Arte verbal amazonico, por Dimas Arrieta Espinoza


Bubinzana y la consolidación de la poesía amazónica



Descargar 122.4 Kb.
Página8/10
Fecha de conversión06.02.2020
Tamaño122.4 Kb.
1   2   3   4   5   6   7   8   9   10
3.1. Bubinzana y la consolidación de la poesía amazónica

Lo que viene después ya son logros mayores, en la efervescencia intelectual de los años sesenta, quizá el mejor momento para la aparición del Grupo Cultural Amazónico Bubinzana, primer movimiento literario del Oriente peruano, cuyos integrantes editan una revista del mismo nombre Bubinzana, como homenaje y en honor a uno de los libros de narrativa de Arturo Hernández, el autor de Sangama (1942), Selva Trágica (1952) y, precisamente, Bubinzana (1960), por último Tangarana y otros cuentos (1969). El movimiento estuvo integrado por Róger Rumrrill, Javier Dávila Durand, Manuel Tunjar Guzmán y Jaime Vásquez Izquierdo, el autor del libro Desaparición de la luz. Como tribuna y vocero del movimiento Bubinzana también estaba la revista Surcos que dirigía Róger Rumrill. Ciertamente, Bubinzana germina una serie de proyectos literarios en la juventud amazónica, es especial, la persistencia por crear una conciencia que responda a la realidad natural y cultural de su región.

Un poeta importante que es un referente vivo de la poesía amazónica es, sin lugar a dudas, Javier Dávila Durand, fundador de Bubinzana, autor de dos libros más bellos de la poesía peruana, Yo, el sujeto, (Lima, 1987), Poemas de amor para no jubilarse (2005), aunque décadas antes había aparecido Yara (1961). La producción de este vate amazónico es muy copiosa: Canto del dolor y de la angustia (1994), El amor es un río esplendoroso (1997), El cantar (1998), Travesía sin puerto (1999), Cerezo de alba sobre la pagoda (2003), Parque de reserva (2005). Don Javier, como hemos preferido llamarlo en la presentación de sus textos, ha participado en múltiples proyectos culturales en la misma Amazonía. Periodista a medio tiempo y poeta a tiempo completo, es el depositario y testigo de los grandes acontecimientos literarios amazónicos, y también integró la filial del movimiento Hora Zero en 1970, firmando comunicados desde Pucallpa junto a Jorge Nájar. Don Javier siempre ha estado en constantes luchas por la descentralización de la poesía, es decir, proponiendo e incentivando desde distintos medios periodísticos, donde laboraba y, en especial, con la revista Proceso que él dirigía, el cultivo del arte verbal y de otras expresiones artísticas. Ha mantenido una lealtad a la poesía por cerca de 50 años. Ha sido, es y será un autor obligado a revisar en futuros estudios o proyectos editoriales para estudiar el desarrollo de la lírica en la Amazonía peruana.

Por supuesto, otro autor de lectura obligada es Róger Rumrrill, fundador de Bubinzana, poeta, narrador y periodista, que dirigió la revista del mismo nombre de la agrupación y también Surcos. Su libro Magias y canciones, (1972), recurre a la tradición popular pero bajo los moldes de las formas literarias contemporáneas. “Será este poeta el que prepare la antología Poesía de la selva (1965). El prólogo literario-histórico expondrá los fundamentos de su selección, aunque la edad de los antologados que fluctúa entre los nacidos en 1895 y 1942, ya nos adelanta que se trata de una antología con pretensiones de “antología general”. Lamentablemente no es así: faltaron nombres que hubieran dado realce al trabajo y no todos los incluidos mantienen vigencia en sus trabajos. Refiriéndose a la nueva promoción de poetas, Rumrrill afirma: ‘No ven a Loreto por detrás de una mirilla de curiosidad turística. Ni la pintan o la cantan para las postales decorativas; no; la ven tal como es: un enorme territorio semipoblado, surcando por potencias fluviales, indomeñables poblaciones anémicas, emergentes ciudades comerciales, donde las formas culturales todavía esconden su rostro tras un grueso paño de tejidos auríferos’ (p. 14); para luego señalar que los de la antología forman el ‘estado mayor de este ejército que avanza hacia la integración cultural del país’” (Cabel 1986: 234, 235). Indudablemente, cuando Rumrrill se refiere a la nueva promoción de poetas involucra a la generación Bubinzana, que replantea sus poéticas bajo los referentes de las generaciones anteriores. Esta generación, podemos decir que es el gran primer momento de la poesía amazónica, con una conciencia total, es decir, literaria, cultural, social, económica, y esto se deja traslucir en las poéticas tanto de Javier Dávila como de Róger Rumrrill y en los otros miembros de Bubinzana, en especial, en los narradores. Esto da lugar a que ellos afinen sus instrumentos críticos y desde el campo periodístico reivindiquen y combatan por la integración del mundo amazónico al escenario nacional. Ambos son conocedores de la problemática del inmenso territorio selvático y de las dispersas poblaciones que lo habitan.

Después de la irradiación literaria de Bubinzana que siguió editando su revista, llegaron nuevas propuestas pero todavía bajo la influencia de esta promoción que salió en los años de 1960. “Una antología de más actualidad, es Poesía Loretana (1975) preparada por Federico Petti. Curiosamente en esta selección se excluye a CÉsar Calvo y sí aparece Róger Rumrrill, poeta tan importante como el primero. Si cabe una diferencia notable, es en el trabajo sostenido de investigación y difusión que desarrolla Rumrrill, de los valores y problemas de la Amazonía peruana. Él es el estudioso y promotor indiscutible de esta parte del país. Sus valiosos estudios así lo acreditan, y es, por otro lado, un poeta que ha logrado plena madurez, principalmente con su obra Memorias desde un otoño (1975). Ubicado en un contexto de la promoción del 60, su poesía traduce en general una continuidad de viajes sucesivos, un estar siempre partiendo hacia la aventura y el descubrimiento” (Cabel, 1986: 135, 136).

Entre este espacio y el siguiente, es necesario recalcar que salieron varios poetas que abrieron caminos con sus poéticas fuera de las fronteras amazónicas. Son notorias las presencias en el contexto nacional el caso de Jorge Nájar, Manuel Morales, José Carlos Rodríguez, José Cerna y “Sui Yun”, seudónimo de Katie Wong Loo, algunos de ellos prefirieron seguir la marea poética imperante en su tiempo, abordando otra temática en sus textos. La obra de Jorge Nájar, por ejemplo, oscila en ambas vertientes, hay poemarios que están enraizados en personajes amazónicos, otros en las culturas andinas, y el último poemario Allí donde brota la luz (2007) se sitúa en el plano universal, ubicando al hombre entre las dos orillas, su religión y su religiosidad. Pero, también, en este libro, de experiencia y sabiduría verbal, el poeta expone toda su experiencia poética. Sus recursos expresivos ganan solidez con los textos largos y los versos en síntesis, los versículos. Toda una poética en una pluralidad de sentidos, tanto en los poemas de largo aliento como en el verso corto. Por cierto que el aporte de Jorge Nájar para la lírica amazónica es fundamental, una voz alta que ha traspasado las fronteras nacionales.






Compartir con tus amigos:
1   2   3   4   5   6   7   8   9   10


La base de datos está protegida por derechos de autor ©odont.info 2019
enviar mensaje

    Página principal