Asignatura: el medio natural en la educación infantil



Descargar 168.82 Kb.
Página1/5
Fecha de conversión28.11.2018
Tamaño168.82 Kb.
  1   2   3   4   5

ASIGNATURA: El Medio Natural en la Educación Infantil


TITULACIÓN: Maestro en Educación Infantil (3º curso)

PROFESORES: Reme García-Estañ Candela, Francisco Núñez Soler y Mª José Sánchez Romero

CURSO ACADÉMICO: 2009/2010


TEMA 1: EL MEDIO NATURAL EN LA ETAPA DE EDUCACIÓN INFANTIL: OBJETIVOS Y CONTENIDOS DE ENSEÑANZA


ÍNDICE Pág.



    1. Currículo de Educación Infantil: objetivos, competencias básicas,

contenidos y criterios de evaluación 3


      1. Introducción: delimitación del concepto de medio natural 3

      2. Finalidad y objetivos de la etapa 4

      3. Competencias básicas 9

      4. Áreas, objetivos, contenidos y criterios de evaluación

      5. Bibliografía 13

Anexo I: currículo del 2º ciclo de Educación Infantil 15


Lectura de documentación nº 1 16
1.2. Aportaciones de la enseñanza de las ciencias al conocimiento del

medio natural 18


1.2.1. ¿Por qué es importante enseñar ciencias en Educación Infantil?

¿Cuál es su finalidad? 18

1.2.2. ¿Qué tipos de contenidos hay que enseñar en Educación Infantil? 19

1.2.3. La enseñanza de las ciencias y la globalización de los contenidos 25



1.2.4. Bibliografía 27
Anexo II: La alfabetización científica en la infancia 29
Lectura de documentación nº 2 34

1.1. CURRÍCULO DE EDUCACIÓN INFANTIL: OBJETIVOS, COMPETENCIAS BÁSICAS, CONTENIDOS Y CRITERIOS DE EVALUACIÓN

1.1.1. INTRODUCCIÓN: DELIMITACIÓN DEL CONCEPTO DE MEDIO NATURAL
A lo largo de este primer apartado del tema I nos proponemos poner de manifiesto la importancia que atribuye el currículo de la etapa de Educación Infantil al ámbito de conocimientos de las Ciencias de la Naturaleza y, en particular, el modo en que éstas pueden contribuir a la consecución, por parte del alumnado, de los objetivos y competencias básicas incluidas en dicho documento. Para facilitar el análisis partiremos del concepto de “medio natural”, ya que en los niveles básicos de enseñanza los contenidos de ciencias no están organizados en torno a las disciplinas clásicas, sino en áreas que tienen un carácter interdisciplinar y/o global; así, en Educación Primaria los contenidos de ciencias forman parte del área de “Conocimiento del medio natural, social y cultural”, mientras que en Educación Infantil se integran en las tres áreas de conocimiento y experiencia que se proponen: “Conocimiento de sí mismo y autonomía personal”, “Conocimiento del entorno” y “Lenguajes: comunicación y representación”.
El ámbito de conocimientos relacionados con el medio natural se enmarca en un concepto más amplio, el concepto de medio (cuadro 1.1).





  • Medio Ambiente es el conjunto, en un momento determinado, de los aspectos físicos, químicos y biológicos, y de los factores sociales y económicos susceptibles de tener un efecto directo o indirecto, inmediato o a largo plazo, sobre los seres vivos y las actividades humanas (Coloquio de Aix, 1972).




  • El Medio se debe considerar en su totalidad, es decir, en sus aspectos naturales y creados por el hombre, tecnológicos y sociológicos (Conferencia de Tbilisi, 1977).




  • Medio es el conjunto de elementos, sucesos, factores y procesos diversos que tienen lugar en el entorno de las personas y donde, a su vez, su vida y actuación adquieren significado (Currículo de Educación Primaria, 2007).




  • El medio se concibe como la realidad en la que se aprende y sobre la que se aprende (Currículo de Educación Infantil, 2008).




Cuadro 1.1: Definiciones de Medio
Tomando en consideración estas definiciones, el concepto de medio presenta las siguientes características:


  • No se limita al conjunto de elementos y fenómenos que constituyen el escenario de la existencia humana, sino que alude también a las relaciones entre ambos y a la interacción de los seres humanos con todos ellos.




