Cuerpo humano: el plano frontal como referencia de la postura erguida



Descargar 26.99 Kb.
Fecha de conversión08.01.2019
Tamaño26.99 Kb.

CUERPO HUMANO:
EL PLANO FRONTAL COMO REFERENCIA DE LA POSTURA ERGUIDA
En 1884 (Congreso Antropológico de Frankfort) se estableció el plano craneal que lleva ese mismo nombre; la manera mas sencilla de ubicarlo es hacer pasar una línea por lo bordes superiores de los meatos o agujeros auditivos externos y por el borde inferior de la órbitas. En personas con parámetros normales, dicho plano es horizontal, sea en estación de pie o sentado. En posición acostado debiera formar un ángulo diedro de 90º con el plano del horizonte.

Desde luego que la cantidad de planos horizontales del cuerpo humano, como de cualquier cuerpo sólido, es infinita, pero el de Frankfort es un uno que tiene identidad bien definida y puede servir como referencia para cualquier otro plano horizontal de cuerpo, que deberá ser paralelo a él.





No hemos encontrado, en cambio, definiciones directas a la relación de los otros planos del cuerpo con accidentes anatómicos de referencia; dichos planos están descriptos en forma genérica, se dice que “pasan por el eje del cuerpo” pero no parece haber una definición precisa sobre por donde pasa al menos uno de los planos frontal o sagital.


Podríamos de definir, de entre los infinitos planos posibles para cada orientación espacial, un plano principal que sirva de referencia o punto de partida para otros, paralelos a cada uno de ellos. Si tuviéramos que definir cual es el principal de cada uno, podríamos decir que los planos horizontal principal, frontal principal y sagital principal, son los que se intersectan simultáneamente, estableciendo allí el centro de gravedad del cuerpo (El centro de gravedad, sería el punto en que se concentra toda la masa del cuerpo en un momento dado, dependiendo de la posición y el movimiento. En la llamada posición anatómica estaría en el abdomen, aproximadamente delante de la columna lumbar, un poco mas alto en los hombres y mas bajo en las mujeres)
Ubicar el plano sagital principal quizá sea el que requiera menos precisiones, ya que el cuerpo, visto de frente, es relativamente simétrico por lo que es fácil imaginar o concebir que dicho plano pasa por un eje o línea vertical, que transcurre en el cráneo por la sutura sagital o por los puntos bregma, lambda, glabela, natium y otros, y, mas abajo, por el eje de la columna vertebral y por la sínfisis pubiana.
Respecto a la ubicación de plano horizontal tenemos la referencia, que no lo hace el principal, el plano de Frankfort, sea por aquello de “dadme un punto de de apoyo…”. Como queda dicho, fue convenido en el Congreso de Antropología en la ciudad alemana q le da el nombre, en 1884. Desde luego que el plano horizontal principal será el que se intersecta con los otros dos, a la altura del abdomen
No parece tan sencillo, en cambio, discernir los puntos de paso topográfico del plano frontal principal, ya que el cuerpo, visto desde el costado el profundamente asimétrico, siendo entonces múltiples las posibilidades topográficas.
El plano frontal principal es uno de los elementos calves de la estación de pie y de definirlo y respetarlo depende la estabilidad y el equilibrio del cuerpo humano, con todas sus implicancias estructurales y funcionales
En la cadena evolutiva de los mamíferos, hasta llegar a la bipedestación humana, los planos frontal y horizontal se intercambian progresivamente: el plano frontal de un cuadrúpedo en el hombre será el plano horizontal; por su parte, el plano horizontal del cuadrúpedo, en el hombre se transmutará en plano frontal. Este fenómeno tiene algunas excepciones como en el caso de los canguros, cuyos planos horizontal y frontal son similares al los del humano
El plano frontal – que es el que aquí nos interesa - , va pasando progresivamente desde aquella horizontalidad , digamos del grado 0º en los cuadrúpedos, haciéndose agudo en los simios hasta llegar a los 90º grados en la bipedestación, como puede observarse en la figura. El giro hacia la verticalidad tiene su punto de pivot en la cabeza del fémur. En el cuadrúpedo los miembros posteriores son verticales igual que en el hombre lo son los miembros inferiores. En cambio, desde el la pelvis hacia la cabeza, la evolución es su verticalización, incluidos los miembros superiores





