Asignatura: el medio natural en la educación infantil



Descargar 168.82 Kb.
Página5/5
Fecha de conversión28.11.2018
Tamaño168.82 Kb.
1   2   3   4   5

1.2.4 BIBLIOGRAFÍA
ALBALADEJO, C. y GRAU, 2. (1992). Los procedimientos en Ciencias Naturales. Aula de Innovación Educativa, 3, 24-27.
BENLLOCH, M. (1992). Ciencias en el parvulario. Una propuesta psicopedagógica para el ámbito de la experimentación. Barcelona-Buenos Aires: Ediciones Paidós.
CAÑAL, P. (2006). La alfabetización científica en la infancia. Aula de Educación Infantil, 33, 5-9.
CLAXTON, G. (1994). Educar mentes curiosas. Madrid: Visor/aprendizaje.
DÍEZ (1998). La oreja verde de la escuela. Trabajo por proyectos y vida cotidiana en la escuela infantil. Madrid: Ediciones de la Torre.
ESCAMILLA, A. (2008). Las competencias básicas. Claves y propuestas para su desarrollo en los centros. Barcelona: Editorial Graó.
GIORDAN A. (1982). La enseñanza de las ciencias. Madrid: Pablo del Río.
HARLEN, W. (1989). Enseñanza y aprendizaje de las ciencias. . Madrid: Morata/MEC.
LAGUIA, M. J. y VIDAL, C. (1991). Rincones de actividad en la escuela infantil (0 a 6 años). Colección El lápiz. Barcelona: Graó.
PLA MOLINS, M. (1997). La actividad experimental en el segundo ciclo de educación infantil (3-6 años). Aula de Innovación Educativa, 62, 14-16.
POSSE HERNANZ, P. (1997). ¿Hacer ciencia en el primer ciclo de educación infantil?. Aula de Innovación Educativa, 62, 11-13.
PRO, A. (1995). Reflexiones para la selección de contenidos procedimentales en ciencias. Alambique, 6, 77-87.
SANMARTÍ, N. (2001). Un repte: millorar l`ensenyament de les ciencies. GUIX, 275, 11-21.
SANMARTI, N. y TARIN, R. (1999). Valores y actitudes: ¿se puede aprender ciencias sin ellos?. Alambique, 22, 55-65.
SARABIA, B. (1992). El aprendizaje y la enseñanza de las actitudes. En C. Coll , J.I. Pozo, B. Sarabia y L. Valls: Los contenidos de la reforma. Enseñanza y aprendizaje de conceptos, procedimientos y actitudes. Madrid: Santillana, 133-198.
TONUCCI, F. (1997). La verdadera reforma empieza a los tres años. Investigación en la escuela, 33, 5-16.
TRUEBA, B. (1989). Talleres integrales en Educación Infantil. Una propuesta de organización del escenario escolar. Ediciones de la Torre. Madrid.
ZABALA, A. (1993). Los ámbitos de intervención en la Educación Infantil y el enfoque globalizador. Aula de Innovación Educativa, 11, 13-18.

ANEXO 2: LA ALFABETIZACIÓN CIENTÍFICA EN LA INFANCIA

Pedro Cañal de León. (2006). La alfabetización científica en la infancia. Aula de Infantil nº 33.
La alfabetización científica constituye uno de los procesos educativos básicos al que toda persona tiene derecho en la sociedad actual. El aula de educación infantil tiene una función imprescindible en la aproximación inicial de los escolares a las perspectivas científicas sobre la realidad.
¿Cómo se distribuye la sangre en nuestro cuerpo? Narra Tonucci (1995) el caso de un niño de infantil que dibujó totalmente de rojo una silueta humana en respuesta a esa cuestión. ¿Se trata de un esquema adecuado y aceptable o resulta demasiado ingenuo y alejado de los gráficos habituales sobre la circulación sanguínea? Si se valora desde la óptica de hasta qué punto el dibujo se aproxima a la idea escolar, entonces pintar todo el interior de rojo podría parecer una simplificación excesiva. Pero si se interpreta esta representación como muestra del conocimiento elaborado por el niño basándose en sus experiencias, ¿cabe una mejor expresión de los múltiples datos personales y de su entorno que le indican que se produzca donde se produzca una herida siempre sale sangre por ella?