  • La relación humana con el medio no se limita a su conocimiento, sino también a su sentido de pertenencia al mismo, de sentirse afectado por él, y a la propia actuación humana y sus consecuencias.




  • Tiene carácter interdisciplinar: el concepto de medio engloba distintos ámbitos del saber que contribuyen a una mejor comprensión y explicación del conjunto de aspectos y dimensiones que lo constituyen. Por ello, su estudio en los niveles básicos está orientado a establecer relaciones entre aprendizajes que se apoyan mutuamente para favorecer un aprendizaje significativo.




  • En los niveles básicos de enseñanza se suele utilizar más frecuentemente el término “entorno” para referirnos a aquella “parcela” del medio que el niño puede conocer mejor porque es fruto de sus experiencias sensoriales, directas o indirectas, porque le es familiar y porque está próximo en el tiempo o en el espacio, si bien el uso de las tecnologías de la información y la comunicación hace que esta proximidad dependa cada vez menos de la distancia física.

En el marco del carácter interdisciplinar que tiene el concepto de medio, el medio natural se ocupa de forma más específica de aquellos aspectos del mismo que hacen referencia a los elementos que constituyen el espacio físico (suelo, aire, agua, seres vivos -incluido el ser humano- etc.), los hechos y fenómenos climáticos, biológicos, geológicos, físicos o químicos que se producen en el mismo, las relaciones entre todos ellos, y el resultado de la actuación humana (utilización de recursos para la supervivencia y el desarrollo, construcciones tecnológicas, transformación y, en su caso, destrucción del medio, etc.). El conocimiento del medio natural se inicia con los primeros aprendizajes y las primeras experiencias y, por tanto, desde las primeras edades, y en el ámbito educativo se va desarrollando progresivamente, desde la etapa de Educación Infantil hasta el Bachillerato.


Además, el proceso de descubrimiento, interpretación e interacción con el medio requiere la puesta en práctica de procedimientos de observación, exploración, indagación, recogida y organización de información, reflexión y comunicación, así como la adquisición de actitudes que favorezcan un desarrollo personal saludable, solidario y respetuoso con el medio ambiente.
La Ley Orgánica de Educación 2/2006 de 3 de mayo (BOE número 106, de 4-V-2006), define el currículo (artículo 6), como “el conjunto de objetivos, competencias básicas, contenidos, métodos pedagógicos y criterios de evaluación”. Por tanto, para analizar el modo en que el currículo de Educación Infantil contempla el ámbito del medio natural debemos revisar cada uno de estos elementos, lo que haremos en los apartados siguientes con excepción de las referencias a la metodología, que será abordada en el tema II.
1.1.2. FINALIDAD Y OBJETIVOS GENERALES DE ETAPA
El Real Decreto 1630/2006 (BOE número 4 de 4-I-2007) establece las enseñanzas mínimas del segundo ciclo de Educación Infantil, que han sido completadas en atribución de sus competencias por el Gobierno de la Comunidad Autónoma de la Región de Murcia mediante el Decreto 254/2008 (BORM número 182 de 6/VIII/2008), en el cual se incluye como anexo el currículo que se debe aplicar en los centros educativos de la misma a partir del curso 2008/2009.
La finalidad de la enseñanza en Educación Infantil (art. 3 del Decreto 254/2008) es promover el desarrollo integral y armónico de los niños y su integración en la sociedad a la que pertenecen, atendiendo a las diferentes capacidades que contribuyen a ello: cognitiva, física, motriz, emocional, afectiva, de relación interpersonal, de inserción y actuación social. La mayor parte de estas capacidades, como el descubrimiento de las características del medio, la elaboración de una imagen positiva y equilibrada de sí mismos o la adquisición de cierto grado de autonomía personal, se apoyan en la enseñanza de las ciencias.
Los objetivos definen las capacidades que deben alcanzar los alumnos al finalizar un determinado período de enseñanza (curso, ciclo, etapa). En general, los objetivos cumplen tres funciones: definen las metas de la enseñanza, ayudan a seleccionar los contenidos y recursos didácticos que permiten conseguirlas, y constituyen un referente importante para la evaluación del proceso de enseñanza y aprendizaje. Los objetivos que debe alcanzar el alumnado al finalizar la etapa de Educación Infantil (artículo 4) son los siguientes:
a) Conocer su propio cuerpo y el de los otros, sus posibilidades de acción y aprender a respetar las diferencias.