The frontispiece to Huxley's Evidence as to Man's Place in Nature (1863): the image compares the skeletons of apes to humans. The gibbon (left) is double size (El gibon eestá al doble de su tamaño – NdelA)

Al completarse la verticalización del tronco, cabeza y miembros superiores, llegamos al hombre actual, y la pregunta de este artículo es: ¿cuales son los elementos medibles de la verticalidad “normal”, cuales son los parámetros que indican que un individuo determinado en su postura erguida respeta todos los elementos de dicha verticalidad, evolutiva y genéticamente determinada ? ¿Qué debe entenderse por la clásica instrucción de la vida civilizada, “póngase derecho, párese derecho, siéntese derecho”? - ¿Cómo se mide el estar “derecho”? Dicho de otra manera: ¿Cuáles son los puntos de referencia para el plano principal frontal o al menos alguno de los planos frontales, como los son el meatos auditivo externo y el borde orbitario para el plano de Frankfort o el bregma o las sínfisis pubiana para el plano sagital?


Trataremos de describir los 4 puntos o accidentes de referencia para definir el plano frontal principal
La escencia de la verticalidad, yendo desde abajo hacia arriba, parece sencillo afirmar que la línea (y el plano) que nos proponemos han de pasar por los puntos de referencia externamente mas salientes de los miembros inferiores: el maléolo peroneo y el trocanter mayor
Mas arriba las cosas no son tan claras, ya que la columna vertebral realiza tres curvas fisiológicas, dos lordosis (lumbar y cervical) y una cifosis (dorsal), y el abdomen-tórax no nos ofrece sencillos puntos para tomar como referencia. Recién en la cabeza encontramos elementos anatómicos satisfactorios.
De todos los puntos posibles de la cabeza, consideremos el meato auditivo externo. Hemos visto que su borde superior es referente en el plano de Frankfort lo cual facilita las lecturas posturales, y está si no exactamente, al menos cerca del punto de paso del eje horizontal de la cabeza - en realidad está mas cerca del borde posterior de cráneo que de las partes mas anteriores de la cara, lo cual es variable de acuerdo a las tendencias hacia la cabeza, sea dólico, normo o braquicefálica
En los modelos de gran difusión no queda claro si el meato auditivo coincide o no con eje vertical que pasa por el maléolo externo y el trocanter mayor. Puede observarse en la figura de una propaganda farmacéutica q se exhibe en muchos consultorios médicos, como en la visión del esqueleto, los tres elementos, meato, trocanter y maléolo, coinciden en la línea vertical. Pero en una figura anexa, en la parte inferior derecha del mismo afiche, una silueta humana muestra un ostensible adelantamiento del meato auditivo muy por delante de dicho eje.
En las personas habitualmente consideradas “de cuerpo atlético” encontramos los mejores modelos de posición erguida equilibrada, en la que básicamente podemos apreciar, vistos de perfil, sea en forma permanente o al menos mientras practican su disciplina, que el ángulo entre las líneas que pasan por los planos de Frankfort y el plano frontal principal es de 90º (dejamos de lado en este estudio al plano sagital); en este grupo, desde luego, se cuentan aquellos deportistas de elite que suelen subirse a los podios de los campeones, y también los practicantes de disciplinas en que el equilibrio juega un rol principal, tales como los danzarines, los patinadores, los equilibristas, etc. Y significativamente, también se incluyen los niños, especialmente desde los 12 meses de edad en adelante, periodo en que, al igual que los equilibristas o los patinadores, no pueden darse el lujo de omitir los mas precisos parámetros de bipedestación, por dos razones fundamentales: primero que están aprendices de verticalidad. Y segundo, el tamaño y peso relativamente grande de la cabeza, les sobreexige el máximo equilibrio, so pena de ser derrotados por la fuerza de la gravedad que están luchando por vencer.
Tomando como modelos entonces, las posturas de los momentos mas exigentes de la actividad humana, en este caso, observando la horizontalidad del plano de Frankfort y la vertical que pasa por el trocanter mayor-maléolo peroneo-meato auditivo externo (este último +/- 2 cm), observaremos que muchas personas que no practican deporte o gimnasia alguna, tienen esta postura equilibrada, y también que muchos deportistas, cuando no están practicando su disciplina, dejan de respetar estos parámetros.
Otras circunstancias en que con variantes podemos observar estas “buenas posturas”: cuando andamos en bicicleta soltando las manos, en que para evitar la caída todo queda en la capacidad de una ondulación de la columna vertebral, que actúa como un timón. El monociclo es esta misma experiencia con una mayor exigencia, quizá lo mas parecido a lo que hacen los niños cuando recién aprenden a caminar.
Dicho sea de paso, los niños mantienen su mejor equilibrio en forma dinámica, oscilando leve y permanentemente, un ejercicio de todas la articulaciones del bipedestadismo, principalmente la columna vertebral: la oscilación se parece a la que se produce cuando mantenemos una escoba desde el extremo de su cabo en la punta del dedo índice. Debemos destacar que los niños pierden estas particularidades, que a los adultos deben resultarnos ejemplares, aproximadamente a partir de los cinco años, anulándose poco a poco, cuando ya son “expertos” en caminar, y cuando la cabeza a perdido el peso relativo de la primera infancia. En la adolescencia estas virtudes se han perdido casi totalmente, la cabeza, ganada por la fuerza de la gravedad, se ha desplazado por delante eje trocanter-maleolo peroneo, el meato auditivo está desplazado a mas de 2 cm adelante del plano frontal principal que a perdido su “domicilio” y del centro gravedad se ha corrido también hacia adelante. Solo la educación postural y la practica de deportes puede frenar esta triunfo de la fuerza de la gravedad por sobre la evolución.