Si hay una característica definitoria de la perspectiva científica sobre el conocimiento relativo a la realidad, es la exigencia de coherencia entre las explicaciones y los hechos o fenómenos a los que se refieren, de tal manera que las predicciones que podamos hacer al respecto se cumplan en la práctica. Por ello, el niño actúa correctamente, en la medida de sus posibilidades, cuando en su dibujo expresa que el cuerpo está "lleno de sangre", y esta idea constituirá una base válida para posteriores experiencias y conocimientos más complejos.



Exploramos, hablamos, aprendemos, hacemos predicciones...

El desarrollo como persona de cualquiera de nosotros se ha producido en interacción con nuestro entorno natural, social y cultural. La correcta constitución y funcionamiento de todas nuestras estructuras corporales y potencialidades biológicas depende, en gran medida, de unas adecuadas pautas de relación con las personas y las cosas que configuran el medio en que vivimos. Es así como llegamos a cubrir nuestras necesidades vitales más básicas y las propias de la cultura en la que estamos inmersos: alimento, vestido, hogar, protección contra peligros, afecto, comunicación, normas sociales, conocimientos de diversa naturaleza, etc.

En el aspecto cognitivo, las personas somos constructoras sociales de saberes que a lo largo de la historia hemos desarrollado muy diversas y complejas culturas. Como resultado de procesos de evolución biológica, poseemos un genoma que da lugar, en interacción con el medio, a una anatomía adecuada para la realización de esas tareas. En concreto, nuestro cerebro capacita potencialmente a cada niño para que, situado en su medio natural y social, pueda:


  • Interesarse por las cosas y fenómenos de la realidad y explorarlos.

  • Construir representaciones sobre esa realidad.

  • Detectar datos, objetos, situaciones y procesos problemáticos de todo tipo.

  • Imaginar posibles soluciones para esos problemas.

  • Planificar actuaciones para comprobar la validez de tales soluciones.

  • Hacer predicciones sobre lo que puede ocurrir como resultado de tales actuaciones o experiencias.

  • Reflexionar sobre lo ocurrido y aprender de todo ello.

  • Modificar las actuaciones futuras en función de lo aprendido.

Todo lo anterior forma parte de nuestras potencialidades como especie, de la misma manera que la capacidad para aprender a hablar en una lengua, para escribir, para realizar cálculos matemáticos, expresarnos artísticamente o desarrollar destrezas físicas. Aspectos, todos ellos, que pueden desarrollarse en cierta medida en el marco de los procesos de interacción social cotidiana, pero cuya correcta culminación requiere en nuestras sociedades del apoyo mantenido de las instituciones educativas.

Alfabetizaciones

El vocablo "alfabetización" nos remite inicialmente a los procesos de enseñanza y aprendizaje de la escritura y la lectura. Es obvio que el desarrollo del lenguaje oral y escrito constituye uno de nuestros rasgos más específicos. Sin estos lenguajes complejos, las posibilidades de desarrollo y transmisión cultural son bastante limitadas.

En nuestro caso, el logro de la capacidad lingüística está íntimamente relacionado con el de la capacidad cognitiva general. Podemos llegar a hablar y a escribir porque disponemos de la capacidad de aprendizaje, de memoria y de comprensión necesarias para ello, aparte de los demás rasgos anatómicos precisos para la emisión del lenguaje verbal, la lectura y la escritura.

La corteza cerebral de cualquier niño considerado "normal" le permite clasificar, organizar, interpretar y memorizar percepciones simples y patrones perceptivos más complejos, así como modificar sus comportamientos en función de las experiencias y aprendizajes anteriores. Todo ello, como resultado de las interacciones espontáneas o educativas que experimenta en el contexto familiar y en el escolar.