  1. Observar y explorar su entorno familiar, natural y social.

  2. Adquirir progresivamente autonomía en sus actividades habituales, entre ellas, las de higiene, alimentación, vestido, descanso y protección.

  3. Desarrollar sus capacidades afectivas y construir su propia identidad formándose una imagen ajustada y positiva de sí mismo.

  4. Relacionarse con los demás y adquirir progresivamente pautas elementales de convivencia y relación social, así como ejercitarse en la resolución pacífica de conflictos.

  5. Desarrollar habilidades comunicativas en diferentes lenguajes y formas de expresión, incluida una lengua extranjera, así como comenzar a disfrutar la experiencia literaria.

  6. Iniciarse en las habilidades lógico-matemáticas, en el desarrollo de estrategias cognitivas, en la lectoescritura y en el movimiento, el gesto y el ritmo, así como en las tecnologías de la sociedad de la información.

  7. Descubrir y valorar el entorno natural más próximo, e interesarse por algunas de las principales manifestaciones culturales y artísticas de la región de Murcia.

  8. Iniciarse en los hábitos de trabajo y experimentar satisfacción ante las tareas bien hechas.

Todos ellos contribuyen en mayor o menor medida al conocimiento del medio natural y a la integración e interacción de los niños con él, y requieren aprendizajes que, en su mayoría, proviene del campo de la enseñanza de las ciencias. Así ocurre de manera explícita con los objetivos a), b), c), d) y h), mientras que a los objetivos restantes se contribuye fundamentalmente a través de la metodología que se aplique para la consecución de los anteriores, que lleva implícita, como señalaremos en el próximo tema, el desarrollo de actividades de trabajo en grupo y debates colectivos, la utilización del lenguaje en sus diferentes vertientes para expresar ideas y vivencias, para obtener, representar y comunicar información, y el uso de estrategias de razonamiento lógico que den lugar a nuevas ideas, más elaboradas y adecuadas que las que tenían los niños al comenzar el aprendizaje.


1.1.3. COMPETENCIAS BÁSICAS
Una de las principales novedades de la LOE es la introducción, como elemento del currículo, de las competencias básicas, que se definen (Anexo I del Decreto 1513/2006) como “aquellas competencias que debe haber desarrollado un joven o una joven al finalizar la enseñanza obligatoria para poder lograr su realización personal, ejercer la ciudadanía activa, incorporarse a la vida adulta de manera satisfactoria y ser capaz de desarrollar un aprendizaje permanente a lo largo de la vida”.
Más concretamente, la competencia es una forma de actuar eficazmente en situaciones diversas, complejas e imprevisibles; se apoya en conocimientos, pero también en valores, habilidades y experiencia (UE, 2006).
La inclusión de las competencias básicas en el currículo tiene varias finalidades:


  1. Integrar los diferentes aprendizajes, tanto los formales, incorporados a las diferentes áreas o materias, como los informales y no formales.

  2. Permitir a todos los ciudadanos integrar sus aprendizajes, ponerlos en relación con distintos tipos de contenidos y utilizarlos de manera efectiva cuando les resulten necesarios en diferentes situaciones y contextos.

  3. Orientar la enseñanza, al permitir identificar los contenidos y los criterios de evaluación que tienen carácter imprescindible y, en general, inspirar las distintas decisiones relativas al proceso de enseñanza y aprendizaje.

En el marco de la propuesta realizada por la Unión Europea (2006), se proponen las siguientes competencias:




  1. Competencia en comunicación lingüística: Utilización del lenguaje como instrumento de comunicación oral y escrita, de representación, interpretación y comprensión de la realidad, de construcción y comunicación del conocimiento y de organización y autorregulación del pensamiento, las emociones y las conductas.




  1. Competencia matemática: Capacidad para utilizar y relacionar los números, sus operaciones básicas, los símbolos y las formas de expresión y razonamiento matemático, tanto para producir e interpretar distintos tipos de información, como para ampliar el conocimiento sobre aspectos cuantitativos y espaciales de la realidad, y para resolver problemas relacionados con la vida cotidiana y el mundo laboral.




