la palabra “perro”, el niño muestra ansiedad; ante un ladrido, aunque el animal se encuentre lejos, el niño se pone en alerta y muestra signos de preocupación; ante las películas de dibujos animados donde aparecen “perros” el niño se tapa los ojos y se tensiona. En este ejemplo, las funciones aversivas generadas por la mordedura del perro, se establecieron junto a otros estímulos como la palabra “perro”, los ladridos de los perros, las imágenes de perros, etc. Esto sucede debido a lo que denominamos relación de equivalencia, en este caso, en un marco de coordinación donde estos estímulos equivalen a la mordedura del perro (Ruiz y Gomez, 2010, p.312)
Cuando se analiza concienzudamente algunas de las parafilias asociadas al devotismo, cabria preguntarse si la misma situación podría estarse dando en el caso de los devotees, Por ejemplo, podría hipotetizarse que dado que muchas personas con discapacidad están limitadas para hacer ejercicio, algunas de ellas terminan sufriendo de sobrepeso y por esto además de la inclinación abasiofilica y acrotomofilica, algunos devotees erotizan el feederismo.
Tal vez para otros, el sufrir una discapacidad equivaldría cognitivamente a “estar atado” (bondage) o a ser sumisa (como parece desprenderse del reporte verbal sobre la conceptualización de las mujeres con discapacidad, a quienes se percibe como más femeninas, más dulces o más agradecidas, características todas vinculadas a la sumisión), y de allí, su inclinación por las prácticas BDSM.
Podría igualmente hipotetizarse que la podofilia estaría relacionada con las partes del cuerpo donde más se centra la atención en el caso de una discapacidad motriz: las piernas y los pies.
Tal vez los senos grandes son un indicador de femineidad, de la misma manera en que una discapacidad hace “más femenina” a una mujer (ver las respuestas para la pregunta 12: qué es lo que hace atractiva o llamativa para ti a una mujer con discapacidad).
Por último, la presencia de algunas parafilias asociadas al devotismo como el voyeurismo y el sexo virtual podrían tener su explicación en el hecho de que muchos devotees ocultan su inclinación respecto a su atracción erótica debido a cómo ésta sería vista por los otros (Violo, 2011), lo que explicaría que se sintieran más cómodos observando a los otros mientras tienen relaciones sexuales o viendo fotos o videos pornográficos (voyeurismo) o cuando mantienen relaciones que no sean reales sino virtuales. Sobre este particular, Weisband (1992) encontró más comunicación desinhibida cuando se utiliza tecnologías informáticas que en situaciones tradicionales cara a cara.
Suler (2005) señala que “el efecto de desinhibición on line” puede tener un lado positivo como que las personas se sientan más relajadas y se expresen más abiertamente, pero también un lado negativo como ser muy groseros o duros a la hora de hablar, visitar sitios de pornografía o violencia en internet que no visitarían de forma real, revelar información muy personal o llevar a cabo una mera catarsis sin el deseo de obtener crecimiento personal.

Al parecer ciertas características de la interacción on line facilitan este tipo de comportamiento: a) el anonimato: el saber que el otro no puede saber con exactitud la identidad del usuario, su nombre real, su dirección, etc., b) el ser invisible: que los otros no puedan detectar si él está o no en línea c) la asincronia: en los correos electrónicos o en los foros la gente no tiene que lidiar con la presión de la comunicación inmediata, puede tardar minutos, días o meses en responder, o d) la igualdad: la gente no puede ver el “yo real” del usuario, no saben si es el presidente de una compañía o un desempleado. Esto facilita la comunicación puesto que las personas son reacias a decir lo que realmente piensan ante figuras de autoridad, por el temor a la desaprobación y al castigo, pero la igualdad virtual minimiza las diferencias y por eso los individuos están mucho más dispuestos a hablar o se comportan mal cuando interactúan en la red (Suler, 2005).

Por otra parte, mucha de la práctica del devotismo ocurre en contextos virtuales, ya que además de facilitar el anonimato, permite acceder a personas que se encuentran en países distantes, por ejemplo, Un devotee Europeo o Norteamericano donde la poliomielitis ha sido erradicada podría estar interesado en contactar a una mujer de Nigeria, Afganistán, Pakistán o la India donde la polio sigue siendo una enfermedad endémica. (Unicef, 2014).
Conclusión

Las principales parafilias asociadas al devotismo parecen ser explicadas a la luz de la Teoría del Marco Relacional, ya que tener los senos grandes, estar atado (bondage), el feederismo, las prácticas BDSM o la podofilia guardan algún tipo de relación semántica con la discapacidad física objeto del deseo de un devotee. Por otra parte, El sexo virtual y el voyeurismo parecen verse facilitados por la creencia de que el deseo parafilico es inaceptable y debe ser disfrutado desde el anonimato.




Referencias Bibliográficas.

Abel, G., Becker, J., Cunningham-Rathner, J., Mittelman, M., y Rouleau, J.-L. (1988).Multiple Paraphilic Diagnoses among Sex Offenders. Bulletin of the American Academy of Psychiatry and the Law, 16(2), 153-168.