La acción directa de los niños sobre los objetos, la observación de lo que ocurre, el diálogo con otros y la reflexión sobre todo ello (consciente o inconsciente), son los principales procedimientos generales que éstos emplean en la construcción de sus conocimientos sobre el medio. Moviendo, provocando cambios, interrogando, interpretando, explorando propiedades (masa, dureza, textura, capacidad de flotación, tamaño, forma, etc.), explorando objetos, máquinas, juguetes, sombras, espejos, personas, vestidos, sonidos, lupas, imanes, mezclando, disolviendo, pegando y rompiendo, manchando y limpiando, etc., haciendo todo ello, logramos las experiencias personales necesarias para poder efectuar progresivas generalizaciones, cada vez más abstractas, sobre las que seguir pensando, hablando, comprobando, cuantificando, expresando simbólicamente, etc.

La riqueza y la validez de los conocimientos del niño sobre su entorno guardan una estrecha relación con la frecuencia, calidad y diversidad de las experiencias que haya vivido, ya que éstas le proporcionan la base empírica necesaria para el desarrollo de sus instrumentos conceptuales y metodológicos, y también para el fortalecimiento de las actitudes y motivaciones que impulsan estos procesos cognitivos.

Aunque disponemos hereditariamente de preconfiguraciones genéticas, neurofisiológicas y de comportamiento dirigidas a que se pueda desarrollar tempranamente la curiosidad, la tendencia a la exploración, al uso de los distintos sentidos, a la detección de aspectos problemáticos, a la formación de generalizaciones, etc., la capacidad y habilidad para emplear esas posibilidades en mayor o menor medida y con mayor o menor éxito es algo que depende fuertemente de los procesos de enseñanza y aprendizaje vividos en cada caso. Es decir, de las experiencias puestas en juego, las tareas ejecutadas, su diversidad, su frecuencia, el que hayan sido acompañadas o no de reflexiones al respecto, el énfasis en la formulación verbal de las experiencias realizadas y sus resultados y conclusiones, el debate entre iguales, la crítica fundamentada en argumentos y evidencias que se pueden constatar, etc.

Estamos argumentando, por tanto, que al igual que es precisa una alfabetización lingüística y matemática, a las que se dedica mucho tiempo y energías docentes en la educación infantil y primaria, en esa misma medida es imprescindible también una alfabetización científica inicial, que nos enseñe a todos a establecer una adecuada interacción con las cosas y fenómenos del mundo físico. Algo especialmente necesario cuando de lo que se trata es de saber con cierta precisión y fiabilidad cómo son realmente las cosas y comprender mejor los fenómenos cotidianos, con el objetivo de poder actuar adecuadamente en cada situación para satisfacer nuestras necesidades básicas.

Al igual que existen "gafas" específicas para percibir y desenvolvernos apropiadamente en el mundo del juego y de la fantasía, para la percepción y la expresión artística o para trabajar con los números o con las palabras, de esa misma manera, como una dimensión más y también imprescindible, el niño pequeño necesita habituarse al uso de unas "gafas científicas", insustituibles para construir conocimientos valiosos sobre el mundo real en que vive: su entorno, los peligros que encierra, la orientación en él, los alimentos recomendables, la protección ante extraños, los riesgos que puede asumir, las costumbres saludables, los hábitos higiénicos, la relación con otros seres vivos, la relación con herramientas, máquinas y materiales concretos, etc.

Pero, ¿cómo facilitar en la escuela infantil los procesos iniciales de alfabetización científica? Comprobaremos en lo que sigue hasta qué punto alfabetización científica e investigación escolar, con el apoyo de los rincones/talleres de experiencias, constituyen una pareja didácticamente privilegiada.



Investigar el medio, hoy

En las antiguas concepciones sobre la investigación escolar del medio ésta se contemplaba como una modalidad de enseñanza y aprendizaje basada en el descubrimiento por los alumnos de las cosas y fenómenos de la realidad, caracterizándoles como pequeños científicos capaces de aprender por sí mismos, aplicando en el aula los procesos del método científico. Las concepciones actuales sobre la ciencia y el trabajo de los científicos, sobre el aprendizaje y la enseñanza han conducido a una reconceptualización drástica de los procesos de investigación escolar, muy lejos de la anterior.