Los miembros superiores y el plano frontal. El 4º punto de referencia del plano frontal principal
Desde la primeras clases de Anatomía, en la Facultad, siempre leemos que la posición neutra - por convención - de los MMSS es con antebrazo en supinación a ambos lados del cuerpo con las palmas hacia delante. Pocas veces encontramos referencias a la posición “neutra” o “natural” de los hombros.
Una de esas pocas veces, es la excelente reseña anatómico-antropológica del Prof. I.A. Kapandji, en su Cuadernos de Fisiología Articular quien nos dice que el brazo (y por extensión todo el MS, desde el hombro hasta los dedos) tiene un movimiento de circunducción desde las máximas adducción, a la elevación, a la abducción y el descenso, sin olvidar que puede pasa por la máxima flexión o proyección hacia adelante y la extensión o retroflexión hacia el dorso. En su complejo movimiento realiza un cono cuyo vértice es el hombro y la base es el dibujo del recorrido de la mano transitando todas esas posturas.
Los movimientos, dentro del cono de circunducción que desde luego son la base de la función de herramienta de los MMSS, característicamente humana. Lo que Kapandji nos dice que el eje del cono de circunducción “corresponde sensiblemente a la definida por la posición de función” ya que desde cada punto de ese cono, flexionando la estratégica articulación del codo, podemos llevar la mano prácticamente a cualquier parte del cuerpo: hacia la cabeza (peinarse), hacia la boca (alimentarse) hacia adelante (dar la mano, trabajar, golpear) hacia atrás (tactar-rascar la espalda, higienizarse) etc.
“La orientación hacia delante del cono de circunducción– dice el autor - responde a la necesidad mantener las manos que trabajan bajo el control de la vista. El entrecruzamiento parcial y por delante de los dos sectores de accesibilidad de los MMSS obedece a las misma necesidad de permitir a las dos manos trabajar simultáneamente bajo e control de la vista, y de cooperar y, si es necesario, suplir una a la otra; por consiguiente, el conjunto de los dos sectores esféricos de accesibilidad de los MMSS está regulado por el campo visual de los ojos desplazados a sus movimientos extremos, con la cabeza fija en el plano sagital. Los campos visuales y los sectores de accesibilidad de las manos se superponen casi exactamente.