  1. Competencia en el conocimiento y la interacción con el mundo físico: Capacidad para interactuar con el mundo físico, tanto en sus aspectos naturales como en los generados por la acción humana, de tal modo que se posibilita la comprensión de sucesos, la predicción de consecuencias y la actividad dirigida a la mejora y preservación de las condiciones de vida propia, de las demás personas y del resto de los seres vivos. En definitiva, habilidades para desenvolverse adecuadamente, con autonomía e iniciativa personal en ámbitos de la vida y del conocimiento muy diversos (salud, actividad productiva, consumo, ciencia, procesos tecnológicos, etc.) y para interpretar el mundo, lo que exige la aplicación de conceptos y principios básicos que permiten el análisis de los fenómenos desde los diferentes campos de conocimiento científico involucrados.




  1. Tratamiento de la información y competencia digital: Capacidades para buscar, obtener, procesar y comunicar información, y para transformarla en conocimiento. Incorpora diferentes habilidades, que van desde el acceso a la información hasta su transmisión en distintos soportes una vez tratada, incluyendo la utilización de las tecnologías de la información y la comunicación como elemento esencial para informarse, aprender y comunicarse.




  1. Competencia social y ciudadana: Esta competencia hace posible comprender la realidad social en que se vive, cooperar, convivir y ejercer la ciudadanía democrática en una sociedad plural, así como comprometerse a contribuir a su mejora. En ella están integrados conocimientos diversos y habilidades complejas que permiten participar, tomar decisiones, elegir cómo comportarse en determinadas situaciones y responsabilizarse de las elecciones y decisiones adoptadas.




  1. Competencia cultural y artística: Esta competencia supone conocer, comprender, apreciar y valorar críticamente diferentes manifestaciones culturales y artísticas, utilizarlas como fuente de enriquecimiento y disfrute y considerarlas como parte del patrimonio de los pueblos.




  1. Competencia para aprender a aprender: Capacidades para iniciarse en el aprendizaje y ser capaz de continuar aprendiendo de manera cada vez más eficaz y autónoma de acuerdo a los propios objetivos y necesidades.




  1. Autonomía e iniciativa personal: Esta competencia se refiere, por una parte, a la adquisición de la conciencia y aplicación de un conjunto de valores y actitudes personales interrelacionadas, como la responsabilidad, la perseverancia, el conocimiento de sí mismo y la autoestima, la creatividad, la autocrítica, el control emocional, la capacidad de elegir, de calcular riesgos y de afrontar problemas, así como la capacidad de demorar la necesidad de satisfacción inmediata, de aprender de los errores y de asumir riesgos.

Estas competencias se han incorporado explícitamente al currículo de Educación Primaria y al de Educación Secundaria Obligatoria, mientras que en el currículo de Educación Infantil únicamente se mencionan en la introducción del Anexo I, afirmando que en esta etapa educativa se sientan las bases del posterior desarrollo de las mismas.