Desde la perspectiva del proyecto curricular Investigando Nuestro Mundo (6-12) (Cañal, Pozuelos y Travé, 2005), por ejemplo, podemos definir la investigación escolar como "estrategia de enseñanza en la que, partiendo de la tendencia y capacidad investigadora innata de todos los niños y niñas, el docente orienta la dinámica del aula hacia la exploración y reflexión conjunta en torno a las preguntas que los escolares se plantean sobre los componentes y los fenómenos característicos de los sistemas socionaturales de su entorno, seleccionando conjuntamente problemas sentidos como tales por el alumnado y diseñando entre todos planes de actuación que puedan proporcionar los datos necesarios para la construcción colaborativa de soluciones a los interrogantes abordados, de manera que se satisfaga el deseo de saber y de comprender de los escolares y, al mismo tiempo, se avance en el logro de los objetivos curriculares prioritarios", en nuestro caso los relativos a los procesos de alfabetización científica.

Unidades didácticas

En este sentido, las unidades didácticas que se organizan en torno a la investigación escolar incluyen secuencias de actividades que incorporan y organizan flexiblemente procesos de planificación, búsqueda de información, estructuración de conocimientos y evaluación.



Los procesos de planificación incorporan actividades de los siguientes tipos:

  • Actividades de orientación. Dirigidas a seleccionar entre todos y a hacer propios los objetos de estudio que se van a investigar, interrogantes relativos al medio.

  • Actividades de expresión y contraste de los conocimientos iniciales de los alumnos sobre el objeto de estudio elegido. Dirigidas a promover la reflexión sobre dicho objeto, así como la expresión y contraste de los conocimientos personales, hipótesis y dudas de los alumnos, debatiendo al respecto y especificando qué saben inicialmente y qué quieren saber.

  • Actividades de planificación del estudio. Actividades en las que se decide entre todos qué cuestiones y dudas concretas se van a investigar y qué se va a hacer para aclararlas y llegar a acuerdos. Se especifica en alguna medida (dependiendo de la edad y capacidad de los alumnos) qué se hará ante cada cuestión, quién lo realizará, cómo y cuándo.

Los procesos de búsqueda incluyen actividades mediante las que se lleva a cabo lo planificado para dar respuesta a los interrogantes planteados:

  • Actividades de exploración de las fuentes de información previstas, mediante los procedimientos acordados: observación, encuesta, experiencia, etc.

  • Actividades de selección y registro de la información pertinente en la forma planificada.

Los procesos de estructuración están dirigidos a trabajar con la información ahora disponible, de forma que los alumnos la elaboren y, relacionándola con sus conocimientos iniciales, avancen en la reconstrucción complejizadora de sus esquemas de comprensión y de actuación en su entorno vivencial. Incluye los siguientes tipos de actividades:

  • Actividades de estructuración específica. Dirigidas a trabajar con la información obtenida, resumiendo, comprendiendo, interpretando, criticando, relacionando, concluyendo, etc., para dar una respuesta válida a las preguntas investigadas.

  • Actividades de estructuración general. Orientadas a consolidar y generalizar los aprendizajes concretos conseguidos. Lo aprendido se relacionará ahora con otros problemas, conocimientos y contextos, estableciendo nuevos nexos, y se considerarán también en relación con problemas de carácter más general, integrándose en esquemas de comprensión y de actuación personal y colectiva más amplios.

  • Actividades de comunicación. Útiles para promover que los alumnos profundicen, asientan y valoren los procesos seguidos y los aprendizajes realizados, al tener que comunicarlos a otros (charla, exposición, Internet, teatro, etc.).

Los procesos de evaluación incluyen actividades dirigidas a comprender y valorar las distintas tareas, momentos y resultados del proceso desarrollado:

  • Actividades de revisión. Se analiza todo lo realizado: los planes de trabajo, las actuaciones personales o grupales, los procedimientos e instrumentos, las dificultades, los logros, los fracasos, etc.