“Es preciso destacar también – finaliza – que esta disposición solo ha sido posible en el curso de la filogenia gracias a la migración hacia abajo del agujero occipital (el agujero occipital, en los cuadrúpedos, mira desde la cabeza hacia atrás, en el humano mira hacia abajo – NdelA), lo que permite a la cara dirigirse hacia delante y a la mirada tener una dirección perpendicular al eje longitudinal del cuerpo, mientras que en los cuadrúpedos, la mirada esta dirigida en el eje del cuerpo”


Para el tema de nuestro articulo, nos permitimos estas acotaciones a estas verdaderas revelaciones:

  1. Kapandji habla de “la cabeza fija en el plano sagital” y luego que “la mirada tiene una dirección perpendicular al eje longitudinal del cuerpo”: queremos agregar que se entiende que la cabeza está respetando la horizontalidad del plano de Frankfort. En tanto que mirada perpendicular al eje del cuerpo esta en un plano horizontal paralelo al de Frankfort, perpendicular también al plano frontal principal, es decir entrecruzándose en un ángulo diedro como decimos mas arriba cuando analizamos la “posición ideal”

  2. En las imágenes que presenta Kapandji bajo su lápiz magistral, indica que el eje de circunducción se ubica, con el codo y la mano-dedos extendidos, a 45º adelante abajo y afuera, posición en que hay una visión total de los ojos sobre todo el MMSS desde los hombros a los dedos, efecto sin duda esencial para una especie que ha dependido, a lo largo de la historia evolutiva, de sus manos, que son el sustituto de sobrevivencia de la fuerza animal, la velocidad, las garras, los colmillos, y aun de las alas para huir o cazar.

  3. Por lo que la posición “natural” , o al menos funcional, de los MMSS, no parece que fuera a lo largo del cuerpo y “con palmas hacia delante”, sino en el eje del cono de circunducción. En esa posición, sin mover la cabeza, fija en los planos sagital y de Frankfurt, se ven “de reojo” ambos hombros y desde luego, ambos MMSS en toda su extensión, lo cual es altamente efectivo para la lucha y la operatividad humanas.

  4. Si observamos el esqueleto humano de perfil en posición de pie o sentado, observamos que el eje del plano frontal principal, que según dijimos pasa por el meato auditivo externo-trocanter mayor- maléolo peroneo, también pasa por la articulación del hombro, cuando el MS está en el eje de circunducción, alistado para la operatividad. Es el 4º referente que hemos hallado para el plano frontal principal. Plano que, entonces, pasaría por dos puntos óseos, u orificio y una articulación.

Entendemos que la mayoría de las personas, que han seguido con el habito de flexión de cabeza-cuello hacia delante, vicio adquirido en la adolescencia, al perderse la horizontalidad del plano de Frankfort, apelan a la corrección de a elevar la cabeza en el eje occipito-atloideo, para mantener la visión delante de sí. El meato auditivo externo queda muy por delante del plano frontal principal. Esto lleva a una segunda corrección: la elevación y retroposición o flexión dorsal de los hombros, alejándolos del plano frontal principal, colocándolos detrás del eje de gravedad del cuerpo, y, lo que es mas grave, alejándolos de su propio campo visual - algo así como negación de la evolución.



La consecuencias, funcionales, médicas, deportivas, laborales de la falta de precisión y aplicación de los elementos adquiridos en la filogenia, deberá ser motivos de profundos estudios.

VER EL SEGUNDO ARCHIVO CON IMÁGENES INSTANTANEAS DE FIGURAS HUMANAS OBTENIDAS EN DSTINTAS CIRCUNSTANCIAS
BIBLIOGRAFIA:
Kapandji I.A.: Cuadernos de Fisiologia Articular – Masson SA, Barcelona, 1996.
http://en.wikipedia.org/wiki/Thomas_Henry_Huxley: dibujo de W. Hawkins

http://www.cleber.com.br/historia.html : imagen del cráneo mostrando el plano de Frankfort


Compartir con tus amigos:


La base de datos está protegida por derechos de autor ©odont.info 2019
enviar mensaje

    Página principal