ª Lectura: Reyes 19, 9a. 11. 13a Salmo: Muéstranos, Señor, tu misericordia y danos tu salvación. 2ª Lectura: Romanos 9, 1-5



Descargar 17.5 Kb.
Fecha de conversión14.12.2017
Tamaño17.5 Kb.

photo18_18_-_copia.jpg



Parroquia de San José de Gijón Hoja parroquial del 13 de agosto de 2017
1ª Lectura: 1 Reyes 19, 9a.11.13a
Salmo: Muéstranos, Señor, tu misericordia y danos tu salvación.
2ª Lectura: Romanos 9, 1-5
Evangelio: Mateo 14, 22-33

Después que la gente se hubo saciado, Jesús apremió a sus discípulos a que subieran a la barca y se le adelantaran a la otra orilla mientras él despedía a la gente. Y después de despedir a la gente subió al monte a solas para orar.

Llegada la noche estaba allí solo. Mientras tanto la barca iba ya muy lejos de tierra, sacudida por las olas, porque el viento era contrario. A la cuarta vela de la noche se les acercó Jesús andando sobre el mar. Los discípulos, viéndole andar sobre el agua, se asustaron y gritaron de miedo, diciendo que era un fantasma.

Jesús les dijo enseguida: «¡Ánimo, soy yo, no tengáis miedo!».

Pedro le contestó: «Señor, si eres tú, mándame ir a ti sobre el agua».

Él le dijo: «Ven».

Pedro bajó de la barca y echó a andar sobre el agua acercándose a Jesús; pero, al sentir la fuerza del viento le entró miedo, empezó a hundirse y gritó: «Señor, sálvame».

Enseguida Jesús extendió la mano, lo agarró y le dijo: «¡Hombre de poca fe! ¿Por qué has dudado?». En cuanto subieron a la barca amainó el viento.

Los de la barca se postraron ante él diciendo: «Realmente eres Hijo de Dios».
SERVIR Y AMARresultado de imagen de fernando llenin iglesias

Queridos feligreses, ¡PAZ Y BIEN!

El domingo pasado iniciaba mi servicio como nuevo párroco vuestro, enviado por el señor arzobispo, fray Jesús Sanz Montes. Era la fiesta de la Transfiguración y, como dijo el apóstol Pedro, también yo expresaba aquel: “¡qué bien se está aquí!” Ha pasado ya una semana, para mí toda llena de novedades. Agradezco muchísimo la cordial y calurosa acogida que me habéis dispensado, tantas personas que os habíes acercado a mí para saludarme y desearme que me encuentre efectivamente bien entre vosotros. Estoy seguro que cada día será mejor y aprenderé, con vuestra paciencia y ayuda, a ser un buen párroco vuestro, como lo ha sido mi muy querido amigo y compañero D. Adolfo Marino, ahora ya nuevo Abad de Covadonga.

Quiero insertarme y continuar la gran labor que venís desarrollando desde la fundación de la Parroquia. Quiero “in-corporarme” a esta comunidad de san José de Gijón. Para ello, cuento con todos y todos podéis contar conmigo, sin exclusivismos y sin exclusiones. Porque en la Iglesia cabemos todos. En esta Iglesia abierta, acogedora y fraterna.

Hemos de dar siempre testimonio de Jesucristo con nuestra vida evangélica y, si es necesario, también con las palabras. En esto conocerán todos que somos discípulos de Cristo, si servimos y amamos a los que pasan necesidad y a los que sufren. Servir y amar, es mi lema.

Que la Santísima Virgen del Carmen, San José y san Francisco de Asís me ayuden y nos ayuden a todos a realizarlo siempre, en todo y con todos. Que el Señor os bendiga y os guarde, os muestre su rostro y os conceda la paz.



Fernando Llenín Iglesias Párroco de san José de Gijón.

CON EL VIENTO CONTRARIOimagen relacionada

Jesús que, retirado en el monte, ora toda la noche. El Señor manifiesta su intimidad con el Padre y la necesidad de orar en soledad. Entre tanto, la barca de los discípulos era agitada por las olas porque el viento les era contrario. Y entonces, al final de la noche, Jesús fue hacia ellos caminando sobre el mar. Los discípulos gritaron de miedo; no lo reconocieron. Pero el Señor los calmó diciendo: “¡Ánimo, soy yo, no tengáis miedo!”.

Hay en este relato una gran riqueza de significados. El mar simboliza la vida presente, en la que hay tanto mal; la tempestad indica toda suerte de tribulaciones y dificultades, que oprimen al hombre. La barca, en cambio, representa la Iglesia construida por Cristo y guiada por los Apóstoles. Es una imagen de la Iglesia en medio del viento contrario de la historia y parece como si el Señor la hubiese olvidado y estuviera lejos de ella. Jesús quiere educar a los discípulos a soportar con valentía las adversidades de la vida, confiando en Dios.

El relato continua después con el gesto del apóstol Pedro, quien, en un arrebato de amor hacia el Maestro, pidió ir hacia él, caminando sobre el agua. Pero, viendo que el viento era fuerte, se atemorizó, comenzó a hundirse y gritó: «Señor, sálvame!». El Señor se abajó y lo agarró con su mano. Con sus solas fuerzas no puede alzarse. Pedro camina sobre las aguas no con sus propias fuerzas, sino por la gracia divina. Y cuando le superan las dudas, cuando no tiene ya fija la mirada en Jesús, sino que tiene miedo del viento, cuando no se fía plenamente de la palabra del Maestro, es decir cuando se está interiormente alejando de Él, entonces corre el peligro de hundirse en el mar de la vida. Lo mismo nos sucede a nosotros: si nos miramos sólo a nosotros mismos, entonces nos volvemos dependientes de los vientos y no somos ya capaces de pasar las tempestades, de caminar sobre las aguas de la vida.

Las dudas de fe del apóstol Pedro, nos hacen comprender que el Señor, antes incluso que lo busquemos o lo invoquemos, es Él mismo quien viene a nosotros, abaja el cielo para tendernos la mano y elevarnos a su altura. Espera sólo que nos fiemos totalmente de Él, que nos agarremos realmente de su mano.

Sí, es cierto, el Señor ha resucitado y nos dice a nosotros como a los discípulos en la mañana de la Resurrección: “¡Ánimo, soy yo en persona, no temáis!” En realidad, el Señor nos ve y en el momento justo viene a nosotros y nos tiende la mano. A la vez, espera que también nosotros tendamos la manos a los demás, a los que nos necesitan para atravesar las aguas tempestuosas de nuestra historia.



AVISOS

imagen relacionada


ASUNCIÓN DE NUESTRA SEÑORA
El próximo día 15, martes,

celebraremos el día grande de la



Asunción de Nuestra Señora.
Como bien sabéis es día de precepto.

Por eso, las Misas de la Parroquia serán las habituales de los días festivos:



  • la víspera a las 7:30 de la tarde

  • y el 15 tendremos Misa a las 9:30, 11:00, 12:00 y 13:00.


PEREGRINACIÓN A COVADONGA
El próximo día 1 de Septiembre, viernes, peregrinaremos, como todos los años, a la Novena de Covadonga.

  • La salida del autobús será a las 15:30h

  • En la Sacristía Facilitarán los billetes a los interesados


c:\users\julio\desktop\images.jpgc:\users\julio\desktop\images.jpg



Compartir con tus amigos:


La base de datos está protegida por derechos de autor ©odont.info 2019
enviar mensaje

    Página principal