  • Actividades de elaboración de conclusiones. Se llega a conclusiones personales y grupales: a) para que cada alumno aprenda a aprender en interacción con otros y con los aspectos de la realidad investigados, y b) para mejorar la enseñanza.

Todos estos procesos, que en cada aula y en cada unidad didáctica pueden plasmarse en múltiples actividades y secuencias diferenciadas, proporcionan un vehículo metodológico potente y atractivo para el desarrollo de los objetivos básicos de la alfabetización científica, antes expuestos.

Basta con releer trabajos como los de Tonucci (1995, 2001), Díez (2001), Mérida (2002), Ramos (2004), u otros tantos en esta línea, para comprender hasta qué punto son importantes y fecundos los procesos de alfabetización científica inicial cuando se plantean en el marco de dinámicas de investigación escolar actuales, como las que hemos descrito.

Efectivamente, como veíamos al principio, debemos aceptar una representación preliminar del cuerpo como recipiente lleno de sangre. Las investigaciones y reflexiones posteriores permitirán el desarrollo de conocimientos progresivamente más ajustados a la realidad. Pero también necesitamos, sin ninguna reserva, contemplar a los niños y niñas como seres repletos de curiosidad, de ganas de saber y de energía para entregarse a la investigación de las preguntas que les interesan y para aprender a utilizar los procedimientos y las perspectivas científicas sobre el mundo en que viven.

Bibliografía
CAÑAL, P.; POZUELOS, J.F.; TRAVÉ, G. (2005): Proyecto curricular Investigando Nuestro Mundo (6-12). Descripción general y fundamentos. Sevilla. Díada.
DÍEZ, M.ªC. (2001): "El dinosaurio de Alba". Investigación en la Escuela, 43, pp. 73-84.
MÉRIDA, R. (2002): "¡¡Mira... se han convertido en mariposas!!". Kikiriki. Cooperación Educativa, 67, pp. 55-60.
RAMOS, J. (2004): "Investigando la génesis y desarrollo del cuerpo humano en el primer ciclo de primaria". Investigación en la Escuela, 52, pp. 19-44.
TONUCCI, F. (1995): "El niño y la ciencia", en Con ojos de maestro. Buenos Aires. Troquel, pp. 85-107.
- (2001): "¿Cómo introducir la investigación escolar?". Investigación en la Escuela, 43, pp. 39-50.


LECTURA DE DOCUMENTACIÓN Nº 2: ¿POR QUÉ ENSEÑAR CIENCIAS EN EDUCACIÓN INFANTIL?
Apellidos y nombre__________________________________________ Grupo______

Lee detenidamente la primera parte del artículo “La alfabetización científica en la infancia” (hasta “investigar el medio hoy”), y contesta las preguntas que se formulan a continuación.
1. ¿Cómo se justifica la necesidad de llevar a cabo una especie de “alfabetización científica”, de manera similar a como se hace con la alfabetización lingüística y matemática?

2. ¿Qué significado se atribuye al término “gafas científicas”? Pon algunos ejemplos de conocimientos o actuaciones del alumnado de Educación Infantil que requieran una educación científica inicial.

3. El autor habla de la importancia de la acción directa del niño sobre los objetos como uno de los procedimientos generales que los más pequeños suelen emplear en la construcción de sus conocimientos sobre el medio. ¿Crees que con ello es suficiente? En su caso, ¿qué otros procedimientos son necesarios?

4. Explica cómo interpretas la siguiente idea: “La riqueza y la validez de los conocimientos del niño sobre su entorno guardan una estrecha relación con la frecuencia, calidad y diversidad de las experiencias que haya vivido”.



5. ¿Estás de acuerdo con la importancia que –a lo largo del artículo- se atribuye a la enseñanza de las ciencias en Educación Infantil? Según tu experiencia, ¿se corresponde con la enseñanza habitual en esta etapa?




Compartir con tus amigos:
1   2   3   4   5


La base de datos está protegida por derechos de autor ©odont.info 2017
enviar mensaje

    Página principal