Desde la enseñanza de las ciencias se contribuye al inicio de los alumnos de Educación Infantil en el desarrollo de todas las competencias básicas anteriormente señaladas, dado el carácter interdisciplinar del concepto de medio natural, aunque como decíamos al referirnos a los objetivos, sus aportaciones serán más directas en relación con algunas de ellas, por ejemplo la “Competencia en el conocimiento y en la interacción con el mundo físico”, y más indirectas o relacionadas con la metodología en otras.
La enseñanza de las ciencias contribuye de manera sustancial a la competencia en el conocimiento y en la interacción con el mundo físico ya que muchos de los aprendizajes que integra están totalmente centrados en la interacción del ser humano con el mundo que le rodea. El descubrimiento y representación de los diferentes contextos que componen el entorno infantil, así como su inserción en ellos de manera reflexiva y participativa, se basa en la identificación de los seres y elementos que lo integran, en la observación de algunos fenómenos naturales y el análisis de sus consecuencias, en la apreciación de la diversidad y riqueza del medio natural y en el descubrimiento de que las personas formamos parte del mismo.
Por otro lado, el conocimiento y la interacción con el medio requieren la puesta en práctica de procedimientos característicos de la actividad científica, como plantearse problemas e interrogantes, proponer soluciones e hipótesis sobre los mismas, realizar -con la ayuda del profesor- investigaciones sencillas para comprobarlas, recoger información a través de la observación, la exploración o algún instrumento, analizarlas y sacar conclusiones, comunicar información, etc. Y actitudes relativas a la salud, el consumo o el medioambiente.
La contribución en relación con la competencia en comunicación lingüística abarca diversos aspectos, que van desde el aumento significativo de la riqueza de vocabulario específico, hasta el desarrollo del lenguaje en su vertiente oral y escrita a través de actividades de expresión de conocimientos, experiencias, emociones y opiniones por parte del alumnado, mediante intercambios comunicativos en los que éstos deben exponer sus ideas con claridad, o a través de actividades de reflexión y establecimiento de conclusiones que les permiten evolucionar en el conocimiento y la comprensión.
La enseñanza de contenidos relacionados con el medio natural permite utilizar “herramientas” matemáticas (números, medidas, símbolos, elementos geométricos, etc.), procesos (comparar, agrupar, clasificar, ordenar…), estrategias de razonamiento lógico, así como diferentes formas de representar la realidad (tablas, gráficas…), en contextos significativos de uso (ser humano, objetos, plantas, animales, alimentación, estaciones del año etc.), los cuales contribuyen de manera importante al desarrollo de la competencia matemática.
También se contribuye a la competencia tratamiento de la información y competencia digital ya que ésta es una herramienta compuesta por diferentes códigos, formatos y lenguajes que están vinculados a los contextos en los cuales se utiliza. Así, observar un hecho o fenómeno, elaborar e interpretar una tabla o una gráfica sencilla, o utilizar una lupa, exigen procedimientos diferenciados que se complementan y en conjunto contribuyen a que el alumnado vaya siendo competente en el tratamiento de la información. Por otro lado, las tecnologías de la información y la comunicación (Internet, software informático, DVD, etc.) son necesarias en el conocimiento del medio natural para obtener información de elementos o hechos del medio físico que no pueden percibirse directamente, constituyendo herramientas de gran valor, junto a otros ámbitos del conocimiento, para el desarrollo de la competencia digital.
La competencia social y ciudadana requiere situaciones escolares en las que el alumnado aprenda a relacionarse con los demás, a dialogar, a trabajar en equipo, a la resolución de conflictos; actividades que son básicas para el aprendizaje de los contenidos del medio natural. El comportamiento cívico, en una sociedad democrática como la nuestra, exige desarrollar destrezas y habilidades, y sobre todo actitudes, que fomenten valores como el pacifismo, el respeto a la diversidad de razas, culturas y religiones, estilos de vida saludable, solidaridad o sostenibilidad, los cuales se apoyan en gran medida en contenidos que aportan las Ciencias de la Naturaleza.
La contribución de las áreas relacionadas con el medio natural a la competencia cultural y artística se centra en el conocimiento de la diversidad de manifestaciones culturales y artísticas del entorno (entre las cuales se encuentran las relativas al medio físico y la tecnología), y en el desarrollo de la estética. La educación sensorial es fundamental en la etapa de Educación Infantil, ya que a través de ella se puede contribuir a un desarrollo armónico de los sentidos y a fomentar valores estéticos relacionados con manifestaciones artísticas como la música, la pintura, la literatura o el teatro. Por otro lado, las diferentes técnicas, recursos y lenguajes artísticos, necesarios para el desarrollo de la competencia artística, se aprenden a partir de situaciones escolares significativas para el alumnado, la mayoría de ellas relacionadas con el medio natural.
Para que la enseñanza de las ciencias pueda contribuir al desarrollo de la competencia aprender a aprender es necesario que la metodología que se utilice posibilite el uso de estrategias que puedan contribuir a ello. Aunque en la etapa de Educación Infantil resulta difícil que los alumnos sean conscientes del proceso que siguen para aprender, éste puede favorecerse si se proponen actividades que fomenten el pensamiento crítico, la toma de decisiones, la resolución de problemas o la utilización de recursos cognitivos, como las que se proponen para la enseñanza del medio natural.
Por último, el desarrollo de la competencia autonomía e iniciativa personal, de gran importancia en la etapa de Educación Infantil, se apoya en aprendizajes que provienen del ámbito de las Ciencias de la Naturaleza. Por ejemplo, la adquisición de forma cada vez más autónoma de hábitos de salud personal (higiene, alimentación, prevención de accidentes…) y ambiental (aula, colegio, entorno), o la adquisición de destrezas para la utilización adecuada de espacios y materiales. Así mismo, desde la enseñanza del medio natural se contribuye al desarrollo de la iniciativa personal a través de una metodología que de oportunidades a los niños para opinar, proponer ideas o proyectos y llevarlos a cabo, responsabilizarse de tareas, participar en la evaluación, etc.



Compartir con tus amigos:
  1   2   3   4   5


La base de datos está protegida por derechos de autor ©odont.info 2017
enviar mensaje

    Página principal