Asociación Estadounidense de Psiquiatría. (2005). Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales IV. (4 ª ed., Texto rev.). Washington, DC:
Boguña, M. (2011). BDSM al Ciberespai: Aproximació Etnográfica Multisituada i Visual. Màster en Antropologia i Etnografia. Departament d'Antropologia Cultural i Història d'Amèrica i d'Àfrica. Facultat de Geografia i Història. Universitat de Barcelona
Bruno, R. (1997). Devotees, Pretenders and Wannabes: Two Cases of Factitious Disability Disorder. Sexuality and Disability 15(4): 243–260.
Escobar, J. (2012). Freud y las Parafilias. Recuperado el 16 de febrero de 2013 de: http://losmedioscomometaforas.blogspot.com/2012/04/freud-y-las-parafilias-iii.html
Flores, A (1988). Parafilias. Cuadernos de Sexología, N° 7, Humanitas.
Hayes, S. y Wilson, K. (1993). Some Applied Implications of a Contemporary Behavior Analytic Account of verbal Events. The Behavior Analyst, 16, 283-301.

Hernández, R., Fernández, C., y Baptista, P. (2006). Metodología de la Investigación. (4ta. Ed.). México D.F: McGraw-Hill

Limoncin, E., Carta, R., Gravina, G., Carosa, E., Ciocca, G., Di Sante., Isidori, A., Lenzi, A., y Jannini, E. (2014). The Sexual Attraction Toward Disabilities: a Preliminary Internet-Based Study. International Journal of Impotence Research. Mar-Apr;26 (2), pp. 51-54
López, E. (2014). Voyeurismo: El Encanto de Observar. recuperado el 15 de octubre de 2014 de http://www.discoverymujer.com/relaciones/sexo/voyeurismo-el-encanto-de-observar/
McManus, M., Hargraves, P., Rainbow, L., y Alison, L. (2013). Paraphilias: Definition, Diagnosis and Treatment. F1000 Prime Reports. Vol 5, Nº 36, pp 1-6
Marsh, P. , Odlaug, B., Thomarios, N., Davis, A., Buchanan, S., Meyer, C., y Grant, J. (2010). Paraphilias in Adult Psychiatric Inpatients. Annals of Clinical Psychiatry, vol 22, no. 2, pp. 129-34.
Metzi, J (2004). From Scopophilia to Survivor: a Brief History of Voyeurism. Textual Practice 18(3), pp. 415–434
Money, J. (1990). Paraphilia in Females. Fixation on Amputation and Lameness; Two Personal Accounts. Journal of Psychology and Human Sexuality 3 (2):  pp. 165–172.
Money, J. y Ehrhardt, A.(1982): Desarrollo de la Sexualidad Humana. (Diferenciacion y Dimorfismo de la Identidad de Género), Madrid: Morata.
Money, J. y Simcoe, K.W. (1986). Acrotomophilia, Sex and Disability: New Concepts and Case Report. Sexuality and disability (7:1/2), 43-50.

Nattress, L.(1996). Amelotasis. Men Attracted to Women who are Amputees: A descriptive study. Dissertation Abstracts International, 57(11-B), 7264.

Paniagua, J., Nolasco, B., Familia, D., Ravelo, J y Hernando, G. (1991). Comportamiento Sexual en una Población de Pacientes Psiquiátricos. Acta Médica Dominicana, Vol. 13, Nº 3, pp. 96-101.


Peskova, S. (2013). Qué es el Sexo Virtual. Recuperado el 15 de octubre de 2014 de http://www.hablemosdelamor.com/2013/02/que-es-el-sexo-virtual.html
Ruiz, D. y Gómez, I. (2010) Transformación de Funciones: Marcos de Coordinación y Oposición de Acuerdo con Equivalencia. Revista Latinoamericana de Psicología, Vol. 42, No 2, pp. 311-322
Sadock, J., y Sadock, V., (2011). Kaplan and Sadock's Synopsis of Psychiatry: Behavioral Sciences/Clinical Psychiatry. Philapephia: Lippincott Williams & Wilkins
Suler, J. (2005). The Online Disinhibition Effect. International Journal of Applied Psychoanalytic Studies, Vol. 2, No. 2, pp. 184-188.
UNICEF (2014). Erradicar la Poliomielitis. Recuperado el 25 de octubre de 2014 de http://www.unicef.org/polio.html
Vargas-Mendoza, J. E. (2006) Bases de la teoría de los marcos relacionales: Apuntes para un seminario.México: Asociación Oaxaqueña de Psicología A.C.
Villa, M. (2006). “Fenomeno Devotee Wannabe”, Revista Científica de la SASH (Sociedad Argentina de Sexualidad Humana)-Año 20.
Viola, I. (2011). Disccionario. Vocablos Técnicos y Comunes para Precisar las Discapacidades, Habilidades y Diversidad Humana en Venezuela e Iberoamérica. Asociación Civil Útil y Victorioso. Primera Edición. Cantaura: Venezuela
Weiner, D., y Rosen, R. (1999). Sexual Dysfunctions and Disorders. En T. Millon, P.H. Blaney, y R.D. Davis, (Eds.), Oxford Textbook of Psychopathology. Oxford University Press: New York, NY. Pages 410-443.
Wilson K. y Luciano M. (2002). Terapia de Aceptación y Compromiso (ACT). Un tratamiento conductual orientado a los valores. Madrid: Pirámide

Compartir con tus amigos:


La base de datos está protegida por derechos de autor ©odont.info 2017
enviar mensaje

    Página principal