Analisis geoeconomico y politico de la poblacion peruana


Atenta contra la Seguridad y Defensa Nacionales



Descargar 384.85 Kb.
Página45/77
Fecha de conversión10.01.2020
Tamaño384.85 Kb.
1   ...   41   42   43   44   45   46   47   48   ...   77
4.6.3. Atenta contra la Seguridad y Defensa Nacionales:

Desde el punto de vista político- estratégico o más exactamente de la Defensa Nacional de sus fronteras, sean terrestres, marítimas, o áreas, lo que le conviene al Perú, es un crecimiento demográfico natural sin limitaciones de ninguna especie. La razón es muy obvia. Solo un crecimiento natural, correspondiente a su contexto histórico socio-económico, puede garantizarnos los recursos humanos necesarios para ejecutar los programas de colonización y ocupación plena del espacio económico.


En efecto , el mejor tipo de frontera política, no es la arcifinia ni la frontera natural, sino la frontera económica o frontera viva. La frontera económica es aquella que se sustenta en la plena ocupación humana y económica de las zonas fronterizas, como las que desarrollan los países que tienen una clara perspectiva histórica del futuro. Sin embargo cualquier programa de colonización y ocupación plena del territorio fronterizo requiere de hombres, dispuestos a transformar nuestros recursos naturales en riquezas sin mayor aliciente que el Estado cumpla con el desarrollo de la infraestructura vial, educativa y de salud que son indispensables. Controlar los nacimientos, como está ocurriendo en la actualidad, bajo disfraces ya denunciadas, significa simple y llanamente favorecer o estimular las ambiciones hegemonistas de nuestros países vecinos.
La historia de nuestras fronteras, aunque trágicas y a veces frustrante, puede servirnos de lección par no cometer los mismos errores. Debido a la miopía incapacidad o falta de conciencia histórica de nuestros gobiernos republicanos, hemos perdido grandes zonas riquísimas,, en recursos naturales. Es el caso del despojo que los brasileños hicieron ,en dos oportunidades , de la extensa región ubicada entre el rio Negro y el Amazonas , y la vasta región del Acre. Algo similar ocurrió con la extensa región de Tarapacá , rica en salitre y cobre, que nos arrebataron los chilenos, en la desigual o fausta guerra del salitre. ¿Y qué decir del Trapecio amazónico que nos quitaron los colombianos?. Sin embargo la experiencia más aleccionadora, de la miopía de nuestros estadistas, es la penetración y violación de nuestro territorio por los ecuatorianos, en la región fronteriza de la Cordillera del Cóndor y cuenca del río Cenepa, en el departamento de Amazonas.

Si nos preguntamos ¿Por qué el gobierno chauvinista del Ecuador secular, reiterada y tozudamente insiste en reclamar la región del Nor- Oriente Peruano, comprendida entre la cordillera del Cóndor y el río Napo, margen izquierdo del río Marañón – Amazonas?.


La respuesta es simple. Los ecuatorianos saben que la zona ambicionada ha sido o está virtualmente abandonada; no hay ocupación plena del espacio; no hay desarrollo económico y por tanto no hay fronteras vivas que puedan impedir eficazmente las ambiciones ecuatorianas. Además los ecuatorianos saben que en esa región existen riquísimos yacimientos petrolíferos, gasíferos y auríferos.
La explotación del petróleo se está levando a cabo sin criterio la planificación y desarrollo regional. Hasta ahora la región nor- oriente peruano sólo ha soportado el efecto destructor y contaminante de la explotación petrolera, sin la esperanza de coordinar un plan de desarrollo integran, que estimule el desarrollo de polos y sub-polos económicos jerarquizados.

A raíz del incidente de Falso Paquisha, el Presidente Belaúnde, en 1981, anunció la implementación de la política de “fronteras vivas” en todas las zonas de fronteras de nuestro territorio. ¿Cuáles han sido los resultados?. Casi ninguna, porque las fronteras vivas no se inculcan, no se desarrollan a través de programas educativos. Las fronteras vivas se desarrollan a través de programas de colonización y asentamientos humanos de “mitimaes”, de ciudadanos peruanos, ansiosos de aprovechar y explotar nuestros recursos naturales y las ventajas comparativas existentes para el establecimiento de las actividades económicas adecuadas, al geosistema. Se desarrollan mediante políticas poblacionales adecuadas a nuestras necesidades y no a las necesidades de las metrópolis extranjeras. Se desarrollan mediante políticas económicas regionales favorables que permitan poblar esas regiones da bajísima densidad poblacional. Se desarrollan mediante programa de interrogación vial, desarrollo de la infraestructura de salud, de apoyo técnico- científico, etc.

Para contrarrestar la influencia geopolítica de Quito y Guayaquil así como de Cuenca y Loja, sobre las zona de conflicto, es necesario integrarla a los grandes núcleos de Chiclayo, Trujillo y Chimbote, por un lado a Iquitos por otro (Mercado Jarrín 1981:69).

Además es conveniente que la carretera de Olmos-Saramiriza, en construcción , se le lleve por la margen izquierda del río Marañón y nuestra tesis, el General Mercado Jarrín, el mejor geo- estratega que tenemos ha expresado que para desarrollar una política de “fronteras vivas” en la zona de conflicto con el Ecuador, debe desarrollarse las siguientes acciones: (Mercado Jarrín :71)




Compartir con tus amigos:
1   ...   41   42   43   44   45   46   47   48   ...   77


La base de datos está protegida por derechos de autor ©odont.info 2019
enviar mensaje

    Página principal